Tipos de neumáticos para tu coche

Los neumáticos son unos de los elementos más importantes en cuanto a la seguridad activa de nuestro vehículo. Su estado influye directamente sobre el comportamiento de nuestro automóvil y será primordial que los seleccionemos adecuadamente, por eso existen varios tipos de neumáticos.

En el momento de adquirir un neumático, hay que tener en cuenta varios factores: que sea seguro, que no contamine y que ahorre combustible. Para ello, existen distintos tipos según sus características constructivas, la forma del dibujo de su banda de rodadura, la época del año en la que vayamos a utilizarlos o el tipo de uso para el que están pensados.

Neumáticos según la estación del año

Una de las fórmulas de clasificación de neumáticos es según la estación del año y las condiciones climatológicas de cada una.

Neumáticos de verano

Pueden utilizarse durante todo el año, en cualquier época, pero están pensados para rodar en época de verano y calurosa, ya que la goma está diseñada para incrementar la adherencia en asfaltos con altas temperaturas, reducir la resistencia a la rodadura y permitir una conducción más suave y precisa en épocas sin nieve. Si los utilizamos con la calzada gélida o nevada, perderán efectividad.

Neumáticos de invierno

Te recomendamos:Prueba neumáticos de invierno, conclusiones tras cuatro años de uso

Los neumáticos de invierno son los que mejor funcionan frente climatologías gélidas, por eso son una gran alternativa a las cadenas. Este tipo de neumáticos son mejores que las cadenas y más cómodos de utilizar.

Están diseñados con compuestos especiales y unas láminas situadas en la banda de rodadura que permite poder rodar en terrenos nevados y congelados y, por supuesto, sobre mojado funcionan a un nivel óptimo, mejor que cualquier otro tipo de neumático. También son excelentes para rodar sobre terrenos donde la temperatura exterior es inferior a los 7 grados.

Tras cuatro años usando neumáticos de invierno, hemos sacado las siguientes conclusiones en comparación con los neumáticos de verano:

Fuente: propia

Neumáticos all seasons

Un neumático all season es un neumático que se puede utilizar tanto en invierno como en verano, válido para ambas estaciones. Actuarán mejor en climas fríos que los neumáticos de verano, y también lo harán correctamente en épocas protagonizadas por el frío. Sin embargo, nunca actuarán de la mismo forma que un neumático de verano en verano y un neumático de invierno en invierno.

Su uso dependerá de dónde estemos localizados geográficamente, en qué país, ya que dependerá del clima del lugar, donde las temperaturas exteriores no sean muy extremas y se mantengan más o menos estables durante todo el año (España es un buen ejemplo).

También dependerá el tipo de conductor, ya que si conduce respetando los límites de velocidad y adecuándose a las condiciones de la carretera, podrá usarlos sin problema.

Neumáticos según el perfil

Cuando hablamos del perfil de un neumático hablamos de la relación de aspecto, es decir: si un neumático tiene medidas 235/55 R17 quiere decir que de ancho mide 23,5 cm, el perfil es un 55% de esa anchura y está preparado para montarse en un llanta de diámetro 18 pulgadas. Sabiendo esto, podemos encontrar equivalencias (mismo diámetro total) tanto por abajo como por arriba (235/60 R16 ó 235/40 R18).

Así pues, dependiendo de la anchura y la proporción que hay entre la goma del neumático y la llanta, podemos categorizar los neumáticos dependiendo de su perfil: alto y bajo.

Un neumático de perfil bajo es igual o menor de 55-50, dependiendo del ancho y que por lo general están provistos de un borde protector de la llanta.

Te recomendamos:Conoce tus neumáticos

Ventajas neumáticos perfil bajo

  • Estos neumáticos presentan menos deriva, mejorando la precisión de la dirección en curva, por eso están dirigidos para llevar a cabo una conducción deportiva.
  • Éstos permiten un mayor agarre en seco y una mejor frenada.
  • El desgaste de estos neumáticos suele ser inferior que los de perfil alto, ya que estos últimos se deforman más y generan más calor. Sin embargo, es cierto que a medida que reducimos perfil y aumentamos tamaño de llanta, los compuestos son más blandos, ya que están enfocados a vehículos más deportivos, traduciéndose en una duración menor. A pesar de todo esto, al final el desgaste siempre se verá condicionado por el tipo de conducción de cada uno.
  • Menor ruido que los de perfil alto.

