Prueba SEAT León SC 2.0 TDI 184 CV FR, motor, conducción y consumos (con vídeo)

prueba-seat-leon-fr-184CV-13

Ayer dio comienzo nuestra prueba sobre el SEAT León SC 2.0 TDI 184 CV FR. En aquel primer post os presentamos a la tercera generación del compacto español, una tercera generación que se caracteriza, principalmente, por la llegada de dos nuevas carrocerías, familiar y 3 puertas, algo inédito en el compacto de Martorell. Además de describiros los detalles diferenciadores de la carrocería SC, también os comentamos el importante paso que ha dado en cuanto a calidad interior.

Sin embargo, hoy toca descubrir la parte más divertida de este compacto. Si hay algo que siempre ha caracterizado al modelo compacto de SEAT, eso ha sido la dinámica y es que el SEAT León siempre ha sido un producto enfocado a los más jóvenes, sobre todo en los acabados FR y Cupra, con un “carácter” y comportamiento ágil y deportivo que lo diferenciaba claramente de sus rivales y también de sus hermanos, contado encima con una tarifa bastante reducida que lo acerca a un gran público.

prueba-seat-leon-tdi-fr-3

Pero, ¿qué ocurre con la tercera generación? Antes de entrar a valorar las capacidades del protagonista de nuestra prueba de hoy, tenemos que hacer un pequeño repaso a las características más importantes. Para empezar, esta nueva generación se basa sobre la nueva plataforma modular del Grupo VAG, MQB, que también utilizan sus hermanos, el Volkswagen Golf y el Audi A3. Gracias a ella, es posible contar con un vehículo más ligero, casi 50 kilogramos en este caso, a pesar de la mayor seguridad y equipamiento.

En el eje delantero nos encontramos con un suspensión de tipo McPherson, mientras que el eje posterior se confía a una suspensión de barra de torsión, salvo determinados casos como el nuestro que al contar con el motor más potente de la gama diésel se hace uso de una suspensión trasera totalmente independiente que además está aderezada por el acabado FR. Esto quiere decir que los amortiguadores del eje delantero son un 20% más rígidos y los amortiguadores del eje trasero son un 60% más rígidos.

prueba-seat-leon-fr-184CV-12

En cuanto al bloque que nos impulsa, debemos decir que se trata de un propulsor de 2.0 litros y cuatro cilindros TDI que rinde 185 caballos y 380 Nm de par que están disponibles desde las 1.750 vueltas. Este bloque se asocia con un sistema Stop/Start de agradable funcionamiento para conseguir unos consumos realmente aquilatados. Por ejemplo, el consumo medio es de 4,2 litros, una cifra realmente buena y más teniendo en cuenta las prestaciones, mejores que en la pasada generación. 7,4 segundos para alcanzar los 100 y 228 de punta.

Toda esta teoría pinta realmente bien, ¿sucederá lo mismo en la práctica? Comencemos por la ciudad. El SEAT León SC es un coche ágil para el entorno urbano, con una dirección suave que te permite callejear con el mínimo esfuerzo. Además las dimensiones son contenidas, por lo que no tendrás problemas en casi ninguna situación. El apartado de visibilidad lo aprueba con creces y eso que la postura de conducción es relativamente baja, y solo se te puede atragantar el pilar C, algo grueso.

El gran par que ofrece este bloque te permite circular a bajar vueltas, con un funcionamiento realmente satisfactorio que impide que tengas que estar jugando con el cambio de marcha, aunque este se muestra deportivo con recorridos cortos y tacto durito que te incita a jugar con él. Gracias al modo de conducción Eco, seleccionable desde el botón Driver Profile, y al correcto funcionamiento del sistema Stop/Start, en ciudad harás medias de seis litros, una cifra que se puede rebajar si te empeñas.

Pedal a fondo en el carril de aceleración para comprobar las cifras que anuncia el fabricante. En la práctica parece que el ejercicio del cero a cien lo realiza incluso antes, con un empuje contundente pero progresivo que no puedes aprovechar una vez supera las 4.000 rpm. Una vez estabilizada la marcha, puedes comprobar que este coche se muestra como un perfecto rutero ya que rueda con un gran aplomo y con unos niveles de ruidos, tanto aerodinámicos como de rodadura realmente bajos. Tienes que unirle además, ayudas a la conducción como el cambio involuntario de carril, el control de crucero o las luces con tecnologías LED que dan la talla.

prueba-seat-leon-fr-184CV-11

Por si fuera poco, podrás realizar centenares de km de una atacada ya que no solo resulta cómodo, sino también ahorrador. Con unas relaciones de cambio tirando a largas y abiertas, el SEAT León SC 2.0 TDI RC 184 CV FR que hoy probamos es capaz de circular a 120 Km/h a poco más de 2.050 vueltas por minuto. El resultado es un irrisorio consumo de 4,9 litros, que tampoco se ve alterado demasiado si decides aligerar el ritmo. A pesar de contar con relaciones largas el propulsor mueve este envoltorio de manera fantástica, siendo contadas las ocasiones que tendrás que tirar del pomo del cambio.

Evidentemente nuestras conclusiones no terminan aquí. Hemos pasado por la ciudad y por la autovía, pero queda pisar todavía el territorio favorito de un servidor y del SEAT León que nos acompaña, las carreteras de montaña. Acompañando a los modos de conducción Confort y Eco, se encuentra uno denominado Sport. Si lo presionamos, la dirección se torna más durita, el acelerador se muestra más vivo a nuestras insinuaciones del pie derecho y el sonido del escape nos ofrece una melodía más grave y ronca que, sinceramente, agradecemos.

prueba-seat-leon-fr-184CV-7

Si todavía no estás metido de lleno en la acción, la iluminación ambiental en tono rojo intenso hará el resto. En las primeras curvas ya te percatas de la agilidad del modelo, puesto que gracias a un peso reducido no le cuesta entrar en las curvas, simplemente metes volante y el coche ya está en el vértice. Acto seguido pisamos el gas y si eres cuidadoso el coche te recompensará con una salida rápida y limpia hacia el siguiente vértice. Si por el contrario entras “colado” o aplica más gas de la cuenta, un leve subviraje limitará tu diversión.

Aún así se muestra neutro, pero echamos en falta una trasera más divertida. Con todo ello, el paso por curva es rápido y estable debido al buen trabajo de las suspensiones. Estas se encuentran en ese punto intermedio que hace que no sea excesivamente dura para el día a día y que posteriormente resulte eficaz en un tramo de curvas cuando queremos ir rápido, ya que contiene los movimientos de la carrocería y absorbe las irregularidades de la calzada para que puedes seguir la misma trayectoria inicial. Quizás es menos deportiva que en la pasada generación, pero el resultado es sin duda mejor.

Mañana será el momento de aparcarlo en el garaje, repasar su gama y sacar nuestras conclusiones.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *