Por qué y cómo mantener el parabrisas en buen estado en verano

Parabrisas sucio

Los cristales de nuestro coche son elementos de vital importancia durante la conducción, y desgraciadamente no siempre se les presta la atención necesaria. En verano debemos tenerlo aún más en consideración. ¿Sabes por qué? ¿Cómo podemos mantenerlos en buen estado? Es más fácil de lo que crees.

Ten en cuenta que los cristales del coche, especialmente la luna delantera, son quienes nos permiten ver todo lo que ocurre en la carretera. Por ello, en estas fechas donde las temperaturas son extremas, hay mucho polvo y los insectos se multiplican, debemos poner más atención en el parabrisas. Siguiendo estos consejos mejorarás notablemente la seguridad.

Roturas y chinazos en el parabrisas

Ya sabes que cualquier cristal puede sufrir roturas o desperfectos por las temperaturas extremas, así como por los cambios bruscos de temperatura. Por ejemplo, dejamos el coche aparcado en la calle durante muchas horas y cuando nos subimos lo primero que hacemos es activar el aire acondicionado.

Un pequeño chinazo sin importancia puede complicarse por el cambio de temperatura tan brusco. Por ello es importante reparar esas “heridas” sencillas del parabrisas cuanto antes. Otro consejo para estas situaciones es no activar el aire acondicionado a máximo rendimiento al inicio y, también evitar dirigir la ventilación para la luneta.

Revisa periódicamente el estado de las escobillas

Con el calor y la sequedad las escobillas de los limpiaparabrisas se deterioran considerablemente. Revisar su estado no lleva más de un minuto, pues por su aspecto visual podemos ver si se encuentran en buen estado o si es necesario sustituirlas.

Unas escobillas desgastadas no limpian bien la luneta cuando aparece la lluvia, y eso es un problema serio en dichas condiciones. Además, también arañan el cristal poco a poco, cosa que tampoco nos beneficia precisamente a largo plazo. En resumen, perderemos mucha visibilidad.

¿Estás seguro de llevar suficiente líquido limpiaparabrisas?

Parabrisas coche verano

Seguro que en alguna ocasión te ha pasado. Polvo en el coche y lluvia, enciendes el limpiaparabrisas, el cristal se ensucia aún más, activas el líquido limpiaparabrisas y… sorpresa, no funciona. Te encuentras conduciendo bajo la lluvia y con una visibilidad escasa.

Por ello es importante comprobar periódicamente el líquido limpiaparabrisas y rellenarlo con un producto específico. Además, no te quedes solo en llenarlo, también es muy aconsejable probar que funcione correctamente, ya que la pequeña bomba eléctrica encargada de llevar el líquido al cristal también puede averiarse.

Otro consejo es el de no activar el líquido limpiaparabrisas cuando llevemos el sol de cara, especialmente si la luna está sucia. Nos quedaremos sin visibilidad durante algunos segundos, algo muy peligroso especialmente a alta velocidad. Mejor aprovechar alguna parada de descanso para limpiarlo en parado y así no llevarnos ningún susto.

Retira los insectos y excrementos del parabrisas

Ya sabes que en verano los mosquitos y demás insectos parecen querer apoderarse de los frontales de nuestros coches. Más allá del mal aspecto del vehículo, la visibilidad se reduce notablemente. Por ello, debemos lavarlo con frecuencia, ya que cuanto más tiempo pasen estampados en el parabrisas, más difícil será retirarlos.

Te recomiendo que visites este otro artículo donde explicamos en profundidad cómo limpiar correctamente los cristales del coche.

Podemos aprovechar cualquier parada de descanso para dar un manguerazo a la luna, ya que si intentamos retirarlo con el limpiaparabrisas el resultado será incluso peor, extendiendo los bichos (o lo que queda de ellos) por todo el cristal y emborronándolo.

El polvo y la humedad

Limpiar parabrisas coche

Por otro lado, cuando vamos a zonas de playa siempre hay mucho polvo, arenilla y humedad. Sin duda alguna una mala combinación para mantener el coche limpio, afectando lógicamente también a los cristales.

Si somos de interior tal vez no estemos demasiado acostumbrados. Por ello es más que importante lavar el coche antes de emprender el viaje (o al menos los cristales), cuanto antes, pues la visibilidad se ve muy perjudicada. Lo mismo sucede con los excrementos de pájaro, mejor retirarlos cuanto antes.

Además, cuando llevamos los cristales sucios forzamos más la vista y el nivel de estrés sube, apareciendo antes la fatiga.

Y la lluvia que se convierte en barro

Como decíamos más arriba, en verano y especialmente en zonas costaras, hay mucho más polvo en el ambiente. Por lo tanto, si cae un chaparrón se hará una mezcla que viene a ser un ligero barro. Obviamente este barrillo también se pega en los cristales, dificultando la visión.

Como en el caso anterior, si activamos el limpiaparabrisas lo extenderemos más por todo el cristal, por lo que lo recomendable es dar un manguerazo de agua a presión para retirarlo con seguridad y por completo.

Fuente – Carglass


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.