Prueba Hyundai i30 Fastback N Performance 275 CV

Hyundai finalmente se lanzaba al segmento de los compactos deportivos con una apuesta seria. El golpe sobre la mesa era contundente, más incluso de lo esperado, poniendo en el tablero la versión N para el i30 que desde el inicio gozó de gran critica. Poco después de la llegada de esta versión para el hatchback la marca lanzaba la misma variante para el fastback, el más «coqueto» de la familia. Ponemos a prueba al Hyundai i30 Fastback N Performance, un compacto deportivo “casi” único que nos cede Hyundai Maven e Hijos.

Y es cierto, no hay muchos como él. Sí, nos recuerda al Mercedes-AMG CLA 35 y al BMW M235i Gran Coupé, ambos con carrocería de berlina coupé de cuatro puertas con dimensiones similares. Pero si echamos un ojo a la factura final que nos pediría satisfacer el concesionario, nos topamos con una gran diferencia.

El de Stuttgart tiene un precio de salida de 59.700 euros, mientras que el de Múnich nos pide por sus servicios 58.700 euros. Ambos montan motores de cuatro cilindros y 306 caballos de potencia, mecánicas que mandan su energía a las cuatro ruedas. El surcoreano, en cambio, nos pide que saquemos la cartera con mucha más amabilidad. El precio de partida es de 39.350 euros en el acabado Performance, aunque con el descuento de la marca nos quedamos en 33.350 euros. Por esta cantidad nos llevamos a casa un coche de tracción delantera y 275 caballos de potencia, contando siempre con cambio manual al contrario que los alemanes, que trabajan con cajas automáticas.

Todo lo que queremos ver

Dejando a un lado que la diferencia de precio entre un Hyundai i30 Fastback N y sus rivales germanos supera los 25.000 euros, cantidad por la que puedes comprar un Ford Fiesta ST, comencemos a analizar su exterior. Esta versión de la familia i30 es la más atractiva visualmente, al menos en cuanto a deportividad. A nivel estético todo es prácticamente idéntico al hatchback hasta que llegamos al pilar B, donde las cosas comienzan a cambiar, para bien.

Pero no voy a detenerme en nombras las diferencias del i30 Fastback con respecto a su hermano hatchback, para eso tenéis la prueba de mi compañero Diego Ávila que os explica con lujo de detalles qué es esta versión Fastback. Yo me centraré en lo que hace diferente al N, lo que provoca que te gires cuando lo ves pasar. Y es que sin el apellido N, este coche no es un imán de miradas, pero gracias al kit de carrocería específico de esta versión el interés de tu vista cambia de manera destacada.

A nivel exterior, en este compacto deportivo nos encontramos con todo aquello que un amante de los “hot hatch” busca. Contamos con un cuerpo más fornida gracias a nuevos paragolpes, entradas de aire de importantes dimensiones y difusor de estética racing. Los detalles son la clave, con llantas de 19 pulgadas, detalles en rojo que perfilan la carrocería, un pequeño alerón en la zaga y la luz antiniebla en medio de las dos salidas de escape con un diseño que imita a los coches de competición.

En esta unidad encontramos alegrando la carrocería un vinilo exclusivo N que nos deja bien claro que estamos ante una versión especial de la familia i30. No es de mi agrado, prefiero el azul Performance o el gris Micron para esta carrocería. Pero eso es un asunto de gustos. Gracias a los cambios que llegan desde N este i30 Fastback pasa de ser un coche de diseño sobrio a todo un compacto deportivo que consigue robar miradas.

Si seguimos analizamos los cambios, el interior revela menos sorpresas. A simple vista encontramos la N estampada en algunos rincones, en el cuadro de instrumentos, en el volante y los asientos. La clave, en mi opinión, son el volante, con diseño exclusivo y botón de acceso al modo de conducción N, y los asientos, con reglaje eléctrico, cuero y alcantara y un diseño de semibaquets.

Un conjunto cuidado al detalle

Pero basta de hablar de asuntos de la vista. Queremos poner a prueba nuestro corazón, motivo por el cual estamos aquí. El Hyundai i30 N Fastback Performance cuenta con un motor de cuatro cilindros y 2.0 litros, un bloque con similitudes respecto al que montaba el Mitsubishi Lancer EVO X. Cuenta con 275 caballos de potencia y 378 Nm de par. Con esta potencia firma un 0-100 km/h en 6,1 segundos, declarando una velocidad máxima de 250 km/h. Un Renault Mégane RS con 280 CV acelera hasta 100 km/h desde parado en 5,8 segundos. Y un BMW M235i Gran Coupé de 306 CV con tracción total y cambio automático lo hace en menos de 5 segundos.

Los modelos N son especiales no solo por ser luchadores del segmento de los compactos deportivos. Han sido desarrollados en Nürburgring y lo han hecho con la firme convicción de poder enfrentarse a cualquier modelo del segmento. Por ello, a su potencia sumamos un sinfín de ajustes, tecnología y configuraciones que lo hacen muy apto para la conducción deportiva. Un coche excelente para los que amamos el mundo de las cuatro ruedas en su vertiente deportiva.

Entre los cambios que la marca surcoreana ha completado para ser merecedor de portar la N está la suspensión de dureza variable, sistema que monta de serie. También contamos con un sistema que da un golpe de gas en las reducciones denominado Rev Matching y que podemos desconectar a través de los cinco modos de conducción. Por supuesto, no falta la opción “launch control” para salir disparados desde parado.

Y así es. El motor nos impulsa hacia delante y nos pega a la butaca como si quisiera que formemos parte de los asientos. La respuesta del motor es apetecible, es intensa pero capaz de satisfacernos en un rango amplio de revoluciones. No es un motor demasiado lineal que transmita pocas sensaciones al conductor, aunque tampoco nos lo da todo de manera instantánea, nos deja que saboreemos sus 275 caballos de potencia.

El chasis, eso que le hace especial

Me ha gustado la mecánica de este Hyundai i30 N Performance, aunque no puedo quedarme con ella como el punto destacado de la prueba. Sin duda, el chasis es la clave de este conjunto y el carácter del modelo. Es único, es muy buen chasis. El rodar, en todo momento, es aplomado y consigue ser puramente dinámico gracias a la dureza de las suspensiones. Un apartado que llega a ser molesto en carreteras con mal firme si utilizamos el modo N.

Los modos de conducción afectan a la respuesta del motor, el control de estabilidad, el diferencial electrónico de deslizamiento limitado, dureza de los amortiguadores, sonido del escape, la dirección y el sistema Rev Matching. El modo N puede activarse desde la botonera de selección de los modos de conducción o desde el botón que en el volante tenemos situado a la derecha. Sin duda es una opción que hay que pulsar para experimentar todo su poderío, y es que simplemente con el sonido nos mete de lleno en una atmósfera deportiva como pocos de su clase logran.

El Hyundai i30 N Performance equipa un sistema autoblocante mecánico de control electrónico, culpable de que salgamos catapultado de las curvas. Igualmente, monta discos de freno de 345 mm. en el eje delantero y 314 mm en el trasero. No he tenido la sensación de que fuera un equipo de frenos poco apto para el conjunto, aunque no los he sometido a uso intenso en circuito. Para terminar, la marca monta en este acabado barra de torretas en el eje trasero, no así en el delantero por motivos de seguridad en choque de peatones. Restan espacio en el maletero pero ver ese detalle hace que te suban las pulsaciones al instante.

Otro de los aspectos que mejor sabor de boca me ha dejado es la dirección. En mi caso, la dirección es lo que consigue que coja feeling con el coche. Antes o después puedes llegar a encontrarte cómodo en un coche de estas características, pero si la dirección es intuitiva lo harás con mayor rapidez. En el i30 N es directa y comunicativa, con una gestión fácil para gobernar este conjunto que supera los 1.500 kg. de peso. Un apartado que consigue bordar el producto.

Tu «daily car»

Por su parte, si hablamos de consumos, estaremos tocando un asunto importante pero no determinante a la hora de comprar un coche de estas características. El Hyundai i30 Fastback N es todo un «daily car», por tanto es un apartado que debemos analizar. En nuestra prueba, con unos 450 km. recorridos de entre los cuales una tercera parte fueron en carretera nacional en modo Eco y conducción eficiente, y el resto se dividió entre conducción urbana y deportiva, el consumo medio total fue de 8,7 l/100 km. En ciudad es fácil ver medias de 10 l/100 km., aunque en un recorrido de 120 km. en carretera nacional a 90 km/h rigurosos consiguió un consumo medio de 6,2 l/100 km.

Recorriendo los últimos metros de esta prueba puedo deciros que con este Hyundai i30 Fastback N he disfrutado, tiene todo lo que un compacto deportivo quisiera tener. Un sonido estimulante, un buen chasis y un motor con picardía. El puesto de conducción me ha dejado frio. No por sus asientos, sino por la altura a la que me dejaban. Tampoco es un coche que derroche calidad percibida, con unos remates algo sosos en las puertas. Pero consigue lo que se propone, que es ni más ni menos que enamorar al conductor.

Precios Hyundai i30 Fastback N

Motor Cambio Acabado Precio
Motor Cambio Acabado Precio
2.0 275 CV Manual 6v Performance 32.350€

Opinión del editor

Hyundai i30 Fastback N
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4.5 estrellas
33.350 a 33.350
  • 80%

  • Hyundai i30 Fastback N
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 6 de julio de 2020
  • Diseño exterior
    Editor: 90%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 80%
  • Plazas delanteras
    Editor: 90%
  • Plazas traseras
    Editor: 75%
  • Maletero
    Editor: 85%
  • Mecánica
    Editor: 95%
  • Consumos
    Editor: 80%
  • Confort
    Editor: 85%
  • Precio
    Editor: 95%

Pros

  • Dinámica
  • Relación calidad/precio
  • Equipamiento

Contras

  • Puesto de conducción
  • Remates interiores
  • Espacio plazas posteriores

Galería de imágenes


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.