La Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi presenta su nuevo plan de acción

Renault Clio delantera

Tras muchos «dimes y diretes» ya conocemos la nueva hoja de ruta que seguirá la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi. Las principales firmas que componen esta asociación han tenido que sentarse y hablar mucho para componer este documento. Con él, quieren dar por zanjados los rumores que anunciaban una posible disolución. Es más, ahora que la crisis del Covid-19 las ha dejado muy tocadas buscan transmitir solidez.

Renault está viviendo una época negra. Es más, para sobrevivir ha solicitado un préstamo millonario a su principal accionista, el Gobierno de Francia. Por su parte, Nissan está en plena reestructuración para no seguir quemando dinero y acabar en la ruina. Mitsubishi es la que parece estar más tranquila, aunque tras esa aparente calma subyace una fuerte caída de las ventas y una gama veterana que necesita una renovación con urgencia.

La Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi se dividirá el mundo en zonas estratégicas

Nissan Qashqai

La Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi sabe que su fortaleza es la unión de marcas. Además, cada una es fuerte en diferentes zonas del mundo, por lo que han decidido dividirlo en «regiones de referencia». Así, Nissan se encargará de liderar al consorcio en zonas como EEUU, China y Japón. Por su parte, Renault hará lo propio en Europa, Rusia, Sudamérica y África del Norte. Por último, Mitsubishi se centrará en ASEAN y Oceanía.

El segundo paso es el desarrollo y creación de nuevos modelos. Las actualizaciones de la cartera seguirán el esquema líder-seguidor. Esto es, que la marca dominante del mercado referencia desarrollará un modelo principal y el resto de marcas de la alianza lo adaptará a sus necesidades. De esta forma, se incrementarán las sinergias internas reduciendo costes de desarrollo y maximizando la capacidad productiva de sus fábricas.

Artículo relacionado:
Según los rumores, la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi podría explotar

La Alianza estima que para el año 2025 cerca del 50% de sus modelos se desarrollarán y fabricarán siguiendo el esquema líder-seguidor. Entre las acciones más importantes están…

  • En Europa el segmento B-SUV será liderado por Renault. Nissan será la encargada de crear la nueva generación de C-SUV que debería llegar en 2025.
  • Para mejorar la eficiencia en América Latina se eliminarán tres plataformas de segmento B y se mantendrá sólo una. Su producción tendrá lugar en dos centros técnicos que, a diferencia de ahora, fabricarán tanto para Nissan como para Renault.
  • Por último está la ampliación de cuota de mercado en el sudeste asiático y Japón. Mitsubishi tendrá un papel primordial con el desarrollo de nuevos kei cars para Nissan y la búsqueda de nuevas oportunidades.

El reparto en la creación tecnológica es vital

Para dar forma al nuevo plan de acción, la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi debe incrementar su inversión en tecnología. Para evitar duplicidades y por ende derroche de recursos económicos, cada marca tendrá un objetivo muy concreto. Aprovecharán sus fortalezas adaptándolas a la creación de nuevas plataformas, trenes motrices y tecnologías clave con las que dar forma a sus nuevos modelos.

El plan de acción marca la siguiente distribución de tareas a nivel de ingeniería

  • Nissan se encargará de desarrollar la conducción autónoma
  • Renault liderará el apartado dedicado a tecnologías relacionadas con la conectividad móvil. Esto es, diseñará y actualizará, junto a Nissan, la plataforma basada en Android.
  • El sistema central de arquitectura electromecánica, llamada E-body, será responsabilidad de Renault
  • Mitsubishi será la responsable de desarrollar y poner a punto la tecnología híbrida enchufable PHEV para los segmentos C y D.
  • Renault será responsable de las plataformas e-PowerTrain (ePT): CMF-A y B ePT. Por otra parte, Nissan se hará cargo de la base CMF-EV ePT.

Según los cálculos de la Alianza, este nuevo modelo de negocios debería ayudarles a sacar el máximo provecho de su experiencia y competitividad. Esta forma de trabajo ya está dando sus frutos en el área de vehículos comerciales ligeros. El esquema líder-seguidor ha dado como resultado una oferta competitiva y consistente que ha llegado hasta países como Australia con el lanzamiento de la furgoneta Mitsubishi Express.

Habrá que ver si la crisis del Coronavirus las hace más fuerte o si acaba con esta unión. Por recordar, la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi se ha posicionado como el segundo (o tercer) constructor más importante del mundo y eso supone un volumen productivo cercano a los 10 millones de unidades. Con todo, ya sólo nos queda por saber qué pasará con la fábrica que Nissan tiene en la Zona Franca (Barcelona – España).

Artículo relacionado:
Nissan estaría planeando un cambio de estrategia global para sobrevivir

Diversas fuentes, entre las que está El Economista, apuntan a que hoy conoceremos su futuro. Si nada lo impide, parece que tras 41 años Nissan abandonará el país y cerrará el único centro productivo que tiene en Europa. Ojalá haya alguna solución de última hora, porque el sector del automóvil en España no se merece un «palo» tan importante y duro.

Fuente – Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.