Mercedes-AMG GT Black Series, el más rápido «del Infierno» (vídeo)

Mercedes-AMG GT Black Series

Existen coches rápidos, luego están los deportivos, después los GT, más adelante los superdeportivos y por último los que yo considero coches de carreras con lo justo para ser legales en la carretera. Probablemente el Mercedes-AMG Black Series esté en ese último nivel. Tanto es así que se ha convertido en el coche de calle más rápido en el Infierno Verde.

Si hace unos días os contábamos que el Mercedes-AMG GT 63 S 4 puertas había sido capaz de superar su propio récord en el mítico Circuito de Nürburgring (en la categoría “Clase de Lujo), hoy hemos conocido que el Mercedes-AMG Black Series se ha coronado como el modelo de producción que menos tiempo necesita para completar una vuelta al trazado.

Este récord estaba en posesión del Lamborghini Aventador SVJ, que marcó un tiempo de 6:44.97 allá por el año 2018. El Black Series de Mercedes ha detenido el cronómetro en 6:43.61. La diferencia es de tan solo 1,36 segundos en este trazado con más de 20 kilómetros de cuerda. Y es que cada vez se van ajustando más los tiempos en esta “moda” que han creado los fabricantes.

El superdeportivo alemán llevaba las especificaciones de serie, con componentes que cualquier cliente puede solicitar a la hora de adquirir el vehículo. Eso sí, los ingenieros pusieron a punto las suspensiones de una forma muy específica para arañar cada milésima posible.

Artículo relacionado:
El Mercedes-AMG GT 63 S 4 puertas vuela en Nürburgring (con vídeo)

Además, el piloto también toqueteo en algunos momentos el ajuste del control de tracción, que ya sabéis que cuenta con varias etapas. Pero claro, todo esto lo puede hacer el propio cliente, por lo que es un récord totalmente legal.

Este récord tenía una dificultad adicional para el Mercedes-AMG, y es que cuenta con motor delantero mientras que el Lambo lleva motor central trasero. Se supone que lo ideal para un coche de estas características es que se ubique tras los asientos para mejorar el reparto de pesos y, por ende, el comportamiento al límite.

Artículo relacionado:
Prueba Mercedes-AMG GT Roadster, pasión en las tres puntas de la estrella

Y ya que hablamos de su motor, el AMG GT Black Series lleva el V8 de 4.0 litros biturbo con 720 CV. Toda esta energía pasa al tren trasero. Sinceramente, no debe ser nada fácil llevar tan al límite tanta caballería en un circuito como el Nordschleife de Nürburgring.

Fuente – Daimler


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.