Cambios a doble embrague, diversión y eficacia

Aunque gracias a los modernos sincronismos de las cajas de cambio actuales el doble embrague ya no es estrictamente necesario, cuando se desea conducir de manera deportiva o simplemente obtener más diversión y suavidad al volante es recomendable aprender esta técnica.El doble embrague es una maniobra que se realiza en cajas manuales consistente en acelerar el motor al desembragar para reducir a una marcha más corta, con la intención que de al embragar de nuevo la velocidad del rotación del motor sea lo más próxima a la que tendría en la nueva marcha, para evitar problemas de sincronización. También puede realizarse subiendo velocidades, pero es menos útil.

El proceso requiere práctica, aunque no es complicado. Por ejemplo, subiendo una cuesta en 3ª queremos pasar a 2ª para darle más aceleración. Primero pasamos a punto muerto y con el embrague soltado le damos un toque al acelerador para igualar las revoluciones a las que tendríamos en 2ª a esa velocidad. A continuación metemos 2ª, y aceleramos de nuevo. Esto, por supuesto, en apenas 1 segundo.

A la hora de reducir rápidamente mientras se frena, hay que realizar un punta-tacón.
Es una maniobra en la que se pisa el freno con la punta del pie y se acelera algo con el tacón (o viceversa, según gustos y preferencias), necesaria para hacer doble embrague cuando además se frena. Esta maniobra es utilizada esencialmente en conducción deportiva para frenar a la entrada de una curva. Su finalidad es poder frenar y disminuir las marchas simultáneamente, consiguiendo un mayor efecto de frenado y una rápida aceleración a la salida de la curva. Mientras se frena con la punta, con el tacón se da un acelerón para igualar la velocidad de giro de los ejes primario y secundario del cambio y así evitar daños a los componentes mecánicos del automóvil.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=otkSaY88kos[/youtube]

En el siguiente anterior video, pese a no tener mucha calidad puede verse bien como se realiza un correcto doble embrague en reducción. Evidentemente, para coger práctica se empieza a menor velocidad, y luego según va saliendo correctamente se reduce a tope.

Dependiendo del vehículo y del calzado, es posible hacerlo presionando el freno con el lado izquierdo del pie, y en el momento de pisar embrague y poner punto muerto, se da un poco de gas pulsando el acelerador con el lado derecho del mismo pie. El coche del video es un SEAT 127 y no tiene mucho espacio para el punta tacón, por ello utiliza la parte exterior del pié para el mismo fin.

Muchos coches de corte deportivo tienen pedales metálicos con tacos de goma que favorecen la adherencia del calzado. Al disponer también de una mayor superficie y estar más próximos de lo normal, el pisar ambos pedales simultáneamente con el pie derecho es más fácil.

En el siguiente video puede verse a un piloto profesional realizando el punta tacón en reducción a bordo de un Subaru Impreza (un poco más rácing que el que tuve la suerte de probar)

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=0j-3xIZK-Bk[/youtube]


Un comentario

  1.   Brais Hermosilla dijo

    Buen truco, no lo conocia y tendré que ponerlo en práctica a ver qué tal sale…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *