¿Qué es el ESP? Todo sobre el Control de estabilidad del coche

ESP-que-es

Uno de los avances más importantes de la historia del automóvil en materia de seguridad ha sido el control de estabilidad. Desde su llegada al mercado, este sistema, conocido popularmente como ESP, se ha convertido en todo un ángel guardián para el conductor, consiguiendo reducir en un 80 % los accidentes que tiene como origen una pérdida de adherencia o derrape. Y es que, con su funcionamiento, rápido y eficaz, se proclama como el segundo sistema de seguridad más importante solo por detrás del cinturón.

Pese a que hasta noviembre del pasado año 2014 no saliera la resolución que obligaba a los fabricantes a montar de serie el ESP, este sistema era desarrollado en 1995 por Bosch en colaboración con Mercedes y utilizado en un primer momento por la berlina de representación de la marca, el Clase S. En las próximas líneas no solo conoceremos de cerca qué es y cómo funciona este control de estabilidad, sino también la manera en la que nos protege este sistema y las posibilidades de desconexión que ofrece. Acompáñanos.

¿Qué es el ESP?

Coche-derrapando

El ESP o control de estabilidad es un sistema que actúa cuando el vehículo pierde la trayectoria marcada por el volante. De forma automática, trabaja sobre los frenos a fin de recuperar el control del coche tras haber perdido adherencia y, en resumen, la estabilidad que nos garantiza esa seguridad en marcha. Tanto si el derrape o la pérdida de agarre se produce en el tren trasero, en el delantero o en ambos, este sistema actuará en consecuencia devolviendo el vehículo a la trayectoria siempre que no sobrepasemos los límites que marca la Física.

El control de estabilidad trabaja con sistemas de la misma manera populares como el ABS o el control de tracción, frenando las ruedas de forma individual cuando detecta una situación de peligro. Una situación que viene cuando el comportamiento del vehículo no se corresponde a la orden que el conductor da con el volante. Numerosos estudios han concluido que el mismo sistema es capaz de reducir la mortalidad en carretera en un 20 % evitando las salidas de vía.

¿Cómo funciona el ESP?

ESP-coche

El funcionamiento del control de estabilidad se basa en el trabajo de unos actuadores ubicados en el sistema de frenado, en unos sensores que recogen la información y en una unidad de control electrónico (UCE) que analiza los datos y posteriormente se encarga de dar la orden. Esta unidad compara los datos recogidos por los sensores a un ritmo de 25 veces por segundo, si en algún momento detecta que la situación del volante no coincide con la trayectoria del vehículo, el ESP intervendrá.

Esta información es recogida por la UCE desde el sensor de ángulo de dirección, que informa sobre el movimiento del volante, desde los sensores de velocidad de giro, comunes al ABS que informan sobre eventuales bloqueos de las ruedas y, por último, desde los sensores de ángulo de giro y aceleración transversal, encargados de enviar información referente a la trayectoria real del vehículo. Con toda esta información la unidad de control electrónico valorará la situación frenando, en caso necesario, la rueda o ruedas que sean más convenientes para que el vehículo recupere la trayectoria.

ESP-curva

La clave del funcionamiento del ESP viene dada por el conocimiento de este sistema de la rueda que gira a diferente velocidad del resto. Con ello, es capaz de detectar si se trata de una pérdida de adherencia del tren delantero, subviraje, un derrape del tren trasero, sobreviraje, o de ambos ejes. De forma selectiva, dependiendo de cada caso, el control de estabilidad frenará las ruedas o incluso reducirá el par motor para reducir ese deslizamiento y conseguir que recuperemos de nuevo la trayectoria.

Para que la actuación del ESP quede más clara podemos poner un ejemplo. Imaginemos que entramos demasiado rápido en un giro a la izquierda y notamos como la parte delantera de nuestro coche se sale de la trayectoria, es decir, empieza a subvirar. Este sistema evaluará la información recogida y, en décimas de segundos, actuará frenando en este caso la rueda trasera izquierda. Si repetimos la misma situación pero es el tren trasero el que derrapa, es decir, sobreviramos, el sistema frenará la rueda derecha delantera a fin de recuperar la trayectoria.

¿Cómo conducir un coche con ESP?

ESP-en-nieve

La actuación del ESP nos protege en caso de pérdidas de adherencia que provoquen una salida de la trayectoria. En determinadas situaciones, la actuación del conductor puede perjudicar el trabajo de este sistema, engañándolo por dar órdenes al coche imprecisas. El control de estabilidad sabe hacia dónde queremos ir gracias al volante, por lo que si no lo manejamos de forma clara y precisa, no estaremos ayudando a trabajar al ESP. Es importante que no hagamos contravolante, limitándonos a apuntar con el volante hacia donde queremos ir.

Igualmente cuidar el estado del vehículo es imprescindible. Debemos tener en cuenta que mantener los neumáticos en buen estado evitará en mayor medida las pérdidas de adherencia además de ayudar a recuperar la trayectoria en situaciones de subviraje y sobreviraje. Aunque suene típico, mantener la calma puede decantar la balanza entre el susto y el accidente, por ello pese a ser la frase que se suele decir en estos casos, intenta mantener la compostura.

¿Podemos desconectar esta ayuda?

boton-esp-coche

La mayoría de modelos que montan este sistema nos dan la opción de desconectar totalmente esta ayuda o bien de limitar la actuación de la misma. Este sistema trabaja activamente con el control de tracción, sistema que evita que las ruedas pierdan adherencia en las salidas desde parado reduciendo la potencia del vehículo. Al desconectarlo el cuadro de instrumentos reflejará esta desconexión, llegando a volver a conectarse de forma automática si pasamos de una velocidad establecida en algunos modelos.

La razón por la que los fabricantes permiten la desconexión es debido a que, por ejemplo, circulando en ciertas superficies, es más beneficioso que toda la potencia se dirija a las ruedas pese a que derrapen. Así, en ciertos terrenos, la actuación del ESP podría hacer que las ruedas se enterraran más. Igualmente, el control de estabilidad limita la conducción deportiva, no permitiendo derrapes ni sobrevirajes. En estos casos se recomiendo evitar desconectar el ESP salvo en circuito.

También puede darse el caso de que tengas que circular sin esta ayuda porque tu coche tiene alguna avería en el ESP.

ESP solo es un nombre comercial

2015 Dodge Challenger SRT

Aunque todos conozcamos al sistema de estabilidad como ESP, estas siglas responden a un nombre comercial acuñado por Bosch y Mercedes. La mayoría de fabricantes han adoptado este nombre aunque existen algunas firmas que utilizan otros. De este modo BMW lo denomina con las siglas DSC, Ferrari con las de CST, Maserati en cambio elige las de MSP o Nissan las de VDC entre otros. Todas responden al mismo sistema, siendo el nombre genérico el de ESC, Electronic Stability Control.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Categorías

Técnica

Enrique León

Extremeño enamorado del mundo del motor. Cuando aún no había aprendido a contar hasta diez, ya coleccionaba llaveros con las insignias de cada... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Javier Monsalves M dijo

    Estimados, muy buena explicación.
    Les cuento que tengo una subaru xv 2016 mecánico , 2.0 lts. Es conveniente desactivar el ESP (vdc en subaru) cuando transito por nive, gravilla o en caminos con mucho barro?. Pregunto porque al subir una pediente o desnivel a contra volante la transmisión realiza un tac tac tac tac y no sé si es el control de tracción o el de estabilidad.

    Muchas gracias por todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *