Prueba Mercedes GLB 200 7G-DCT 163 CV AMG Line

Prueba Mercedes GLB

Mercedes lleva tiempo queriendo cubrir cada hueco, por mínimo que sea, en su gama de productos. Lógicamente, en el caso de los SUV no iba a ser menos. El caso es que la brecha existente entre los Mercedes GLA y GLC era importante, pero dudábamos de si era necesario poner el parche con un modelo a medio camino entre las categorías SUV-C y SUV-D. La marca lo tuvo claro y lanzó el Mercedes GLB.

El Mercedes-Benz GLB nace de la plataforma compacta del fabricante alemán, o lo que es lo mismo, comparte base y motores con coches como el citado GLA o los turismos Clase A, CLA y todas las variantes de carrocería correspondientes. Dicho lo anterior, en esta ocasión nos ponemos al volante del Mercedes GLB 200 7G-DCT de 163 CV con el paquete AMG Line y con habitáculo de 7 plazas.

Con diferenciado diseño más aventurero

Mercedes GLB AMG Line

A diferencia de lo que muchos podrían pensar, el GLB no es un GLA ligeramente más largo. Tampoco es un GLC más corto. Lo que está gustando mucho de este modelo es que tiene su personalidad propia; contando con una carrocería de líneas más cuadradas, más protecciones inferiores, unos pilotos traseros específicos, mayor altura y un aspecto más crossover.

En nuestro caso, el paquete deportivo AMG Line aporta mucha diferenciación estética, buscando un toque más dinámico que, además, se incrementa por el color rojo de la carrocería. Tenemos paragolpes y calandra específica, tonos negros en carcasas de los retrovisores, barras de techo y contornos de las ventanillas, llantas opcionales AMG Line bicolor de 19 pulgadas, cristales oscurecidos y techo solar panorámico.

Artículo relacionado:
Prueba Mercedes GLA 200 7G-DCT 163 CV AMG Line (con vídeo)

A diferencia del Mercedes GLA, el GLB es unos 22 centímetros más largo y unos 5 más alto; manteniendo la anchura pero incrementando la batalla en 10 centímetros. Como decíamos, sus formas son más cuadradas, lo que también le permite obtener una estética más robusta y una mayor percepción de espacio. Por ejemplo, la superficie acristalada es muchísimo mayor en este GLB.

Prueba Mercedes GLB perfil trasero

En cualquier caso, y como se puede apreciar en las imágenes, la altura libre al suelo no es demasiado amplia y tampoco es que los voladizos sean cortos. Con ello me refiero a que no es un coche para salir del asfalto más allá que por pistas sencillas y con cuidado, que estos neumáticos de perfil bajo y sin rueda de repuesto pueden hacer que nos arrepintamos de irnos a la aventura.

Las dimensiones en milímetros del Mercedes GLB son: 4.634 de largo, 1.834 de ancho y 1.658 de alto, con una batalla de 2.829 milímetros. En el caso de las versiones de siete plazas, como es nuestro caso, la altura se incrementa en 4 mm, hasta llegar a los 1.662.

Y el conocido aire Mercedes en el interior

Interior Mercedes GLB

Salvo por algunos detalles en la zona del lado del conductor en el salpicadero, prácticamente todo el diseño interior principal de este Mercedes-Benz GLB es calcado al del GLA que probamos hace unas semanas. Todo el sistema de infoentretenimiento MBUX con las dos pantallas de 10,25 pulgadas, el volante, la consola central, los aireadores y toda la iluminación ambiental, los mandos principales… todo es idéntico.

Igualmente tenemos el asistente por voz MBUX, que es bastante eficaz, y en la consola central se ubica el touchpad con los botones de acceso directo a los menús y el selector de modos de conducción. Recordad que la gestión del cambio en los Mercedes automáticos va junto al volante, en el mando satélite para la mano derecha.

En esta unidad tenemos el acabado AMG Line y multitud de extras, por lo que nos encontramos un volante de cuero muy vistoso, asientos deportivos AMG eléctricos con calefacción y función memoria, pedales en aluminio y el siempre poco efectivo plástico en negro brillante por la zona de la consola central.

Asientos Mercedes GLB

Aunque este Piano Black aporta una imagen llamativa en las fotos de catálogo y en las exposiciones con el coche impoluto, ya sabéis que es muy difícil mantenerlo limpio, que se araña con facilidad y que al ser tan rígido es fácil que aparezcan crujidos. De todos modos, salvo por estas zonas, el habitáculo del Mercedes GLB da una buena sensación de calidad, aunque bajo mi punto de vista un BMW X1, por ejemplo, está un punto por encima.

¡Mucho espacio y con hasta 7 asientos!

Y ahora vamos con el punto más destacable del Mercedes-Benz GLB, que es su habitabilidad. Las plazas delanteras son espaciosas para personas de cualquier talla, habiendo mucha distancia especialmente en altura. Pero la parte positiva viene detrás.

Mercedes GLB plazas traseras

El acceso a las plazas traseras es bueno, mejor que en el GLA. Una vez dentro tenemos muchísimo espacio para las piernas y la cabeza. Incluso personas de 2 metros irán bastante cómodas, y eso que en esta unidad tenemos techo de cristal, que como sabéis siempre rebaja un poco la altura. Además, los asientos son deslizables y reclinables.

Por si esto fuera poco, en esta unidad contamos con el opcional de la tercera fila de asientos. Lógicamente, acceder a estas dos plazas de la tercera fila no es sencillo, habiendo que hacer algo de contorsionismo. Para ir relativamente cómodos hay que avanzar la fila intermedia bastante. Una vez dentro, el espacio para la cabeza es muy justo, yendo con las piernas algo encajonadas y con las rodillas a una altura superior que la cadera.

Mercedes GLB tercera fila

En resumidas cuentas, estas dos plazas extra (que cuestan 1.150 euros) no son prácticas para utilizar habitualmente -sobre todo por adultos-, pero pueden ser útiles para casos puntuales. Mercedes dice que son cómodas para personas de hasta 1,68 metros… Además, si las utilizamos, el espacio del maletero queda muy limitado.

Y hablando del maletero, las unidades de solo cinco plazas tienen un volumen mínimo de 560 litros (con la segunda fila en su posición más retrasada), siendo un espacio de carga bastante aprovechable. Las versiones de siete plazas, cuando utilizamos solo cinco, cubican 500 litros como mínimo. Si tenemos todos los asientos colocados, apenas nos deja espacio para unas bolsas de gimnasio no demasiado grandes.

Maletero Mercedes GLB 200

¿Cuáles son los motores disponibles?

Al menos en este momento, el Mercedes GLB está disponible con varios motores de gasolina y diésel. Todas las variantes vienen con transmisión automática, siendo de 7 u 8 velocidades dependiendo de cada motor. La tracción es al tren delantero o a las cuatro ruedas en las versiones 4Matic.

En gasolina nos encontramos con las versiones GLB 180, 200 y 250 4Matic, rindiendo 136, 163 y 224 CV respectivamente. Además, aparece una versión deportiva, el Mercedes-AMG GLB 35 4Matic, con 306 CV de potencia.

Por su parte, las variantes diésel responden a las denominaciones Mercedes GLB 200 d, 200 d 4Matic y GLB 220 d 4Matic, rindiendo 150 CV en las dos primeras y 190 CV en la última. Todas las mecánicas de ambos combustibles son de cuatro cilindros con turbo.

Al volante: Con tranquilidad

Nos volvemos a encontrar con el motor 200, un gasolina turbo de 163 CV

Motor gasolina Mercedes GLB 200

Como decíamos al inicio, en nuestro caso estamos probando el Mercedes GLB 200, que es la versión gasolina de tracción delantera y cambio de doble embrague de 7 relaciones. Este propulsor cubica 1.332 centímetros cúbicos, desarrollando 163 CV a 5.500 rpm y un par motor máximo de 250 Nm entre 1.620 y 4.000 revoluciones por minuto.

El consumo combinado homologado en protocolo WLTP es de 6,9 l/100 km. Entre otras prestaciones nos encontramos una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,1 segundos y una velocidad máxima de 207 km/h.

Las impresiones sobre este motor son muy parecidas a las que vivimos semanas atrás con el GLA. Eso sí, se nota que este Mercedes GLB es más grande y algo más pesado, por lo que, como es lógico, tiene algo menos de empuje y agilidad en todo el rango de revoluciones.

Mercedes-Benz GLB 200

En este modelo también hemos percibido esa sensación de poco par a bajas vueltas, teniendo la caja de doble embrague que bajar una o varias marchas cuando apretamos un poco el acelerador. De nuevo, no es porque tenga poco par motor, sino porque los desarrollos del cambio son largos. Al revolucionar el motor, el ruido que llega al habitáculo se incrementa.

Pese a todo, y teniendo en cuenta que este Mercedes-Benz GLB tiene un planteamiento tranquilo, es una opción interesante si se van a realizar pocos kilómetros. Sin embargo, no debemos de quitar la vista de los motores diésel. Sí, están mal vistos últimamente y son algo menos refinados, pero por solo 300 euros más tenemos la versión GLB 200 d, con 150 CV, más par motor (320 Nm) y un consumo bastante más ajustado (homologa 5,5 l/100 km).

Puesta a punto confortable

Prueba dinámica Mercedes GLB gasolina

Como decía antes, es un coche con un planteamiento tranquilo y orientado al confort. Tiene una dirección muy asistida, suspensiones blanditas y una respuesta suave de la combinación motor y caja de cambios. Además, al volante nos sentimos muy cómodos, con muchos ajustes para encontrar la postura de conducción ideal y unos asientos con un gran compromiso.

La puesta a punto del chasis me ha parecido muy lograda. Como no es un coche enfocado para ir deprisa, no debe asustarnos que la suspensión tenga un tarado blando. La verdad es que filtra muy bien todos los baches incluso con estas llantas de 19 pulgadas opcionales, no habiendo movimientos secos aunque pasemos por juntas de dilatación, agresivos resaltos o tapas de alcantarilla mal enrasadas.

Donde más cómodos nos sentiremos con este coche es en autovías y autopistas a un ritmo normal. La insonorización es muy buena, la dirección es suficientemente precisa y, como digo, la suspensión acompaña mucho. Vaya, que puedes hacerte un viaje largo con total comodidad. Y hablando de viaje, no faltan ayudas como el control de crucero adaptativo o ayuda a la permanencia en el carril.

Claro, que con todo lo anterior, en carreteras reviradas es mejor tomarse las cosas con calma, ya que de lo contrario empezarán a aparecer inclinaciones de la carrocería que no serán agradables para el resto de pasajeros. De todos modos, si buscamos los límites, el nivel de agarre es elevado y se muestra seguro.

Mercedes-Benz GLB AMG Line

Sin duda alguna, en ciudades con calles estrechas o en parkings no demasiado bondadosos, es donde más sufriremos. Aunque no es un coche muy ancho, el Mercedes GLB mide 4,63 metros, algo que hay que tener en cuenta. No es un SUV grande, pero tampoco muy compacto. Por fortuna, las cámaras de 360 grados y los sensores de proximidad siempre están ahí para echarnos una mano.

¿Consumos? Aunque no suene políticamente correcto, mejor el diésel

Y para rematar con este apartado, como siempre, hablemos de consumos. Durante toda nuestra prueba, con algo más de 600 kilómetros recorridos, el ordenador de viaje ha registrado un consumo de 7,4 litros. La conducción, como siempre, ha sido suave en la mayor parte de momentos, aunque con algunos tramos a ritmo alegre para buscar “las cosquillas” al chasis y comprobar la respuesta del motor y la caja.

En autovía a 120 km/h lo normal es estar ligeramente por debajo de los 7 litros, mientras que no es extraño ver datos parciales superiores a los 9 litros callejeando. Lógicamente, es un motor de gasolina con 163 CV, cambio automático y una carrocería que no es la más aerodinámica.

Volante Mercedes GLB

Es por ello que considero muy interesante la versión diésel 200 d, como había citado anteriormente. Será algo más áspera y ruidosa, pero a cambio tendrá una mejor respuesta en la mayoría de situaciones y, sobre todo, el consumo será notablemente inferior. Creo que es más sensato si tenemos en cuenta que la diferencia es de apenas 300 euros y que gastará alrededor de 1,5 litros menos aproximadamente.

Vamos concluyendo

El Mercedes GLB es un coche muy amplio y realmente cómodo. No tiene aspiraciones deportivas, ni las busca, centrándose en el cuidar el confort de sus ocupantes y otorgando una gran capacidad de carga. Eso sí, no olvidemos que la tarifa es elevada, yéndose esta unidad hasta prácticamente los 60.000 euros por todos los extras que lleva.

Probablemente sus principales rivales por tamaño y por ofrecer un habitáculo de hasta 7 plazas sean el Volkswagen Tiguan Allspace y el Mitsubishi Outlander. Eso sí, estos dos son considerablemente más económicos, especialmente el japonés.

Artículo relacionado:
Prueba Mercedes GLA 200 7G-DCT 163 CV AMG Line (con vídeo)

Equipamiento de serie en el Mercedes GLB

Llantas AMG Line

  • Línea Progressive
  • Llantas de 18 pulgadas
  • Adornos interiores en efecto espiral
  • Tapicería símil cuero Artico
  • Cambio automático
  • Airbags de rodillas para conductor
  • Antena para GPS
  • Apoyabrazos central delantero y trasero
  • Asientos traseros regulables longitudinalmente en 14 cm
  • Barras de techo en acabado aluminio pulido
  • Capó activo para proteger a peatones
  • Climatizador automático
  • Compartimento portaobjetos delantero central con tapa tipo persiana
  • Cámara de marcha atrás
  • Detector de cambio de carril involuntario
  • Dynamic Select
  • Toma de 12 voltios en maletero
  • Faros Full LED
  • Sistema MBUX
  • Panel táctil
  • Asientos confort
  • Portón trasero Easy Pack
  • Preequipo para Car Sharing y servicios de acceso remoto
  • Control de velocidad automático
  • Volante deportivo multifunción
  • Tren de rodaje confort

Precios Mercedes GLB

Trasera Mercedes-Benz GLB 200 AMG Line

Según el configurador de Mercedes-Benz España, estos son los precios de cada versión mecánica sin añadir opcionales:

Versión Motor y Potencia Cambio Tracción Precio
Versión Motor y Potencia Cambio Tracción Precio
180 1.332 y 136 CV 7G DCT Delantera 40.150 €
200 1.332 y 163 CV 7G DCT Delantera 43.125 €
250 1.991 y 224 CV 8G DCT 4Matic 55.624 €
AMG 35 1.991 y 306 CV 8G DCT 4Matic 65.600 €
200 d 1.951 y 150 CV 8G DCT Delantera 43.449 €
200 d 1.951 y 150 CV 8G DCT 4Matic 45.775 €
220 d 1.951 y 190 CV 8G DCT 4Matic 47.800 €

Opinión del editor

Mercedes-Benz GLB 200
  • Valoración del editor
  • Puntuación 3.5 estrellas
40.150 a 55.624
  • 60%

  • Mercedes-Benz GLB 200
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 15 de diciembre de 2020
  • Diseño exterior
    Editor: 75%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 75%
  • Plazas delanteras
    Editor: 90%
  • Plazas traseras
    Editor: 95%
  • Maletero
    Editor: 85%
  • Mecánica
    Editor: 65%
  • Consumos
    Editor: 65%
  • Confort
    Editor: 90%
  • Precio
    Editor: 65%

Pros

  • Confort de marcha
  • Habitáculo muy espacioso para 5 personas
  • Facilidad de conducción

Contras

  • Precios y opcionales caros
  • Motor con poca explosividad
  • Consumo algo elevado

Galería Mercedes GLB


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.