Prueba Opel Insignia Sports Tourer 2.0 CDTi 170 CV

A finales del pasado verano probamos la carrocería sedán de la berlina media de Opel, es decir, el Opel Insignia Grand Sport. En aquella ocasión lo condujimos con el motor de gasolina de 140 CV. Fue un coche que nos gustó mucho tanto por su suavidad de marcha y confort, como por su diseño, siendo una berlina más que recomendable; aunque no es menos cierto que varios aspectos no nos terminaron de convencer.

Ahora, varios meses después, nos ponemos a los mandos de la carrocería familiar de este modelo, que se denomina comercialmente como Opel Insignia Sports Tourer. Ya puestos, hemos pedido a la marca alemana del rayo una motorización muy diferente, equipando esta unidad el motor diésel de 2 litros y 170 CV, asociándose también a una caja de cambios manual de 6 velocidades.

Un exterior elegante, práctico y formal

Como suele ocurrir con las carrocerías familiares, este Opel Insignia familiar comparte la mitad delantera con su hermano sedán, por lo que no vamos a entretenernos demasiado. En el frontal destaca la elegante calandra que guarda al logo de la marca en su interior, siendo protegido por las dos alas cromadas. Los faros y el bajo capó delantero otorgan ese punto de dinamismo que le faltaba a la berlina en su primera generación.

Es en la silueta y en su parte trasera donde cambia notablemente en comparación con el modelo de 5 puertas. El lateral mantiene una línea fluida y los nervios de tensión que recorren el lateral transmiten que, aunque estemos ante un familiar, mantiene su carácter. Pese a que el color de esta unidad no acompaña demasiado -bajo mi punto de vista-, las llantas de 18 pulgadas quedan bien integradas por el tamaño de los pasos de rueda.

La parte trasera cambia totalmente respecto a su hermano sedán. Es lógico, pensaréis, es un familiar, pero lo cierto es que en este caso no se ha mantenido ni tan siquiera el diseño de los pilotos de luces de LED, utilizando unas formas y volumen muy distintos para ellos. La parte baja del paragolpes recibe un aplique negro y esconde por completo la salida del tubo de escape. Pasemos al interior

Vamos con el habitáculo

No quisiera resultar pesado, pero una vez más tengo que citar la prueba que realizamos hace unos meses a la variante de cinco puertas, el Grand Sport. Y es que, ya podrás imaginar que el diseño del habitáculo es idéntico en las plazas delanteras.

Haciendo un resumen, vuelvo a quejarme una vez más del abuso del negro brillante en el túnel central, pues recoge mucho polvo y huellas de los dedos, por lo que es muy complicado mantenerlo limpio. Añadir que algunos mandos, como el control de luces o la configuración del Head-Up Display quedan fuera de la vista, pues son tapados por el volante.

Como puntos positivos tenemos la buena información, manejo y proyección -aunque no tan buena fluidez- del sistema de infoentretenimiento con una pantalla táctil a color en posición elevada y ligeramente orientada hacia el conductor, un completo y bien configurado Head-Up Display que nos informa de la velocidad, revoluciones, navegación, señales viales y equipo de audio y, por último, el tacto del volante.

No me olvido de la buena sensación que transmiten los materiales utilizados en los guarnecidos y parte alta del salpicadero, aunque sus ajustes y calidades son algo mejorables en la parte baja. Los huecos portaobjetos también son correctos.

Mucho espacio para cuatro ocupantes y un maletero amplio y aprovechable

Y ahora llega el punto principal de esta carrocería familiar, que es el espacio para sus ocupantes y la capacidad del maletero. Las plazas delanteras son idénticas, por lo que no hay mucho que contar, ¿pero qué hay de la segunda fila de asientos?

La batalla y el ancho de la carrocería se mantienen sin variaciones, por lo que el espacio para las piernas y en anchura sigue siendo más que correcto, aunque no aconsejamos realizar un largo viaje con cinco adultos porque el túnel de transmisión es grande y porque las formas de las butacas están pensadas acoger bien a dos adultos en las plazas laterales, perjudicando la central.

Aunque hace tiempo que probamos la variante sedán, en este caso tenemos la sensación de disfrutar de un poco más de espacio para la cabeza. Si comparamos imágenes laterales de ambos coches, vemos que el techo del familiar es algo más alto a la altura de las plazas traseras.

Notamos una pequeña ganancia en ese sentido, pero debemos tener en cuenta que esta unidad del Opel Insignia Sports Tourer cuenta con techo solar, que siempre resta un algunos centímetros. Si medimos más de 1,80 metros de altura, probablemente echaremos de menos esos centímetros que roba el techo solar.

Si normalmente hacemos viajes bastante cargados de equipaje, probablemente la diferencia de tamaño del maletero será determinante a la hora de escoger entre el Opel Insignia Grand Sport (cinco puertas) y Sports Tourer (familiar). La carrocería familiar que hoy probamos cubica 560 litros de capacidad en su maletero, que son 70 más que el sedán y una cifra correcta para su segmento.

Las formas son muy aprovechables y tenemos la ventaja de contar con un piso a ras de la boca de carga, que siempre facilita la operación de dejar bolsas u objetos pesados. Si abatimos los asientos -pulsando unos botones desde el maletero- obtenemos 1.640 litros de capacidad máxima.

Gama Opel Insignia Sports Tourer

El Opel Insignia Sports Tourer está disponible actualmente con cuatro niveles de acabado diferentes, denominados Selective, Excellence, GSI y Exclusive -los cuales os detallaremos en la parte final de este artículo-, y con varias mecánicas diésel y gasolina. Dependiendo de cada versión, se asocian a tracción delantera o integral y, por otro lado, a una transmisión manual o automática.

La gama de gasolina está compuesta por bloques de 1.5 y 2.0 litros, que rinden potencias de entre 140 y 260 CV, mientras que las variantes de gasoil utilizan los bloques 1.6 y 2 litros CDTi, con potencias comprendidas entre los 110 y 210 CV.

Motor 2.0 CDTi 170 CV

Este propulsor diésel sobrealimentado por turbo de geometría variable es un 2 litros que desarrolla 170 CV a 4.000 rpm y un par motor máximo de 400 Nm entre 1.750 y 2.500 rpm, y se asocia a una transmisión manual de seis velocidades. Según los datos de homologación, acelera de 0 a 100 km/h en 8,7 segundos y alcanza una velocidad máxima de 226 km/h. El consumo mixto declarado es de 5,2 l/100 km, con unas emisiones de 136 g/km de CO2.

En marcha

Podría parecer que, a nivel de comportamiento, no encontraríamos notables diferencias respecto al modelo sedán que probamos hace unos meses; sin embargo, y en aspectos muy concretos, sí lo hemos apreciado. El Opel Insignia Sports Tourer nos ha transmitido un tacto más deportivo que la variante de carrocería berlina, aunque creo que la razón principal es el mayor diámetro de las llantas y menor perfil del neumático, así como por la explosividad de su motor diésel en comparación con el descafeinado 1.5 Turbo de 140 CV.

El 2.0 CDTi de 170 CV nos ha parecido un propulsor un tanto tosco y ruidoso cuando se acelera de forma contundente pero, en marchas largas y a un régimen de giro normal, estas impresiones se desvanecen. Es un motor que empuja con mucha contundencia entre las 1.700 rpm aproximadamente y hasta las 3.500 gracias a sus 400 Nm de par, dando la impresión de ser más potente de lo declarado. Mueve con gran soltura al modelo familiar y pensamos que una versión menos potente sería suficiente, aunque ya sabes que, los caballos, mejor que sobren a que falten.

Pese a la rumorosidad, la explosividad de su propulsor llega a invitar a realizar una conducción alegre, y lo mejor de ello es que el chasis también responde a ello. Aunque resulta muy cómodo a la hora de conducir por ciudad o carreteras algo rotas, en curvas a ritmo ágil no inclina en exceso y transmite una buena sensación de seguridad, teniendo que ir más rápido de lo que la conciencia nos dicta con un modelo de este concepto familiar para notar las inercias.

Opel ofrece un chasis de suspensión adaptativa para este Opel Insignia Sports Tourer. La unidad probada que ves en las imágenes no lo trae, pero lo cierto es que en este caso no lo hemos echado de menos, pues el equilibrio de su configuración es difícil de mejorar -aunque en la anterior prueba del Insignia Grand Sport sí nos hubiera gustado tenerlo con nosotros-. Por poner una queja, los recorridos del cambio son un tanto largos y la forma del pomo, aunque muy bonito, no termina de adaptarse correctamente a la palma de la mano.

Donde peor se siente esta berlina familiar es, lógicamente, en entornos urbanos. Los casi 5 metros de longitud que mide la carrocería hacen que encontrar aparcamiento sea complicado, teniendo también en cuenta que su radio de giro es algo amplio. En cualquier caso, son desventajas comunes en todos los coches de grandes dimensiones. Suerte para nosotros que la unidad de pruebas sí trae sensores de aparcamiento, cámaras delantera y trasera y sistema de aparcamiento automático. La visibilidad desde el puesto de conducción tampoco es su fuerte.

Si en ciudad es donde peor se desenvuelve, ya imaginarás que donde más cómodo se siente es en autopistas y autovías. La potencia, como ya hemos dicho, resulta sobrada, y el confort de marcha por sus suspensiones y aislamiento es más que bueno. A ello también ayudan los asientos AGR con múltiples regulaciones eléctricas, extensión de la banqueta y reglaje de la anchura del respaldo, además función masaje, ventilación y calefacción. No son baratos, pero para personas que pasen muchas horas al volante, son recomendables. Y lo mismo tengo que decir de los faros matriciales de LED, que aportan una gran seguridad gracias a su visibilidad.

Visto lo anterior, creo que ya es momento de hablar de sus consumos de combustible. Los registros son más variables que en otros coches dependiendo de la conducción. En autopista haciendo largos trayectos a 120 km/h nos moveremos entre los 5,3 y 5,5 litros, pero si nos movemos por entornos urbanos o realizamos una conducción dinámica, subirán rápidamente, rondando los 7 l/100 km. Nuestra media tras 1.000 kilómetros ha sido de 6,2.

En comparación con los consumos obtenidos con la variante sedán y mecánica de gasolina 1.5 Turbo de 140 CV, los registros de este diésel del Opel Insignia Sports Tourer son ligeramente inferiores en autopista, pero muy similares, por no decir prácticamente idénticos, en recorridos urbanos. Eso sí, la diferencia de empuje de una a otra versión es muy notable, siendo favorable para este diésel de 170 CV.

Conclusiones

Por su relación de precio, calidad y equipamiento, el Opel Insignia Sports Tourer es una opción a barajar por todos aquellos que busquen una berlina media en carrocería familiar. Es cierto que no es el más cómodo si pretendemos viajar con cinco ocupantes, pero para familias de cuatro miembros que viajen habitualmente será más que suficiente. Respecto a la carrocería sedán, aporta bastante practicidad por su mayor maletero.

Respecto al motor, no es el propulsor diésel más refinado del mercado, pero su empuje es muy contundente, pareciendo tener más caballos de los declarados. En autovía sus consumos son muy bajos, obteniendo autonomías superiores a 1.000 kilómetros, elevándose notablemente en ciudad o si practicamos una conducción deportiva.

Equipamiento Opel Insignia Sports Tourer

Selective

  • Tiradores de las puertas en color de la carrocería
  • Molduras cromadas en contornos de las ventanillas
  • Llantas de acero de 17 pulgadas
  • Reposabrazos central trasero
  • Alerta de cambio involuntario de carril
  • Reconocimiento de señales
  • Control de velocidad de curcero
  • Luces automáticas
  • Faros halógenos delanteros
  • Pilotos traseros de LED
  • Faros antiniebla delanteros
  • Barras de techo en negro
  • Radio IntelliLink 4.0
  • Salidas de aire traseras
  • Climatizador bizona
  • Volante regulable en altura y profundidad
  • Elevalunas eléctricos delanteros y traseros
  • Volante multifunción en cuero
  • Freno de estacionamiento eléctrico

Excellence

Añade a Selective:

  • Llantas de aleación de 17 pulgadas “Pluton”
  • Asientos traseros abatibles en proporciones 40:20:40
  • Asistente de aparcamiento delantero y trasero
  • Pack Visibilidad
  • Barras de techo en color plateado
  • 2 puertos USB en las plazas traseras
  • Doble fondo en el maletero
  • Bolsas en los respaldos de los asientos delanteros
  • Iluminación ambiental interior
  • Cubre maletero extensible

Exclusive

Añade a Excellence:

  • Llantas de aleación de 18 pulgadas “Europa” en acabado bicolor
  • Pack Excellence Plus
  • Control de crucero adaptativo
  • Faros matriciales Intellilux LED
  • Navi RF900 IntelliLink
  • Cargador inalámbrico
  • Head-Up Display
  • Volante de cuero OPC con calefacción
  • Cuadro de instrumentos con pantalla de información de 8 pulgadas

GSI

  • Llantas de aleación de 18 pulgadas con diseño deportivo
  • Chasis adaptativo FlexRide
  • Tapizado interior del techo en color negro
  • Pedales deportivos
  • Pack OPC interior
  • Volante de cuero OPC calefactado
  • Pack Parking
  • Navi RF900 IntelliLink
  • Asientos delanteros calefactables
  • Levas para el cambio tras el volante

Precios Opel Insignia Sports Tourer

Precios según el configurador de la marca:

Motor Cambio Tracción Acabado Precio
Motor Cambio Tracción Acabado Precio
1.5 Turbo 140 CV Manual 6v Delantera Selective ST 30.100 €
1.6 CDTi 110 CV Manual 6v Delantera Selective ST 31.050 €
1.6 CDTi 136 CV Manual 6v Delantera Selective ST 32.500 €
1.5 Turbo 165 CV Manual 6v Delantera Excellence 33.700 €
1.6 CDTi 136 CV Manual 6v Delantera Excellence 34.600 €
2.0 CDTi 170 CV Manual 6v Delantera Excellence 37.600 €
2.0 CDTi 170 CV Manual 6v 4×4 Excellence 41.600 €
1.5 Turbo 165 CV Automático 6v Delantera Excellence 35.300 €
1.6 CDTi 136 CV Automático 6v Delantera Excellence 37.200 €
2.0 CDTi 170 CV Automático 8v Delantera Excellence 39.200 €
2.0 Biturbo 210 CV Automático 8v 4×4 GSI 47.600 €
2.0 Turbo 260 CV Automático 8v 4×4 GSI 46.700 €
2.0 CDTi 170 CV Automático 8v Delantera Exclusive 44.400 €
2.0 Turbo 260 CV Automático 8v 4×4 Exclusive 48.500 €
2.0 Biturbo 210 CV Automático 8v 4×4 Exclusive 48.200 €

Opinión del editor

Opel Insignia Sports Tourer
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4.5 estrellas
30.100 a 48.200
  • 80%

  • Opel Insignia Sports Tourer
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 25 de julio de 2018
  • Diseño exterior
    Editor: 65%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 75%
  • Plazas delanteras
    Editor: 90%
  • Plazas traseras
    Editor: 80%
  • Maletero
    Editor: 85%
  • Mecánica
    Editor: 85%
  • Consumos
    Editor: 80%
  • Confort
    Editor: 90%
  • Precio
    Editor: 75%

Pros

  • Empuje del motor diésel
  • Consumos en autopista
  • Aplomo en todo tipo de carreteras

Contras

  • Consumos se elevan bastante en ciudad o conducción algo exigente
  • Abuso de negro lacado en la consola central
  • Plaza central poco aprovechable

Galería Opel Insigna Sports Tourer

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar


Amante de todo lo que se mueva gracias a la energía de un motor y apoye en asfalto a través de neumáticos. Durante mi infancia buscaba, entre los coches estacionados, el velocímetro con la cifra de velocidad punta más alta. Por fortuna para mí, en aquellos tiempos no estaban de moda los cuadros digitales. Aprender, aprender y aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.