La dirección asistida

Dirección asistida

Hoy en día es raro encontrar un coche que no tenga dirección asistida. Hace años, sudábamos cada vez que teníamos que aparcar un coche sin dirección asistida pero, afortunadamente, la dirección asistida es una parte imprescindible del equipamiento hoy en día.

La dirección asistida es la encargada de reducir la fuerza necesaria para girar el volante de nuestro coche. Para ayudarnos, dispone de un circuito hidráulico que se encarga de hacer la parte más dura del trabajo. A mayores de un sistema de dirección convencional, la dirección asistida incluye una bomba hidráulica que, ayudada por el propio motor, hace circular el aceite por el circuito hidráulico de la dirección.

La bomba de dirección envía el aceite del circuito directamente a una válvula de control situada en la columna de la dirección. Desde esta válvula de control hay dos conductos que tienen por misión transportar el aceite hasta el cilindro. La válvula de control tiene otro conducto más de salida para que el aceite vaya de nuevo hasta el depósito.

El cilindro se divide en dos partes gracias a un pistón móvil que se encuentra en su interior, que a su vez se une al sistema mecánico de dirección.

Todos estos son los elementos necesarios para el correcto funcionamiento de la dirección asistida. A continuación, vamos a explicar el funcionamiento de todos estos elementos de una manera sencilla.

Dirección asistida hidráulica

Al tener el motor encendido, la bomba de dirección se encuentra en funcionamiento gracias a la correa de accesorios o correa auxiliar, al igual que el alternador o el compresor del aire acondicionado, por ejemplo.

Automáticamente, la bomba de dirección envía el aceite a la válvula de control. En caso de no necesitar girar el volante, la válvula de control no usa el aceite que recibe y lo devuelve de nuevo al depósito.

Sin embargo, si giramos la dirección en un sentido, la válvula de control cierra el paso del aceite al depósito, llevándolo hacia un lado del cilindro, hasta que se llena. La bomba de dirección sigue enviando el aceite, aumentando la presión en el cilindro, hasta que se mueve el pistón que se encuentra en el interior del cilindro. El movimiento de este pistón hace que se muevan los elementos mecánicos de la dirección y, por consiguiente, las ruedas de nuestro coche.

Al dejar de girar el volante, la válvula de control no envía más aceite al cilindro, por lo que el pistón detiene su movimiento. Ahora la válvula de control obliga a enviar el aceite de nuevo hasta el depósito.

En caso de girar el volante hacia el otro sentido, el proceso es exactamente el mismo, con la particularidad de que el pistón se desplaza hacia el sentido opuesto.

Más información – Comprobando la correa auxiliar, Signos del mal funcionamiento del alternador, Es hora de realizar una alineación de nuestro coche (Parte I)

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Un comentario

  1.   manuel dijo

    ¿como modificar una direccion asistida normal a direccion asistida variable? Y a electrica. es para mi bmw z3 del 97 ques muy blandda a velocidad de 90 km/h.gracias.

Escribe un comentario