Si hablamos de Mercedes-Benz, hablamos de la marca que fabricó el primer automóvil de combustión interna de la historia. Por un lado, Karl Benz produjo su primer modelo en 1888, y más tarde, en 1889, Daimler y Maybach harían lo mismo en 1889. En 1926, la unión de la Benz & Cie y la Daimler Motorengesellschaft crearían lo que en la actualidad conocemos como Mercedes-Benz.

Mercedes-Benz, al igual que Audi y BMW, tiene su gama perfectamente diferenciada, en este caso, mediante letras. La gama de entrada, y recientemente convertido en compacto, es el Clase A. Éste cuenta con una versión sedán llamada CLA y una versión SUV denominada GLA. Cuenta con tracción delantera y 4MATIC únicamente para la variante más deportiva, el A45 AMG.

El Clase B es el único monovolumen de toda la gama de Mercedes-Benz. Situado en el segmento C, incorpora tracción delantera con motor delantero transversal y  cinco plazas. Está disponible en versiones de gasolina y diésel, además de gas natural y eléctrico.

Hasta la llegada del Clase A, el Clase C fue el modelo de entrada a la marca. Producido desde 1993, este turismo del segmento D dispone de variantes berlina, coupé, cabrio y familiar. Además, es el modelo con el que la marca alemana participa en el DTM, donde rivaliza actualmente con el BMW Serie 4 y el Audi A5.

El Clase E es la berlina grande de la marca, y el modelo de su gama con más variantes disponibles, berlina, familiar, cabrio, coupé y all-terrain. Cuenta con tracción trasera y tracción total 4MATIC para las versiones más deportivas. Se empezó a producir en 1976.

Llegamos al culmen de la marca alemana y, probablemente, el modelo más prestigioso de su gama, el Mercedes-Benz Clase S. Se puede encontrar en 4 carrocerías distintas, berlina, coupé, cabrio y el Clase S Mercedes-Maybach, que aumenta aún más las cotas de lujo y sofisticación. Este modelo cuenta con motores de 6 cilindros, V8 y V12.

Su gama de vehículos SUV se compone del GLA, GLC, GLE y GLS. Como las respectivas clases de Mercedes-Benz, cada uno atiende a un segmento diferente. Solo el GLA incorpora tanto tracción delantera como 4MATIC dependiendo de la versión. Los demás modelos incorporan de serie tracción total 4MATIC.

El Clase G fue un modelo diseñado para uso militar y que Mercedes-Benz incorporó a su gama de modelos en 1979. Monta un motor delantero longitudinal y tracción total. Es, sin lugar a dudas, el modelo más off-road de Mercedes-Benz junto con la nueva pick-up Clase X.

En los modelos roadster encontramos el SLC y el SL, ambos con pretensiones muy distintas. Si por un lado el SLC, sucesor del antiguo Mercedes-Benz SLK, rivaliza con vehículos diseñados para disfrutar la conducción como son el Mazda MX-5, el Audi TT o el BMW Z4, el SL se asemeja a la variante cabrio del Clase S con tintes aún más deportivos.

La joya de la corona llega con el Mercedes-AMG GT. Está disponible tanto en versión coupé como roadster, así como una versión denominada R que aumenta en 109 CV la versión base. Monta motores en configuración V8 dispuestos longitudinalmente biturbo y tracción trasera, y sus potencias oscilan desde los 476 CV hasta los 585 CV.