La dificultad de cambiar un filtro

Filtro de habitáculo

Muchos de nosotros somos aficionados al mundo del motor. Como tal, nos gusta y entretiene realizar nosotros mismos los mantenimientos a nuestros coches. Normalmente se trata de operaciones bastante sencillas.

Lo más habitual es realizar un cambio de aceite y el filtro de aceite. También nos podemos animar a cambiar el resto de filtros:  el de habitáculo, el de aire y el de combustible por nosotros mismos, ya que normalmente no tienen excesiva dificultad.

Sin embargo, a veces nos podemos encontrar con algún contratiempo inesperado que nos hace perder tiempo o, en el peor de los casos, los nervios. Por ejemplo, recuerdo que los motores hdi del grupo PSA tienen cierta dificultad para sustituir el filtro del aire, ya que va justo encima del motor y el acceso puede dificultar bastante la tarea.

El filtro de habitáculo sin suele ser bastante sencillo de cambiar. En la mayoría de los casos se encuentra detrás de la guantera o incluso en el hueco motor, por lo que en menos de cinco minutos puede estar sustituido.

Filtro de combustible

En caso de que, por ejemplo, tengas un Ford Focus, la tarea no será tan sencilla. En este caso es necesario retirar el pedal del acelerador para poder acceder al filtro del habitáculo, lo que puede llegar a desesperar en más de una ocasión. Recuerdo en el Nissan Qashqai que la dificultad es similar, ya que va en la misma zona y además hay que tener precaución con los motores de regulación de las trampillas del aire.

El filtro de combustible es un tema aparte. Si este filtro no está bien cambiado, el vehículo no arrancará, de ahí su importancia. El filtro de gasolina suele ser bastante sencillo, simplemente con sustituirlo y poner un par de veces contacto para que la bomba de gasolina lo llene, será suficiente.

El problema nos lo encontramos con el filtro de gasoil, un filtro realmente sencillo de sustituir casi siempre pero al que debemos prestar especial atención. En este caso, cuando pongamos el filtro nuevo es recomendable que se encuentre lleno de combustible ya que, de esta forma, será mucho más sencillo que nuestro coche arranque satisfactoriamente.

Es importante purgar el aire que ha entrado en el circuito de gasoil para que el coche llegue a arrancar. En algunos modelos nos encontramos un purgador manual, mientras que en otros el purgador es eléctrico y debemos accionarlo poniendo varias veces contacto. También existe algún modelo que no se puede purgar el circuito, por lo hay que tener cuidado al realizar la sustitución.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *