Prueba Citroën C4 Aircross HDI 115 CV 4WD, motor, conducción y consumos

Prueba Citroën C4 Aircross 1.6 HDI 115 CV 4WD

Ayer comenzábamos a descubrir el Citroën C4 Aircross, candidato al CAI 2013 Coche del Año en Internet, que puedes votar desde aquí y ganar un iPad Mini. Si ya hemos analizado el diseño y la habitabilidad, hoy nos toca adentrarnos en la parte dinámica y ver qué tal se comporta en la carretera y fuera de ella.

Nuestra unidad de pruebas guardaba bajo el capó un motor 1.6 HDI de 115 caballos, la opción menos potente disponible asociada a un cambio manual de seis relaciones y tracción total. Una configuración un tanto extraña que, ya veremos, no decepciona cuando se trata de aventurarse lejos de lo negro.

Citroën C4 Aircross, una sencilla gama de motores

La gama de motores disponibles para el Citroën C4 Aircross es tan sencilla que nos sobran dedos de una mano para enumerar alternativas. Serán tres las opciones, tanto en gasolina como en diésel, que podamos escoger. En primer lugar la única opción en gasolina, un bloque 1.6 atmosférico de 115 caballos y cambio manual de 5 marchas. Se asocia únicamente a la tracción delantera.

Prueba Citroën C4 Aircross 1.6 HDI 115 CV 4WD

Las otras dos alternativas se mueven con gasóleo, con una opción más económica con el 1.6 HDi de 115 caballos que hemos probado y un más potente 1.8 HDi de 150 caballos, ambos configurables con tracción simple o total y siempre con cambio manual de 6 relaciones. En nuestro país no se ofrecen ni más motorizaciones ni la opción de un cambio automático.

1.6 HDI 115 CV, la opción lógica

Nos metemos las llaves de nuestro Citroën C4 Aircross en el bolsillo y arrancamos el motor. Cuenta con sistema de entrada y arranque sin llave, un detalle de calidad que aumenta significativamente el confort. Escuchamos como se despierta el 1.6 HDi de 115 caballos, un motor ya probado y conocido. Un motor que goza de un refinamiento bastante logrado tanto en funcionamiento como en sonido.

Este bloque es el único que llega desde PSA, puesto que del resto de motorizaciones se hace cargo Mitsubishi, y también las encontramos en el ASX. De hecho, es lo único que encontraremos del grupo francés. Ni la caja de cambios, de tacto bastante agradable, aunque “durito”, proviene del grupo galo. De ahí que anteriormente destacara que la sensación al conducir el C4 Aircross no es la de estar a los mandos de un Citroën.

Prueba Citroën C4 Aircross 1.6 HDI 115 CV 4WD

Sea como sea, tenemos un motor de 115 caballos esperando las órdenes de nuestro pie derecho que responde sin problema en casi cualquier circunstancia. Es una potencia suficiente para el Aircross y, de hecho, las cifras no le otorgan una ventaja tan rotunda al 1.8 HDI de 150 caballos de origen Mitsubishi, respecto al pequeño 1.6.

Lo que sí notaremos será una entrega algo perezosa, pausada, una respuesta muy característica de los HDI del grupo PSA que se ve enfatizada por unas marchas bastante largas, más para un vehículo que presume de ciertas aptitudes camperas. En realidad, será la primera marcha, tal vez demasiado larga para incursiones campestres con algo de dificultad, la que nos frene a la hora de atrevernos con obstáculos más difíciles.

Por otro lado, esas seis marchas se comportan de forma efectiva en asfalto, cuando se trata de obtener buenos consumos. Al término de nuestra prueba el ordenador arrojó un consumo medio de 6,7 l/100 km, muy lejos de los 4,9 que homologa, pero una cifra bastante alentadora teniendo en cuenta el tamaño y peso del coche, que se trataba de la versión 4WD y que las excursiones por el campo no fueron pocas.

Prueba Citroën C4 Aircross 1.6 HDI 115 CV 4WD

Desglosando, en ciudad el consumo se sitúa entre 7 y 8 l/100 km, mientras que en autovía podemos registrar consumos cercanos a los 5 l/100 km. Hay que destacar que contamos con el sistema Start/Stop, que nos ahorrará algunas décimas de consumo. El funcionamiento no es tan exquisito como el del empleado por PSA, puesto que es de origen Mitsubishi, pero actúa de forma rápida.

Apto en carretera…

Como ocurre con el 90% de los SUV, el Citroën C4 Aircross busca el mejor comportamiento en carretera en pos de unas buenas aptitudes off road. Sin embargo, se muestra bastante equilibrado. Su origen Mitsubishi y su tradición por los todoterreno no pasan en balde. El C4 Aircross no es el mejor en carretera ni el peor en campo.

Prueba Citroën C4 Aircross 1.6 HDI 115 CV 4WD

En carretera su comportamiento es bastante neutro. No busca la deportividad, sino más bien un equilibrio inclinado hacia el confort. Es un coche que asumirá sin problemas largos trayectos gracias a unas suspensiones muy cómodas que, por otro lado, no convencerán a los que huyen de un mínimo balanceo.

La dirección, a pesar de tratarse de un SUV me parece bastante directa, incluso bastante dura, o ruda, pero insisto, el comportamiento no es ni de lejos deportivo. En largos viajes la insonorización también jugará un papel fundamental, un trabajo bastante conseguido aún contando con un enorme techo acristalado que podría filtrar algún ruido. En definitiva, empiezo a vislumbrar que por algún lado se esconde un ápice del carácter burgués y cómodo de Citroën.

… y apto fuera de ella

Ya lo he dicho muchas veces, al ponerme a los mandos de un SUV siempre deseo conocer, casi siempre decepción de por medio, qué tal se mueve una vez salimos del asfalto. Los hay que sencillamente reniegan del campo, los hay que aceptan su condición a duras penas, y luego está el Citroën C4 Aircross, que para tratarse de un SUV se defiende bastante bien en terrenos complicados.

Prueba Citroën C4 Aircross 1.6 HDI 115 CV 4WD

En parte, tiene la culpa la tracción total, no hablaríamos igual si fuera un 2WD. En vez de ofrecer una tracción total inteligente, ofrece un selector en el que podemos elegir entre los modos 2WD, 4WD Auto y 4WD Lock. Un tercer y último modo generalmente reservado a todoterrenos puros que encontramos aquí y que conseguirá sacarnos de situaciones de las que no pensábamos poder salir. Cierto es que la ausencia de reductora y las llantas de 18 pulgadas no jugarán a nuestro favor pero, no lo olvidemos, es un SUV no un todoterreno.

Aquí, la suave suspesión que nos cuidaba en carretera también lo hará en terrenos rotos, con una absorción magnífica en estas situaciones. Ni la altura libre al suelo ni el recorrido de las suspensiones son sus bazas pero nos resultarán suficientes si sabemos lo que tenemos entre manos. De hecho, en mi recorrido off road habitual, donde otros han sucumbido, el C4 Aircross ha salido airoso y confiante para enfrentarse al algún que otro nuevo reto.

Prueba Citroën C4 Aircross 1.6 HDI 115 CV 4WD

La única pega, pero debo remitirme a lo que antes mencionaba, no se trata de un todoterreno, es una primera marcha demasiado larga para jugar con desniveles pronunciados. Esta primera velocidad nos obligará a jugar con el embrague más de la cuenta y a utilizar la inercia como aliada a la hora de afrontar difíciles obstáculos.

Finalizamos nuestro análisis dinámico, un análisis que cerraremos mañana con una última entrega en la que repasaremos el equipamiento, los precios y realizaremos la clásica valoración final. De momento nos quedamos con un Citroën C4 Aircross que se muestra como un coche muy polivalente al que le gusta salir a la aventura, con la familia, y realizar escapadas esporádicas por el campo sin miedo a tener que recular.

Más información – Prueba Citroën C4 Aircross HDI 115 CV 4WD, diseño exterior e interior, Prueba Citroën C4 Aircross HDI 115 CV 4WD, equipamiento, precio y conclusiones

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Escribe un comentario