Prueba Kia Niro, conocemos el primer SUV híbrido de la marca

Prueba Kia Niro híbrido

Kia se encuentra inmersa en una nueva ofensiva de productos ecológicos, coches más respetuosos con el medio ambiente que contribuirán a lograr los objetivos de emisiones marcados por los órganos reguladores. De cara a 2020 la marca tendrá 11 modelos híbridos o eléctricos, aunque los primeros pasos en serio ya han comenzado. El nuevo Kia Niro es el primer SUV híbrido de la marca y es también el crossover híbrido más pequeño y accesible que podemos encontrar en el mercado, del que ya conocemos precios y equipamientos.

El Kia Niro es un crossover que la marca quiere colocar en el segmento C-SUV, aunque por tamaño pueda estar en un termino medio entre los B-SUV y C-SUV. Es 12 centímetros más corto que el Kia Sportage y tampoco tiene un aspecto SUV muy marcado, con una carrocería bastante baja y una altura libre al suelo de 160 mm que junto a la ausencia de tracción total limitan muchísimo las capacidades off-road del Niro, un modelo que por planteamiento podría estar más cerca del Cee´d Sportswagon que del Sportage.

Un híbrido que no lo parece

Prueba Kia Niro híbrido

El nuevo Kia Niro tiene una longitud de 4,35 metros, con 1,80 metros de anchura y 1,53 de altura. Llama la atención que pese a ser un modelo que únicamente se comercializa con una motorización híbrida, tiene un aspecto de coche completamente convencional. Solo unos anagramas Eco-Hybrid en el exterior y en el interior desvelan su naturaleza.

Esto es algo que Kia ha buscado, mezclando en el mismo recipiente los ingredientes del coche perfecto. Los SUV tienen cada vez más demanda y los híbridos son una tendencia, aunque son muchos los clientes que no quieren diseños extraños ni que estos repercutan en cierto modo en la habitabilidad. Por eso en Kia han desarrollado el Niro híbrido desde 0, partiendo de la misma plataforma que el Hyundai Ioniq, pero sin hacer un coche estrafalario.

Un interior amplio y de calidad

Prueba Kia Niro híbrido

En el interior del Kia Niro el aprovechamiento del espacio es muy bueno. Hay gran amplitud en las plazas delanteras y el asiento eléctrico del conductor así como la columna de dirección permiten encontrar la postura de conducción perfecta. En las plazas traseras hay mucho espacio para las piernas y la altura al techo es muy buena, incluso en la plaza central que es más elevada e incómoda. La anchura para tres adultos es justa. Los asientos delanteros pueden retrasarse mucho y en tal caso el espacio para las piernas puede ser escaso para personas de gran estatura. En las plazas traseras hay elementos interesantes como una toma de 220V y salidas de aireación.

El Kia Niro tiene un maletero correcto de 401 litros de capacidad, bajo el cual hay un pequeño doble fondo con algunos compartimentos para guardar objetos como los triángulos de emergencia o las herramientas. No tiene rueda de recambio y en su lugar utiliza un kit reparapinchazos.

Kia Niro híbrido interior

Si hablamos del diseño interior del Kia Niro, nuevamente nos topamos con un coche convencional. El salpicadero no tiene formas extrañas que desvelen su identidad híbrida y bien podría ser el interior de un SUV con motores de combustión tradicionales. Muchos elementos de diseño nos recuerdan a otros modelos como el Kia Sportage. La calidad de ajustes es buena y hay materiales blandos en la parte alta y central del salpicadero así como en la zona alta de las puertas delanteras.

Las molduras grises y el negro piano abundan en el interior del Kia Niro, aunque estas últimas tienen demasiada presencia teniendo en cuenta que se manchan y se deterioran con facilidad. El pedalier es de aluminio. Los reposabrazos de las puertas y el apoyabrazos central delantero con cofre están tapizados en cuero. El Kia Niro tiene un habitáculo de calidad, considerando los diseños y acabados de algunos de sus rivales. Todos los mandos están dispuestos de una forma lógica y la ergonomía está muy presente.

Prueba Kia Niro híbrido

El volante peca de un exceso de botones. Al principio es abrumador. Tras un pequeño periodo de adaptación es fácil acostumbrarse y ubicar todas las funciones del volante. El cuadro de relojes digital Supervisión de 4,2″ (de serie solo en el acabado Emotion, el más alto) ofrece mucha información sobre la conducción y permite configurar muchos aspectos del vehículo.

Un equipamiento de vanguardia

Prueba Kia Niro híbrido

Además de mejorar las calidades y de ofrecer mecánicas más eficientes, uno de los argumentos con los que Kia trabaja es el equipamiento. El nuevo Kia Niro puede ser un SUV híbrido con un equipamiento digno de vehículos de categoría superior y ya de serie incorpora una dotación muy interesante. A lo largo de los tres acabados encontramos elementos como control de crucero adaptativo, asientos ventilados y calefactados, volante calefactado, el sistema multimedia con pantalla táctil (7 y 8″) con navegador, Android Auto y Apple CarPlay, cámara de visión trasera, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, techo solar, climatizador bizona y faros bi-xenón.

Lo que choca del Kia Niro es que siendo un coche tan tecnológico, tenga un freno de estacionamiento de pie. Es algo que cada vez está más en desuso y que en Europa nunca ha sido del todo popular. Según Kia, se optó por esta solución para no manchar el diseño y quitar espacio en la consola central con un freno de mano convencional. En un futuro el Kia Niro tendrá freno de estacionamiento eléctrico.

Al volante, tampoco parece híbrido

Prueba Kia Niro híbrido

El Kia Niro solamente se ofrece con una motorización híbrida, aunque en 2017 llegará la variante híbrida enchufable. Mientras tanto habrá que conformarse con la variante 1.6 HEV, que utiliza un motor 1.6 GDi de inyección directa y ciclo Atkinson que entrega 105 CV de potencia y 147 Nm de par motor. Este motor de combustión está apoyado por el motor eléctrico que se ubica en el interior de la caja de cambios automática de doble embrague y seis velocidades. El motor eléctrico tiene 43,5 CV de potencia y 170 Nm de par motor.

De forma combinada, el Kia Niro tiene 141 caballos y un par máximo de hasta 265 Nm. El crossover híbrido tiene la capacidad de funcionar en modo 0 emisiones, conjuntamente con ambos motores o solo con el de gasolina. No es posible seleccionar manualmente la forma en la que queremos que funcione, ya que al contrario que en otros híbridos, no hay por ejemplo un botón EV que fuerce el uso del vehículo en modo eléctrico.

Prueba Kia Niro híbrido

Los modos de conducción se seleccionan desde la palanca de cambios

Por eso mismo podemos decir que el Kia Niro no se conduce como un híbrido. Solamente hay dos modos de conducción, llamados Eco y Sport. El primero se selecciona por defecto cuando la palanca del cambo automático está en D, mientras que el segundo se activa al colocarla en S. En el modo S el cambio ofrece manejo manual a través del selector, ya que no tiene levas tras el volante.

Entre los modos D y S se notan diferencias, con una respuesta mucho más ágil y un motor que circula más revolucionado. En este aspecto, la conducción del Niro híbrido no se diferencia mucho de un crossover de gasolina. En la pantalla del cuadro Supervisión y en la pantalla táctil del salpicadero es posible consultar los flujos de energía, aunque esta visualización tiene menos protagonismo que en otros coches.

Prueba Kia Niro llantas 18"

Las llantas de 16″ son más interesantes, aunque las de 18″ son estéticamente más acertadas

Si hablamos de cómo se siente el Kia Niro cuando rodamos, lo primero que notaremos es que es un coche muy silencioso. La mecánica se oye poco incluso cuando gira alto de vueltas y además tiene un sonido bonito. El ruido aerodinámico es también muy escaso y lo más notable es el ruido de rodadura, especialmente en las versiones con llantas de 18″, que montan unos neumáticos Michelin Pilot Sport 4.

Kia ha querido diferenciarse de otros modelos híbridos ofreciendo un mayor dinamismo en el Niro, por lo que las versiones con llantas de 18″, más agraciadas estéticamente, incluyen una suspensión más firme y estos neumáticos deportivos que a mi juicio son exagerados para un vehículo híbrido que no tiene pretensiones deportivas.

Prueba Kia Niro híbrido

Desde el punto de vista de la eficiencia las llantas de 16″ son mucho más interesantes y durante las pruebas, el modelo con llantas pequeñas era capaz de circular durante más tiempo y a mayor velocidad en modo eléctrico. Es fácil forzar al Kia Niro a circular en modo eléctrico, basta levantar el acelerador y acelerar luego un poquito. Con llantas de 18″ el aguante en modo EV era más limitado.

A nivel dinámico la suspensión ofrece un buen filtrado y un equilibrio correcto entre confort y dinamismo. La dirección es rápida, pero poco comunicativa, mientras que los frenos son muy dosificables y no se percibe el paso entre la frenada regenerativa y la hidráulica convencional.

Unos consumos que prometen

Prueba Kia Niro híbrido

Las presentaciones nunca son el mejor sitio para hablar de consumos, ya que los recorridos no son lo suficientemente largos y muchas veces se circula de una forma exigente. Aún así, durante la prueba del Kia Niro obtuvimos unos consumos muy interesantes. En homologación hay diferencias muy notables entre las versiones con llanta de 16″ y las de 18″, concretamente se pasa de 3,8 a 4,4 litros cada 100 kilómetros.

En un recorrido con desnivel en contra y siendo totalmente exigentes con la aceleración, logramos una media de unos 6,7 litros, en una unidad equipada con llantas de aleación de 18″. Sin embargo, en una conducción eficiente en un recorrido Tarrassa-Barcelona-Tarrassa, con tramo urbano por las principales calles de Barcelona, la media obtenida fue de 4,4 litros a los 100, justamente la homologada.

Prueba Kia Niro híbrido

También pudimos probar la versión con llantas de 16″ desde Tarrassa hasta el aeropuerto de El Prat de Barcelona, logrando un sorprendente consumo de 3,3 litros a los 100, aunque en este caso fue de ayuda el desnivel a favor. Habría que probar más detenidamente el Kia Niro, pero lo cierto es que en materia de consumos, parece que se le puede sacar mucho partido a su depósito de 45 litros de capacidad.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

¿Tienes Telegram? Recibe cada día las noticias de coches

Suscríbete
Te puede interesar

Un comentario

  1.   celia dijo

    buenas tardes, hoy he estado probando el Kia Niro. Aqui dicen que en su gama alta (Emotion) tiene techo solar y sensores de aparcamiento delanteros y traseros entre otras caracteristicas.
    Destaco estas porque me ha asegurado la vendedora que no lo tienen, ni techo solar, ni sensor de aparcamiento delantero (solo trasero y con camara)
    ¿estan ustedes seguros? el que probaron lo traia? debo pensar que la vendedora me quiere vender el que tiene para quitarselo ya? no encuentro en la pagina de kia mucha informacion tampoco.
    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *