Prueba BMW 320d Touring, motor, conducción y consumos (con vídeo)

SONY DSC

Ha llegado la hora de acomodarse en los asientos del nuevo BMW Serie 3 y salir a carretera a ver que tal se comporta este coche que aspira a ser Coche del Año en Internet 2013. Sabemos que no va a ser tan prestacional como el 328xi que probó Domingo, pero los 184CV, la propulsión y un Pack M con alguna mejora dinámica prometen, mucho.

Esta unidad de prensa equipa el motor diésel 2.0 de 184CV con tecnología TwinPower Turbo. Su denominación comercial es 320d y en esta ocasión el motor va asociado a una caja de cambios automática de ocho velocidades firmada por ZF. Es una mecánica intermedia por potencia dentro de la gama del Serie 3, y es un excelente equilibrio entre prestaciones y consumos.

Un atlético chico para todo

SONY DSC

Este motor incluye diversas tecnologías que lo hacen prestacional a la vez que eficiente. Uno de los principales elementos es el turbo de doble entrada o twin scroll que da nombre al motor. Con su diseño se aprovechan al máximo los gases de escape, evitando pérdidas de presión causadas por el cilindro que se encuentra en fase de admisión en cada momento. Se complementa con tecnologías como el VANOS o el sistema de parada y arranque.

Este motor diésel no destaca por refinamiento, pero sí por prestaciones. Para empezar, le cuesta coger la temperatura de funcionamiento, y si vamos a andar mucho por ciudad en recorridos cortos no será lo mejor para la vida del motor. A este problema contribuye el stop-start, que funciona casi desde que arrancamos ya con temperaturas moderadas y durmiendo en garaje el motor se para mientras que uno espera a que se levante la puerta del parking.

El stop-start es mejorable en cuanto a suavidad. Siempre nos daremos cuenta del funcionamiento debido a que da una pequeña sacudida al pararse y al volver a arrancar. Usa el motor de arranque y no un alternador reversible para arrancar, lo que se nota en la suavidad. Por el momento el mejor stop-start que conozco en particular es el del Honda CR-Z, mientras en general el más refinado es el de PSA Peugeot Citroën. Las versiones con cambio manual transmiten una molesta sacudida a la palanca de cambios.

Una vez en temperatura de funcionamiento el motor sigue siendo algo rumoroso, aunque a velocidad constante no se oye, porque el aislamiento del BMW Serie 3 es bueno. Ahora es cuando podemos comprobar sus prestaciones y ver que podemos ganar velocidad con suma facilidad en cualquier momento y que siempre hay una reserva de potencia. Con un 0-100 de 7,7 segundos y una punta de 230km/h, el BMW 320d Touring es un coche rápido y muy divertido.

SONY DSC

Esta unidad equipa el Pack M, en el que destaca la suspensión deportiva y las llantas de 18″ con neumáticos run flat, más anchos en la parte trasera. Estos tres elementos hacen que este 320d Touring sea un poco más durito que otros coches (incluso que otros Serie 3), penalizando algo el confort, si bien que opte por esta configuración preferirá la dinámica a la comodidad. Donde más lo notaremos será en ciudad, debido a las mayores irregularidades del terreno. El Pack M también puede ser estético, sin la suspensión específica.

A pesar de esto el Serie con esta configuración sigue siendo un coche práctico y utilizable. Hay que tener en cuenta la postura de conducción baja y su tacto más deportivo, pero sabiendo eso, puede ser nuestro coche redondo.Buen espacio para ocupantes, maletero generoso, motor potente, bajos consumos… ¿Qué mas quieres?

SONY DSC

A la hora de maniobrar las mayores dificultades las encontraremos en la urbe, sobre todo porque al ir bajos tenemos menos visibilidad y porque es fácil quedar encayado en los bordillos de las aceras con el morro tan bajo que tiene. Incluso hay que tener cuidado al entrar en garajes, porque la parte baja del frontal podría rozar. Menos mal que el voladizo delantero no es muy largo.

En autovía el confort es remarcable, tal vez un poco empañado por el ruido de rodadura y el aerodinámico, pero tampoco exagerados. En carreteras de curvas el comportamiento es ejemplar, con un coche que es muy neutro y dócil, sin reacciones extrañas. Nos permite ir a ritmos endiablados con total confianza. La dirección es directa, precisa y los frenos tienen buena mordida y una buena resistencia a la fatiga.

SONY DSC

En todos estos recorridos nos habrá acompañado una extraordinaria caja de cambios automática, de convertidor  trenes, de ocho relaciones. Los cambios entre marchas son increíblemente rápidos, más dignos de un doble embrague, y no son bruscos. En cualquiera de las situaciones el funcionamiento es ejemplar. Yo optaría por esta caja, aunque suponga un sobrecoste sobre la manual de casi 2.800 euros.

Diferentes modos de conducción

SONY DSC

En la consola central se sitúa un botón con el que se puede cambiar el modo de conducción. Hay cuatro disponibles: Eco Pro, Comfort, Sport y Sport +. El primero ofrece una gestión del cambio pensada para ahorrar que incuso actúa sobre la gestión del climatizador. Se nota la merma de prestaciones, pero en cualquier caso son suficientes. En Confort va algo más suelto y los consumos siguen siendo de libro, reducidos. Sport y Sport + ofrecen una gestión mucho más radical, con una aceleración más contundente y una caja más rápida que trabaja más alto de vueltas. Sport + se diferencia por desconectar el control de estabilidad, que nos permite jugar un poco más, porque bueno, es un BMW y tal.

Además, justo al lado encontramos el botón del control de tracción. Puede ir siempre activado, en un modo más permisivo o totalmente desactivado. Es un coche polifacético y si quieres divertirte te deja, claro que según en que modo vayas no estará ahí vigilando para cogerte al aire y evitar que te puedas dar un piñazo.

 Consumos realmente ajustados

SONY DSC

Más que las prestaciones o el buen funcionamiento del conjunto, me han dejado perplejo los consumos. En autovías y carreteras a ritmos legales la cifra oscilará entre los 4.8-5.2 litros viajando un ocupante. Ojo, que eso son consumos de un Citroën C3 HDI. En un recorrido mixto ciudad, autovía y carretera, con conducción deportiva abundante la media se queda en unos inamovibles 7 litros. Si vamos a velocidad de mil demonios por carreteras con sus subidas y bajadas pasaremos los 10 litros, que no es nada para lo bien que uno llega a pasárselo. Dado lo que llevamos bajo el pesado pie derecho…

Mañana vamos a repasar la gama de motores de la Serie 3 de BMW, así como los opcionales que montaba este 320d Touring de prensa. Te esperamos.

Más en ActualidadMotor: BMW 320d Touring, diseño exterior e interior

Más en ActualidadMotor: BMW 328i xDrive, diseño exterior e interior; motor, conducción y consumos y equipamiento, precio y conclusiones.

 

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *