Tata Motors es la mayor marca de coches que existe actualmente en la India. Desde su fundación en el año 1945 se ha dedicado a la fabricación de vehículos para pasajeros, industriales y motocicletas. Actualmente es propietaria de las firmas inglesas Jaguar y Land Rover, además está incrementando su presencia en los principales mercados mundiales. En España su presencia es muy limitada, pues existen muy pocos puntos oficiales y sus modelos a penas se ven por las calles.

Abre el catálogo de Tata el urbano Vista. Este modelo hay que tenerlo muy en cuenta si queremos acceder a un vehículo robusto, con un precio de derribo y una relación calidad / equipamiento media. Está basado en el anterior Indica por lo que mide 3,79 metros de largo y ofrece un interior amplio con 232 litros de maletero. Su gama mecánica está formada por dos bloques, uno gasolina de 1.4 litros y 75 cv y otro diesel (de origen Fiat) de 1.3 litros y 95 cv.

El Tata Aria es la adaptación hindú del Ssang Yong Rodius. Es un monovolumen que mide 4,8 metros que destaca por una altura al suelo mayor y la posibilidad de montar tracción a las cuatro ruedas. En su habitáculo tiene espacio para hasta siete ocupantes ofreciendo un maletero desde los 214 litros hasta los 1.777 litros. Su gama mecánica está formada por un bloque diésel DICOR con 2.2 litros de cilindrada y 150 cv. La calidad de su interior y las posibilidades de equipamiento del Aria son las mejores que ha mostrado un Tata en mucho tiempo.

Con el Tata Xenon la firma hindú cierra su catálogo en España. Este pick up de corte low cost, calidad de acabado justa, robusto chasis (con reductora y tracción a las cuatro ruedas) y mecánica es la herramienta ideal para el trabajo. El motor que lo impulsa es el mismo que da vida al Aria, aunque su par motor se ha incrementado de los 300 Nm a los 320 Nm. Con él sus prestaciones no son de infarto, pues alcanza 160 kilómetros por hora y acelera de 0 a 100 kilómetros por hora en 17,1 segundos. Donde sí destaca el Tata Xenon es en economía de uso, pues sólo gasta 7,4 litros cada 100 kilómetros.