Prueba Toyota C-HR, el crossover híbrido que quiere despuntar

Prueba Toyota C-HR

Llega a España el Toyota C-HR, uno de los lanzamientos más importantes de la marca japonesa en los últimos años. Este modelo viene para asaltar uno de los segmentos con mayor demanda en el mercado: el de los C-SUV. Se trata de un crossover compacto que competirá directamente con modelos como el exitoso Nissan Qashqai o el recién llegado Peugeot 3008. Ya lo vimos en estático en el espacio pop-up de Platea Madrid y ahora hemos tenido la oportunidad de tener una toma de contacto dinámica.

El Toyota C-HR ocupará un lugar en la gama situado entre medias del compacto Toyota Auris Hybrid y el SUV Toyota RAV4 Hybrid. Y remarcamos lo de Hybrid porque este crossover solamente llegará con una mecánica a nuestro país: la híbrida. Esta decisión ha sido tomada teniendo en cuenta el boom que está teniendo este tipo de propulsión en nuestro país. Estará disponible en los concesionarios desde esta misma semana.

Diseño rompedor

Prueba Toyota C-HR

Si hay algo por lo que destaca el Toyota C-HR, es por su diseño. La marca japonesa en algunos casos puede ser tachada de convencional o incluso de aburrida. No será con este nuevo modelo que se presenta con una imagen mucho más atrevida y diferente respecto al resto de modelos. Cuando lo vimos por primera vez observamos que se llevaba poco con el prototipo que lo adelantaba, destacaba por su dinamismo y por sus líneas pronunciadas que dejaban clara su intención.

Porque este modelo quiere que le miren y lo cierto es que lo ha conseguido. Por la calle nos dimos cuenta que había bastantes viandantes que se giraban a nuestro paso. Parte de la culpa la tiene su frontal, que integra dos enormes faros alargados que se dirigen hacia el centro, donde descansa la insignia de la marca. En la parte inferior el paragolpes se ensancha y en los laterales aparecen dos tomas de aire. Los pasos de rueda son bastante marcados e integran las llamativas llantas de 18 pulgadas que calza nuestra unidad.

Prueba Toyota C-HR

El perfil del C-HR es muy singular, ya que han buscado que tengan un cierto estilo coupé. El efecto se consigue con una caída del techo desde el pilar B que desemboca en un alerón trasero. La cintura de este vehículo es muy alta y en las puertas traseras se han colocado las manecillas en una posición muy cercana al techo (que puede ser de otro tono), cerca del pilar C y parcialmente ocultas. La zaga es la zona más dramática y destaca por una luneta bastante pequeña y unos pilotos traseros prominentes y con una forma singular.

Más grande de lo que parece

Prueba Toyota C-HR

El Toyota C-HR por sus formas y diseño puede asemejarse a un Nissan Juke. Sin embargo sus dimensiones nos dicen otra cosa, es más grande de lo que parece y se sitúa más cerca del Qashqai. Es un C-SUV en toda regla con una longitud de 4,36 metros, una anchura de 1,79 metros y una altura de 1,55 metros. Precisamente el techo es una de las líneas que más se ha bajado para potenciar su diseño. Comparte la plataforma modular TNGA con el Toyota Prius, aunque la distancia entre ejes del C-HR se reduce hasta los 2,64 metros.

Al entrar a su habitáculo también sorprende, ya que es bastante más amplio de lo que cabría esperar al verlo desde fuera. En las plazas delanteras tendremos espacio de sobra para cualquier tipo de persona. La única pega es que en el puesto del copiloto el salpicadero sobresale y puede molestar en las rodillas a los más altos. El acceso a las plazas traseras es un poco más incómodo debido a la forma de las puertas y sus tiradores elevados. También habrá mayor sensación de claustrofobia debido a que entra menos luz por sus pequeñas ventanillas.

Prueba Toyota C-HR

Queda claro que prima el diseño por encima de la practicidad, sin embargo, las plazas traseras serán correctas en todas sus cotas. Resultarán cómodas para dos adultos por anchura, ya que la plaza central es más estrecha. La altura y el espacio para las piernas también estará en la media y no habrá problemas siempre que no se sobrepase el 1,90 de estatura. El maletero tiene 377 litros de capacidad y goza de unas líneas bastante aprovechables. Está por debajo de otros rivales en este aspecto, pero aún así cumplirá.

Interior mejorado

Prueba Toyota C-HR

En su interior, el Toyota C-HR también será muy diferente de otros modelos. Mientras que en el Prius veíamos como destacaba la simetría, aquí reinará la asimetría. El motivo es que todo está enfocado hacia el conductor y en mejorar su experiencia de conducción. El elemento que cobre protagonismo será la pantalla táctil de 8 pulgadas situado en lo alto de la consola central, sobresaliendo respecto al salpicadero.

Ese centro de mando vendrá acompañado del último sistema multimedia de la marca, el Toyota Touch 2 que viene con un funcionamiento mejorado. Por debajo quedan los controles del climatizador bizona, que están bien resueltos y tienen una característica forma de diamante. Este patrón se repetirá en otras zonas como el interior de las puertas, el techo o las botoneras del volante multifunción. De hecho el diamante también inspira algunas zonas de su exterior.

En el C-HR también se observa un salto cualitativo. Se respira una mayor calidad percibida y se ha creado una atmósfera más moderna. Se nota que este modelo tiene como objetivo atraer nuevos clientes y de un sector más juvenil a lo que acostumbra actualmente. Los materiales serán bastante agradables destacando el cuero que cubre el volante, los asientos o parte del salpicadero. También habrá guiños premium como el sistema de sonido JBL con 9 altavoces que ha sido hecho para este modelo específicamente.

Solamente híbrido en España

Prueba Toyota C-HR

¿Y qué opciones mecánicas tiene el Toyota C-HR en nuestro país? Pues la respuesta es sencilla, solamente una y es híbrida. Mientras que en otros mercados se venderá también con motores de gasolina, en España se ha optado por vender solamente el propulsor híbrido. Esto se debe a la buena acogida que tiene en nuestro país. Aún así en el resto de Europa también será la opción más demandada, pues se calcula que el 75% de ejemplares vendidos serán híbridos.

Se trata del mismo motor 1.8 VVT-I Hybrid que ya vimos en el Prius. Combina un propulsor de gasolina de ciclo Atkinson con cuatro cilindros y otro motor eléctrico. Conjuntamente entregan una potencia de 122 CV, menos que el anterior propulsor pero con un mejor rendimiento. Como en el resto de la gama híbrida recibe el cambio CVT de engranaje planetario que funciona al uso como si fuera un variador continuo.

Las prestaciones serán discretas, el Toyota C-HR pasa de 0 a 100 km/h en 11 segundos y alcanza 170 km/h de punta. La ventaja principal serán los bajos consumos y emisiones. Homologa 3,6 l/100km (3,9 l/100km con llanta de 18 pulgadas) y unas emisiones de CO2 de 82 g/km (87 g/km con llanta de 18). Esto significa un incremento de 3 décimos respecto al Prius, algo lógico teniendo en cuenta la diferencia entre carrocerías.

Prueba dinámica

Prueba Toyota C-HR

Y después de tener claros estos aspectos, nos toca ponernos en marcha a bordo del Toyota C-HR. Arrancamos en modo eléctrico, algo que será lo normal mientras tengamos carga suficiente en la batería de hidruro de níquel. Recorremos los primeros metros en silencio total y no escuchamos el motor de gasolina hasta que nos incorporamos a una carretera secundaria. Lo cierto es que el refinamiento es bastante bueno y apenas notamos el salto entre uno y otro.

El aislamiento del crossover también está a la altura y apenas llegan ruidos ni vibraciones al habitáculo. Solo en las situaciones que pisemos el acelerador a fondo y la aguja sobrepase el ‘Power’ en el reloj izquierdo, el sonido del motor llegará a ser molesto. Esto es debido al empuje continuo y el típico resbalamiento que nos da el CVT. El empuje será limitado sobre todo en vías rápidas, son 122 CV pasando a las ruedas delanteras, así que tendremos que medir nuestras maniobras.

Pero nuestra ruta nos lleva al centro de Madrid y esas limitaciones no lo serán tanto. En entornos urbanos no acusaremos falta de potencia y el motor eléctrico será nuestro aliado en semáforos y atascos. También nuestro puesto de conducción, pues nos situamos en una posición elevada desde donde controlamos el terreno. Además el C-HR tiene una agilidad notable, su conducción está más cercana a la de un compacto que a la de un SUV.

Como si fuera un compacto

Prueba Toyota C-HR

Y seguimos desarrollando este tema, porque en Toyota han querido dejar una cosa clara. Mientras que otros SUV buscan captar clientes que venían de tener un monovolumen, el C-HR quiere captar a los que tenían un compacto. De aquí vienen las similitudes en su comportamiento dinámico. La principal culpable es la plataforma GA-C, derivada de la arquitectura TNGA. Se ha trabajado para conseguir que tenga un centro de gravedad bajo, que aporte un manejo más ágil y directo que algunos rivales.

Las suspensiones son uno de los elementos que mejoran y son de de tipo McPherson delante y de doble triángulo detrás. Nos dicen que ahora es más estable y lo cierto es que nos encontramos un tarado cómodo, pero a la vez bastante firme. Este equilibrio le sienta bien al C-HR que saldrá bien parado de la mayoría de situaciones. Aunque prácticamente olvídate de sacarlo fuera del asfalto, su distancia libre al suelo de 14,5 centímetros hará que no sea muy recomendable rodar por caminos.

Prueba Toyota C-HR

Por otro lado el Toyota C-HR hace gala una dirección bastante directa y que transmite bien lo que hacen las ruedas. Otra de sus ventajas será los modos de conducción que adaptan el coche a cada situación. Con el EV será eléctrico puro a bajas velocidades, con el Eco ahorraremos combustible suavizando la respuesto y con el Sport se buscarán las máximas prestaciones del híbrido. Aunque en la toma de contacto no podemos sacar conclusiones, vemos que en situaciones normales el C-HR tendrá unos consumos en torno a los 5 litros.

Equipamiento del Toyota C-HR

Prueba Toyota C-HR

Active

  • Llantas de 17 pulgadas
  • Toyota Safety Sense con control de crucero adaptativo
  • Sensor de luz y lluvia
  • Retrovisor interior electrocromático
  • Toyota Touch 2
  • Pantalla táctil de 8 pulgadas

Advance

  • Equipamiento Active
  • Llantas de 18 pulgadas
  • Cristales oscurecidos
  • Asientos calefactables
  • Cuero parcial
  • Moldura cromada
  • Asistente de aparcamiento inteligente

Advance Plus

  • Equipamiento Advance
  • Faros Full LED
  • Intermitentes delanteros LED secuenciales
  • Audio premium JBL
  • Detector ángulo muerto
  • Alerta de tráfico trasero

Dynamic Plus

  • Equipamiento Advance Plus
  • Tapicería de cuero negro
  • Carrocería con pintura bitono

Precios Toyota C-HR en España

Prueba Toyota C-HR

Motor Cambio Acabado Precio
Motor Cambio Acabado Precio
1.8 VVT-I Hybrid CVT Active 24.250 €
1.8 VVT-I Hybrid CVT Advance 24.990 €
1.8 VVT-I Hybrid CVT Advance Plus 27.000 €
1.8 VVT-I Hybrid CVT Dynamic Plus 29.000 €

Galería de imágenes del Toyota C-HR

¿Necesitas peritar un coche?
¿Vas a comprar un coche y necesitas saber su estado? Para comprar tu nuevo coche con total garantía tienes que peritar tu coche con nosotros ¡A que esperas!
Peritar coche al mejor precio
Te puede interesar

Un comentario

  1. Tengo un toyota noah…marca el chek y deja de acelerar..
    Debo cambiar el sensor de acelerador? Me ayudas por favor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *