Prueba Renault Mégane 2016, receta de éxito para mantener el liderato

Prueba nuevo Renault Mégane 2016

Hay modelos en los que puedes arriesgar, y otros que llevan tanto tiempo en el mercado que necesitan de una evolución sostenible. Sin embargo, con lo competitivo que es el mercado de los compactos, con varias apuestas recién renovadas, hay que arriesgar y redefinir por completo el lanzamiento. Es lo que ha ocurrido con el nuevo Renault Mégane 2016, un modelo que ponemos a prueba en su presentación.

Estrena todo. Así podríamos definir la evolución del nuevo compacto galo. Estrena plataforma, dimensiones, diseño, interior, tecnología e incluso algunos de sus motores. Es, por tanto, una renovación completa que se salda con una de las mayores evoluciones que hemos visto en este segmento. Pudimos comprobar qué tal se desenvuelve su versión más deportiva GT, que añade elementos antes inéditos en este segmento como el sistema de 4 ruedas directrices 4Control.

Imagen más deportiva

Prueba nuevo Renault Mégane 2016

No se puede decir que Renault no haya innovado nunca en la imagen de su Mégane, ahí tenemos ejemplos como el Mégane II y su peculiar imagen. Pero pocas veces ha gozado de un diseño dinámico y atractivo. Tal vez pecaba, sobre todo la pasada generación, de un aspecto demasiado maduro, algo que ha sabido solucionar con acierto. En vivo es un coche que da la sensación de bajo y ancho. Mide 4,35 metros de largo, 1,81 metros de ancho y 1,44 metros de alto.

Las luces son uno de sus sellos característicos, con unos apéndices en los faros delanteros que siguen la forma de C que brinda la luz de conducción diurna LED. La parrilla se asemeja a la de sus últimos lanzamientos, instalando el logotipo del fabricante en el centro a gran tamaño. En el GT hay nuevos detalles como unas rejillas en forma de nido de abeja o un paragolpes con elementos en color gris.

Prueba nuevo Renault Mégane 2016

La trasera es peculiar. Los pilotos son de enorme tamaño, y prácticamente se tocan el uno con el otro gracias a los apéndices que los estiran hasta la parte central del portón del maletero. Son LED y disfrutan de iluminación diurna, como en los faros delanteros. Se nota mucho el trabajo en las caderas, en los pasos de rueda traseros. Ensanchan la forma del coche, aunque sorprende que no se hayan intentado ocultar las manetas de las puertas traseras. Más teniendo en cuenta que no habrá versión Coupé de 3 puertas.

En el GT ha detalles específicos en la trasera, como la doble cánula de escape. Y digo cánula porque el escape derecho es falso. No es demasiado evidente, pero en su rival, el Peugeot 308 GT, está algo mejor resuelto. Por su parte, también se puede elegir por un paquete GT Line que dota al Mégane de un aspecto deportivo muy similar al verdadero GT. Sólo algunos detalles como la parrilla o el único escape trasero delatan que no se trata del más deportivo.

Mayor calidad y tecnología

Prueba nuevo Renault Mégane 2016

Si el aspecto exterior del nuevo Renault Mégane 2016 te había parecido una gran evolución, espera a conocer el interior. Tampoco hay nada que recuerde a su antecesor, empezando por la calidad. Es un habitáculo bien rematado y con materiales de buen aspecto. Toda la parte superior de salpicadero y puertas es de material mullido. Lo único que tal vez rompa un poco la sensación es el plástico duro que une el salpicadero y la consola central.

Renault ha trabajado en algo que ahora parece imprescindible, la tecnología. Hay posibilidad de instalar una pantalla vertical de 8,7 pulgadas siendo la más habitual, pero no más pequeña, y la que ves en imágenes, una de 7 pulgadas. Es táctil, responde francamente bien a las pulsaciones y tiene el sistema R-Link 2 de la marca que ya conocemos de otros modelos. Bajo la pantalla se sitúan los mandos de la climatización, también táctiles en algunos de sus parámetros. Lo sorprendente y agradecido es que la moldura que da vida al centro del salpicadero no está rematada en negro brillante. Todo un alivio para los maniáticos de la limpieza.

Prueba nuevo Renault Mégane 2016

El cuadro de mandos puede ser parcialmente digital, con una parte central personalizable por el conductor o según el modo de conducción elegido. Hay que decir que el selector de modos de conducción no es demasiado intuitivo, pues no basta con pulsar el botón repetidas veces para cambiar de modo, y sólo lo hará entre modo Sport y Natural. Para cambiar a podo Comfort o Personalizado tendremos que pulsar la pantalla. Por otro lado, tarda demasiado en quitar esta información de la misma, algo molesto sobre todo cuando vamos siguiendo las órdenes del navegador. Los botones del regulador y limitador de velocidad siguen en el mismo poco ergonómico lugar de siempre, en la consola central.

Más espacio

Prueba nuevo Renault Mégane 2016

Renault se jacta de haber ganado espacio interior en su nuevo Mégane. Algo que entendemos al haber ganado en tamaño. Las plazas delanteras son amplias y hay buena visibilidad. Lo único es en la vista trasera. La luneta es pequeña, los pilares traseros anchos y los reposacabezas traseros obstruyen la vista, no quedan ocultos en su posición más baja. Por otro lado, los asientos que llegan con el modelo GT con un perfecto ejemplo de cómo unos asientos pueden ser bonitos, cómodos y sujetar perfectamente.

En las plazas traseras hay algo menos de hueco, pero las cotas principales son bastante buenas. Personas de algo más de 1.85 metros pueden ir en las plazas traseras sin problemas. La anchura, como es habitual en este segmento, es más comprometida para tres pasajeros. El asiento central tampoco es individual, a pesar de que el túnel central no es especialmente intrusivo.

Prueba nuevo Renault Mégane 2016

Los huecos portaobjetos no son demasiados pero están bien previstos y planteados. En la consola central hay un buen hueco para el móvil o la cartera, mientras que más atrás hay dos posavasos con una tapa y un hueco también con tapa bajo el reposabrazos. Un elemento, por cierto, que carece de regulación.

El maletero del nuevo Renault Mégane 2016 cubica 384 litros, una cifra que lo sitúa en la media del segmento. Las formas son bastante cúbicas y, por tanto, aprovechables. No hay doble fondo y abatiendo los asientos traseros obtenemos un espacio de 1.247 litros sin un suelo completamente plano.

Al volante del Renault Mégane GT 2016

Prueba nuevo Renault Mégane 2016

Sólo hemos podido conducir el nuevo Renault Mégane GT, la versión de momento más deportiva de la gama. A pesar de ello, está disponible una gama mecánica bastante amplia e interesante compuesta de motores diésel y gasolina. En el primer caso tenemos los dCi de 90, 110 y 130 caballos de potencia. Más adelante llegará un dCi de 160 caballos. La gama gasolina está compuesta por los TCe de 100, 130 y 205 caballos. De momento sólo este último se asocia a un cambio automático de doble embrague EDC. En 2017 llegará una versión híbrida, pero no será capaz de circular en modo completamente eléctrico.

El Mégane GT que probamos se asocia a un motor 1.6 turbo de cuatro cilindros con una potencia de 205 caballos y 280 Nm de par. Sólo llega con cambio automático de doble embrague EDC y 7 relaciones. Es el paso previo al Mégane RS, modelo que ni la propia marca de momento se atreve a dar por seguro.

Prueba nuevo Renault Mégane 2016

Es un motor bastante progresivo y lineal, puede que no tanto como el 1.6 THP de PSA y similar potencia. Al fin y al cabo es complicado extraer su quintaesencia con el cambio automático. Suena poco, aunque Renault nos asegura que el sonido puede ampliarse con el selector de modos de conducción. A mí personalmente no me parece que se haya logrado nada destacable. De hecho se oye más un motor a altas vueltas, sin más.

Responde con contundencia, más si colocamos el coche en modo Sport. Hay un selector de modos que afecta a diferentes parámetros como el sonido, la respuesta del motor, la dirección o la caja de cambios. La diferencia no es abismal pero sí notable, sobre todo entre el modo Comfort y el modo Sport. Hay también un modo Eco del que el Mégane GT no dispone.

Prueba nuevo Renault Mégane 2016

La caja de cambios automática de doble embrague EDC es ahora de 7 relaciones, lo que permite un menor consumo. Es rápida, pero también suave, incluso en condiciones severas. Cuenta con unas levas de cambio tras el volante. Son levas grandes y fijas, aunque tal vez van un poco altas para mi gusto. En todo caso es punto muy a favor para el nuevo Mégane. En modo automático el coche intenta, siempre que no vayamos en el modo Comfort, engranar la marcha más alta.

Sin embargo, parece que no apura tanto la marcha alta como sí lo hacen otros cambios de este tipo, algo de agradecer. Hay un sistema de Launch Control que permite obtener la cifra de 7,1 segundos de aceleración 0-100 km/h. Por su parte, si en una frenada fuerte queremos reducir el mayor número de marchas posibles y de forma rápida, basta con pulsar continuadamente la leva izquierda.

Prueba nuevo Renault Mégane 2016

En cuanto al chasis, se nota que Renault ha trabajado en crear un coche más ágil, al menos en esta versión deportiva GT. La suspensión es firme, pero no lo suficiente como para resultar incómoda. Pude atravesar una zona muy bacheada sin sentir que el coche filtrara mal la carretera. En curvas mantiene la carrocería en su sitio, lo que aumenta la seguridad y la confianza al volante. Aunque no puede hablar de versiones convencionales, el hecho de que el GT sea un coche cómodo implica que el Mégane convencional lo es todavía más.

La dirección tiene un peso agradable a pesar de no informar demasiado. Lo bueno es que es uno de los parámetros que se modifican con los modos de conducción. Por tanto, en modo Sport es más dura, mientras que en modo Comfort es más blanda y asequible. Los frenos, por su parte, obtienen una buena capacidad de frenada a la vez que son dosificables.

Dirección a las cuatro ruedas 4Control

Renault Megane 4Control

Pero la agilidad del Renault Mégane no sólo se debe a sus ajustes de suspensión. El Mégane GT llega de serie con el sistema 4Control de dirección a las 4 ruedas. Es el único compacto con este sistema. Las ruedas traseras giran hasta 2,7 grados en sentido opuesto a las delanteras a menos de 80 km/h con el modo Sport, y hasta 1 grado en el mismo sentido que las delanteras a mayor velocidad. Esto lo convierte en un coche más ágil tanto a baja como a alta velocidad.

La sensación al volante a alta velocidad no es tan notable, aunque la teoría nos dice que el coche sería capaz de cambiar de carril de forma más rápida y segura. Donde más se nota es en carreteras reviradas o en ciudad, a menor velocidad. Aquí el tren trasero es más ágil, tanto que te das cuenta de que tienes que girar menos el volante para trazar las curvas. La sensación es la de un coche con un tren trasero ágil que desliza y redondea la curva. La realidad es que es un movimiento completamente controlado, sin deslizamientos.

Conclusiones

Prueba nuevo Renault Mégane 2016

El nuevo Renault Mégane 2016 tiene todos los elementos para convertirse en referencia en el segmento de compactos generalistas. Me atrevería a decir que en el mercado compacto global en términos de dinámica en esta versión GT. El sistema 4Control es una ventaja comparativa muy importante que esperemos también se materialice en el próximo Mégane RS.

Parte de 16.600 euros, y la calidad ha dado un salto muy importante, así como la tecnología. Dispone de elementos como el control de crucero adaptativo, el asistente de mantenimiento de carril, iluminación Full LED, Head Up display a color… Ahora también se acerca al cliente que busca un mayor componente tecnológico con elementos como la pantalla táctil central que puede llegar a las 8,7 pulgadas en posición vertical.

Prueba nuevo Renault Mégane 2016

A falta de probar más versiones, el Mégane GT se postula como una de las alternativas referencia en su nicho. Y tiene unos cuantos competidores. Más allá, dará también un paso importante en materia de hibridación. Llegará una mecánica híbrida en 2017, aunque no sabemos aún a qué motor irá asociada. En todo caso, sólo será un apoyo al motor térmico, no podrá moverse en modo completamente eléctrico. Algo parecido a lo que Honda aplica en sus IMA. No se contempla un híbrido enchufable.

Lo que sí llegarán serán nuevas carrocerías, como ya ocurriera con pasadas generaciones del Mégane. Tras el verano llegará el Mégane familiar, del mismo modo que lo hará con carrocería sedán de tres volúmenes. Parece que diremos adiós al Fluence y llegará como Mégane Sedán. El Scénic, aunque ahora ya separado del Mégane, se presentará en marzo, en el Salón de Ginebra.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

5 comentarios

  1.   Alex dijo

    La N320 en entrepeñas, buen recorrido para la prueba…

  2.   Sira dijo

    Mi madre se compró este coche recientemente, el Zen, y lo encuentro demasiado bajo, pero lo peor es el tamaño de los reposacabezas, Renault ha cometido un error grandísimo de diseño con ellos, los delanteros son excesivamente grandes e incómodos en especial si ajustas el asiento del conductor para que quede un poco alto, casi toca el techo, los traseros son demasiado grandes y quitan muchísima visibilidad. No sé cómo no se han dado cuenta y han dado luz verde a su diseño. Por lo demás el coche es muy bonito aunque para mi gusto es un pelín ancho, para sacarlo del garaje hay bastantes dificultades porque sale muy muy ajustado, además la posición del portón obliga a salir de lado no de frente y hay poco espacio, quien diseño este garaje quedó tranquilo.

  3.   Acoron dijo

    Este coche es una gran máquina, el precio que tiene es por la nubes,muy caro, no digan que este coche tiene buen precio, eso es mentira!! de lo que dicen que este coche tiene buen precio es falso!!!! a la hora de compralo financiado te cuesta un ojo de la cara lo, digo yo por experiencia yo e estado en concesionarios y es una estallada de bolsillo, lo compra nuevo y cuando tiene 10 años lo va a vender o lo quiere cambiar por otro nuevo y le pagan despues una mierda!!

  4.   gabosar dijo

    el precio lo veo razonable, por lo que compras ahora mismo cualquier modelo de coche decente te sale por 20k+…hablamos de 23.750 euros k me salio a mi el megane gt 205 cv,y puedo decir que estoy encantado con el comportamiento y las prestaciones de este modelo…. con todos los descuentos pertinentes y dejando un Peugeot 307 con fallo de motor k me dieron 500 + 200 + 460 (1160) euros por el.saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *