Prueba Peugeot 508 GT Line 1.5 BlueHDi 130 CV Auto (vídeo)

Aunque los SUV y crossovers están haciendo caer ostensiblemente las ventas de las berlinas tradicionales, las del segmento D, algunas marcas han decidido dar una nueva oportunidad a esta categoría. Para generar un mayor “apetito” están introduciendo importantes modificaciones, apostando por una estética mucho más deportiva y juvenil de lo que nos tenía acostumbrados este segmento.

Hoy os traemos al nuevo Peugeot 508, un modelo que ha recibido un cambio brutal respecto a su predecesor. Tenemos más tecnología, más dinamismo y, como veis, un diseño mucho más atractivo y estilizado que antes. En esta ocasión probamos el Peugeot 508 con motor 1.5 BlueHDi diésel de 130 CV y cambio automático, en esta unidad que además viene asociada al acabado deportivo GT Line.

Un exterior elegante, deportivo y distintivo

El nuevo Peugeot 508 busca llegar a sus clientes entrando por los ojos, y la verdad es que lo está consiguiendo, pues su diseño no deja a nadie indiferente. Lleva muy poco tiempo en el mercado y la gente se fija mucho en él, como hemos comprobado durante estos días. Vamos, que es bastante “tronchacuellos”.

No quiero extenderme demasiado en este apartado porque ya lo estás viendo con tus propios ojos, pero el elemento más característico del frontal son estos dinámicos faros de LED y las extensas y finas luces diurnas en posición vertical que, según Peugeot, tratan de simular los colmillos de un león. Como curiosidad, la denominación del modelo, “508”, también aparece en la parte delantera.

Normalmente, cada vez que las marcas realizas un relevo generacional, tienden a incrementar en algunos cm la longitud. Curiosamente, no es el caso del nuevo 508, que ahora es un poquito más corto y bajo que su predecesor, aunque gana unos cm en anchura. Mide 4,75 metros de largo, 1,84 de ancho y 1,40 de alto. Su batalla se ha reducido ligeramente y ahora es de 2,79 metros.

La vista lateral también es llamativa, con una carrocería baja y una silueta muy suave y elaborada, con cierto aire coupé, que le permite obtener un Cx de solo 0,26, lo que ayuda notablemente a reducir emisiones y consumos. Me gusta como termina en el borde del portón, creando una forma de alerón en el borde del mismo. Hay seis diseños de llantas que van de las 16 a las 19 pulgadas. También destacar que las puertas no cuentan con marco superior.

En la parte trasera destaca el diseño de sus pilotos de luces, volviendo a utilizar las tres garras en la iluminación, así como la moldura negra que los une. La boca de carga del maletero es suficientemente ancha y no se encuentra muy elevada. En este acabado se utilizan un “difusor” negro brillante con dos salidas de escape simuladas en forma trapezoidal, aunque en el acabado GT sí son reales.

Con un interior innovador y tecnológico

Los últimos modelos de Peugeot están utilizando un diseño muy característico y atrevido. Como ya es habitual, en el nuevo Peugeot 508 también tenemos el puesto de conducción i-Cockpit, con un volante pequeñito y un cuadro de instrumentos que se visualiza por encima. El cuadro es totalmente digital, utilizando una pantalla multiconfigurable y de buena de resolución con un tamaño de 12,3 pulgadas.

El puesto de conducción requiere de cierto tiempo de adaptación y, aunque el volante tiene amplios reglajes, en altura y profundidad, me tapa ligeramente la información que se proyecta en la parte baja del cuadro si utilizo la postura de conducción en que me siento más cómodo (con el asiento bajo). Tengo que modificarla ligeramente y conducir con el asiento algo más elevado de lo que me gustaría.

Como curiosidad, tenemos un sistema de visión nocturna que se proyecta en el cuadro cuando nosotros así lo deseamos. Aporta un plus de seguridad durante la noche o en condiciones de baja visibilidad porque es capaz de reconocer personas y animales grandes a más de 200 metros.

Por su parte, la pantalla principal para el sistema de infoentretenimiento se ubica en el centro del salpicadero. Es de 10 pulgadas y tiene una resolución correcta, aunque creo que los menús podrían estar un poco mejor estructurados y su fluidez podría ser mayor.

Eso sí, una cosa que no me gusta absolutamente nada de este sistema de infotainment es que, pese a tener aquí varios pulsadores físicos para cambiar de menú, el manejo del climatizador se realiza de forma táctil. ¿Por qué? Pues no lo sé, pero esto nos obliga a desviar la vista de la carretera. Con lo fácil que sería utilizar las tradicionales y eficaces ruletas de toda la vida…

En esta parte más baja nos encontramos la consola central, que es bastante voluminosa y, muy a mi pesar, utiliza el siempre sucio acabado piano black que es imposible de mantener limpio. Por debajo de ésta, tenemos un hueco no demasiado accesible con tomas USB y una superficie de carga inalámbrica. Creo que, aunque así quede muy elegante, se podría haber buscado otra alternativa para optimizar más el espacio.

Respecto a los acabados y materiales utilizados, son bastante buenos en la mayoría de casos y se combinan muy bien con el diseño general del coche. La calidad percibida es muy alta en el salpicadero y en los guarnecidos de las puertas. Eso sí, el mando satélite para el control de crucero y limitador de velocidad parece heredado del Peugeot 307, con un tacto áspero. Podemos destacar para bien las levas fijas para el cambio en la columna de dirección con un buen acabado y de tamaño correcto.

No tan espacioso como el anterior, pero bastante correcto

El Peugeot 508 anterior se caracterizaba por ofrecer un habitáculo enorme, donde cuatro adultos de talla grande podían viajar sin problemas de espacio. Por diseño y dimensiones, la habitabilidad interior se ha visto ligeramente reducida. En las plazas delanteras seguimos teniendo mucho espacio, aunque la sensación es que la gran consola central reduce la anchura para las plazas delanteras. En cualquier caso, siguen siendo buenas. Vamos a las traseras.

Aunque el acceso a las plazas traseras no es muy malo, no es menos cierto que debemos tener un poco de cuidado. Por un lado, porque, sobre todo las primeras veces, podemos golpearnos con el cristal fijo de la puerta a la altura del pecho (a mí y a otro acompañante nos pasó) y, por otro, porque debido a la baja altura del coche en este punto es fácil dar con la cabeza en el borde superior. Son las desventajas de jugar con una caída del techo que empieza muy pronto para obtener una bonita estética exterior.

Una vez aquí dentro, el espacio es más que bueno para las piernas, incluso aunque el pasajero que viaja delante nuestra sea alto. El espacio para la cabeza no es del todo malo, pero personas altas (más de 1,80) podrían rozar con el techo si se colocan en una posición erguida, aunque lo normal es adoptar una posición relajada. Las butacas laterales son muy cómodas y agradables; mientras que la central, como es habitual, deja que desear. Destacar que tenemos un reposabrazos con trampilla de acceso al maletero, salidas de aire, dos tomas USB y bolsas en los asientos delanteros para guardar el periódico.

Pierde capacidad del maletero, pero gana en practicidad

Otro cambio importante se descubre al abrir el maletero. A diferencia del modelo anterior, este nuevo 508 es de 5 puertas, con un gran portón que facilita la carga y descarga de objetos. Ha perdido un poco de volumen, cubicando ahora un total de 487 litros, pero gana bastante practicidad. En cualquier caso, queda algo por debajo de la media del segmento. Podemos ampliar la capacidad hasta los 1.537 litros si abatimos los asientos, pero el suelo no queda totalmente enrasado y tampoco tenemos tiradores en el maletero para hacerlo “a distancia”.

Oferta de motores y acabados

Hablando ya de su oferta mecánica, el nuevo Peugeot 508 está disponible con dos motores de gasolina y tres diésel. La gama de gasolina utiliza el bloque 1.6 PureTech en versiones de 180 y 225 CV. Por su parte, la familia diésel recurre al nuevo motor 1.5 BlueHDi para la mecánica de 130 CV, y al 2 litros para las versiones de 160 y 180 CV. Todos vienen con la caja de cambios automática EAT8, a excepción del 130 diésel que se puede adquirir con cambio manual.

La marca francesa ya ha confirmado que en unos meses se incorporará una versión híbrida enchufable a la gama.

Por otro lado, encontramos cuatro niveles de acabado, que ordenados de menor a mayor equipamiento responden a los nombres de Active, Allure, GT Line y GT. Para empresas y profesionales existe otro acabado más que se denomina Business Line. Nuestra unidad está configurada con el acabado GT Line y el motor 1.5 BlueHDi de 130 CV con cambio automático.

Motor 1.5 BlueHDi 130 CV

Centrándonos ya en la unidad probada, como decíamos, cuenta con el motor diésel 1.5 BlueHDi de 130 CV y caja automática. Es un cuatro cilindros de 16 válvulas y sobrealimentación que desarrolla sus 130 CV a 3.750 vueltas y un par motor máximo de 300 Nm a partir de 1.750 rpm. Promete una velocidad máxima de 210 km/h y un 0 a 100 en 10 segundos exactos. Respecto a los consumos homologados, encontramos un mixto de 3,7 l/100 km en ciclo WLTP. Y ahora sí, arrancamos y a ver cómo va.

Al volante

El nuevo Peugeot 508 no ha perdido un ápice del confort que nos transmitía el modelo anterior en autopista, pero añadiendo además un toque de deportividad, algo de lo que carecía su predecesor. Ha logrado un gran equilibrio. La suspensión absorbe muy bien los baches, pero además no permite grandes inclinaciones de la carrocería cuando trazamos curvas a buen ritmo. Y eso que nuestra unidad no cuenta con el chasis adaptativo.

Creo que buena parte de esa sensación de deportividad se ha conseguido gracias a su suspensión, pero también a su dirección. El pequeño volante logra que, con un movimiento rápido y breve de nuestros brazos, el coche se inscriba en la curva sin titubear, lo que nos aporta más sensaciones y, sobre todo, confianza. A estas mayores sensaciones ayuda la postura de conducción, porque podemos ir con las piernas bien estiradas. Por otro lado, también tenemos varios modos de conducción que varían el comportamiento del coche.

Obviamente, el motor diésel de 130 CV no es la panacea si queremos practicar una conducción deportiva, pero en marchas normales resulta suficiente para poder realizar incorporaciones autopista o adelantar en secundarias con relativa facilidad. Menos me gusta su sonoridad, pues, especialmente en frío, se deja notar en el habitáculo. La insonorización de rodadura y aerodinámica es correcta.

Como os contaba antes, el Peugeot 508 apuesta por el cambio automático de 8 marchas en casi todas sus versiones, lo que me parece bastante lógico en un coche de este planteamiento. Su funcionamiento, al menos en esta versión de 130 CV, está resultando ser bastante suave en los cambios de marcha, sin apenas percatarnos de cuándo se realizan, y también muy fácil de controlar en maniobras de aparcamiento. No destaca por una rapidez excepcional, pero cumple satisfactoriamente con su función.

Uno de los problemas que surgen en este tipo de carrocerías con estilo coupé es que la visibilidad hacia atrás disminuye, tanto por el espejo retrovisor interior como si giramos la cabeza para mirar a través de las ventanillas traseras, porque el pilar trasero es bastante robusto. Esto lo notaremos en determinadas circunstancias en ciudad y también en carreteras con más de un carril por sentido.

Consumos y conclusiones

Ya es hora de irse despidiendo, pero no sin antes hablar de los consumos obtenidos y de sacar unas conclusiones a modo de resumen. Durante nuestra prueba ha sido raro ver más de 6 l/100 km de consumo en el cuadro, siendo lo normal encontrarnos alrededor de los 5 y 5,5 litros. Callejeando sube un poco, lógicamente, pero nada descabellado. En viaje por autopista a un ritmo normal nos hemos movido siempre alrededor de los 5 litros, un par décimas arriba o abajo.

Como puntos positivos destacaría el atrevimiento en su diseño, tanto exterior como interior. Es un coche muy personal y que se muestra muy seguro de sí mismo. Reconozco que este tipo de siluetas me gustan mucho. También me han parecido muy buenos sus consumos, el confort en viaje por autopista y el claro incremento de deportividad.

Menos me ha gustado la sonoridad de este motor diésel en frío y en fuertes aceleraciones y el manejo de algunas funciones básicas mediante la pantalla táctil central porque nos obliga a quitar la vista de la carretera. Tampoco me agrada que la consola central sea tan ancha ni los acabados en negro piano.

El Peugeot 508 más accesible parte de los 27.250 euros sin descuentos. Una versión como la que hemos probado, con acabado GT Line y el motor diésel de 130 CV con cambio automático, que ya viene con un gran equipamiento, arranca en los 32.150 euros sin descuentos.

Equipamientos Peugeot 508

Active

  • Sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil de 8 pulgadas
  • Sensor de aparcamiento trasero
  • Faros traseros de LED
  • Pack Safety
  • Molduras interiores en acabado carbono
  • Retrovisores abatibles y regulables eléctricamente
  • Llantas de aleación de 17 pulgadas

Allure

  • Sensores de aparcamiento delanteros y traseros
  • Llantas de aleación de 17 pulgadas Merion en acabado bitono
  • Alfombrillas negras delanteras y traseras
  • Navegador 3D TomTom en pantalla de 8 pulgadas con tráfico en tiempo real
  • Apple CarPlay y Android Auto

GT Line

  • Pack Safety Plus
  • Asientos delanteros ergonómicos con certificación AGR con ajuste lumbar y banquete con reglajes eléctricos
  • Puesto de conducción i-Cockpit
  • Arranque y acceso sin llaves
  • Iluminación Full LED
  • Mulduras interiores Slush en carbono y pespuntes Aikinite
  • Alfombrillas negras con pespuntes
  • Cristales traseros y oscurecidos
  • Llantas de aleación de 18 pulgadas Hirone diamantadas

GT

  • Equipo de sonido Focal con 10 altavoces, subwoofer y amplificador
  • Suspensión pilotada electrónicamente
  • Asientos delanteros AGR con reglajes eléctricos y calefacción
  • Llantas de aleación de 19 pulgadas Augusta en acabado Bitono

Precios Peugeot 508

Versión mecánica Cambio Acabado Precio
Versión mecánica Cambio Acabado Precio
1.5 BlueHDi 130 Manual 6v Active 27.250 €
1.5 BlueHDi 130 Automático 8v Active 29.250 €
1.6 PureTech 180 Automático 8v Active 30.100 €
1.5 BlueHDi 130 Manual 6v Allure 29.850 €
1.5 BlueHDi 130 Automático 8v Allure 31.850 €
1.6 PureTech 180 Automático 8v Allure 32.700 €
2.0 BlueHDi 160 Automático 8v Allure 33.500 €
1.5 BlueHDi 130 Manual 6v GT Line 32.150 €
1.5 BlueHDi 130 Automático 8v GT Line 34.150 €
1.6 PureTech 180 Automático 8v GT Line 35.000 €
2.0 BlueHDi 160 Automático 8v GT Line 35.800 €
2.0 BlueHDi 180 Automático 8v GT Line 37.900 €
1.6 PureTech 225 Automático 8v GT 41.300 €
2.0 BlueHDi 180 Automático 8v GT 41.900 €

Opinión del editor

Peugeot 508 1.5 BlueHDi 130 CV GT Line
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4.5 estrellas
27.250 a 41.900
  • 80%

  • Peugeot 508 1.5 BlueHDi 130 CV GT Line
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 19 de noviembre de 2018
  • Diseño exterior
    Editor: 90%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 80%
  • Plazas delanteras
    Editor: 75%
  • Plazas traseras
    Editor: 75%
  • Maletero
    Editor: 80%
  • Mecánica
    Editor: 60%
  • Consumos
    Editor: 85%
  • Confort
    Editor: 85%
  • Precio
    Editor: 90%

Pros

  • Diseño muy trabajado, innovador y diferenciado
  • Calidad percibida y salto en comportamiento dinámico
  • Precio muy ajustado

Contras

  • Acceso a las plazas traseras
  • Sonoridad del motor diésel
  • Consola central algo aparatosa y acabada en negro brillante

Galería Peugeot 508

Te puede interesar

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche


Amante de todo lo que se mueva gracias a la energía de un motor y apoye en asfalto a través de neumáticos. Durante mi infancia buscaba, entre los coches estacionados, el velocímetro con la cifra de velocidad punta más alta. Por fortuna para mí, en aquellos tiempos no estaban de moda los cuadros digitales. Aprender, aprender y aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.