Conocemos la gama SVR de Jaguar Land Rover y probamos el F-Type R

Range Rover Sport SVR Carbon

A estas alturas ya no queda la menor duda de que los coches pasionales con motor de combustión tienen los días contados. Precisamente por eso, quienes puedan, deberían de plantearse la compra de un buen coche aspiracional. Hace unos días Jaguar Land Rover (JLR) nos convocaba para darnos a conocer sus coches más radicales de ambas marcas, con el sello SV, de Special Vehicle Operations.

El fabricante ponía a nuestra disposición varias unidades de esta gama tan especial, los modelos SVR más radicales. Actualmente esta familia se compone por los Jaguar F-Pace SVR, Jaguar F-Type R y el tremendo Range Rover Sport SVR. Nosotros nos decantamos por el más rápido y pasional, el F-Type, pero de su comportamiento os hablaré un poquito más abajo.

¿Qué son los modelos SV de Jaguar y Land Rover y dónde conseguirlos?

En Jaguar y Land Rover cuentan con muchos modelos elegantes y, algunos de ellos, con buena puesta a punto y comportamiento dinámico. Sin embargo, quieren llegar a clientes muy exclusivos, y para llegar a ellos utilizan su división SV. Son coches de alta calidad, con mucho rendimiento mecánico y creados con un mimo especial. De hecho, algunas piezas y detalles son elaborados a mano y no faltan multitud de posibilidades de personalización.

Jaguar F-Type R

Lógicamente, al ser coches prácticamente únicos en función de las personalizaciones de cada cliente, son productos caros, pero que ofrecen un alto valor para el comprador.

Afirman en JLR que el equipo de Operaciones de Vehículos Especiales tiene la responsabilidad de crear una gama de modelos de producción de alto rendimiento, accesorios de personalización y vehículos de edición limitada y muy bajo volumen pero con ese alto valor que citábamos anteriormente.

Tampoco pueden venderse en cualquier concesionario. En España, si quieres un SV será mejor que te acerques a los concesionarios C de Salamanca (en Madrid y Marbella), Movilcar (Madrid), Land Motors (Barcelona) o Imperauto (Valencia). Por supuesto, siempre puedes configurarlos en las páginas oficiales de Jaguar y Land Rover.

Los tres modelos SVR de Jaguar Land Rover

Jaguar F-Pace SVR

Jaguar F-Pace SVR

Empezamos por el que probablemente sea el menos bruto de la familia SV, por decirlo de alguna forma. El SUV deportivo ha recibido algunas modificaciones exteriores, como el nuevo paragolpes o unas mayores aperturas para la refrigeración de los frenos, mejorando la aerodinámica.

Los faros LED premium y los pilotos traseros de LED han sido revisados en este Jaguar F-Pace SVR, mientras que se incluyen unas llantas específicas de 21 pulgadas, rematando en la parte posterior con un spoiler fijo SVR muy característico.

Como es de esperar en el interior se recurre a materiales más logrados que en la gama F-Pace convencional, incrementando tanto la calidad como la apariencia deportiva. Lleva también un sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil de 11,4 pulgadas y carga inalámbrica. La guinda en el pastel llega de la mano del volante en piel y los asientos Perfomance con Alcantara de serie.

Pero lo más interesante son las prestaciones. El Jaguar F-Pace SVR lleva un 5.0 V8 sobrealimentado, que rinde nada menos que 550 CV y 770 Nm de par. Gracias a la tracción cuatro ruedas y al sistema Dynamic Launch, acelera de 0 a 100 en sólo 4 segundos, con una velocidad punta de 286 km/h. Claro, que el apartado menos bonito es el del precio, con una tarifa de partida de 122.270 euros.

Jaguar F-Type R

Jaguar F-Type SVR

El sueño húmedo de muchos puede ser el Jaguar F-Type R. Ni más ni menos que el coche más rápido en toda la historia de la marca británica, y el primero que Jaguar desarrolló bajo el programa SVR. Sin duda alguna, mi favorito.

Estéticamente y comparando con el F-Type «normal» se beneficia en el exterior de una aerodinámica mejorada con tomas de aire de mayor tamaño, respiraderos en el capó para mejorar la refrigeración del vano motor o un spoiler trasero desplegable para incrementar el downforce sin penalizar en la resistencia. Tras sus ligeras llantas de 20 pulgadas de serie utiliza discos de 380 mm, pero opcionalmente podemos apostar por los carbonocerámicos.

Por supuesto, como buen deportivo, es un coupé biplaza, aunque también se puede escoger en descapotable. El interior está cuidadosamente elaborado con asientos deportivos eléctricos y reposacabezas grabados con el logo SVR, un volante específico de cuero, levas grandes en aluminio, una grata sensación de calidad y, en opción, un techo panorámico prácticamente completo. Eso sí, obviamente el techo solar no se abre, es fijo.

Bajo ese esbelto capó delantero con apertura inversa se esconde el V8 5.0 con compresor rindiendo 575 CV y 700 Nm que llegan a las cuatro ruedas. Atento a estas cifras: 0 a 100 en 3,7 segundos y 300 km/h de velocidad máxima. Todo ello acompañado de un excitante escape deportivo con mariposas para incrementar su sonoridad, un chasis con puesta a punto radical y un tacto de conducción envidiable. ¿Su precio? Desde 145.100 euros para el F-Type R coupé y 152.500 para el Convertible.

Range Rover Sport SVR

Range Rover Sport SVR V8

Sí, el F-Type es el más rápido y elegante, pero hay quienes prefieren la máxima brutalidad. No es mi estilo, pero viendo el Range Rover Sport SVR de Land Rover, la cosa cambia. Es distintivo en todos los sentidos y cuenta con unas capacidades dinámicas de otro nivel.

Empezando por el diseño, se podría decir que es el más bruto. Pero claro, también es cierto que JLR ha llevado a esta presentación una unidad para presumir en todo momento. No es nada discreto con ese tono azul, las llantas en negro, carrocería bicolor y fibra de carbono a la vista incluso en el capó. No, si quieres pasar desapercibido no es la configuración ideal.

Como en el resto de modelos, se tiene en cuenta la aerodinámica con un kit más agresivo y deportivo, cambia la parrilla y se añaden elementos en negro para generar contrastes. No faltan llantas específicas de 21 pulgadas o los cuatro tubos de escape posteriores por los que emana una bonita melodía en este Range Rover Sport tan especial.

Range Rover Sport SVR interior

En el habitáculo destaca el espacio habitual de este modelo, pero con la dotación de equipamientos y materiales específicos para incrementar la sensación de deportividad. Por ejemplo, los asientos, el volante, los logos SVR o el equipo de sonido Meridian de alta calidad.

Bajo el capó volvemos a toparnos con el mismo V8 sobrealimentado de 5.0 litros, rindiendo los mismos 575 CV y 700 Nm de par que en el F-Type. Lógicamente las prestaciones son algo inferiores, pero con un 0 a 100 en 4,5 segundos y 283 km/h de velocidad máxima, pocos coches de nuestras calles serían capaz de hacerle frente. De hecho, en Nürburgring detuvo el crono en 8 minutos y 14 segundos. Y sí, es el Land Rover más potente de todos los tiempos. 155.200 euros tienen la culpa…

Al volante: Nos subimos al Jaguar F-Type R

Tenía para escoger cualquier de estos tres modelos SVR de Jaguar y Land Rover. Pero soy un romántico, así que me tiré a degüello a por el Jaguar F-Type R. No podía perder esta oportunidad en los últimos momentos de vida de los deportivos puros, con diseño coupé y altas dosis de emociones.

Jaguar F-Type R conducción

Esperándome un tramo de curvas reviradas, no hay nada mejor que escoger el modo de conducción deportivo y abrir las válvulas del escape con el botón de la consola central. Ese gorgoteo del V8 5.0 con compresor a ralentí debía convertirse en un rugido bestial cuanto antes. Así que, selecciono el cambio secuencial y a disfrutar.

El F-Type R resulta un coche tremendamente eficaz gracias a su puesta a punto, a la tracción a las cuatro ruedas y a la potencia que es capaz de generar. Las rectas se quedan cortas y las curvas llegan a una velocidad de infarto. Mejor vigilar el velocímetro si no quieres llegar a casa con una receta de esas que nunca son plato de buen gusto.

Frenas, apuntas con el volante y aceleras. Así sucesivamente mientras subes y bajas marchas con las levas de aluminio, dando una buena sacudida en que cada cambio, de esos que te hacen sentir la energía y te recuerdan que esto no es un juego.

Jaguar F-Type R trasera

Además de bello, es un coche realmente excitante de conducir

Por pedir algo, puedo reprochar que la dirección se me antoja algo ligera. Un poquito más de peso no le vendría nada mal para incrementar las sensaciones, y ese es el único leve “pero” que le pondría a este coche. Es cierto que en el modo deportivo el primer golpe de gas puede ser algo tosco, pero no viene mal para evitar caer en el exceso de confianza.

Era la primera vez que me subía en un F-Type, y ahora no consigo quitármelo de la cabeza. Tanto por su diseño limpio y puro del exterior, como por las emociones de conducir semejante bestia. Recuerdo, 575 CV, 700 Nm y 300 km/h de velocidad punta. La única lástima es no haberlo podido probar en circuito, pero tal vez podamos ponerle remedio dentro de poco…

Al finalizar el tramo ratonero y circulando ya moderadamente por carreteras tranquilas, llama la atención el nivel de confort que puede ofrecer. Cambia totalmente de carácter, pudiendo ser un perfecto rutero y, ojo, con 299 litros de maletero para llevar un par de maletas. ¿Se puede pedir algo más? ¡Sí, uno en el garaje de por vida!

Galería


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.