Inconvenientes frente a los de perfil alto

  • Los neumáticos de perfil bajo perjudican el confort del vehículo, pues al reducir el perfil, básicamente endurecemos la suspensión en general. Esto se debe al fenómeno de la histéresis y el poco aire en el interior de los neumáticos, pues no tienen suficiente absorción y los hace más sensibles a los baches o “bordillazos”, llegando incluso a poder doblar una llanta en un bache si no lo cogemos con cautela, ya que estas ruedas apenas amortiguan el impacto.
  • Estos neumáticos también perjudican la aceleración del coche. En el conjunto llanta-neumático la parte más pesada es la llanta, por tanto si aumentamos llanta y reducimos perfil del neumático, aumentamos el peso total del coche.
  • Los de perfil bajo suelen ofrecer una mayor resistencia a la rodadura por el hecho de que, normalmente, son neumáticos enfocados a la deportividad y, por tanto, la composición química es distinta.
  • Por norma general, los de perfil muy bajo son neumáticos más caros respecto a los de perfil alto o «normal».

¿Si tienen tantos inconvenientes, por qué están tan de moda los neumáticos de perfil bajo? Una simple palabra: marketing. Las marcas automovilísticas se han encargado de asociar un mayor tamaño de llanta y de ruda a la deportividad y elegancia, haciendo que el consumidor obvie elementos tan importantes como el precio del neumático, el consumo, el confort y la seguridad.

En definitiva: el perfil alto va dirigido al cualquier conductor convencional, aportan un mayor confort de marcha y seguridad además de normalmente ser más barato. El perfil bajo va dirigido a aquel que busca un toque más deportivo, transmite mejores sensaciones, permite frenos más grandes y genera más agarre lateral.

Neumáticos según su dibujo

Los dibujos del neumático influyen en sus prestaciones en los diferentes entornos. Podemos encontrar tres tipos de neumáticos: simétrico, asimétrico o direccional.

Neumáticos simétricos

Estos tipos de neumáticos tienen un dibujo idéntico en ambos lados, es decir, tienen una banda de rodadura con el mismo perfil en la parte interior y exterior del neumático. Es el tipo de rueda más corriente en los coches compactos o urbanos: está principalmente disponible en ruedas medias-pequeñas (13,14 o 15 pulgadas).

Ventajas

  • Buena relación calidad-precio.
  • Más barato que un neumático asimétrico o direccional.
  • Durabilidad larga.
  • Garantiza una buena adherencia y estabilidad
  • Confort de conducción agradable.
  • No tiene sentido de montaje por lo que es fácil de montar y de rotar.

Inconvenientes

  • Están en desuso y están menos adaptados a las tecnologías actuales que los neumáticos asimétricos o direccionales.
  • Bajo rendimiento sobre carretera mojada en comparación con otros perfiles.
  • No está diseñado para vehículos potentes o deportivos.

Neumáticos asimétricos

Los neumáticos asimétricos, en cambio, tienen diferentes dibujos en la parte interior y la parte exterior de la rueda. Esto permite optimizar mejor las partes del neumático y mejorar la conducción. En el lado externo, los bloques de goma son en general más anchos para ofrecer un mejor agarre en las curvas y agarre en seco. En el lado interno, el dibujo [en forma de tubo] está diseñado para evacuar y drenar el agua en carretera mojada.

Están disponibles en medidas pequeñas, medianas y grandes (+19 pulgadas) y los suelen llevar vehículos de prácticamente cualquier gama.

Ventajas

  • Óptimo agarre y estabilidad en curvas.
  • Garantiza una notable seguridad sobre calzada mojada y reduce el riesgo de aquaplaning.
  • Más silencioso que un neumático simétrico.

Inconvenientes

  • Menos durabilidad por la presencia de gomas blandas en su estructura.
  • Tiene sentido de montaje, por lo que hay que ser cuidadoso y montarlos dejando la palabra “outside” en el flanco externo del neumático.

Neumáticos direccionales

Éstos suelen tener un dibujo en forma de «V» direccional o de flecha, pensado principalmente para drenar rápidamente grandes cantidades de agua a una velocidad elevada, por lo que sólo tienen un sentido de rotación. En la actualidad, se utiliza mucho este tipo de neumáticos en la época de invierno, ya que actúa perfectamente en condiciones de lluvia o nieve.

Ventajas

  • Óptimo control sobre calzada mojada y reducción alta de producirse aquaplaning.
  • Motricidad y direccionabilidad idónea sobre todos los tipos de nieve en los neumáticos de invierno.

Inconvenientes

  • Coste más elevado que el resto
  • Durabilidad menor debido a la presencia de gomas blandas en su estructura.
  • Ruido de rodadura un poco más fuerte.
  • Tiene sentido de montaje, ya que están especialmente diseñados para rodar en un solo sentido.

Neumáticos según su interior

Neumático runflat o antipinchazos

Los neumáticos runflat o neumáticos antipinchazos están especialmente diseñados con refuerzos en los flancos y en los hombros que les permiten rodar sin aire entre 50 y 100 km [sin sobrepasar los 80 km/h] cuando previamente se ha producido un pinchazo. Es decir, al igual que los neumáticos convencionales, se pueden pinchar, pero te permiten seguir teniendo el control del vehículo cuando esto ocurre.

¿Cómo funcionan? Cuando éstos se pinchan, no se deforman tanto en comparación con los neumáticos convencionales. Los runflat refuerzan los flancos y los hombros de manera que cuando se produce un pinchazo, liberan aire y presión de una forma más pausada y despacio, pero lo más importante es que aguantan el peso del vehículo sin deformarse completamente, evitando que el neumático se destruya ocasionando la pérdida por completo del control del vehículo.

Neumático sin aire Tweel de Michelin

“El neumático que nunca te dejará tirado”, así lo define Michelin. Es un tipo de neumático que se adapta a las irregularidades del pavimento, no pincha ni exige excesivo mantenimiento. Esta tecnología avanzada se paga, por lo que el punto negativo es que estos neumáticos son bastante caros, dirigidos a vehículos del sector de la construcción, agricultores, y cualquier vehículo que se maneje en superficies con terrenos irregulares.

Neumático tubeless

Los neumáticos sin cámara o también conocido como tubeless, son aquellos que no disponen de una cámara interior, ya que no la necesitan para encerrar el aire. Actualmente son los utilizados en los turismos. En el interior de éstos encontramos una capa de aislamiento de caucho, con una hermeticidad del neumático con la llanta.

Frente a los convencionales, su montaje es más simple, además de incorporar una tecnología frente a los pinchazos que les hace mucho más seguros. En caso de que pinchemos (a no ser que sea un orificio demasiado grande), los tubeless no perderán aire de una forma descontrolada, sino que mantendrán la presión, ya que, al estar el aire dentro del neumático en contacto directo con la llanta, se mejora la emisión del calor. Hoy en día ya no se utilizan neumáticos con cámara.

Neumático recauchutado

Los neumáticos recauchutados aprovechan la base o carcasa, sustituyendo la banda de rodadura. Esta tecnología permite que el neumático pueda acumular muchos kilómetros en un lapso de tiempo corto.

Actualmente no se utilizan en turismos, pero sí en camiones o camionetas e incluso en aviones. En pro del reciclaje, destacar que estos neumáticos están diseñados y fabricados ya pensando en su posterior proceso de recauchutado.

Neumáticos verdes o ecológicos

Teniendo en cuenta la tendencia actual de la sociedad, la economía circular y el cuidado por el medioambiente, el uso de estos neumáticos se da cada vez con mucha más frecuencia. También son conocidos como neumáticos ecológicos o de bajo consumo.

En su proceso de fabricación, destacan por estar diseñados con compuestos especiales y con un dibujo que ayudan a mejorar la resistencia al rodamiento, consiguiendo disminuir en gran medida el consumo de gasolina y reduciendo las emisiones.

Estos son todos los tipos de neumáticos para coche que podemos encontrar en el mercado. Ya has visto que hay varios, aptos para situaciones diferentes y según el tipo de vehículo al cual va dirigido. Usa esta guía para escoger el adecuado, lleva un correcto mantenimiento de las ruedas y disfruta de la carretera.

Te puede interesar
¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

Sé el primero en comentar