Prueba Skoda Octavia Combi 2.0 TDI 150 CV, diseño exterior e interior

skoda-octavia-combi-tdi-150cv-2

Esta semana probamos un modelo que ha sido clave en la historia del fabricante checo. El Skoda Octavia nació en 1996, y supuso el primer proyecto desarrollado íntegramente bajo el paraguas de Volkswagen. El resultado fue abrumador: en su primera generación (1996-2010) la marca vendió 1.442.126 unidades, convirtiéndose en el favorito de los trabajadores del transporte público por su extraordinaria habitabilidad, robustez mecánica y su precio.

Volviendo al presente y tras una segunda generación (2004-2013) que no hacia sino mejorar sus argumentos de compra, llegamos a 2013; año en que la marca nos presentó la tercera generación del Skoda Octavia. En Actualidad Motor nos hemos decidido a probar esta nueva generación en su versión familiar, para comprobar si la “estrella” checa sigue manteniéndose en forma en un segmento que se presenta cada vez más complicado. Nos hemos decantado por el Skoda Octavia Combi, con motor TDI de 150 CV.

skoda-octavia-combi-tdi-150cv-5

Diseño sencillo y elegante

Tras echarle un vistazo y comparándolo con su predecesor, el Octavia es un modelo bastante continuísta. Sin embargo, se trata de una “secuela” bastante lograda, destacando sus formas más afiladas y deportivas, que dan lugar a un modelo más atractivo. Gran parte de su atractivo se debe a contar con un diseño atemporal que combina sencillez y elegancia a partes iguales.

Los mayores cambios se centran en el frontal destacando la nueva parrilla, que se separa del capó y pierde el logo pasando a posicionarse en la “nariz” de éste. Los faros cambian notablemente, adquiriendo formas más cortantes para darnos lugar esa mirada más agresiva y moderna. El frontal se completa con una toma de aire más grande y que ahora se une a los pilotos antiniebla de nuevo diseño.

skoda-octavia-combi-tdi-150cv-3

De perfil se contemplan menos diferencias; las formas y líneas son ahora más rectas, pero no presentan ningún cambio acusado. Desde esta vista podemos apreciar las bonitas llantas de 18” opcionales, que le dan ese toque deportivo que rompe con la seriedad. En la zaga, Skoda continúa los pasos del anterior modelo; cambian los faros levemente, que ahora cuentan con formas más rectas pero siguen conservando la forma de C en su iluminación, el portón adquiere dos triángulos “tridimensionales” en sus extremos; recurso que la marca utiliza en otros modelos, y el paragolpes ahora incluye un pequeño difusor.

Si hablamos de sus medidas, el nuevo modelo ha crecido notablemente, dejándole hueco de esta manera al Skoda Rapid, la reciente berlina compacta de la marca que también hemos podido probar. Cuenta con las mismas medidas que la carrocería berlina, con 4,66 m de longitud y 1,81 m de anchura, variando en sólo 4 mm su altura. Comparándolo con su antecesor, tiene 9 cm más de largo y 4,5 más de ancho, mientras que su distancia entre ejes  ha aumentado casi 11 cm, quedándose en 2,69 m lo que se traduce en una mejora en la habitabilidad, ya de por si bastante buena en la anterior entrega.

skoda-octavia-combi-tdi-150cv-4

Ello se debe a la incorporación de la nueva y moderna plataforma modular MQB, utilizada ya en el grupo por modelos como el León, A3 o el Golf, lo que le concede además un peso bastante contenido dadas sus dimensiones. Pesa 1347 kilos, 63 kilos menos que su antecesor, a pesar del aumento de todas sus dimensiones.

Interior espacioso y funcional

Si pasamos al habitáculo, hay que decir que el Octavia sigue con esa línea continuísta ya vista en su exterior. Posee un interior típico de la marca, aunque dando un paso bastante importante en cuanto a la calidad de los materiales y terminaciones. Todo nos resultará familiar, con ese estilo simple y conservador característico de las producciones del grupo VAG. Aunque es un interior que no apasiona, hay que decir que cuenta con un diseño limpio, lógico y con una disposición de sus mandos bastante acertada, para que podamos utilizar todos sus sistemas de manera fácil e intuitiva, por lo que objetivamente no se le pueden poner pegas.

skoda-octavia-combi-tdi-150cv-11

Une vez sentados en el puesto de conducción, nos encontramos con unos asientos tapizados en cuero opcionales que se muestran bastante cómodos, recogen bien el cuerpo y se muestran ideales para realizar largos trayectos. El volante recibe ahora un diseño más estilizado y cuenta con un tacto muy agradable – opcionalmente se puede montar un volante de tres radios muy similar al del VW Golf – Dicho esto, las sinergias del grupo Volkswagen están más presentes que nunca en esta generación, que se acerca “peligrosamente” a los acabados, terminaciones y equipamiento que puede montar el Golf.

Alzamos la vista y nos encontramos con un cuadro de mandos que mantiene el diseño típico de Skoda, destacando su facilidad de lectura y su completa información, gracias a la pantalla multifunción que nos ofrece múltiples datos (temperatura refrigerante, consumos desde la salida, último repostaje, asistentes activados…) y funciones que podemos modificar con los botones integrados en el volante. Pasando a la consola central, bajo las salidas de aire se encuentra el sistema multimedia, con pantalla táctil de 5,8” y sensor de proximidad, de funcionamiento bastante intuitivo y bastante completo en sus funciones, contando además con sistema de navegación Admundsen – opcional.

skoda-octavia-combi-tdi-150cv-7

Más abajo, nos topamos con el climatizador bizona, de buen funcionamiento y fácil de usar. Una pequeña guantera con tapa para dejar objetos y dos entradas para USB y toma auxiliar finalizan verticalmente la consola. A la derecha, nos encontramos con una guantera de buenas dimensiones, ventilada y donde se encuentra el cargador de cd’s y dos entradas para tarjetas SD.

La consola central se completa con una barra de botones, con el cierre de las puertas, desactivación/activación del stop&start, sensores proximidad… que añade más o menos botones según el equipamiento que tengamos, detalle que no agrada mucho visualmente en caso de que nos falten muchas funciones. Más adelante hay dos posavasos, uno de ellos con un soporte para dejar el móvil sin miedo a posibles golpes, y finalmente el reposabrazos, de generosas dimensiones en su interior y ajustable en longitud y verticalidad, sin duda un detalle a agradecer.

skoda-octavia-combi-tdi-150cv-9

Sobre huecos portaobjetos y soluciones prácticas, hay que decir que este Octavia es un verdadero campeón, contando con múltiples huecos repartidos por el habitáculo para dejar multitud de cosas y una serie de ideas prácticas, que la marca denomina soluciones Simply Clever. Elementos como el soporte multimedia, el cajón para dejar el chaleco reflectante bajo el asiento del conductor, el portatickets o el rascador de hielo ubicado en la tapa del depósito se tratan de ideas ingeniosas que se agradecen y nos hacen la vida a bordo más fácil.

Sobre su habitabilidad, hay que decir que el Skoda Octavia Combi sale del examen con nota, pues goza de una excelente habitabilidad para 4 adultos. Delante, sin problemas. Detrás, cuenta con bastante espacio para dos ocupantes, tanto en altura como en espacio para las piernas. Su peor medida en sus cotas es la anchura a la altura de los hombros, lo que unido al pronunciado túnel de transmisión y reposabrazos central y a la dureza de su reposabrazos trasero, plantean un viaje con tres adultos detrás como una opción algo incómoda.

Excelente maletero

skoda-octavia-combi-tdi-150cv-12

Dada la versión familiar Combi ante la que estamos, el maletero merece mención especial. Su extraordinario cubicaje de 610 litros le posiciona como uno de los más capaces de su segmento. Además, el maletero presenta formas bastante cuadradas y una excelente boca de carga dada su baja altura con respecto al suelo y anchura. Numerosos ganchos para bolsas, argollas, cintas elásticas, trampilla en los asientos posteriores, toma de 12v, cajones a los lados para meter pequeños objetos… sin duda no echaremos nada en falta.

Sobre el maletero, hay que destacar dos elementos ingeniosos que son la bandeja enrollable de un golpe, o los cómodos elementos de sujeción situados en los cajones.  Se trata de dos tiras de plástico con velcro en su parte inferior, que se pueden colocar en cualquier parte del maletero formando un ángulo y que sujetan los objetos que carguemos evitando que se muevan por el piso durante la marcha; gran idea sin duda de la marca checa. Abatiendo los asientos, conseguiremos unos extraordinarios 1.740 litros, aunque los asientos no dejan una superficie plana. Bajo el piso, encontramos una rueda de repuesto de tamaño convencional. Por último, la versión que probamos del Octavia Combi tenía el portón de accionamiento eléctrico, que se ofrece de manera opcional. Nos hace más cómoda la operación de abrir y cerrar el portón, pero personalmente no la considero una opción indispensable.

Puedes encontrar más información sobre el Skoda Octavia Combi TDI 150 CV en la parte de comportamiento dinámico y consumos y en el análisis de precio y equipamiento.

Skoda Octavia Combi Exterior:

Skoda Octavia Interior:

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

¿Tienes Telegram? Recibe cada día las noticias de coches

Suscríbete
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *