Prueba Lexus NX 300h F Sport, motor, conducción y consumos

Prueba Lexus NX 300h F Sport Consumos

Seguimos con nuestra prueba del Lexus NX 300h, el nuevo SUV híbrido de la marca japonesa que no deja indiferente a nadie. Si ayer hacíamos un análisis de su diseño y de su habitabilidad, hoy toca ponerlo en marcha y descubrir qué esconde su mecánica híbrida, qué consumos consigue y destapar su ambición por codearse con los mejores en comportamiento.

El Lexus NX, por ahora, sólo se ofrece con mecánica híbrida de 197 caballos de potencia y sólo con cambio automático. Nuestra unidad correspondía al acabado F Sport, uno de los que cuenta ya de serie con tracción total, aunque hay versiones de tracción delantera más básicas.

No al diésel

Prueba Lexus NX 300h F Sport Consumos

No, no me refiero a las últimas leyes que parecen querer prohibir de forma paulatina el uso de diésel en vehículos particulares. Me refiero a Lexus, que en un momento dado declaró la guerra al diésel y, en su lugar, apostó por las mecánicas híbridas de gasolina. El NX no es una excepción y, aunque en algunos mercados se vende el NX 200t con mecánica turbo, en España sólo llega con esta configuración híbrida.

Ya de primeras juega con este valor diferencial, y es que no tiene demasiados rivales de sus características. El motor híbrido conjuga un motor de gasolina atmosférico de 4 cilindros y 2,5 litros capaz de generar 155 caballos de potencia. Junto a él, también actuando en las ruedas delanteras, se sitúa un motor eléctrico de 143 caballos. Adicionalmente, en las versiones de tracción total hay un tercer motor eléctrico en el eje trasero. La potencia conjunta, sean versiones de 2 ruedas motrices o de 4, es de 197 caballos.

El coche arranca la mayoría de las veces en modo eléctrico, por lo que no notaremos ruido o vibración alguna. La distancia a recorrer con la carga de la batería completa será de unos 2 kilómetros, pero nos daremos cuenta en seguida de que es complicado conseguirlo si vamos al ritmo del tráfico. En otras palabras, hay que ser muy cuidadoso con el acelerador si no queremos que el motor térmico entre en funcionamiento.

Cuando lo hace, ya sea por falta de carga eléctrica o por la demanda de potencia, no notaremos demasiado su presencia. Si lo hacemos será porque hemos pasado del silencio absoluto a escuchar un pequeño rumor proveniente de la parte delantera. Las vibraciones brillan por su ausencia, por lo que el refinamiento de la mecánica es muy alto.

Prueba Lexus NX 300h F Sport Consumos

Cuando pisamos el acelerador el motor térmico sube de vueltas y se queda estático en su punto óptimo de entrega de fuerza. Es extraño pero teóricamente lo más eficiente, y es que su caja de cambios no tiene marchas fijas y funciona de forma similar a la de un scooter. En conducción tranquila es agradable, aunque el punto deportivo no lo encontraremos y altas vueltas como en incorporaciones hará evidente el ruido del motor. A pesar de que Lexus ha preparado unas marchas prefijadas que podemos seleccionar con levas tras el volante, el efecto no está muy conseguido. Ahora, es muy útil si queremos aumentar la retención, por ejemplo en bajadas prolongadas.

La entrega de potencia es completamente lineal y denotaremos esa ausencia de patada, al fin y al cabo el motor se encontrará siempre en su zona buena. El empuje es suficiente para mover el coche, aunque no impresiona precisamente por lo lineal que resulta la entrega. Será cuando veamos el velocímetro cuando nos demos cuenta de cuánto corre. Para realizar adelantamientos conviene adelantarse unos segundos, pues cuando pisamos el acelerador la potencia tarda un poco en llegar.

Prueba Lexus NX 300h F Sport Consumos

En cuanto a consumos, el Lexus NX 300h homologa una media de 5,3 l/100 km en nuestra versión. Nosotros en una prueba de unos 600 km en recorrido mixto hemos conseguido una media de 7 l/100 km. No es una mala cifra a pesar de que difiere con ganas de la homologación. Lo mejor de todo es en su uso en ciudad donde sacamos más partido al sistema híbrido con medias de unos 5 l/100 km. En carretera el consumo se acerca más a los 7 l/100 km.

Dinámico, que no deportivo

El aspecto del Lexus NX, más con el acabado F Sport, puede hacernos creer que se trata de un SUV de corte deportivo. No lo es. Sí consigue un comportamiento dinámico sin olvidar el confort que brindará a la mayor parte de sus usuarios. Es, por tanto, un coche cómodo que no renuncia a un comportamiento ágil.

Aunque el NX con acabado F Sport cuenta con una suspensión adaptativa que no llega a los acabados inferiores, es un coche que cuida de sus ocupantes. La suspensión se configura de forma electrónica y modifica la dureza según las circunstancias. De este modo, en carretera suaviza su rodadura, mientras que en curvas reduce el balanceo.

Prueba Lexus NX 300h F Sport Consumos

Y así ocurre, con matices. El NX es cómodo en carreteras y a alta velocidad, con un aplomo alto y con una suspensión que consigue filtrar bien las irregularidades. Sin embargo en ocasiones, sobre todo a baja velocidad puede resultar un poco seca, como en badenes. Personalmente he notado la suspensión trasera algo rebotona en algunos resaltos.

Cuando atravesamos una zonas de curvas el NX no balancea en exceso y permite un paso por curva alto y con confianza. Sin embargo, la electrónica se hace notar, pues el coche es bastante subvirador, y ahí están los controles para, de manera controlada y sutil, redirigir nuestra trazada. En cierto modo parece que nos vigila muy de cerca y al mínimo error actúa, aún con el modo Sport+ activado.

Prueba Lexus NX 300h F Sport Consumos

La dirección tiene un buen tacto y un buen peso, aunque no informa demasiado sobre lo que ocurre en las ruedas. Por otro lado, si queremos dinamizar la ruta y usar el cambio en modo manual, tendremos que acostumbrarnos pues, como antes decíamos, las marchas prefijadas no consiguen simular del todo bien una caja convencional. Por otra parte, si somos demasiados bruscos con el acelerador en curva cerrara perderemos tracción, pero rápidamente el motor trasero aumenta la adherencia para controlar la situación.

Para suplir esa carencia de espíritu deportivo en su configuración mecánica el Lexus NX con esta acabado F Sport cuenta con un sistema de sonido simulado que pretende simular el sonido de un motor deportivo. Lo cierto es que el funcionamiento es extraño pues el sonido no coincide con el funcionamiento del motor real (afortunadamente, todo sea dicho). Es un sistema interesante en este tipo de coches pero debe mejorar en futuras versiones.

Prueba Lexus NX 300h F Sport Consumos

El Lexus NX 300h, a pesar de su condición de SUV no es un coche con el que realizar escapadas al campo de forma asidua. Su problema no es tanto la altura libre al suelo, sino un ángulo de ataque delantero que no permitirá demasiadas alegrías. Además, el las suspensión no consigue filtrar demasiado bien en estas condiciones. En todo caso, para uso ocasional o pistas sencillas cumple con creces y las versiones de 4 ruedas motrices aumentará la seguridad en terreno resbaladizo.

Cerramos por hoy la prueba del Lexus NX 300h con la sensación de estar ante un coche que juega con una baza muy importante: su mecánica híbrida. No es la referencia en cuanto a comportamiento deportivo, algo que personalmente veo incongruente cuando hablamos de SUV, pero sí permite a su usuario ciertas alegrías. Mañana será el momento de analizar su gama, su equipamiento y su precio.

Puedes saber más sobre el Lexus NX 300h F Sport en nuestro análisis de diseño exterior e interior y en nuestro resumen de precio y equipamiento.

¿Necesitas peritar un coche?
¿Vas a comprar un coche y necesitas saber su estado? Para comprar tu nuevo coche con total garantía tienes que peritar tu coche con nosotros ¡A que esperas!
Peritar coche al mejor precio
Te puede interesar

Un comentario

  1.   Emmanuelle dijo

    El Lexus NX300h no es sino un Toyota RAV4 Hybrid (ambos llevan los mismos motores de gasolina y eléctrico/s, y se basan en plataformas muy similares), salvo en cuanto el Lexus más pesado que el Toyota (129 kilos más), bastante menos seguro (en varios puntos y según varias agencias, como la EuroNCAP, la IIHS o la NHTSA), más perezoso (tarda un segundo más que el Toyota en pasar de 0 a 100), menos capaz “off road”, un poco más tragón y mucho más caro, incluso con muchos menos extras, que el Toyota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *