Mercedes Clase S W223: Más tecnología, más seguridad, más Clase S

Mercedes Clase S W223

Mercedes-Benz acaba de presentar el relevo generacional de su buque insignia, el Mercedes Clase S. Se trata de la séptima generación de esta exitosa berlina de representación, la cual viene a luchar especialmente contra los Audi A8 y BMW Serie 7. Si todo sigue según lo previsto, sale a la venta en Alemania en septiembre y las primeras unidades llegarán a los concesionarios en diciembre.

El nuevo Mercedes Clase S W223 presenta cambios estéticos para el exterior, un interior totalmente renovado, varias novedades en materia de equipamiento y una gama mecánica revisada que se irá ampliando poco a poco. Acompáñame a descubrir la nueva generación de esta lujosa berlina alemana al detalle.

Más grande, más elegante y más tecnológico: Más Clase S

La estética exterior del Mercedes Clase S cambia bastante respecto al predecesor, como se puede apreciar en las diferentes imágenes. Como toda gran berlina, tenemos un voladizo delantero corto, una larguísima batalla y un voladizo posterior intermedio. Además, por sus suaves formas logra un Cx de 0,22, por lo que es muy aerodinámico.

Mercedes Clase S frontal

Por cierto, las dimensiones exteriores son 5,18 metros de largo, 1,95 de ancho y 1,50 de alto en la versión de batalla corta, cuya distancia entre ejes es de 3,10 metros. La versión de batalla larga es igual de ancha y alta, pero extiende la longitud y distancia entre ejes en 11 centímetros. La capacidad del maletero crece hasta los 550 litros, 20 más que antes.

El frontal cambia con unos nuevos faros de nuevo diseño, más deportivos y pequeños, y una mayor superficie para la rejilla principal. En la zona inferior del paragolpes delantero aparecen unos embellecedores que imitan a entradas de aire. Esta parte delantera transmite, como debe de ser en un Clase S, una gran elegancia. Además, no falta la estrella de la marca sobre el capó.

Por su parte, la vista lateral es muy limpia. No se utilizan muchas líneas de tensión para generar musculatura, sino que se confía principalmente en las formas suaves y para dar una mayor fluidez. Es más, en algunas versiones las manetas de las puertas pueden ocultarse en la carrocería. Cuando nos acercamos, un pequeño motor eléctrico las despliega.

Mercedes Clase S trasera

Mientras tanto, la parte trasera se ha modificado por completo, siguiendo la estética vista en el nuevo Mercedes Clase E (que no es un modelo nuevo, sino un restyling). Se sustituyen los anteriores pilotos en las aletas, utilizando ahora una iluminación partida entre aleta y tapa del maletero. El diseño es mucho más fino y, por otro lado, puede contar con la tecnología Digital Light.

Cambio total en el interior, adiós a la doble pantalla corrida

Aunque el exterior ha cambiado bastante, las modificaciones más significantes están en el habitáculo. Como venimos anticipando en las últimas semanas, el Mercedes Clase S estrena una nueva pantalla central en tecnología OLED y respuesta háptica. Esto hace cambiar totalmente la estética, dejando a un lado la famosa doble pantalla corrida de los últimos años.

Mercedes Clase S interior rojo

Ahora tenemos el cuadro de instrumentos digital por un lado, que es de 12,3 pulgadas y puede contar con visualización de tres dimensiones, y por otro esta citada pantalla central de infoentretenimiento. Puede ser de hasta 12,8 pulgadas y, a fin de cuentas, sustituye a las tradicionales consolas centrales con mandos físicos, pues recoge casi todos los sistemas y ajustes del coche.

El volante también es nuevo y, una vez más, cuenta con botones táctiles mediante sensores capacitivos.

Como se puede ver en las diferentes imágenes del interior (visita la galería que te dejamos al final del artículo), hay multitud de opciones de personalización para los tapizados y acabados del habitáculo. Aunque todavía no hemos podido subirnos al nuevo Clase S, la impresión es que la calidad debe ser muy elevada y que los materiales son muy selectos. Habrá que examinarlo cuanto antes.

Tecnología y equipamiento

A nivel de tecnología, el Mercedes Clase S introduce la segunda generación del famoso sistema inteligente MBUX, así como dos pantallas más para las plazas traseras que permiten al ejecutivo controlar el sistema de navegación o de audio del coche, consultar el correo electrónico, entretenerse o simplemente consultar cualquier web del motor, como actualidadmotor.com.

Mercedes Clase S plazas traseras

Puede tener un equipo de audio Burmester con 40 altavoces y tecnología de sonido 4D.

Más importante aún es la incorporación en 2021 de sistemas que le permiten lograr un nivel 3 de conducción autónoma. El Drive Pilot será opcional y podrá desplazarse de forma automatizada con tráfico denso o en retenciones “siempre que el tramo de autopista sea idóneo (inicialmente Alemania)”; apunta la propia Mercedes-Benz.

Esto exonera adicionalmente al conductor, que dispone así de más tiempo para dedicarse a otras actividades, como navegar por Internet o consultar sus e-mails en la oficina sobre ruedas In-Car-Office.

Por otro lado, cuenta con tren de rodaje activo opcional e-Active Body Control, suspensión neumática Airmatic y amortiguación regulable progresiva ADS+. Con la nueva función Impulso Lateral del conjunto Pre-Safe, la suspensión eleva la carrocería hasta 80 milímetros en apenas unas décimas de segundo si detecta un choque lateral inminente. Con esto se consigue que la fuerza del impacto se distribuya mejor y afecte notablemente menos a los ocupantes.

Oferta mecánica: Por el momento, dos de gasolina y dos diésel

Damos el paso a los motores disponibles en este nuevo Mercedes Clase S W223. En el lanzamiento del modelo llegarán motores de seis cilindros en línea tanto en diésel como en gasolina, en varios niveles de potencia. Pronto se añadirá un V8 con alternador arrancador integrado (mild hybrid) y, en 2021, un Clase S híbrido enchufable con más de 100 kilómetros de autonomía eléctrica.

Mercedes Clase S W223 dinámica

Por el momento, en gasolina aparece el bloque de 3.0 litros con seis cilindros en línea, que lleva sistema micro híbrido a 48 voltios y cambio automático 9G-Tronic. En la versión S 450 (que no llega a España) eroga 367 CV y 500 Nm. La variante S 500 da 435 CV y 520 Nm, siendo ligeramente más rápido en la aceleración de 0 a 100 km/h con solo 4,9 segundos.

En el apartado diésel tenemos tres opciones, recurriendo al mismo bloque de 2.925 cc y seis cilindros. Igualmente, todos automáticos; pero no llevan microhibridación. Arranca con el S 350 d, que puede ser de propulsión trasera o integral con el sistema 4Matic. Da 286 CV y 600 Nm de par, pudiendo completar el 0 a 100 en 6,2 segundos con la tracción total. Por su parte, el S 400 d desarrolla 330 CV y 700 Nm, cubriendo el sprint de 0 a 100 en solo 5,4 segundos.

La velocidad máxima de todos ellos es de 250 km/h.

Un detalle importante a tener en cuenta es que el Mercedes Clase S puede tener eje trasero directriz. Este sistema permite girar las ruedas posteriores hasta 10 grados, lo que le otorga mucha más agilidad a la hora de maniobrar o al circular por calles o carreteras estrechas. Apunta Mercedes que el diámetro de giro se reduce en hasta 2 metros con este sistema.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.