Gasolina, diésel, gas, híbrido o eléctrico, ¿qué comprar?

Gasolina, diésel, gas, híbrido o eléctrico, ¿qué coche comprar?

Con tanto cambio en el sector del automóvil es normal tener ciertas dudas sobre qué tipo de coche comprar. Hace unos años las opciones eran menos y mucho más conocidas que las de ahora. Por eso hay compradores que todavía no tienen suficiente información para acertar con su nuevo coche.

En este artículo te vamos a explicar cuáles son las circunstancias en las que convendría comprar cada tipo de coche. Desde un gasolina de toda la vida, hasta un diésel. Pasando por uno a gas o las nuevas opciones de compra: híbridos, híbridos enchufables y 100% eléctricos. Puede que tras revisar todos los factores te lleves una sorpresa.

Qué tipo de trayectos vas a recorrer

Los tiempos han cambiado y con el simple cálculo de kilómetros recorridos al año no basta. Ahora hay que prestar más atención a qué tipo de trayectos se van a hacer. Un factor que antes solo afectaba ligeramente a la elección entre gasolina y diésel, porque como el gasolina llegaba antes a su temperatura de servicio era mejor para los que hacía muchos trayectos cortos.

Tener en cuenta el tipo de trayecto para saber qué coche comprar: gasolina, diésel, GLP o GNC, híbrido, híbrido enchufable o eléctrico

Ahora, este factor es primordial si se está pensando en comprar híbridos, híbridos enchufables y no digamos eléctricos. Dado que cada uno tiene unas características concretas para desempeñar su función satisfactoriamente.

Híbridos

Con su motor eléctrico, ahorrarán combustible de verdad en trayectos a baja velocidad y especialmente cuando vas a tener paradas frecuentes. Es decir, en trayectos urbanos. En los viajes por carretera o autopista no son tan frugales, porque su motor eléctrico y su batería no pueden ayudar de forma tan sostenida. Si echas un vistazo a Cómo funciona un coche híbrido eléctrico o HEV, verás por qué.

Sin embargo, no hay que pensar que los híbridos solo valen para ciudad. Actualmente usan motores con ciclo Atkinson de forma generalizada. Un ciclo que devuelve parte de la mezcla de aire y combustible a la admisión, para perder menos energía en la fase de compresión.

Esto les permite registrar cifras de consumo en autopista cercanas a las del diésel. Algo a lo que algunos modelos contribuye su cuidada aerodinámica y la reducción de peso para compensar las baterías. Como contrapartida, son motores que ofrecen menos potencia por sí solos. Por eso, su motor o motores eléctricos sirven de apoyo puntual para acelerar con cierto brío cuando es necesario.

Híbridos enchufables

Al contar con baterías y motores eléctricos más capaces sí pueden ayudar en trayectos a alta velocidad. Pero no te confíes porque su autonomía es muy reducida. Son perfectos para trayectos urbanos y viajes cortos a velocidad de carretera (90 ó 100 km/h) como los típicos para ir al trabajo de 20 ó 25 km. Si en un viaje largo se gastan las baterías, su consumo será mucho mayor que el anunciado.

Comprar un híbrido sobre todo para trayectos cortos con muchas paradas: ciudad

Eléctricos

Los coches que solo se mueven por electricidad son con los que hay que tener más cuidado con el tipo de trayectos. Cuando los híbridos se quedan sin electricidad lo peor que puede pasar es que gastemos más de lo que pretendíamos en un principio, pero con los 100% eléctricos podemos quedarnos tirados en la carretera.

Esta complicación extra nos hace preguntarnos si las autonomías anunciadas son fiables. Incluso con el nuevo ciclo de homologaciones WLTP, que es más estricto. Pues bien, la respuesta es clara: no. Lo mejor que puedes hacer para no pillarte los dedos es reducir la autonomía anunciada al 60% o menos. De tal manera que si publicitan 400 km, tengas en cuenta que esa autonomía puede bajar con facilidad hasta los 240 km, según las condiciones climatológicas y el uso que le des al coche.

Por ejemplo, según Tesla, un Model S tiene una autonomía de 613 km. Pero esto es a una velocidad constante de 100 km/h, con una temperatura exterior de 40ºC y solo con el conductor. Este alcance baja hasta los 447 km (el 72%), si se va a los 120 km/h de rigor en autopista, con 0ºC y sin ninguna frenada o acelerón. De ahí, que sea razonable tener en cuenta una autonomía del 60% o incluso menos, ya que lo normal viajar más de uno y tener múltiples cambios de velocidad durante el trayecto.

Aviso importante: el alcance puede bajar aún más si se conduce de forma agresiva o las condiciones climatológicas son peores. Plantéate una autonomía todavía menor si ese va a ser tu caso. Si quieres saber más sobre este tipo de vehículos no te pierdas: Cómo funciona un coche eléctrico o EV.

A la autonomía de los coches afectan muchas cosas. Cuidado al comprar un eléctrico si haces muchos kilómetros al día o haces viajes largos

Gasolina

Como bien sabes, estos coches son igual de buenos o malos para cualquier tipo de trayecto. Pero como te hemos dicho al principio de este apartado, los gasolina solían alcanzar su temperatura óptima de servicio antes que los diésel. Por eso eran muy indicados para trayectos cortos. Sin embargo, esto ya no está tan claro. Las marcas han trabajado para que sus motores lleguen a ese punto lo antes posible independientemente del combustible que usen. Por ejemplo, la entrada de aire móvil hasta el radiador de los BMW, que puede cerrar por completo el flujo de aire para la refrigeración.

Diésel

De nuevo, estos coches son igual de buenos o malos para cualquier tipo de trayecto.Teóricamente tardaban más en calentarse que los gasolina y por lo tanto no eran recomendables para muchos trayectos cortos en los que no les diese tiempo a llegar a su temperatura óptima de servicio. Un motor consume mucho y se desgasta más cuando funciona en frío. Sin embargo, esto ya no es necesariamente así. Los nuevos motores están pensados para llegar a ese estado lo antes posible. Para asegurarte, cuando lo pruebes en el concesionario, es buena idea que te fijes si la aguja tarda mucho en llegar a la temperatura correcta. Por supuesto, esto solo te interesa si vas a hacer muchos trayectos cortos durante la vida útil del coche.

GLP o GNC

El Gas Licuado del Petróleo y el Gas Natural Comprimido son tecnologías muy probadas a los largo de las décadas. Tienen casi las mismas propiedades que un gasolina, en cuanto al tipo de trayectos para los que son válidos. Ten en cuenta la autonomía que tiene solo con gas porque en viajes largos deberás asegurarte de tener una gasolinera donde repostar el gas. Si te quedas sin gas frecuentemente estarás tirando dinero. Es en los siguientes apartados donde vas a ver las diferencias más importantes con los combustibles tradicionales.

Coche a gas muy antiguo. Una tecnología muy probada una buena opción de compra de un coche frente a la gasolina, diésel, híbrido y eléctrico, dependiendo del tipo de uso.

Kilómetros al año

Llegamos al método más clásico: el de pensar cuántos kilómetros vamos a recorrer en un año. Un valor que siempre se ha usado para saber si comprar diésel o gasolina, pero que ahora viene bien para comprar cualquier tipo de coche.

Para saber si el desembolso extra de un diésel, híbrido o híbrido enchufable merece la pena, lo mejor que se puede hacer es echar mano de la calculadora. Te dejamos unos ejemplos con los precios medios de la gasolina y el diésel a día de hoy (1.301 euros y 1.251 euros respectivamente). Estos ejemplos son hipotéticos, usa los valores reales de los coches que tengas en mente.

Gasolina Vs. Diésel

La versión gasolina de un coche consume 6,5 l/100 km y la versión diésel que estamos barajando es de 5,1 l/100 km. Su diferencia de precio en el concesionario es de 2.000 euros. Si su propietario va a recorrer 20.000 km al año con él, las operaciones para saber cuánto tiempo vamos a tardar en amortizar el coste extra es:

Cálculo en 3 pasos:

  1. Gasto anual del gasolina: (6,5 l x 20.000) /100 = 1.300 litros de gasolina al año -> 1.300 litros x 1,301 euros = 1.691,3 euros al año en combustible
  2. Gasto anual del diésel: (5,1 l x 20.000) /100 = 1.020 litros de diésel al año -> 1.020 litros x 1,251 euros = 1.275,02 euros al año en combustible
  3. 1.691,3 – 1.275,02 = 415,28 euros de diferencia al año. Como 2.000 / 415,28 es 4,816, vemos que los 2.000 euros de diferencia se amortizarán en 4 años y 10 meses. A partir de ahí, estarás ahorrando.

Para hacerlo en tu caso concreto solo tienes que sustituir los valores en negrita por los de los coches que estás barajando.

Gasolina Vs. Híbrido

La versión gasolina de un coche consume 8 l/100 km y la versión híbrida que estamos barajando es de 5 l/100 km. Recuerda que un híbrido convencional ahorra especialmente en ciudad o similares, por eso los estamos comparando con unos consumos razonables en ese entorno. Si vas a conducir en autopista muy a menudo, tendrás que presuponer unos gastos diferentes. Por ejemplo, 6,7 l/100 km para la versión gasolina y 5,2 para el híbrido.

Su diferencia de precio en el concesionario es de 8.000 euros. Si su propietario va a recorrer 20.000 km al año con él, las operaciones para saber cuánto tiempo vamos a tardar en amortizar el coste extra es:

Cálculo en 3 pasos:

  1. Gasto anual del gasolina: (8 l x 20.000) /100 = 1.600 litros de gasolina al año -> 1.600 litros x 1,301 euros = 2.081,6 euros al año en combustible
  2. Gasto anual del híbrido: (5 l x 20.000) /100 = 820 litros de gasolina al año -> 820 litros x 1,301 euros = 1.066,82 euros al año en combustible
  3. 2.081,6 – 1.066,82 = 1014,78 euros de diferencia al año. Como 8.000 euros divididos por los 1014,78 son 7,883, vemos que los 8.000 euros de diferencia se amortizarán en 7 años y 10 meses. A partir de ahí, estarás ahorrando.

Para hacerlo en tu caso concreto, solo tienes que sustituir los valores en negrita por los de los coches que estás barajando y tus km al año.

Diésel Vs. Híbrido enchufable

La versión diésel de un coche consume 5,9 l/100 km y la versión híbrida enchufable que estamos barajando es de 2,8 l/100 km. Recuerda que un híbrido enchufable ahorra especialmente en viajes cortos y ciudad, por eso los estamos comparando con consumos razonables en esos entornos. Su diferencia de precio en el concesionario es de 12.000 euros. Si su propietario va a recorrer 20.000 km al año con él, las operaciones para saber cuánto tiempo vamos a tardar en recuperar la inversión extra es:

Cálculo en 3 pasos:

  1. Gasto anual del gasolina: (5,9 l x 20.000) /100 = 1.180 litros de gasolina al año -> 1.180 litros x 1,301 euros = 1535,18 euros al año en combustible
  2. Gasto anual del Híbrido enchufable: (2,8 l x 20.000) /100 = 560 litros de gasolina al año -> 560 litros x 1,301 euros = 728,56 euros al año en combustible
  3. Tiempo para amortizar la diferencia: 1535,18 – 728,56 = 806,62 euros de diferencia al año. Como 12.000 euros divididos por los 1014,78 son 11,825, vemos que los 12.000 euros de diferencia se amortizarán en 11 años y 10 meses. A partir de ahí, estarás ahorrando.

Para hacerlo en tu caso concreto, solo tienes que sustituir los valores en negrita por los de los coches que estás barajando y los kilómetros al año que vas a recorrer.

Como ves, los cálculos son siempre los mismos. Por eso puedes comparar el resto de las opciones de la forma que consideres. Por ejemplo: Diésel Vs. HíbridoGasolina Vs. Híbrido enchufable. He incluso puedes meter los de GLP o GNC en la ecuación. En el artículo Todo sobre el GLP: ¿Qué es? ¿Merece la pena? ¿Qué coches lo usan? te los explicamos con detalle.

Puntos de repostaje o carga

Para los gasolina, diésel o híbridos convencionales no vas a tener ningún problema. Pero las infraestructuras de las energías alternativas todavía se están desarrollado. Los puntos de carga para eléctricos e híbridos enchufables se están multiplicando poco a poco. Y para los de gas hubo un parón en cuanto al aumento de las gasolineras que dispensaban GLP o GNC, pero si las ventas de coches de este tipo siguen creciendo puede que vuelva a aumentar el número significativamente.

Supercargadores para coches híbridos enchufables o 100 eléctricos

Híbridos enchufables

Si quieres sacarle el mayor partido posible a un híbrido enchufable, tienes que tener un lugar donde recargar sus baterías. Si no, solo tendrás un gasolina muy gastón por el extra de peso de sus componentes. Lo mejor es que puedas enchufarlo en casa y si no, que en tu trabajo o cualquier otro lugar que frecuentes tengas un punto de carga a mano.

Eléctricos

Como es lógico, la importancia de los puntos de carga cercanos es mayor incluso que en los híbridos enchufables. Así que asegúrate de tener alguno en tu propia casa y en tus trayectos habituales y esporádicos. Sin embargo, con esto no es suficiente. Si sus baterías son muy grandes debes tener en cuenta también la velocidad de carga que permite y qué cargador necesita. Eso lo podrás ver en el siguiente apartado.

GLP o GNC

Ten en cuenta dónde están las gasolineras con el gas que necesita tu coche. Lo más importante es saber con cuanta frecuencia vas a tener que ir a reportar y si hay alguna en todos los sitios donde quieras ir. Si tienes 300 km de autonomía con gas y vas y vuelves del trabajo todos los días recorriendo 40 km en total. Lo normal es que tengas que repostar 1 vez a la semana teniendo en cuenta los desplazamiento de fin de semana. Lo que sería una frecuencia razonable.

Velocidad de carga

Comprobar los amperios para cargar híbridos enchufables o eléctricos en un enchufe doméstico

Por supuesto, esto solo vale para los coches con una batería que se necesite recargar externamente. Los híbridos convencionales y los microhíbridos de 48 V se cargan solos. Es decir, afecta a los híbridos enchufables y a los 100% eléctricos, y es más importante en los segundos. Por ejemplo, sería muy lento cargar la batería de 75 kWh de Tesla Model 3 con un enchufe doméstico convencional.

Para tener claro que velocidad de carga tendría un coche con un enchufe doméstico tienes que saber los amperios que tiene ese enchufe. Si no estás seguro basta con acceder a la caja de fusibles e ir desconectando para saber que amperaje tiene el enchufe en cuestión. Debes elegir un enchufe con la mayor cantidad de amperios posible.

Cálculo de la velocidad de carga en enchufe doméstico

Supongamos que en tu garaje tienes disponible un enchufe de 25 amperios. Típico de máquinas que requieren cierta potencia para funcionar como algunas lavadoras/secadoras o vitrocerámicas. Ahora tienes que multiplicar esos 25 amperios por los 230 voltios (que tienen todos los enchufes en España). Verás que el resultado es 5.750 vatios (W), o lo que es lo mismo, 5,75 kW.

Este número, 5,75 kW, es lo que podemos cargar en 1 hora. Así que es fácil saber cuánto vamos a tardar en cargar nuestro coche. Si tiene una batería de 62 kWh de capacidad, como el nuevo Nissan Leaf E+, quiere decir que vamos a tardar 10 horas y 45 minutos en cargarla por completo (62 dividido por 5,75 igual a 10,78). Por supuesto, siempre que el cargador del coche lo permita.

De este modo tardaremos casi 17 horas en cargarlo con un enchufe de 16 amperios (una potencia que admiten casi todos los cargadores de coche). Y tardaremos menos de 7 horas en cargarlo con uno de 40 amperios, pero para esto normalmente hace falta un cargador especial, capaz de aprovechar esta energía.

Además de todos estos factores también pueden interesarte las ventajas de las etiquetas medioambientales. Por ejemplo, dependiendo de la que tengas, tendrás ventajas o desventajas en el aparcamiento regulado de grandes ciudades como Madrid o Barcelona. Incluso tendrás limitaciones a la circulación según las restricciones de tráfico por escenarios como la de Madrid. Te puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche