Así fue la Volkswagen Driving Experience en el Circuito de Monteblanco

El pasado sábado 28 de abril asistimos a una jornada de las Volkswagen Driving Experience en el Circuito de Monteblanco, concretamente a un curso con la Escuela R de Volkswagen. El objetivo es claro: mejorar la técnica de conducción en circuito descubriendo, en un entorno totalmente seguro, las posibilidades de un turismo deportivo para, después, poder aplicar todo lo aprendido en la carretera en caso de situación extrema.

No, estos cursos no tratan de que aprendamos a conducir muy rápido y posteriormente pongamos en peligro nuestra integridad física y la del resto de usuarios de las vías públicas, sino todo lo contrario. Se aprende a trazar, a frenar, a acelerar y a solventar con éxito una situación peligrosa que se pueda dar en la carretera, con altas posibilidades de evitar un accidente. Pero vamos a ir por partes y os voy a contar paso a paso todo lo aprendido.

El Circuito de Monteblanco sería nuestro punto de encuentro y el lugar donde desarrollaríamos las actividades que engloban este programa. Durante el briefing, tres ilustres del mundo del motor en España, como son Luis Moya, Jordi Gené y Francesc Gutiérrez, serían los encargados de transmitirnos las primeras instrucciones teóricas.

Antes de la práctica, unos conocimientos teóricos básicos

Aunque muchas veces relacionamos teoría con aburrimiento, en este caso no era así, ni mucho menos. No todos los conductores saben cuál es la postura de conducción idónea, pero muchos menos saben cómo corregir un sobreviraje o un subviraje, la altísima importancia del ABS, cómo actuar ante un obstáculo imprevisto, cómo gestionar la mirada para, además de ser rápido en pista, poder anticiparnos a cualquier situación difícil de solventar o qué es eso de la frenada regresiva. Después de hacer el curso, lo teníamos bastante claro, tanto en la teoría como en la práctica.

Frenada en pista muy deslizante con esquiva

Para el primer ejercicio práctico utilizaríamos un Volkswagen Arteon. Aceleraríamos a fondo durante unos segundos y pasaríamos del asfalto seco a una superficie deslizante que, como veis en las imágenes, estaba muy mojado. La organización quería simular una adherencia bastante parecida a la que encontramos sobre la nieve, es decir, mínima. En esa “nieve simulada” encontraríamos unos conos que intentaríamos esquivar.

Pie al freno con todas nuestras fuerzas y guiado de la dirección. Ese era el objetivo de los monitores. Ellos mismos nos cuentan que muchos conductores tienen miedo a frenar muy fuerte cuando se ven ante una situación extrema. No hay que tener miedo, nos dicen, prácticamente todos los coches que circulan por nuestro país tienen ABS, y muchos de ellos también ESP. El freno a fondo y sin miedo, y con el volante guiamos la dirección.

En este ejercicio pudimos comprobar como muchos participantes erraban en ese sentido. Unos quedaban agarrotados y no eran capaces de girar el volante lo suficiente y otros, simplemente, se asustaban al notar la entrada de las ayudas electrónicas y levantaban la presión sobre el pedal de freno. Después de un par de repeticiones, esos miedos eran cosa del pasado.

Contra el crono en un Mickey Mouse

El segundo ejercicio era un Mickey Mouse, un circuito muy estrecho y de muy baja velocidad cuyos márgenes son marcados por conos que realizaríamos con un Volkswagen T-Roc. Los Mickey Mouse vienen muy bien a los conductores para aprender a mirar más allá de lo que tenemos inmediatamente delante, para ganar agilidad y precisión con el volante, así como para aprender a gestionar el momento y la fuerza que aplicamos sobre el pedal del freno y del acelerador, pues frenar demasiado pronto es perder mucho tiempo.

Esta sería la única ocasión en que tendríamos un incentivo para tratar de hacerlo lo mejor y más rápido posible, un cronómetro. El “pique sano” entre los participantes era más que evidente y, para más inri, quien tirara un cono tendría una sanción de 5 segundos. Para terminar de hacerlo más interesante, había bastante agua en buena parte del circuito ratonero, por lo que teníamos que ser muy precisos.

Al circuito con los Golf GTI y Golf R

Aunque todo lo anterior había estado muy bien, lo realmente interesante y lo que todos estábamos esperando era entrar a pista. El trazado de Monteblanco, con 18 curvas y 4,4 kilómetros, esperaba nuestra llegada a los mandos de los Volkswagen Golf GTI y Volkswagen Golf R.

Para mejorar tanto la seguridad como la experiencia de conducción de los participantes, la organización realizó dos grupos. Primero aprenderíamos una mitad del circuito (con GTI) y después la otra (con Golf R). Un monitor, en el asiento del copiloto, se encargaría de darnos consejos sobre puntos de referencia, lugares de frenado y ayudarnos con la trazada ideal, además de irnos corrigiendo y haciéndonos ver en qué puntos fallamos.

Y ahora sí, llegaba el momento de la verdad. Daríamos tres vueltas al trazado completo del Circuito de Monteblanco con cada coche y, en nuestro caso, empezábamos con el Volkswagen Golf GTI. Este circuito ubicado en la provincia de Huelva transmite bastante confianza y seguridad, pues además de tener un asfalto perfecto, las escapatorias son muy amplias, con unos metros de asfalto y, posteriormente, grava.

El Volkswagen Golf GTI no es un coche muy extremo ni de los que más sensaciones transmite a la hora de rodar en circuito, no es un deportivo puro, pero por su estabilidad y sencillez de conducción es uno de los mejores productos para este tipo de cursos. Aguanta bien y con estabilidad lineal en las frenadas más exigentes, no da sacudidas bruscas en curvas de alta velocidad y, en definitiva, su comportamiento es bastante noble.

La única “pega” de este modelo es que, al no contar con diferencial autoblocante, hay que ser muy suave con el acelerador para no perder motricidad a la salida de las curvas lentas, debiendo acelerar poco a poco y de forma progresiva. Esto no nos ocurriría posteriormente con el Volkswagen Golf R, pues los 310 CV que desarrolla son enviados al asfalto mediante las cuatro ruedas, permitiendo ser más bruscos con el gas y acelerar unos metros antes al salir de la curva.

Probablemente esas seis vueltas, tres con cada modelo, puedan parecer pocas. La sensación que siempre nos queda es algo así como “tal vez si hubiera dado una vuelta más…”, pero sinceramente creo que, aunque hubieran sido cinco vueltas con cada coche, al final, el circuito es el circuito y siempre quedas con ganas de más; y eso solo ocurre cuando lo estás pasando bien y disfrutando.

Para finalizar, la organización hacía entrega de un diploma a cada participante de forma individual y nuestro monitor, junto a los pilotos embajadores de la marca, comentaba qué tal había ido el aprendizaje de cada uno de los asistentes.

Experiencia más que recomendable

Ojalá todos los conductores de nuestro país (y del planeta) realizaran algún curso de conducción similar a este, sea de la marca Volkswagen, de otra marca o de una escuela externa. Se gana confianza, se conoce a fondo los límites de uno de mismo y de los coches actuales, se aprende a conducir y a solventar situaciones de riesgo y se pasa un día más que divertido.

¿Es caro? El de esta Escuela R del Volkswagen Driving Experience el precio es de 190 euros para clientes de la marca y de 250 euros para no clientes. Sinceramente, pienso que es una cantidad más que asequible por todo lo que se aprende y en las condiciones de total seguridad en las que se realiza, contando además en este caso con la presencia de tres ídolos dentro del mundo del automovilismo como son Luis Moya, Jordi Gené y Francesc Gutiérrez.

Muy buen ambiente, un aprendizaje muy importante y para cualquier situación de peligro y una experiencia más que recomendable para cualquier apasionado del mundo del motor pero también para cualquier persona, le guste o no conducir, con carnet.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *