Prueba Mercedes GLA 200 (163 CV) y GLA 45 S (421 CV)

Prueba Mercedes GLA 200

Ya ha llegado el momento de ponernos a los mandos del nuevo Mercedes-Benz GLA, la segunda generación del exitoso SUV compacto de la marca alemana. Este modelo ha retrasado su lanzamiento por culpa de la pandemia, pero ya está disponible en los concesionarios oficiales de Mercedes.

Durante una breve presentación a la prensa nos hemos podido poner a los mandos del Mercedes GLA 200, la versión más accesible de este SUV. Además, no perdimos la oportunidad de subirnos al extremo Mercedes-AMG GLA 45 S, la versión más radical que viene firmada por AMG y cuyo corazón es el cuatro cilindros más potente del mundo. ¡421 CV! ¿Comenzamos?

El reto del nuevo GLA es “sencillo”: superar a la generación predecesora. Para ello, han enfocado sus cambios en unos principales pilares, que son la versatilidad, la eficiencia, la seguridad y la conectividad. ¿Lo logrará? Lo sabremos dentro de unos años cuando se puedan comparar los registros de ventas, pero la verdad es que este coche apunta maneras.

Más agresivo, más dinámico y más SUV

Antes de echar un vistazo rápido a su diseño exterior, es conveniente repasar las dimensiones de su carrocería. Ahora es ligeramente más corto, 1,4 cm concretamente, pero se ha alargado la batalla en 3 cm. La altura se ha incrementado en 10,4 cm. Las cotas principales son 4,41 metros de largo, 1,83 de ancho, 1,61 de alto y tiene una batalla de 2,73 metros. Más adelante veremos si estas variaciones mejoran el interior o no.

Prueba Mercedes GLA parrilla delantera

Respecto al diseño en sí, como podéis ver en las imágenes el Mercedes GLA toma la nueva estética de la gama compacta de la marca y la dota de los típicos esteroides que no pueden faltar en todo SUV. También es justo reconocer que la unidad probada se ve más marcada y musculosa por los paquetes estéticos opcionales que lleva.

En este caso tenemos un frontal agresivo en el que destacan la espectacular parrilla principal y las formas deportivas de la zona inferior, con forma de hueso. Tampoco me quiero olvidar de los faros, que de serie en toda la gama GLA son los LED High Performance.

Y es que, entre otras muchas cosas, debemos recordar que el Mercedes GLA llega a España desde la terminación Progressive, no estando aquí disponible el acabado más básico que se comercializa en otros países.

En el costado se aprecia la mayor altura de la carrocería respecto al modelo predecesor. Las puertas son considerablemente más altas, dando cabida también a una mayor superficie acristalada. En esta vista podemos apreciar que los voladizos delantero y trasero son cortos, habiendo ampliado la distancia entre ejes. Las llantas, por cierto, pueden ser de hasta 20 pulgadas.

Mientras tanto, la parte trasera nos recibe con una disposición de luces partida entre portón y aleta, pudiendo leer la inscripción de la versión en el lado izquierdo. Por cierto, el portón es amplio y deja una boca de carga grande y cercana al suelo. En la parte alta se asoma un sutil y elegante spoiler de techo, mientras que en la zona inferior no faltan unos “escapes” cromados.

Con un interior familiar y sin que falte el MBUX

Como era de esperar, en el habitáculo encontramos un diseño calcado al de toda la gama compacta, es decir, es idéntico al de los Clase A, Clase A Sedán, CLA Coupé y CLA Shooting Brake. Por tanto, poco o nada podemos añadir a lo que hemos sentido cuando nos hemos subido a algunos de estos productos hermanos.

Tenemos el sistema de infoentretenimiento MBUX, que viene con dos pantallas corridas y tres versiones de tamaños diferentes: dos pantallas de 7 pulgadas, cuadro de 7 y central de 10,25 o las dos de 10,25 pulgadas. En nuestro caso, la unidad probada trae 10,25 pulgadas tanto para el cuadro digital como para la pantalla táctil.

Prueba Mercedes GLA 200 salpicadero

Aunque si no estás acostumbrado a este tipo de sistemas requiere de cierto tiempo de adaptación, en poco tiempo resulta natural e intuitivo, ya que está todo muy bien organizado. Lo que no me gusta tanto es que se controlen mediante unas pequeñas superficies táctiles desde el volante, pues en alguna ocasión hemos tocado sin querer al maniobrar o al buscar otra función de los mandos del volante. Por lo demás, su visualización y rapidez es muy buena.

El cuadro de instrumentos tiene varios modos de gráficos para mostrar la información y además podemos configurar fácilmente los datos que queremos tener a golpe de vista.

El sistema MBUX, con reconocimiento de voz y aprendizaje de los usuarios, es de lo mejorcito del mercado. Es suficientemente rápido y entiende nuestras expresiones de una forma mucho más eficaz que los del resto de marcas que hemos probado hasta ahora. Además, es capaz de hacer muchas funciones más allá de introducir un destino en el navegador. Se puede cambiar la temperatura del clima, variar la luz ambiental o que nos busque un restaurante para cenar.

Por lo demás, el diseño general del salpicadero y puertas es muy “pintón”. Llama mucho la atención. Personalmente, me gustan mucho los aireadores. Sin embargo, no me parecen tan acertados los materiales plásticos utilizados en muchas partes, como todo el negro brillante de la parte central, tanto en el salpicadero como en la consola. Como hemos dicho infinidad de veces, es muy sucio, se araña fácilmente y con el paso del tiempo es muy probable que aparezcan ruidos por desajustes.

El nuevo Mercedes GLA es un coche amplio y versátil

Mercedes GLA plazas traseras

Si nos centramos en la habitabilidad, el Mercedes GLA es un coche suficientemente amplio para la mayoría de familias y potenciales clientes. Tenemos unas plazas delanteras con una buena altura libre y una anchura más que correcta. Además, la postura de conducción es acertada y los reglajes son amplios.

En las plazas traseras hay espacio de sobra para dos adultos. Creo que cuatro personas que se acerquen al 1,90 de altura pueden viajar cómodamente en este coche. Con mi 1,76 de altura y el asiento delantero regulado a mi estatura, tengo mucho margen para rodillas y cabeza. Además, hay suficiente espacio para colocar los pies. Eso sí, la plaza central es menos amplia y condiciona el confort de las dos laterales; algo que es bastante habitual en la mayoría de coches.

Hace mucho tiempo que no subo a un Mercedes GLA de primera generación, pero el recuerdo que tengo es que no era ni mucho menos tan espacioso como éste. Por otro lado, en el nuevo modelo se puede desplazar la banqueta trasera 14 cm longitudinalmente para ampliar el espacio del maletero, jugando con la distribución del espacio a nuestro gusto y necesidades de cada momento.

Maletero Mercedes GLA

Y ya que hemos citado el espacio de carga, el maletero tiene un volumen de 435 litros, que son 14 litros más que en el modelo anterior. Las formas son aprovechables y la calidad de terminación es muy buena. Hay algunos compartimentos, cinchas y argollas para sujetar la carga.

Mercedes GLA: Gama mecánica y precios

Pasamos ya a la gama mecánica. Actualmente, todos los Mercedes GLA disponibles en España vienen con transmisión automática. Hay versiones de tracción delantera y otras con tracción integral 4Matic. En la siguiente tabla os dejo de una forma gráfica todas las opciones disponibles, motor, potencia, trasmisión y tracción. Ya de paso, también los precios de partida con cada motorización.

Denominación Combustible Motor Potencia Cambio Tracción Precio
Denominación Combustible Motor Potencia Cambio Tracción Precio
GLA 200 Gasolina 1.3 litros 163 CV 7G-DCT Delantera 40.800 €
GLA 250 4Matic Gasolina 2.0 litros 224 CV 8G-DCT 4Matic 51.150 €
GLA 200 d Diésel 2.0 litros 150 CV 8G-DCT Delantera 41.125 €
GLA 200 d 4Matic Diésel 2.0 litros 150 CV 8G-DCT 4Matic 43.450 €
GLA 220 d 4Matic Diésel 2.0 litros 190 CV 8G-DCT 4Matic 45.450 €
AMG GLA 35 4Matic Gasolina 2.0 litros 306 CV AMG SpeedShift DCT 4Matic 63.950 €
AMG GLA 45 S 4Matic+ Gasolina 2.0 litros 421 CV AMG SpeedShift DCT 4Matic+ 84.875 €

Como veis, tenemos cinco alternativas entre las que elegir, a los que hay sumar los deportivos GLA 35 y GLA 45 S de AMG. Las versiones más vendidas serán las dos menos potentes, es decir, el GLA 200 y el GLA 200 d. Tienen una potencia suficiente para la mayoría de usuarios, con 163 y 150 CV respectivamente.

Pronto se añadirán más versiones, como el Mercedes GLA 250 e, una versión híbrida enchufable con la tecnología EQ Power de la marca y alrededor de 70 kilómetros de autonomía eléctrica.

Al volante con el Mercedes GLA 200

inscripción Mercedes GLA 200

Como decíamos al inicio, la toma de contacto ha sido breve. No hemos tenido largos recorridos ni varios días de uso para probarlo a fondo, pero esta toma de contacto sí nos ha servido para sacar unas primeras impresiones. Empezamos hablando del GLA 200 y más tarde haremos un repaso rápido al increíble AMG GLA 45 S.

La versión Mercedes GLA 200 es muy recomendable para aquellos clientes que vayan a realizar trayectos mayoritariamente cortos y no demasiados kilómetros a lo largo del año. Sin embargo, por solo 325 euros más podemos optar al diésel 200 d, una opción muy tentadora.

Se trata de un coche ágil y con un buen tacto, aunque reconozco que he echado en falta un pelín más de feeling de la dirección. Mientras tanto, la suspensión es cómoda para asfaltos en buen estado y baches suaves, pero también es cierto que no absorbe de forma correcta los baches más bruscos e irregularidades repentinas, como juntas de dilatación, cambios de asfalto, pavimentos algo rotos o tapas de alcantarilla.

Prueba Mercedes GLA dinámica

Cuando pisamos alguna de estas irregularidades se dejan notar, aunque no es menos cierto que los asientos son cómodos y absorben parte de ese golpe. También hay que tener en cuenta que esta unidad probada calza llantas de 19 pulgadas, que no son precisamente las más ideales para buscar confort.

El lado positivo de tener una suspensión con un tarado ligeramente duro es que cuando nos decidimos a realizar una conducción dinámica apenas aparecen balanceos y cabeceos. Las inercias quedan suficientemente contenidas, y esto es algo a tener en cuenta cuando hablamos de un coche SUV, con un centro de gravedad elevado.

Respecto al motor, en la mayoría de situaciones los 163 CV y 250 Nm de par son suficientes. Si aceleramos fuerte, la caja de cambios reduce las marchas que sean necesarias y el motor empuja con suficiente contundencia. En la parte negativa solo he notado un poco de retardo desde que aceleramos hasta que empezamos a notar esa aceleración, como en los antiguos motores turbo cuando tardaba en “cargar” y mandar presión. Por lo demás, como digo, muy correcto.

Obviamente, al ser una toma de contacto tan breve no os puedo hablar de cifras de consumos. Espero que podamos probarlo pronto porque es un coche al que tenemos muchas ganas de examinar a fondo durante varios días.

Equipamiento de serie en España para el GLA

Equipamiento Mercedes GLA España

Al volante del extremo Mercedes-AMG GLA 45 S

Durante esta presentación a los medios la marca también nos ofreció dar “un paseo” con el recién llegado Mercedes-AMG GLA 45 S. Se trata de la variante más prestacional de este coche. Además, debo mencionar que las versiones 45 S de la gama compacta utilizan el motor de cuatro cilindros turbo más potente de la historia en series de gran volumen.

Estamos hablando de que este bloque tetracilíndrico de 1.991 cc. desarrolla nada menos que 421 CV a 6.750 vueltas y 500 Nm de par a 5.000. Sus prestaciones sobre el papel son asombrosas. Declara un 0 a 100 km/h en 4,3 segundos y una velocidad punta de 270 km/h, y eso que está limitada electrónicamente. Sí, son cifras superiores a las de muchos superdeportivos de hace un par de décadas.

Estéticamente es muy agresivo. Pide guerra tanto en el exterior como en el interior. Está muy enfocado a la deportividad. Y como pide guerra, no vamos a dejar con las ganas a este SUV deportivo de llevarse algún que otro achuchón. Así, pie al freno y botón de arranque. El sonido es potente al arrancar, pero tampoco demoledor. Más contenido aún si está en modo confort. Mientras ajusto asiento, volante y espejos me pregunto quién demonios compraría este artefacto…

Mercedes-AMG GLA 45 S

Por el poco tiempo que teníamos, no pude realizar fotografías propias, pero se trataba de una unidad muy cargada de extras y con el color “gris montaña magno designo.

Salgo del recinto y en la primera tapa de alcantarilla ya me doy cuenta de que este coche va en serio. No es un GLA normal con mucha potencia. Incluso en modo confort se percibe que la suspensión es durita. Por su parte, la dirección no tiene demasiado peso para facilitarnos un uso tranquilo y cotidiano. Para extraer lo mejor de este coche hay que utilizar la ruedecilla derecha del volante e irnos a los modos de conducción deportivos.

Como hay muy poco tiempo, directamente doy el salto al modo Sport+. La dirección se vuelve más pesada, el tarado de la suspensión lo convierte en prácticamente una tabla y la respuesta del motor y el cambio es mucho más viva. Además, el sonido del motor se incrementa considerablemente.

interior Mercedes-AMG A 45 S

Un carril de aceleración, 421 CV, cambio automático y tracción AMG Performance 4Matic+; imposible resistirse. Bajo un par de marchas para situar el régimen de giro en la zona alta y pedal derecho a tabla. En un instante nos da un patadón en el trasero para dejarnos pegados al respaldo mientras que el sonido del motor inunda el habitáculo.

Con las generosas levas de buen tacto empalmamos un par de marchas al borde del corte de encendido y, desgraciadamente, los límites de velocidad nos hacen tener que frenar. Son muy pocos segundos de emoción, pero vaya sensación… Una lástima no tener un recinto cerrado o un circuito para intentar buscar los límites.

En carretera abierta -y más con algo de tráfico- no fue posible acercarnos mínimamente a los límites del chasis, y mucho menos de los frenos. Sin embargo, aprovechamos alguna curva cerrada y larga de entrada o salida a autopista para hacernos una breve idea. El agarre lateral es altísimo, mientras que la motricidad aun con el coche totalmente apoyado es digna de envidiar. ¡Ojo, no nos olvidemos que es un SUV!

¿Quién se compra un SUV compacto con 421 CV y 85.000 euros?

Prueba Mercedes-AMG 45 S trasera

Sin duda alguna, es un coche que carece de sentido. ¿Quién se compraría este Mercedes-AMG GLA 45 S? Hay que hacer demasiado caso al corazón y dejarse guiar por él para comprarlo. Más aún teniendo en cuenta que el precio de partida sin extras es de prácticamente 85.000 euros.

Personalmente, creo que siempre apostaría por esta misma versión en el Clase A o en el CLA, pero realmente sorprende lo bien que va y las pocas inercias que presenta en esta carrocería todo camino. El 45 S está muy enfocado para el circuito, por lo que me cuesta entender este producto más allá de buscar apariencia. Para mí, es más entendible el Mercedes-AMG GLA 35, con sus 306 CV y ofreciendo ya un buen nivel de diversión, y más confort que el 45 S.

Galería Mercedes GLA


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.