Prueba Mercedes Clase B 200 d 150 CV 8G-DCT

Prueba Mercedes Clase B 200d diésel 150 CV

Pese a que vivimos en un mundo en el que los coches SUV pueblan nuestras calles y carreteras, no todo es estética aventurera, cara de enfado y carrocerías con máscara de todo terreno. Hay muchas otras alternativas. Hoy aterriza en nuestra sección de pruebas el Mercedes Clase B, un modelo muy espacioso y confortable que llegó al mercado español en el pasado 2019 para ofrecer más practicidad a las familias.

Se trata de un coche premium que Mercedes-Benz cuida con mucho mimo. A caballo entre un compacto y un monovolumen tradicional, el Clase B de la marca de la estrella rivaliza con modelos como el BMW Serie 2 Active Tourer. Es un coche familiar con un interior muy tecnológico. En las siguientes líneas os secciono el coche paso a paso, habiendo probado un Mercedes Clase B 200 d, la motorización diésel de 2 litros con 150 CV y cambio de doble embrague.

El Mercedes Clase B tiene un diseño conservador que no desagrada

Hablando de diseño, no podemos decir que el Mercedes Clase B sea un coche bonito, ya que la silueta estilo monovolumen es poco compatible con la belleza por norma general. Pese a ello, a mí no me desagrada. Como se puede apreciar en las imágenes, sigue el patrón de diseño del Mercedes Clase A, aunque en el caso del Clase B se han suavizado las líneas para restarle agresividad.

Prueba Mercedes Clase B frontal

En el frontal nos encontramos con la ya tradicional parrilla de la marca y el logo de la estrella de tres puntos bien grande en el interior de la misma. Por supuesto, ya no es metálico como tiempo atrás, sino que es un plástico. Dicho logo es custodiado por dos lamas horizontales a sus lados. En la parte inferior se ubica otra entrada de aire, aunque las laterales son simuladas. Con la vista delantera ya se aprecia que es un coche más alto de lo habitual.

La silueta lateral destaca por la forma tipo monovolumen, pese a que la distancia mínima al suelo tampoco es alta. Se aprecia que el morro es relativamente bajo, pero que todo el capó está inclinado casi en el mismo ángulo que el parabrisas, llegando a un techo plano que muere en la zaga drásticamente. Por su parte, la superficie acristalada es amplia y, en busca de poner un estilo algo más dinámico, se ha utilizado una forma arqueada para transmitir una sensación más deportiva. Las llantas de cinco radios dobles son de 18 pulgadas y es un extra.

Si nos fijamos en la parte trasera, como en el frontal, también se han copiado algunos trazos del Clase A, pero reduciendo su deportividad. Al fin y al cabo, este Mercedes Clase B es un coche de familia, no un compacto juvenil. Eso sí, se utiliza un spoiler superior sobre la luneta. Los faros son más horizontales que en el citado Clase A. Mientras, podemos apreciar que el portón del maletero es bastante amplio y que las salidas de escape son más falsas que una moneda de 3 euros.

Mercedes Clase B parte trasera

Lo más llamativo de todo es que, pese a su forma, con una carrocería alta, este Mercedes-Benz Clase B tiene muy buena aerodinámica. De hecho, el anterior ya tenía un Cx de 0,25; habiéndose superado en esta generación con solo 0,24, que es poquísimo. Este detalle, además de permitir unos consumos contenidos, también contribuye a reducir el ruido aerodinámico que se genera durante la marcha.

Las dimensiones del Mercedes Clase B son 4.419 mm de longitud, 1.796 de anchura, 1.562 de altura y 2.729 mm de batalla.

Mucha tecnología interior, aunque con detalles mejorables

Entramos al habitáculo donde, el acceso es mucho más sencillo que en cualquier otro modelo de la marca. La puerta abre bastante y el asiento está a una altura en la que solo tenemos que bajar el cuerpo unos centímetros. Una vez sentados, el interior nos es totalmente familiar; pues comparte todos los rasgos, tecnologías y detalles con sus hermanos de la gama compacta.

Puesto conducción Mercedes Clase B

Así, en el salpicadero destacará la doble pantalla corrida, siendo en este caso las dos de 10,25 pulgadas. Ya sabéis, la que está tras el volante es una suerte de cuadro de instrumentos digital mientras que a la derecha, y continuando la forma, se ubica la pantalla principal del infoentretenimiento del sistema MBUX, que es una especie de asistente personal que aprende de nuestros hábitos diarios.

Bajo mi punto de vista, este sistema de infoentretenimiento está muy bien en prácticamente todos los sentidos, pero falla en uno que es primordial: Tiene tantas funciones y menús que cuesta adaptarse, por lo que en ocasiones hay que desviar la vista de la carretera más de lo habitual. Sinceramente, no creo que sea necesario tener tantas funciones y opciones de personalización en el cuadro de instrumentos. No veo la necesidad…

Al menos, gracias al sistema MBUX con control por voz, que es bastante inteligente, podemos introducir direcciones en el navegador, realizar llamadas o incluso cambiar la temperatura del climatizador simplemente con decir “Mercedes, pon la temperatura a 22,5 grados”, “Mercedes, navegación al Hotel X en Plasencia” o “Mercedes, llama a papá”. Como digo, suele entendernos muy bien y lo realiza con bastante rapidez.

En cuanto a materiales y calidad tenemos luces y sombras. El salpicadero, los apoyacodos y algunos otros guarnecidos tienen un tacto muy mullido, cómodo y agradable. Sin embargo, también se abusa del plástico duro en color negro brillante, que además de atrapar mucho polvo y ser prácticamente imposible de mantener limpio, en ocasiones cruje cuando lo presionamos. Sinceramente, esto es probablemente lo que menos me gusta de los nuevos Mercedes-Benz. Tampoco me ha gustado que en algunas zonas de las puertas se vea la chapa de la carrocería directamente.

Mercedes Clase B 200d asientos delanteros

Una de las cosas más destacables de todos los Mercedes de última generación es la iluminación ambiental configurable. Dicha iluminación está presente en las puertas, en el salpicadero y en los propios aireadores circulares con forma de turbina. Realmente son muy llamativos y hay muchos ajustes de color e intensidad. ¡Más de 60 tonalidades! Además, cambia cuando subimos o bajamos la temperatura del clima, por ejemplo.

Los asientos de cuero de esta unidad, con regulación eléctrica, memoria y calefacción, son muy cómodos. No tienen un gran agarre lateral, pero tampoco es algo importante ya que no es un coche enfocado a una conducción dinámica. La posición de conducción es elevada, tanto que yo, que no soy especialmente alto (1,76 metros) he utilizado el asiento siempre en su posición más baja; y no porque me sintiera muy cerca del techo. Hay espacio más que de sobra para dos adultos de talla grande.

Por otro lado, como sabéis, la gestión de la caja de cambios se realiza desde el mando satélite derecho del volante, donde en la mayoría de coches llevamos la gestión de los limpiaparabrisas, que en este caso se controlan desde el satélite izquierdo, junto a los intermitentes. Aunque choque, tardamos poco en acostumbrarnos a esta disposición.

Finalizando con este apartado, tenemos buenos huecos portaobjetos en las puertas, un hueco en la zona central con persiana bastante aprovechable, posavasos y un cofre bajo el reposabrazos central. En el techo, junto al retrovisor, aparece un siempre práctico portagafas, aunque no es muy grande. Para rematar, hay varias tomas USB en el interior, aunque todas ellas son de USB-C. En mi caso, que utilizo USB tradicional y no tengo adaptador, no me hubiera venido nada mal alguna toma USB convencional para recargar mi teléfono móvil.

Gran amplitud en las plazas traseras del Mercedes Clase B

Prueba plazas traseras del Mercedes Clase B

El Mercedes Clase B es un coche tipo monovolumen compacto pensado para familias con niños. Las plazas traseras son muy amplias, con un gran espacio para las piernas y sobrada altura libre hasta el techo. Y eso que nuestra unidad cuenta con un techo panorámico de cristal, que siempre rebaja un poco la altura. La plaza central es aprovechable para ocasiones puntuales y trayectos cortos, pero notablemente más estrecha que las laterales y, además, más dura.

La superficie acristalada del lateral también es grande, lo que ayuda a crear un interior más liberado. También hay tomas USB tipo C y un reposabrazos central con dos portavasos que podemos utilizar cuando la plaza central no esté ocupada.

455 litros de maletero

Maletero Mercedes Clase B

Salimos y nos vamos a la parte trasera del coche. Abrimos el portón automático y nos recibe un maletero bastante amplio y aprovechable. Opcionalmente podemos configurar nuestro Clase B con banqueta trasera regulable en longitud (14 cm) e inclinación del respaldo. En su posición más retrasada el maletero tendrá 455 litros, mientras que en la más adelantada llegará hasta los 705 litros. Una opción recomendable si vamos a viajar habitualmente con mucha carga. Si tumbamos los asientos traseros llegamos hasta los 1.540 litros.

El piso se encuentra enrasado con la boca de carga, lo que lo hace más práctico, y bajo el mismo hay un doble fondo que nos permite transportar algunos objetos ocultos. Además, los tapizados de este espacio de carga son muy buenos, algo que siempre se agradece.

Gasolina, diésel y pronto un híbrido enchufable

Inscripción trasera Mercedes B 200d

Llega el momento de hablar de las opciones mecánicas que nos presenta este Mercedes Clase B, que es bastante sensata. Hay opciones diésel y de gasolina, además de un híbrido enchufable con denominación Mercedes Clase B 250 e que se añadirá próximamente con 218 CV y hasta 65 kilómetros de autonomía en modo eléctrico. Las cajas de cambios son manuales de 6 marchas y automáticas de doble embrague con 7 velocidades u 8 relaciones.

La gama diésel consta de las versiones 180 d, 200 d y 220 d; dando potencias de 116, 150 y 190 CV respectivamente. El primero es un bloque de 1.5 litros, mientras que los dos restantes cubican 2.0 litros. Además, el 200 d puede tener tracción total 4Matic.

Por su parte, la familia de gasolina se compone de las variantes 180, 200 y 220; que ofrecen 136, 163 y 190 CV. Todos son de cuatro cilindros con turbo, utilizando el mismo bloque motor de 1.333 centímetros cúbicos. El B 220, el más potente, siempre lleva tracción 4Matic.

Prestaciones y datos del Mercedes Clase B 200 d

Motor del Mercedes Clase B 200d

En nuestro caso estamos probando un Mercedes Clase B 200 d. Como antes hemos informado, se trata de una mecánica diésel de 2 litros, combinándose con una caja de cambios automática de 8 relaciones. Desarrolla 150 CV entre 3.400 y 4.400 rpm, así como un par motor de 320 Nm entre 1.400 y 3.200 vueltas del cigüeñal.

Respecto a las prestaciones, según la ficha técnica de Mercedes-Benz, esta variante es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 8,3 segundos y alcanzar una velocidad punta de 219 km/h. Valores más que buenos para un coche de diario sin pretensiones deportivas. En cuanto al consumo, homologa un combinado de 5,1 l/100 km en el nuevo ciclo WLTP.

Al volante: Confort, suavidad y solvencia

Como citábamos al principio, el Clase B de Mercedes es un coche pensado para las familias, por lo que tiene una configuración claramente orientada a la comodidad. Esto se traduce en una suspensión blandita que absorbe muy bien los baches, una dirección con bastante asistencia para que sea más sencillo de maniobrar y una caja de cambios automática que prioriza la suavidad, pese a que tampoco es lenta.

Prueba Mercedes Clase B

Empezando por la suspensión, la verdad es que tiene una puesta a punto que casa a la perfección con el planteamiento del coche. Es capaz de absorber muy bien los baches, tanto los bruscos y repentinos como las irregularidades más suaves, sin por ello presentar muchos rebotes o sensación de ir flotando. Lógicamente, ante frenazos bruscos o al tomar una curva a ritmo muy elevado, la carrocería inclina parcialmente, pero no creo que el cliente habitual de un Clase B sea de correr y buscar emociones.

La dirección no me ha convencido tanto. Tiene una gran asistencia para maniobrar sin esfuerzo en ciudad o a la hora de aparcar. Además, da la sensación de que el coche gira bastante de tope a tope, lo que es una gran ventaja. Sin embargo, y aunque podemos incrementar su dureza, en carretera no me ha dado mucha confianza porque filtra demasiado lo que ocurre en el tren delantero. La he sentido demasiado artificial y algo lenta en algunas situaciones.

Como citaba anteriormente, la caja de cambios de doble embrague también busca ofrecer un funcionamiento donde destaque por suavidad. Conduciendo de forma normal, sin prisas, cumple satisfactoriamente. Cambia a bajas vueltas del motor sin que apenas lo apreciemos y es fácil modular el desplazamiento del coche a muy baja velocidad, por ejemplo, cuando aparcamos en una pendiente. Tiene 8 velocidades, por lo que el motor diésel casi siempre va muy bajito de revoluciones, favoreciendo los consumos.

Perfil delantero del Mercedes Clase B

Respecto al motor, sus prestaciones son ideales para este coche. Tiene un buen par a bajas vueltas que casi nunca aprovecharemos al completo, pero mejor tener esa “reserva” para ocasiones inesperadas. Si aceleramos fuerte, el cambio reducirá las marchas que crea conveniente para llevarlo a la zona media o alta del cuentavueltas, donde nos esperan 150 CV. Es potencia más que suficiente para adelantar con facilidad o incorporarnos a vías rápidas con solvencia.

Lo que menos me ha gustado de esta mecánica es su rumorosidad. Se nota bastante el ruido a motor diésel para un coche de marca premium. Y no solo en frío o a altos regímenes, sino que también se aprecia en aceleraciones suaves y con el motor en temperatura óptima. Sin duda, el ruido debería estar mejor contenido. No puedo decir lo mismo a nivel aerodinámico, ya que en ese sentido sí está bien aislado a velocidades de autopista teniendo en cuenta el formato de carrocería que utiliza.

Consumos: ¡Sorpresa!

Una grata sorpresa nos hemos llevado en este apartado de los consumos. En una conducción normal por autovía o autopista nos moveremos alrededor de los 5 l/100 km, no siendo difícil bajar a los 4,8 aproximadamente. Esto se debe a que cuenta con una octava velocidad que desahoga mucho el motor y, por otro lado, a su fantástico Cx de 0,28. Además, como es un coche que invita a una conducción suave y relajada, tampoco hundiremos mucho el pedal derecho.

En ciudad lo más habitual es estar alrededor de los 6 litros, mientras que he llegado a ver registros de 4 litros en trayectos realizados por vías con limitación a 90 y 100 km/h. En nuestro caso, el resultado final de toda la prueba ha sido de 5,2 l/100 km según indica el ordenador de viaje, que es un dato sobresaliente para un coche con un habitáculo y maletero tan amplio.

Conclusiones

El Mercedes Clase B es una alternativa para los clientes que busquen un coche muy espacioso, práctico y realmente cómodo; ganando por goleada a la mayoría de vehículos SUV de longitud similar en estos tres aspectos. Tal vez no sea tan llamativo estéticamente, pero una cara bonita o un buen cuerpo no es lo más importante en esta vida…

Bromas aparte, esta versión 200 d 8G-DCT -diésel de 150 CV con cambio de doble embrague- me ha parecido fantástica en términos absolutos, salvo por la citada rumorosidad del motor. Además, hay que tener en cuenta que, según el configurador, es unos 800 euros más barato que un B 200 (gasolina de 163 CV) con cambio manual. Realmente llamativo este detalle, el cual nos hace pensar que es más recomendable la versión probada que la equivalente de gasolina.

Eso sí, también hemos encontrado detalles mejorables. Hay aspectos del interior que no nos han gustado, como algunos plásticos duros y acabados en negro brillante, o que se vea directamente la chapa del marco de la puerta desde el habitáculo. También es cierto que es un coche caro, con extras que también tienen un precio elevado. La unidad probada supera los 41.000 euros, es decir, lleva unos 6.000 euros en extras y quedan muchos opcionales por seleccionar…

Si buscas un coche similar a este Mercedes Clase B, uno de sus rivales es el BMW Serie 2 Active Tourer. El modelo de BMW tiene un comportamiento más dinámico y un interior con un punto más de calidad, aunque bien es cierto que su nivel de comodidad al viajar lógicamente es algo inferior.

Equipamiento Mercedes Clase B

Prueba Mercedes Clase B interior

Ya sabéis que Mercedes, como otras marcas premium, acostumbra a ofrecer un modelo base y múltiples paquetes adicionales -además de extras sueltos-. Dichos paquetes suelen variar tanto la estética exterior como interior, además de la tecnología disponible, los asistentes o algunos elementos de confort. El Mercedes-Benz Clase B trae de serie lo siguiente:

  • Línea Progressive
  • Asientos confort
  • Paquete de alumbrado y visibilidad
  • Llantas de aleación de 17 pulgadas
  • Tapicería símil de cuero en negro
  • Listones de umbrales de las puertas
  • Sensor de lluvia
  • Portagafas superior
  • Climatizador
  • Reposabrazos
  • Alfombrillas de velours
  • Enchufe de 12 voltios en el maletero
  • Reposabrazos trasero
  • Techo interioer de tela en color negro
  • Portón trasero Easy-Pack
  • Red portaobjetos en respaldos delanteros
  • Panel táctil
  • Sistema MBUX con funciones ampliadas
  • Airbags de rodilla para conductor
  • Control de crucero
  • Dynamic Select
  • Detector de cambio de carril
  • Cámara de marcha atrás
  • Faros LED High Performance
  • Volante deportivo multifunción con levas

Precios del Mercedes-Benz Clase B

Selector cambio automático de Mercedes

Versión Potencia Cambio Precio
Versión Potencia Cambio Precio
B 180 d 116 CV Manual 6v 32.205 euros
B 180 136 CV Manual 6v 33.565 euros
B 200 d 150 CV 8G DCT 34.955 euros
B 200 163 CV Manual 6v 35.840 euros
B 200 d 4Matic 150 CV 8G DCT 38.665 euros
B 220 d 190 CV 8 G DCT 42.030 euros
B 220 4Matic 190 CV 7G DCT 43.815 euros

Opinión del editor

Mercedes-Benz Clase B 200 d Auto 8v
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4 estrellas
32.205 a 43.815
  • 80%

  • Mercedes-Benz Clase B 200 d Auto 8v
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación:
  • Diseño exterior
    Editor: 60%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 60%
  • Plazas delanteras
    Editor: 85%
  • Plazas traseras
    Editor: 90%
  • Maletero
    Editor: 85%
  • Mecánica
    Editor: 75%
  • Consumos
    Editor: 95%
  • Confort
    Editor: 85%
  • Precio
    Editor: 50%

Pros

  • Consumos muy bajos
  • Comodidad y practicidad
  • Espacio interior y de maletero

Contras

  • Precio elevado (también los opcionales)
  • Ruido elevado del motor
  • Calidad de algunos plásticos interiores

Galería Mercedes Clase B


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.