Audi Hybrid (IV): Prueba dinámica Audi A6 y A8 Hybrid

Ayer vimos como funcionaba y cómo se comportaba el Audi Q5 Hybrid Quattro. Hoy haremos lo propio analizando en profundidad la versión híbrida del A6 y del mastodóntico A8. Los sistemas híbridos son los mismos por lo que a penas notaremos diferencias, y si las notamos, serán sutiles.

Hoy veremos como se desnvuelve el A6 mayormente en un recorrido de autovía y con tráfico de ciudad congestionado en modo eléctrico. También veremos todas las comodidades que brinda un A8 en un viaje, ya sabéis que el A8 me quedé sin catarlo, una pena.

Audi A6 Hybrid

Al montarnos en el A6 pulsamos el botón de arranque (acceso sin llave) y el potenciómetro nos indica que el vehículo está listo para iniciar la marcha. Maniobro para salir de donde estaba estacionado el coche tras haberlo conducido mi compañero y me dispongo a incorporarme a la autovia. La aceleración es más suficiente para incorporarte con seguridad, ya que el coche brinda una buena aceleración que hace que pasemos los límites de velocidad legales en un abrir y cerrar de ojos.

Una vez con la velocidad estabilizada podemos comprobar que la calidad de rodudaadura es muy buena, el motor a penas se oye, los ruidos aerodinámicos son pocos, si que es más apreciable el ruido de rodadura, aunque en el A6 se viaja cómodamente por autovía a cualquier velocidad sin que haya ruido molestos. Si bien es cierto que un A6 hybrid o prácticamente cualquier híbrido no tiene mucho sentido para quien hace mucha autopista, pues a altas velocidades no se le saca todo el partido al sistema, lo ideal es un recorrido urbano-interurbano.En este recorrido por autovía pudimos comprobar ajustes como la dirección de dureza regulable, que pueden llevarse a cabo a través del MMI.

Vamos a salir de la autopista y aprovecho el momento de desaceleración y la frenada regenerativa frenando suavemente para cargar completamente las baterías en la salida. Llego al peaje con las baterías atiborradas de energía. En la pantalla situada en el cuadro de mandos podemos ver (si queremos) un esquema que nos indica con que motor estamos funcionando o si estamos recargando energía.

El tramo hasta destino es por carretera nacional, aunque luego acabé volviendo a este mismo peaje porque me confundí en una incorporación y volví a acabar en la autopista. Primero entramos en el pueblo de Oliva y había atasco (para alguien que es de Vitoria), para los de grandes ciudades digamos que había trafico lento. En ese momento y como tenía las baterías practicamente a tope pulsé el botón EV del salpicadero. La distancia rodada en modo totalmente eléctrico no fue pasmosa, pero hay que reconocer la lentitud del tráfico y que fuera había 37º, lo que hace que tengamos que poner el climatizador, que consume batería. Podemos decir que crucé la casi totalidad del pueblo en modo eléctrico.

Luego nos incorporamos a la carretera nacional, donde pudimos comprobar que hay potencia suficiente para hacer adelantamientos con total seguridad. En cuanto al vehículo, al igual que el Q5 sigue teniendo un retardo en la entrega de potencia y en este modelo el freno es mas irreal, se nota mas el paso de frenada regenerativa a hidráulica, como si fuese una frenada menos suave de la habitual. Será cogerle el tacto. También hay una notable diferencia con el Q5, y es que, al igual que en el A8, no es difícil salir patinando si aceleramos fuerte desde parado, lo que puede hacer que mas de una cabeza se gire.

Ya en destino me dispuse a aparcar en un sitio bastante estrecho y resultaron de gran ayuda las dos cámaras de aparcamiento del A6 (delantera y trasera) y un sistema que nos permite visualizar el coche en plana superior viendo los obstaculos que lo rodean en 360º y mostrando las indicaciones de los radares de aproximación. Este sistema que tiene también el A8, como era de esperar, es de gran utilidad y funciona realmente bien.

En cuanto a consumos, la media en más de 200 kilómetros fue de unos 10 litros/100km, con una velocidad casi constante de 140km/h en autovía, en ocasiones más. De todos modos como ya os dije en la prueba del Q5, no son datos fiables debido al tipo de conducción.

Audi A8 Hybrid

Cuando viajas en un A8 el nivel de confort es increíble, climatizador de cuatro zonas, asientos calefactables y ventilados (muy muy de agradecer) espacio a raudales e incluso asientos con función de masaje (a mi nunca me ha emocionado lo de los masajes). El andar del coche es impecable, la insonorización es perfecta y hay que destacar que equipa de serie el sistema Active Noise Control, que elimina en gran medida las frecuencias no deseadas del motor emitiendo a través de los altavoces del sistema de sonido una señal que las solapa en el habitáculo. Lo cierto es que sistema (que aunque pueda parecernos novedoso Lotus empezó a trabajar en el en 1989) funciona a las mil maravillas, y podemos decir que en un A8 se viaja en silencio, si así se desea.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

¿Tienes Telegram? Recibe cada día las noticias de coches

Suscríbete
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *