Prueba Mercedes Clase E 450 4Matic 367 CV berlina

Prueba Mercedes Clase E

El Mercedes Clase E de actual generación fue lanzado en el año 2016, acumulando más de 1,2 millones de unidades vendidas desde entonces. En este 2020 Mercedes-Benz presentó un interesante restyling de esta berlina del segmento E, pero por la pandemia ha tenido que retrasar su lanzamiento comercial. Pese a ello, ya hemos podido subirnos y probarlo durante unos kilómetros.

En esta breve toma de contacto hemos probado el Mercedes-Benz E 450 4Matic. Se trata de una versión microhíbrida. Lleva un motor de seis cilindros en línea de gasolina y un motor eléctrico que apoya en determinadas circunstancias y, además, le permite utilizar la pegatina ECO de la DGT. Os contamos todos los cambios de esta lujosa berlina alemana, así como las mejoras en tecnología, equipamiento y primeras impresiones al volante.

La Clase E de Mercedes llegó al mercado en 1946. Es la saga más exitosa de la marca de la estrella, acumulando nada menos que 14 millones de unidades a nivel global.

Cambio de estilo en la parte trasera

Solo se trata de un restyling, por lo que la estructura y formas principales son las mismas. De hecho, las variaciones en el frontal son contenidas. Pocas son las modificaciones más allá de algunos rasgos nuevos como la mayor cantidad de elementos cromados, un paragolpes ligeramente retocado, así como una revisión de los faros de luces, que ahora parecen más afilados y estrenan diseño lumínico. Si os fijáis, la parrilla ha cambiado tímidamente su forma.

Como curiosidad, de serie, tenemos la línea Avantgarde exterior, que incrementa la elegancia del coche. Es por ello que cuenta con la estrella central frontal desde la versión más accesible.

Mercedes Clase E perfil trasero

Donde más se notan los cambios es en la parte trasera. Aunque las formas del maletero y paragolpes son muy similares a las anteriores, la retaguardia se ve totalmente diferente. ¿Por qué? Porque el diseño de los pilotos ha cambiado considerablemente. Ahora son mucho más anchos y se integran tanto en la carrocería como en la tapa del maletero, mientras que antes eran como unas lágrimas en las esquinas traseras.

Por cierto, el Mercedes Clase E ya es más grande que algunos Clase S de no hace muchas generaciones. Tiene una longitud de 4.935 mm, una anchura de 1.852 y una altura de 1.467 mm. Muy importante es la batalla de 2.939 mm, que como veremos un poquito más adelante deja un espacio para las piernas en las plazas traseras muy amplio.

Un plus de elegancia y tecnología interior

Mercedes Clase E asientos delanteros volante

Mientras tanto, en el habitáculo seguimos encontrando un aspecto muy tecnológico y elegante con las dos pantallas para el sistema MBUX. De serie ambas son de 10,5 pulgadas, aunque de forma opcional pueden llegar hasta las 12,3 pulgadas. Aunque, como todas, requieren de cierto tiempo de adaptación si no estás familiarizado con el estilo de la marca, es relativamente fácil acostumbrarse y, sobre todo, entenderlas fácilmente. La definición es buenísima.

Lamentamos no haber podido realizar fotografías propias en esta toma de contacto como hacemos siempre. El poco tiempo disponible y el tráfico no nos lo permitió.

El volante del Mercedes Clase E es nuevo. Está disponible en tres versiones, que son Sport, Lujo y Supersport. El más llamativo es el Supersport, con radios dobles. El caso es que ahora llevan botones Touch Control integrados con sensores capacitivos. Aunque la prueba no ha sido demasiado larga, esperaba que los botones fueran más difíciles de manejar y que no respondieran bien, pero la verdad es que su funcionamiento ha sido bueno en casi todas las situaciones.

Mercedes Clase E asientos delanteros

Por otro lado, y siguiendo con el mando de la dirección, el volante utiliza nuevos sensores para detectar si el conductor tiene las manos sobre el mismo. En algunos coches, cuando circulamos con ayuda al mantenimiento al carril en una larga recta en la que no tenemos que hacer correcciones sobre la dirección, el sistema alerta de que tomemos el control del volante. No es así en el Clase E de Mercedes, pues tiene sensores para detectar la zona por donde lo agarramos y la presión ejercida.

No hay muchos más cambios además de nuevos estilos para personalizar el habitáculo, colores y materiales. La verdad es que el número de posibilidades es muy elevado. Durante esta breve toma de contacto me ha dado la sensación de que el interior presentaba mejores ajustes, sobre todo en la zona central del salpicadero, que en la versión anterior.

Mucho confort y espacio

La habitabilidad del Mercedes Clase E no cambia. Es un coche grande que prácticamente roza los 5 metros de largo, contando con prácticamente 3 metros de batalla. Las plazas delanteras son verdaderamente amplias, pero lo mejor llega en las plazas traseras.

Plazas traseras Mercedes Clase E

Aunque en el acceso a la segunda fila hay que tener un poquito de cuidado con la cabeza para no golpearnos, una vez dentro tenemos espacio más que de sobra. No es un coche pensado para cinco ocupantes, sino para cuatro. Iremos en una posición relajada y no demasiado erguida. El espacio para las piernas es considerable, pudiendo prácticamente cruzarlas si el conductor no va en una posición muy retrasada. La altura para la cabeza no es tan amplia, pero hay que ser muy alto para verse aprisionado aquí detrás.

Para rematar, hablemos del maletero. El espacio de carga es de 540 litros, que es 10 litros superior al de los Audi A6 y BMW Serie 5. La diferencia en volumen es inexistente a simple vista. El caso es que, como ocurre en todas las berlinas de tres volúmenes, la boca de carga no es práctica y tampoco se puede aprovechar del todo el espacio. La carrocería Estate siempre será más práctica y polivalente, añadiendo otros 100 litros extra de espacio en el maletero.

Oferta mecánica

Mercedes Clase E Estate

La oferta mecánica, al menos por el momento, se compone de motores diésel, gasolina, así como de motorizaciones híbridas enchufables (EQ Power), tanto en diésel como en gasolina. Todos tienen cambio automático y, dependiendo de la variante, llevarán o no tracción 4Matic. También es destacable que las versiones no enchufables llevan apoyo eléctrico con alternadores arrancadores de 48 voltios (tecnología EQ Boost), es decir, son microhíbridos con etiqueta Eco de la DGT. Pero no todos ellos están disponibles todavía en España.

Motorizaciones diésel y diésel enchufables

Versión Motor Potencia y par Autonomía eléctrica WLTP
Versión Motor Potencia y par Autonomía eléctrica WLTP
E 220 d 2.0 litros 4 cilindros 194 CV y 400 Nm X
E 400 d 3.0 litros 6 cilindros 330 CV y 700 Nm X
E 300 de 2.0 litros 4 cilindros 306 CV y 700 Nm 50 km

Motorizaciones gasolina y gasolina enchufables

Versión Motor Potencia y par Autonomía eléctrica WLTP
Versión Motor Potencia y par Autonomía eléctrica WLTP
E 200 2.0 litros 4 cilindros 197 CV y 320 Nm X
E 300 2.0 litros 4 cilindros 258 CV y 370 Nm X
E 450 3.0 litros 6 cilindros 367 CV y 500 Nm X
E 300 e 2.0 litros 4 cilindros 320 CV y 700 Nm 49 km

Tecnología de seguridad y confort del Mercedes Clase E

Mercedes Clase E dinámica

El actualizado Clase E de Mercedes aterriza con las últimas novedades en tecnología, en todos los sentidos. Además de las mecánicas y de la revisada versión del sistema MBUX, hay que destacar los asistentes a la conducción. Lleva una extensa red de sensores y cámaras para tener todo el entorno controlado. Para que os pongáis en situación, puede frenar por sí solo y detenerse en caso de que el conductor no reaccione.

Algunas funciones son el asistente activo de velocidad límite con reconocimiento de señales y GPS, adaptación de la velocidad en función del trayecto (curvas, rotondas, peajes, etc.), asistente activo para retenciones, asistente de dirección, control activo de ángulo muerto con alerta acústica y luminosa al abrir la puerta, Parktronic con cámara de 360 grados o alerta de tráfico transversal entre muchos otros.

Al volante: Placer, suavidad y silencio

Como decía al inicio, durante esta breve toma de contacto he conducido el Mercedes-Benz E 450. Se trata de la que por el momento es la versión más potente del Clase E de Mercedes -con permiso de los AMG-, desarrollando una potencia de 367 CV a 5.500 vueltas, y un par máximo de 500 Nm entre 1.600 y 4.500 rpm. Es un seis cilindros en línea de 3.0 litros. El sistema eléctrico de 48 voltios aporta otros 22 CV y 250 Nm. Su consumo mixto homologado es de 8,3 l/100 km.

Comportamiento Mercedes Clase E

Nada más arrancar el coche lo primero que sentimos es el silencio y suavidad de funcionamiento de este bloque motor. Si no miras al tacómetro, no sabes si el motor está encendido o apagado. Es realmente fino. Al iniciar la marcha en el parking, notas que estás con un coche grande y que, aunque las cámaras exteriores tienen una definición muy buena, hay que tener cuidado con no dar alguna caricia a la carrocería en zonas estrechas.

Pese a ello, no podemos decir que sea un mal coche para ciudad. Vale, el tamaño puede dar cierto miedo, pero cuando pisas la primera tapa de alcantarilla, el primer resalto, el primer bache por un asfalto deteriorado, la cosa empieza a cambiar. La suspensión neumática y el gran aislamiento acústico hacen que conduzcas de una forma muy relajada y tu nivel de estrés en hora punta se reduce.

Por el poco nivel sonoro de su motor, recuerda a la conducción de un vehículo eléctrico. Además, como dispone de mucho par siempre circula a muy bajas revoluciones, por lo que la suavidad se incrementa. También me gustaría destacar que el tacto de los pedales está muy amortiguado, mientras que la dirección es rápida y tiene poco peso, ideal para callejear.

Trasera Mercedes Clase E

En esta toma de contacto no he podido realizar muchos kilómetros por autovía, que es el verdadero hábitat de un Clase E, pero sí lo suficiente como para percibir la dulzura con la que este coche trata al conductor y a los pasajeros. Muy aislado también de aerodinámica y de rodadura, el confort de marcha es envidiable.

Por si quedaba alguna duda de la suspensión neumática, fuera de la ciudad nos certifica que es un coche realmente cómodo. A mi modo de ver, en este sentido supera claramente a los Audi A6 y BMW Serie 5. Si estás pensando en comprar alguno de estos tres modelos y tu prioridad es el confort y suavidad, vete a por el Mercedes Clase E sin pensarlo dos veces.

Además, en el caso de la unidad probada, los asientos son de una calidad elevadísima. Tanto que entran dudas de si estamos con un Clase E o un Clase S. Es más, en las curvas infla el cojín lateral del asiento para evitar que nos deslicemos, mejorando así notablemente la sujeción pero sin penalizar en confort. Si tomamos una curva a derechas, infla en cuestión de instantes el lado izquierdo del asiento. En una curva a izquierdas, infla el lado derecho. Me parece una maravilla.

Lateral Mercedes Clase E

Por lo demás, el motor parece ser demasiado tranquilo, pero solo hasta que decidimos pegar un pisotón al acelerador. En ese momento sube de revoluciones -aunque el sonido sigue estando muy filtrado- y rápido nos pega al asiento levantando parcialmente el morro por la inercia. Y es que, por mucho que sea calmado, tiene 367 CV.

Sí, es un motor muy tranquilo que prefiere rodar a muy bajas vueltas, pero si le pides contundencia, no te preocupes que te la dará en un instante.

Por otro lado, tenemos varios modos de conducción seleccionables, como en prácticamente cualquier coche moderno. En los modos más deportivos aviva la respuesta del motor, la caja automática estira un poco más las marchas, la dirección gana algo de peso y la suspensión se pone un poquito más rígida. De todos modos, no es el coche ideal para ir en Sport+. Incluso en ese modo de conducción sigue teniendo un carácter suave y conservador.

Sin duda, en cuanto tengamos ocasión probaremos el Mercedes Clase E durante una semana para así poder examinar más a fondo todas sus capacidades y, por supuesto, las novedades incorporadas. Es un coche que merece ser probado durante varios días y sin que falte un largo viaje por autopista.

Precios Mercedes Clase E berlina

Frontal Mercedes Clase E

Versión Motor Cambio Precio
Versión Motor Cambio Precio
E 220 d 2.0 diésel 194 CV 9G-Tronic 53.500 €
E 300 de 2.0 diésel PHEV 306 CV 9G-Tronic 65.150 €
E 300 e 2.0 gasolina PHEV 320 CV 9G-Tronic 63.900 €

Galería Mercedes Clase E berlina


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.