Récords de velocidad: tierra, mar y aire

récords de velocidad

A lo largo de la historia, el hombre siempre ha intentado superarse. Y esto también es aplicable a la velocidad. Desde finales del siglo XIX hasta nuestros días, muchos han sido los intentos de superar las marcas anteriores de velocidad por tierra, mar y aire. Por eso, en este artículo te traemos las hazañas más destacadas en cuanto a récords de velocidad se refiere. ¡Algunos son realmente impactantes!

Récord de velocidad sobre tierra

Thrust SSC récords de velocidad

ThrustSSC (Thrust SuperSonic Car) es un vehículo a reacción desarrollado por el británico Richard Noble, Glynne Bowsher, Ron Ayers y Jeremy Bliss. Este vehículo se hizo específicamente para romper los récords de velocidad por tierra que había establecidos anteriormente. Y lo consiguió el 15 de octubre de 1997, pilotado por Andy Green (piloto de cazas de combate de la Fuerza Aérea Real).

En esa ocasión, alcanzaría una velocidad de 1228 km/h, convirtiéndose en el primer vehículo terrestre en romper la barrera del sonido de forma oficial. Lo hizo en el desierto de Black Rock, en Nevada (EE.UU.), una superficie suficientemente plana y grande como para que este vehículo pudiera pilotarse.

Este vehículo se exhibe en el Museo del Transporte de Coventry en Inglaterra. Por tanto, puedes visitarlo si lo deseas.

Este vehículo tiene una longitud de 16.5 metros de largo, y 3.7 metros de ancho. Además, lejos de lo que podrías pensar, tiene un peso muy elevado, de casi 10 toneladas. El empuje que era capaz de desarrollar era de 223 kN, lo que genera 102.000 CV, pese a que sus motores a reacción no están diseñados para operar a la máxima velocidad. Para conseguir esta potencia se usaron dos motores Rolls-Royce Spey Turbofan de poscombustión usados en el caza de combate a reacción F-4 Phantom II.

La forma del vehículo es totalmente aerodinámica, y una de las mayores preocupaciones era que el vehículo no despegara de la tierra a esas velocidades. Además, este vehículo carecía de neumáticos, que se habrían desintegrado a esas velocidades. En vez de eso usaba unas ruedas de aleación metálica. Además, cualquier pequeño bache o piedra en el camino podría tener consecuencias nefastas, por lo que se aseguró de que la superficie de la pista de tierra usada era lo más plana y limpia posible.

Estos motores quemaban alrededor de 18 litros de combustible por segundo, con un consumo aproximado de 4850 litros a los 100 km. La potencia térmica liberada por estos motores era de 630 MW, teniendo en cuenta que la potencia conseguida efectiva era de 76 MW, quiere decir que el vehículo tenía una eficiencia del 12% aproximadamente. En definitiva, una bestia que puedes ver en el siguiente vídeo en acción, y te recomiendo que pongas el sonido para escuchar cuando romper la barrera del sonido:

Bloodhound LSR fue el sucesor del Thrust SSC, otro vehículo británico para superar los récords de velocidad establecidos por su antecesor. Se creía que este vehículo podría llegar a una velocidad punta de 1609 km/h. Esta vez se había construido con un motor a reacción Turbofan Rolls-Royce Eurojet EJ200 de postcombustión y un motor de cohete adicional. El piloto elegido fue el mismo, Andy Green. Todo estaba listo para establecer el nuevo récord, pero en 2018 la empresa entraría en quiebra.

En ese instante, un empresario llamado Ian Warhust compraría este proyecto para continuarlo, pasando a llamarse Bloodhound LSR. Pero la falta de fondos y la pandemia del COVID-19 volverían a estancar el proyecto. Finalmente, en 2021 se volvería a poner en venta

Otros récords de velocidad por tierra

¿Sabías que…? Existen más récords de velocidad sorprendentes que deberías conocer, como:

  • El récord de velocidad en moto lo tiene Rocky RObinson con la Ack Attack, una moto que conseguiría el récord de velocidad el 25 de septiembre de 2010, alcanzando los 605,698 km/h.
  • El récord de velocidad para un coche radiocontrol a batería lo tiene Nic Case, con su RC Bullet. Éste alcanzó el 25 de octubre de 2014 una velocidad de 325,12 Km/h.
  • Hubo un récord de velocidad para un motor de vapor que alcanzaría los 238,679 km/h. Era el Inspiration pilotado por Don Wales. Se estableció el récord el 25 de agosto de 2009.
  • También hay otro récord de velocidad por un vehículo impulsado por viento. El Ecotricity Greenbird pilotado por Richard Jenkins conseguiría unos 203,09 km/h el 25 de marzo de 2009.
  • Es sorprendente saber que otro vehículo impulsado por un humano, Todd Reichert, conseguiría el 17 de septiembre de 2016 batir otro de los récords de velocidad por tierra, con 144,17 km/h.
  • También tienes un récord de velocidad en tierra impulsado por energía solar, es el Sky Ace TIGA conducido por Shinozuka. Alcanzó los 91,332 km/h en 20014.
  • El récord de velocidad sobre hielo lo tiene Janne Laitinen, que conseguiría el 9 de marzo de 2013 llevar un Audi RS 6 a una velocidad de 335,7 km/h.
  • Eugene Cernan tiene el honor de tener el récord de velocidad sobre la superficie lunar. En 1972 llegaría a los 18 km/h con el Apollo 17 Lunar Roving Vehicle LRV-003.
  • También hay récords de velocidad en Marte por los roves Spirit y Opportunity, aunque estos no estaban pilotados. La velocidad era de 0.18 km/h.
  • Incluso existen otros récords de velocidad por raíles, como el del Super Roadrunner que llegaría a los 10.326 km/h, diez veces más que el anterior intento de un vehículo que había conseguido llegar a los 1000 km/h. Realmente impresionante.
  • En cuanto al récord de velocidad de trenes de vapor lo tiene el LNER Class A4 4468 Mallard conducido por Joseph Duddington y Thomas Bray en 1938, alcanzando 202,6 km/h.
  • En cuanto a trenes modernos, cabe destacar el SCMaglev L0 Series Shinkansen que el 21 de abril de 1954 alcanzaría los 603 km/h.

Como curiosidad adicional, decir que la noche del 16 al 17 de julio de 2006, en España se conseguiría otro récord de velocidad nacional sobre ruedas. Sería durante las pruebas de homologación del nuevo tren AVE 103-002 de Siemens que cubriría la línea Madrid-Barcelona. En ese momento se alcanzará uno de los récords de velocidad españoles al lograrse los 403,7 km/h, una velocidad superior a la anterior marca establecida sobre los 390 km/h.

Récord de velocidad en agua

Existe un récord de velocidad bajo el agua. Éste está ostentado por el submarino soviético que llegaría a los 57 km/h o a 31 nudos. Sin embargo, también hay que destacar los torpedos que lanzan estos submarinos, llegando a los 200 nudos o 370 km/h en el caso del torpedo de supercavitación ruso VA-111-Shkval. Pero esto no nos interesa tanto como el récord sobre la superficie del agua, conseguido por una lancha rápida llamada Spirit of Australia. Fue construida con madera por Ken Warby y rompería el récord de velocidad mundial el 8 de octubre de 1978.

El propio Ken pilotó esta barcaza en el río Tumut. Conseguiría una velocidad oficial de 511,11 km/h o 275,98 nudos, y con una velocidad máxima de 300 nudos o 555 km/h. Todo gracias a un motor a reacción Westinghouse J34 desarrollado por la Westinghouse Electric Company a finales de 1940 y que se usó en aviones de combate.

Hay que decir que Warby construiría en los años 90 otro segundo bote a reacción, el Aussie Spirit propulsado por un Westinghouse J34 pero nunca haría el récord con él. Además, actualmente, Warby y su hijo Dave trabajan en un nuevo Spirit of Australia II propulsado por un motor a reacción Bristol Siddeley Orpheus sacado de un caza italiano Fiat G.91. En 2018, Dave alcanzaría 170 nudos o 314 km/h en una prueba no oficial en el lago Blowering. En la actualidad, aún están modificando el diseño para otro nuevo intento oficial…

Récord de velocidad en aire

Lockheed SR-71 Blackbird

Tampoco me gustaría olvidar los récord de velocidad que se han establecido por aire. Es cierto que vehículos no tripulados como el HTV-2 llegaron a los 21.245 km/h (Mach 20). También es importante destacar el cohete North American X-15a-2 que pilotó William J. Knight en 1967 y que lograría llegar a los 7.270 km/h (Mach 6.7). Sin embargo, si nos referimos a los aviones más rápidos, hay que destacar al Lockheed SR-71A Blackbird, que pilotado por Eldon W. Joersz en 1976 lograría llegar a los 3.529,56 km/h, es decir, una velocidad de Mach 3.3.

El Lockheed SR-71 Blackbird es un avión de reconocimiento que podía alcanzar Mach 3+ y una gran altitud. Fue fabricado por la compañía aeroespacial estadounidense Lockheed Corporation y fue usado por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y por la NASA. Actualmente se encuentra en desuso, ya que la compañía está desarrollando un sucesor no tripulado conocido como SR-72 y que está programado para 2025. Pero, por el momento, sigue siendo el que ostenta el récord mundial de velocidad para un avión tripulado.

También existen otros récords de velocidad por aire como el del helicóptero Westland Lynx 800 pilotado por John Egginton en 1986, que alcanzaría los 400,86 km/h. O el del Rolls-Royce Accel Spirit of Innovation eléctrico que pilotó Steve Jones en 2021 para llegar a los 555,9 km/h.

Récords de velocidad en el espacio

Parker Solar Probe récords de velocidad

Para finalizar, también hay que destacar otros récords de velocidad, pero esta vez por el espacio. Ahí fuera también se han conseguido velocidades estelares, nunca mejor dicho. Por ejemplo, el Parker Solar Probe de la NASA, alcanzaría el 21 de noviembre de 2021 una velocidad de 587.000 km/h.

Esta sonda espacial fue lanzada en 2018, tras años de trabajo desde que fue anunciada en 2009. La misión era realizar observaciones de la corona exterior del Sol. Para ello se acercará a 6.9 millones de km del Sol. Se calcula que para 2025 alcanzará su máxima velocidad, los 690.000 km/h, o que es un 0,064% de la velocidad de la luz. De hecho, es el objeto más rápido construido por el ser humano.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.