El Toyota Venza resucita en clave SUV para triunfar en Estados Unidos

Cuando una marca lanza al mercado un modelo, espera que su repercusión sea destacable. Cuanto menos, para recuperar la inversión empleada y arañar puestos en las listas de ventas. Sin embargo, hay proyectos que por muy bien pensados que estén no son bien recibidos por el respetable. El Toyota Venza es uno de ellos, pues a pesar de que estaba destinado a triunfar en EEUU, la marca lo tuvo que retirar por sus bajas ventas.

La primera generación del Toyota Venza llegó al mundo en el año 2008. En Japón ha llegado hasta nuestros días, pero de América del Norte tuvo que salir en 2015. Con la segunda generación la firma nipona espera recuperar la confianza de aquellos que no se la dieron en su momento. Ahora, regresa en clave SUV, dejando atrás el extraño experimento del anterior y ofreciendo un nivel de calidad y refinamiento propios de segmentos superiores.

El Toyota Venza evoluciona el código estético del Highlander

Ayer mismo os contamos cómo es la nueva generación del Toyota Sienna. Este minivan estrena un diseño mucho más moderno y deportivo, calificativos que podrían definir al Venza. Pero además, no podemos pasar por alto que el Highlander le cede parte de su fisonomía. Aún así, la evolución entre uno y otro es palpable, pues el segundo busca captar la atención de un público más dinámico y con un estilo de vida activo.

Así, el frontal del Venza destaca por la inclusión de unos grupos ópticos con tecnología LED y diseño rasgado. Ambos flanquean una parrilla de pequeño tamaño que en su interior está carenada. La zona central acoge el logo de la marca, y si nos fijamos en su terminación, tendremos muchas pistas del tren motriz que lo impulsará. En la zona baja encontramos un paragolpes sencillo que integra una gran toma de aire cerrada en parte.

Artículo relacionado:
Toyota Sienna 2021: el minivan de éxito yanqui que querrás para tu familia

La vista lateral es la más dinámica, principalmente por dos elementos. El primero, y más destacado, la línea descendente del techo. El segundo, por la forma de los pasos de rueda y líneas de tensión que recorren la carrocería. El contra punto elegante llega de la mano de unas molduras cromadas en el contorno de las ventanillas. Las llantas de aleación son de hasta 20 pulgadas, ofreciendo en conjunto una apariencia de estilo coupé.

Por último está la zaga. Sus líneas siguen la tendencia vista en el resto de la carrocería: son afiladas y marcadas. La luneta trasera es de pequeño tamaño al igual que los grupos ópticos LED. Ambos están unidos en la zona central por una fina tira que también integra la misma tecnología. Recuerdan mucho a los del Highlander, aunque en este caso el nivel de dinamismo que quiere transmitir es más elevado.

Interior a la última en calidad, seguridad y tecnología

El interior del Toyota Venza luce moderno y muy tecnológico. No puede negar que pertenece a la firma japonesa pues es reconocible por lo ordenado y la claridad del conjunto. La zona que más destaca es la central superior, principalmente por la inclusión de una pantalla táctil de 8 pulgadas en las versiones básicas y 12,3 pulgadas en las más completas. El cuadro de instrumentos se pasa a la moda digital, con un display de 4,2 o 7 pulgadas.

Los datos relativos al espacio disponible en el habitáculo no han sido desvelados. El Venza llega para situarse entre los RAV4 y Highlander, por lo que por tamaño y espacio de carga estará a medio camino entre uno y otro. Donde no habrá diferencias será en cuanto a posibilidades de equipamiento. El SUV está disponible con tres acabados conocidos en otros modelos de la marca: XLE, Limited y Platinum.

Entre las novedades está el sistema de seguridad Toyota Safety Sense 2.0. Será de serie desde la versión XLE e incluirá elementos como control de crucero adaptativo con parada y arranque o frenado automático de emergencia. Tampoco faltan la alerta de salida de carril con asistencia de dirección o la de señalización de carretera. La parte lúdica llega por la conectividad con Apple ClarPlay, Alexa o un equipo de sonido JBL Premium.

Mecánica híbrida, siguiendo la estela Toyota

Toyota mantiene su filosofía y hoja de ruta para el tren motriz del Venza. Esto es, disfruta de un conjunto híbrido que combina un bloque gasolina 2.5 litros de ciclo Atkinson con dos o tres motores eléctricos. La versión con tracción al tren anterior emplea dos y la más capaz, con tracción total, hace uso de tres. En todos los casos, el rendimiento conjunto es idéntico, con una potencia de 163 kW (221 CV).

Para su gestión la marca confía en la última evolución de su transmisión de tipo automático e-CVT. La gestión eléctrica se beneficia de un sistema de frenado regenerativo que puede recuperar la energía en varios niveles. Todo esto es posible gracias al empleo de la moderna plataforma modular TNGA en su declinación K. Es la misma que emplea el nuevo Camry o su hermano mayor Highlander.

La llegada del nuevo Venza al mercado americano está prevista para el próximo verano. Por ahora no hay tarifas anunciadas, aunque se situará a medio camino entre los RAV4 y Highlander. Habrá que ver si se animan a lanzarlo en Europa, pero nosotros creemos que no será así. Se admiten apuestas.

Fuente – Toyota


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.