¿Qué hacer si tengo un neumático pinchado?

Si alguna vez has pinchado, sabrás que no es una situación agradable tener que parar el coche para sustituir la rueda. Sin embargo, conviene seguir algunas recomendaciones para hacerlo de forma segura y no dañar más el neumático. De lo contrario, un pinchazo que podía haber sido reparado, se convierte en un cambio de rueda o incluso en el cambio de las dos ruedas de un mismo eje.

Seguir circulando con la rueda deshinchada hasta el taller o cambiar la rueda en un sitio incorrecto son errores de novato que vamos a repasar, para no acabar pagando más de la cuenta. No serías el primero ni el último que agrava su situación por desconocimiento. Además, vamos a enseñarte cómo reparar el pinchazo tú mismo, incluso en situaciones de urgencia.

Reparar un pinchazo

Para poder reparar un pinchazo, éste debe estar sobre la banda de rodadura del neumático. Si el neumático se encuentra pinchado por un flanco, o muy próximo a él, la rueda no se podrá reparar y será necesario sustituirla por una nueva. Si el neumático se encuentra rajado, en vez de pinchado, tampoco se podrá arreglar y será necesario sustituirlo por uno nuevo.

Con mechas

Reparar un pinchazo con mechas es el método más rápido y sencillo. Tanto, que puedes hacerlo tú mismo en un par de minutos y en cualquier sitio. Solo has de tener un medio para hinchar la rueda de nuevo una vez que hayas terminado. Los pasos a seguir son los siguientes:

  • Retira el objeto que haya perforado el neumático. Si es un tornillo, es mejor que uses un destornillador para no dañar más el neumático, aunque no es imprescindible.
    Si no hay objeto que retirar, tendrás que localizar el pinchazo, para lo que es útil un espray con agua y jabón para ver por dónde sale el aire. Infla la rueda para que tenga suficiente presión y ve girando la rueda poco a poco. Mientras lo haces pulveriza la mezcla abundantemente y busca unas pequeñas pompas que saldrán donde está la pérdida de aire.
  • Usa el punzón perforador para agrandar un poco el agujero y dejarlo uniforme
  • Atraviesa la mecha por el agujero tipo aguja que tiene el mango inserta mechas. Usa el sellante o pegamento esparciéndolo abundantemente por la mecha antes de insertarla.
  • Introduce el mango con la mecha en el agujero, gira un cuarto de vuelta y tira para que corte la mecha y se queden dentro los dos trozos
  • Corta los dos extremos de mecha que quedan por fuera de la rueda con una navaja, cúter o tijera. Déjalo al ras sin que sobresalga nada.
  • Hincha el neumático
Artículo relacionado:
Presión de los neumáticos: cuál es la que le corresponde a tu coche

Con parche

La reparación con parche es algo más laboriosa y requiere sacar el neumático de la llanta. Por eso no es precisamente un método que pueda hacer cualquier persona en cualquier sitio. Existen varios tipos de parche: autoadhesivos, con el pegamento a parte, de tipo seta, etc. El de tipo seta requiere el mismo proceso de ampliación del agujero que la mecha, pero a parte de eso, todos los parches tienen los mismos pasos para colocarse:

  • Localiza el pinchazo. Si no está el objeto que ha pinchado la rueda y no lo ves a simple vista usa el mismo truco del agua con jabón que en el método de las mechas.
  • Saca la rueda de la llanta
  • Raspa la superficie alrededor del pinchazo con la cuchilla especial y el líquido específico.
  • Si es un parche de seta amplía el agujero al tamaño indicado para el rabo del parche. Cepillas y aspira el polvo de caucho que se genere en el proceso.
  • Desgasta la superficie donde vayas a poner el parche con una pulidora específica, para que solo quede caucho nuevo a la vista. Cepilla y aspira de nuevo para quitar el polvo de caucho.
  • Aplica el pegamento si está incluido en el kit reparapinchazos que estás usando. Es decir, si no son parches autoadhesivos. Si es de seta, introduce pegamento también por el agujero.
  • Coloca el parche, introduciendo el rabo por el agujero si es de seta. Presiónalo bien por toda la superficie. Conviene ir de dentro a fuera para que no queden burbujas de aire dentro.
  • Pon líquido sellante sobre los bordes del parche si viene el en kit que estas usando.
  • Coloca el neumático en la llanta e ínflala.

Reparar un neumático pinchado con un parche

¿Es seguro reparar un neumático?

Son seguros tanto los métodos que te hemos mencionado, como el de vulcanizado que hacen en los talleres. Lo que es realmente importante es que, se elija el método que se elija, se aplique bien. Si no crees que puedas hacerlo perfectamente es mejor que lo dejes en manos de un profesional.

También es importante saber qué pinchazos se pueden arreglar y con qué método. De lo contrario no serán seguros. Ten en cuenta estos consejos:

  • Repara solo los pinchazos en la banda de rodadura y que no estén demasiado cerca del borde. Nunca en los laterales del neumático.
  • Si el agujero que se ha hecho en el neumático es superior a 6 mm no es recomendable arreglarlo.
  • No repares nada que no sea un pinchazo. Si el neumático se ha rajado tendrás que cambiarlo por uno nuevo.
  • No uses el método de mecha si el neumático está muy desgastado, porque es más probable que pierda presión
  • No uses el método de parche de seta si el ángulo del pinchazo es superior al indicado por el fabricante. Normalmente es hasta 15 o 25 grados de inclinación. Puedes comprobarlo usando un porta ángulos e introduciendo un poco un punzón para ver cuánto se inclina.
Artículo relacionado:
Conoce tus neumáticos

¿Cuánto cuesta reparar un neumático pinchado?

Rueda pinchada

Si quieres hacerlo tú mismo, te costará lo que cueste el kit de reparación que te quieras comprar. Los hay muy baratos como el kit de reparación universal Mingwen o el Kit Reparación Pinchazos Emergencia Easily. También los hay más elaborados como el Kit de Reparación de Neumáticos MVPower e incluso los hay que vienen con bombas de CO2 para hinchar los neumáticos después, como el Kit Profesional Licota.

Si vas a un taller especializado el precio tampoco es alto. Suele costar entre los 15 y 20 euros. Ahora bien, cuidado con ir a talleres no especializados porque en algunos el precio puede subir. Hay gente que aprovecha una revisión u otro motivo para pedir la reparación de un pinchazo o simplemente va allí por desconocimiento. En estos casos la factura puede elevarse hasta los 40 ó 50 euros porque te cobran su mínimo en mano de obra que suele ser media hora o una hora.

No rodar con el neumático pinchado

Lo que debemos tener claro es que, una vez hemos pinchado la rueda, es necesario parar de inmediato el coche para no circular con la rueda pinchada y colocar en su lugar la de repuesto. Si circulamos varios kilómetros con la rueda pinchada dañaremos totalmente el neumático e incluso podemos llegar a dañar la llanta de nuestro coche.

¿Para qué voy a tener cuidado de no dañar la rueda pinchada si total hay que cambiarla? Depende, en muchos casos los pinchazos se pueden arreglar poniendo un parche, con el cual podemos seguir usando ese neumático sin ningún tipo de problema hasta que sea necesario cambiarlo por su desgaste.

Si circulamos varios kilómetros con el neumático pinchado, lo único que conseguiremos es hacer un surco en los flancos, al pisarlos con los bordes de la llanta. Si ven esto en el taller al que vayamos, es muy probable que nos digan que no nos pueden repara el pinchazo, porque el neumático está dañado y no es seguro circular con él. La solución pasa entonces por tener que poner un neumático nuevo o incluso los dos neumáticos del mismo eje.

Por lo tanto, lo más aconsejable ante un pinchazo es parar inmediatamente el coche para sustituir el neumático dañado y acudir con él al taller para que verifiquen si se puede reparar. Si hacemos esto, nos podemos ahorrar bastante dinero, algo que seguramente agradeceremos.

Rueda sin presión por pinchazo

Cómo cambiar un neumático pinchado paso a paso

Para cambiar una rueda los pasos son muy sencillos, aunque en muchas ocasiones se requiere de cierta fuerza o maña para conseguirlo. Los pasos a seguir son:

  • Para en un sitio seguro, nunca en la calzada. Si estás cerca de ella, pon un triángulo para advertir al resto de conductores.
  • Afloja los tornillos antes de levantar el coche. Si no tienes suficiente fuerza, puedes probar a aplicar el truco de ajustar bien la llave y subirte encima de ella para que sea tu peso el que haga el trabajo. Si no quieres hacer esto y sabes que te va a costar hacerlo, recuerda que una llave de mango largo te ayudará a hacer palanca y por lo tanto se requerirá menos fuerza.
  • Levanta el coche con el gato
  • Termina de quitar los tornillos por completo y saca la rueda
  • Pon la rueda debajo de coche en el borde por si el gato falla. Así, si se cae el coche, no dañarás nada.
  • Pon la rueda de repuesto. Para hacerlo perfecto hay que seguir un patrón de estrella, es decir, ve apretando los tornillos opuestos al anterior. En una rueda de cinco tornillos, si los numeras en orden empezando por cualquiera de ellos, el orden para apretarlos sería: 1, 3, 5, 2 y 4.
  • Baja el gato y ve a un taller para que te arreglen la rueda pinchada.

Imágenes 3, 4 y 5 – Alistair, Jay Cross, John K Thorne Photography

Te puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche