Por antonomasia Ferrari (pertenece a Fiat Chrysler Automóbiles – FCA) es una de las firmas con mayor tradición en la fabricación de súper deportivos. La casa italiana, radicada en Maranello, cuenta con una gama de modelos espectacular que tiene como denominador común el diseño, la tecnología y la deportividad.

El modelo que abre el catálogo de Ferrari es el California T. Es un coupé descapotable con techo duro y motor gasolina con 3.9 litros y turbo en configuración V8. Su potencia es de 560 cv, es decir 70 más que la anterior versión atmosférica. Con él, puede acelerar de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos y alcanzar los 316 km/h. A nivel tecnológico cuenta con elementos como frenos carbocerámicos o elementos del Ferrari F12 Berlineta.

El Ferrari GTC4 Lusso y GTC4 Lusso T es el más versátil y capaz de la marca. La razón está en sus cuatro plazas (las traseras no solo aptas para niños) y un maletero más amplio. Su gama mecánica gira en torno a dos versiones, una atmosférica en configuración V12 y 6.2 litros de cilindrada y otra que recurre al bloque turbo alimentado con 3.9 litros y configuración V8. El primero rinde 690 cv y el segundo 610 cv. Uno de los elementos tecnológicos que le diferencian es el eje trasero direccional, pues le convierten en un coche muy reactivo y dinámico.

Subiendo un escalón tenemos el Ferrari 488 GTB y 488 Spider. Para realizar este modelo los ingenieros de la casa italiana han tomado los mejores conocimientos de la Fórmula 1. Su coeficiente aerodinámico es de 1,67 cx a lo que hay que añadir un motor V8 con 3.9 litros que entrega 670 cv a 8.000 rpm y que ofrece un par máximo de 760 Nm. Con este bloque para el crono en el 0 a 200 kilómetros por hora en sólo 8,3 segundos. Su interior cuenta con los mejores materiales y un diseño deportivo que pone a la mano del conductor los principales controles del coche.

La última incorporación a la gama de Ferrari es el Superfast. Este modelo es el Ferrari de calle más potente jamás fabricado por la marca. Cuenta con un nuevo bloque gasolina en configuración V12 con 6.5 litros de cilindrada que rinde una potencia de 800 cv a 8.500 rpm. Entre los elementos tecnológicos que lo definen está el EPS (Electric Power Steering) además de una nueva plataforma en la que se sitúa el motor en posición central y envía la potencia al eje trasero. Su diseño y planteamiento radical le sitúan un paso por encima del Ferrari F12tdf como dejan ver su sistema aerodinámico y tecnología de abordo.

Por último, tenemos el Ferrari LaFerrari y LaFerrari Aperta. De este vehículo sólo se fabricarán 499 unidades (entre ambas variantes) y es el modelo más radical y especial de la firma por utilizar la última tecnología de la Fórmula 1. Sus cifras son mareantes como su motor V12 (en posición central) de 6,3 litros y 800 cv. Junto a él hay un sistema Hy-Kers, con el que el LaFerrari alcanza una potencia máxima de 963 CV y 900 Nm de par. Con este potencial es capaz de acelerar de 0 a 100 kilómetros por hora en menos de 3 segundos y marcar una velocidad máxima superior a los 350 kilómetros por hora.

Además, la firma italiana también aprovecha acontecimientos deportivos históricos para lanzar versiones especiales de sus modelos, como el Ferrari F12tdf. Este modelo es una edición limitada a sólo 799 unidades y rememora el Tour de France. La razón es la cuádruple victoria que logró la marca entre los años 1950 y 1960. A nivel mecánico monta el bloque V12 con 6.2 litros de cilindrada y una potencia incrementada hasta los 780 cv. Con este motor para el crono en el 0 a 200 kilómetros por hora en los 7,9 segundos y marca una potencia por litro de cubicaje de 125 cv.