Prueba Volkswagen Tiguan Allspace Sport 2.0 TDI 4Motion 150 CV

El Volkswagen Tiguan (prueba) es uno de los modelos más demandados del segmento C-SUV en nuestro país, situándose normalmente en el top5 de ventas en su categoría. Para dar respuesta a aquellos clientes que necesitan un plus de espacio y dos plazas extra en momentos puntuales, la marca alemana lanzaba hace ahora un año el Volkswagen Tiguan Allspace, modelo que es protagonista de esta nueva prueba en Actualidad Motor.

Este Tiguan Allspace entra en el segmento de los D-SUV, rivalizando con modelos de la talla del Skoda Kodiaq, el Nissan X-Trail, Peugeot 5008 o el nuevo Seat Tarraco. Nuestro Volkswagen Tiguan Allspace de prueba viene asociado al nivel de acabado Sport, al motor diésel 2.0 TDI de 150 CV, al cambio DSG de 7 marchas y a la tracción total 4Motion. Veamos de qué es capaz este nuevo SUV de 7 plazas.

Con un exterior conservador, para no variar, pero que funciona

La marca del “coche del pueblo” no se ha estrujado demasiado la sesera para diseñar este Volkswagen Tiguan Allspace, aunque, por otro lado, tiene bastante lógica. Es un concepto muy similar al Tiguan “normal”, un coche que funciona muy bien a nivel comercial, ¿por qué cambiarlo demasiado? Viéndolo desde ese punto de vista, tiene toda la lógica del mundo.

Si nos situamos de frente, cuesta diferenciarlo de su hermano pequeño. Algún ligero cambio en el paragolpes, y poco más. Los faros con iluminación completa de LED, comunicados por la enorme parrilla y sus lamas cromadas son el rasgo más identitario de este SUV alemán. En la parte inferior encontramos una generosa entrada de aire hacia el vano motor, protecciones inferiores negras que se repiten en los cuatro costados y unos antinieblas ubicados en una zona muy baja, por lo que quedan muy expuestos cuando salimos del asfalto.

Respecto a un Tiguan normal, el Volkswagen Tiguan Allspace incrementa su longitud total en 215 mm (mide 4.701 mm de largo) y 110 mm en la distancia entre ejes (2.791 mm para Allspace). De este modo se gana espacio para los ocupantes de la segunda fila y también en el maletero.

La vista lateral es la que nos da una pista de que no es un Tiguan normal de cinco plazas. Se nota la diferencia de longitud, especialmente por la mayor distancia desde el marco de la puerta trasera hasta la esquina posterior, así como la mayor superficie acristalada. También podemos percibir que las puertas traseras son más grandes para facilitar el acceso a la tercera y segunda fila de asientos. De serie trae llantas de 18 pulgadas, aunque nuestra unidad cuenta con unas opcionales de 19 pulgadas valoradas en 685 euros.

En la parte trasera nos recibe, una vez más, el diseño sobrio conocido del Tiguan; aportando un pequeño toque tecnológico sus pilotos de luces con tecnología de LED. En este caso, vemos la inscripción correspondiente con este modelo específico, “Tiguan Allspace”. El paragolpes es de grandes dimensiones, como ya viene siendo habitual en todos los coches, y en sus dos extremos aparecen unas simuladas salidas de escape cromadas; aunque realmente las colas de escape se encuentran bajo el paragolpes y solo en uno de los lados.

Con un interior muy conocido

Si abrimos la puerta y pasamos al interior tampoco encontramos grandes cambios en materia de diseño respecto a su hermano pequeño, o incluso respecto a un Volkswagen Golf. Todo resulta muy familiar. Como es habitual en las marcas alemanas, queda muy ordenado, visible, fácil de manejar e intuitivo.

En este caso contamos, de serie, con el cuadro de instrumentos Digital Cockpit que tanto nos gusta por su buen funcionamiento, claridad y fluidez de imagen. Se complementa con la pantalla táctil y capacitiva de grandes dimensiones ubicada en el centro del salpicadero, además del head-up display que proyecta informaciones como la velocidad o las indicaciones del navegador.

Pese a que el Volkswagen Tiguan Allspace disfruta de una gran calidad en sus materiales interiores, nos ha resultado curioso encontrar algunos grillos en molduras de las puertas, en la “visera” del cuadro de instrumentos o en el centro del salpicadero. Creo que estos ruiditos, motivados por unos ajustes mejorables, son más bien un problema de esta unidad concreta que de algo genérico.

De todos modos, también es cierto que hay que buscar estos leves ruidos presionando en zonas críticas, como algunos bordes de piezas plásticas rígidas. En cualquier caso, no los hemos percibido durante la circulación normal.

Un detalle que me ha gustado bastante y resulta aprovechable tanto para niños como para adultos es que en los respaldos de las plazas delanteras tenemos unas prácticas mesitas. Se pliegan y despliegan en un momento y de forma muy sencilla. No tienen pinta de soportar mucho peso, pero podemos utilizarlo para trabajar con un pequeño ordenador portátil, por ejemplo. Además, en un lado podemos desplegar un portabebidas donde nuestro refresco irá bien estable.

5+2: Bien para 5, mal para los añadidos

Como ya te podrás imaginar, las plazas delanteras de este modelo son más que suficientes para prácticamente cualquier talla. La segunda fila de asientos nos ofrece un buen espacio para tres adultos. Es cierto que quien utilice la plaza central irá algo más incómodo, por la menor anchura de esta plaza y por la intrusión del túnel central, pero es bastante aceptable para lo que estamos acostumbrados.

La altura al techo es buena, pero destaca sobre todo el espacio para las rodillas (según Volkswagen son 60 mm más de espacio para rodillas que en un Tiguan normal). Los asientos permiten su deslizamiento longitudinal para variar el espacio que dejamos a la tercera fila o el maletero, y también cuentan con un ligero reglaje en la inclinación de los respaldos.

Respecto a la tercera fila de asientos, el acceso es complicado. Debemos deslizar la banqueta hasta su posición más avanzada, plegar el respaldo y, haciendo algo de contorsionismo, hasta estos dos últimos asientos. Una vez aquí, las rodillas quedan elevadas y debemos colocarnos en una posición poco natural para alejar lo máximo posible del techo. Yo, con mi 1,76 de altura, no me encuentro nada a gusto aquí detrás. Mejor reservarlas únicamente para niños, pues no quiero imaginarme lo que debe ser viajar durante más de media hora aquí detrás.

La capacidad del maletero depende, lógicamente, de las plazas que tengamos desplegadas. Si tenemos la segunda y tercera fila plegadas obtenemos 1.760 litros. Si tenemos en su posición natural cinco de los siete asientos el volumen es de 685 litros (745 litros si deslizamos los asientos a su posición más adelantada); siendo 130 litros superior al de un Tiguan. Por último, si utilizamos las tres filas de asientos nos quedamos con un maletero de 215 litros, que tampoco está nada mal teniendo en cuenta el tipo de coche ante el que estamos.

Versiones mecánicas disponibles

Actualmente, según el configurador de la marca para el mercado español, podemos adquirir nuestro Volkswagen Tiguan Allspace con un motor de gasolina 1.5 TSI Evo de 150 CV y con el propulsor 2.0 TDI diésel en versiones de 150 y 190 CV. Por el momento, el motor de gasolina se puede asociar al cambio DSG, pero no a la tracción 4Motion. Al final del artículo, en el apartado de precios, podéis ver las posibilidades en función del motor, transmisión, tracción y nivel de acabado. Los niveles de acabado son Advance y Sport.

2.0 TDI 150 CV, cambio DSG 7v y tracción 4Motion

Como hemos dicho más arriba, nuestra unidad de pruebas utiliza el motor diésel 2.0 TDI de 150 CV y 340 Nm, que en este caso viene asociado a la caja de cambios de doble embrague DSG con 7 marchas y a la tracción integral 4Motion. El consumo homologado para esta versión es de 7,2 l/100 km en ciclo mixto según el nuevo sistema WLTP -que ya sabéis que es mucho más fiable que el anterior NEDC- y de 5,6 según NEDC.

Según ficha, esta versión del Volkswagen Tiguan Allspace alcanza una velocidad máxima de 198 km/h y tarda 9,8 segundos en cubrir la aceleración de 0 a 100 km/h.

Al volante: En nada perfecto, pero en todo correcto

El Volkswagen Tiguan Allspace es un coche de comportamiento tranquilo, que se encuentra especialmente cómodo en carreteras rápidas, como pueden ser las autovías o autopistas. En este tipo de vías se muestra muy aplomado y transmite una gran sensación de confort a los ocupantes, gracias a su correcto (que no perfecto) aislamiento aerodinámico y a la gran comodidad de sus asientos. A ritmos normales, a 120 km/h, su consumo es bastante bueno, siendo factible estar ligeramente por debajo de los 6 litros.

Menos a gusto se siente en ciudad, pues el radio de giro es un tanto amplio y las dimensiones no lo hacen especialmente ágil en calles estrechas o a la hora de maniobrar en lugares donde no sobra precisamente el espacio, como puede ser un parking. Cuenta con sensores de aparcamiento delanteros y traseros y también con cámaras que proyectan una visión de 360 grados, pero sin embargo su calidad no está demasiado lograda. En ese sentido, en un BMW X3, por ejemplo, está mucho mejor resuelto.

Por otro lado, cuando tomamos carreteras de doble sentido con un estado de conservación mejorable, con asfaltos rotos o baches, la suspensión se muestra algo seca en determinadas circunstancias, aunque nada por lo que preocuparse. Esto también se nota al sobre pasar resaltos notables, de esos que se han extendido como una plaga en las localidades españolas. No es menos cierto que cuando circulamos con varios acompañantes o el maletero cargado se muestra algo más “dulce”.

Este modelo ofrece un buen agarre lateral, permitiendo las inclinaciones justas de la carrocería. El único “pero” a la hora de tomar curvas a una velocidad algo elevada es que, como sus asientos buscan ofrecer el máximo confort, la sujeción lateral es escasa, transmitiéndonos una falsa sensación de que vamos demasiado deprisa. En cualquier caso, solo es una anotación, porque el cliente habitual de Tiguan normalmente no buscará grandes sensaciones de deportividad, por lo que tampoco lo considero un defecto.

Los 150 CV pueden parecer justos para un coche de esta envergadura, pero lo cierto es que me han parecido suficientes para todo tipo de circunstancias. Creo que cualquier cliente habitual del Volkswagen Tiguan Allspace se encontrará a gusto con esta mecánica, no necesitando dar el salto al 2.0 TDI de 190 CV.

Y es que su capacidad de recuperación, sin ser espectacular, me ha parecido bastante correcta. En buena parte es gracias al cambio DSG de 7 marchas, que me ha parecido bastante inteligente a la hora de escoger qué marcha es la ideal para cada circunstancia y relativamente suave a la hora de maniobrar a baja velocidad. Otro detalle de la transmisión es que, seleccionando el modo de conducción Eco, la caja de cambios puede desacoplarse del motor, circulando “a vela” cuando levantamos el pie del acelerador para ahorrar combustible.

Por cierto, en séptima, a 120 km/h, el motor gira a 2.000 rpm exactas.

De este motor lo que no me ha gustado es su sonoridad. No es ninguna novedad que los motores TDI de cuatro cilindros del Grupo Volkswagen son ruidosos, y en este caso no hemos tenido una excepción. En parado deja notar más de lo deseado su condición de motor diésel, tanto en el exterior como en el interior; y lo mismo ocurre cuando circulamos y el motor gira a más de 2.300 vueltas aproximadamente. Creo que la marca debería tratar de reducir su sonoridad y aislarlo un poco mejor. Eso sí, apenas se perciben vibraciones en el interior a ralentí.

¿Fuera del asfalto?

¿Por qué no salir del asfalto si tenemos un 4Motion? Pues sí, como nuestra unidad viene con la tracción integral 4Motion y el Volkswagen Tiguan Allspace es un SUV, hemos hecho alguna escapada fuera del asfalto. Obviamente no es un todo terreno, y hay que tener cuidado de no golpear los bajos de la carrocería o de dañar los neumáticos.

Como todo SUV, nos deja ir un poco más allá de lo que lo haríamos con un turismo convencional, no teniendo miedo a sobrepasar el mínimo bache o terreno accidentado; siempre teniendo en cuenta el tipo de coche que conducimos. La tracción integral 4Motion aporta ese plus de garantías cuando queremos atravesar un terreno algo deslizante o a la hora de subir una pendiente de tierra.

En estas situaciones lo mejor será activar, con el mando giratorio, el modo de conducción específico para montaña. Adapta la respuesta del motor y de la caja de cambios, de modo que las aceleraciones son mucho más suaves para buscar la máxima motricidad posible. También se activa el control de descensos automático, que funciona a la perfección aunque la pendiente que queremos bajar sea muy pronunciada.

Por lo demás, como decía antes, hay que tener cuidado y medir bien para no golpear con los voladizos delantero o trasero, o con la “panza” de la carrocería en el suelo. Si el sistema de cámaras tuviera una mejor resolución también nos ayudaría mucho en ese sentido. Por supuesto, todo a baja velocidad para también evitar dañar estos neumáticos asfaltos montados sobre llantas de 19 pulgadas.

Conclusiones

El Volkswagen Tiguan Allspace nos ha demostrado durante estos 900 kilómetros de prueba que es un coche muy a tener en cuenta por aquellos clientes que necesiten un SUV confortable y con buen espacio de carga, añadiendo el plus de practicidad para momentos puntuales de otras dos plazas extra.

Sin duda, es un gran aliado para cubrir largas distancias en familia con una gran comodidad en todos los sentidos. Eso sí, no es menos cierto que también es un producto más caro que la mayoría de sus rivales de marcas generalistas de este segmento D-SUV, como el Seat Tarraco, el Peugeot 5008 o el Nissan X-Trail.

Respecto al consumo, nuestro registro final, combinando muchos desplazamientos breves y urbanos con trayectos por autovía, realizando prácticamente siempre una conducción normal -con algunos momentos buscando la máxima aceleración posible y en otras ocasiones circulando por caminos y pistas-, ha sido de 6,9 l/100 km. No me parece, en absoluto un consumo alto para un coche de este tamaño y peso.

Equipamientos Volkswagen Tiguan Allspace

Advance

  • Llantas de aleación en 17 pulgadas con neumáticos “todotiempo”
  • Barras de techo cromadas
  • Faros antinieblas delanteros con luz de curva
  • Cristales posteriores oscurecidos
  • Mulduras de las ventanillas cromadas
  • Tres filas de asientos
  • Asientos delanteros confort con ajuste en altura
  • Cajones bajo los asientos delanteros
  • Doble fondo en el maletero
  • Reposabrazos central delantero
  • Retrovisor interior fotosensible
  • Volante multifunción de cuero
  • Equipo de sonido con 8 altavoces
  • Detector de fatiga
  • Lane assist
  • Sensor de luz y lluvia
  • Reconocimiento de peatones
  • Sensores de aparcamiento y Park Assist
  • Luz de carretera automática
  • Climatizador de tres zonas
  • Control de crucero adaptativo y limitador de velocidad
  • Freno de estacionamiento eléctrico
  • Kit de reparación de pinchazos

Sport (añade a Advance)

  • Llantas de 18 pulgadas
  • Barras de techo en acabado anodizado
  • Iluminación exterior completa de LED y lavafaros frontal
  • Regulación del apoyo lumbar en asientos delanteros
  • Iluminación ambiental interior
  • Mesas plegables en los respaldos de los asientos delanteros
  • Molduras iluminadas en los estribos de las puertas delanteras
  • Levas para el cambio automático
  • Servicio de llamada de emergencia automática por 10 años
  • Control de crucero adaptativo con función “Stop & Go”
  • Linterna extraíble en el maletero
  • Radio Composition Media
  • Navegador Discover Media
  • Cuadro de instrumentos Volkswagen Digital Cockpit
  • Frenada de emergencia automática hasta 210 km/h
  • Sistema de acceso y arranque sin llave

Precios Volkswagen Tiguan Allspace

Motor Cambio Tracción Acabado Precio
Motor Cambio Tracción Acabado Precio
1.5 TSI Evo 150 Manual 6v Delantera Advance 36.100 €
1.5 TSI Evo 150 DSG 7v Delantera Advance 38.225 €
2.0 TDI 150 Manual 6v Delantera Advance 37.985 €
2.0 TDI 150 DSG 7v Delantera Advance 40.185 €
2.0 TDI 150 DSG 7v 4Motion Advance 43.590 €
1.5 TSI Evo 150 DSG 7v Delantera Sport 41.255 €
2.0 TDI 150 DSG 7v 4Motion Sport 46.635 €
2.0 TDI 190 DSG 7v 4Motion Sport 47.570 €

Opinión del editor

Volkswagen Tiguan Allspace Sport 2.0 TDI 150 DSG 4Motion
  • Valoración del editor
  • Puntuación 3 estrellas
36.100 a 47.570
  • 60%

  • Volkswagen Tiguan Allspace Sport 2.0 TDI 150 DSG 4Motion
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 26 de diciembre de 2018
  • Diseño exterior
    Editor: 60%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 65%
  • Plazas delanteras
    Editor: 80%
  • Plazas traseras
    Editor: 95%
  • Maletero
    Editor: 90%
  • Mecánica
    Editor: 80%
  • Consumos
    Editor: 80%
  • Confort
    Editor: 85%
  • Precio
    Editor: 60%

Pros

  • Generoso espacio en la segunda fila de asientos
  • Comportamiento del motor con la caja de cambios DSG 7v
  • Sensación de confort en vías rápidas

Contras

  • Plazas de la tercera fila poco aprovechables
  • Algunos ruidos de ajustes interiores en esta unidad
  • Calidad de las cámaras exteriores

Galería Volkswagen Tiguan Allspace

Te puede interesar
¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.