Prueba Audi Q5 Sportback 40 TDI quattro 204 CV Black Line

Prueba Audi Q5 Sportback

Más vale tarde que nunca, dice el refrán. Tal vez esto se lo que pensaban en Audi hace unos años cuando empezaron a desarrollar en serio el Audi Q5 Sportback, el modelo que acabamos de probar. Y es que BMW abrió esta lata hace ya más de una década una década con el X6, lanzando posteriormente el X4, quien es realmente el rival directo de este Q5 Sportback. Por cierto, Mercedes también tiene su GLC Coupé desde hace algún tiempo.

Pero ojo, que puedes llegar tarde a una fiesta, a la que además no estabas invitado, y convertirte en el centro de atención. Si rebobinamos un par de años en el tiempo, llegaba al mercado el Audi Q3 Sportback, y ahora más de la mitad de los Q3 vendidos llevan ese apellido Sportback. Y es que la pérdida de habitabilidad es mínima, consiguiendo una apariencia visual muy atractiva. ¿Conseguirá el Q5 Sportback un resultado similar? No lo sabemos, pero hoy vamos a conducirlo.

El Audi Q5 Sportback pone ese mayor toque de elegancia a la carrocería

La mitad delantera de la carrocería no cambia apenas respecto al Q5 normal, aunque sí lo hace el tramado interior de la parrilla, por ejemplo. De serie los faros son de LED en todos los Q5 Sportback, aunque opcionalmente podemos dar el salto a los eficaces Matrix LED. Nuestra unidad viste totalmente de luto, con el color Negro Mito metalizado y el nivel de acabado Black Line. Incluso el contorno de la parrilla y las barras de techo van en negro brillante.

Prueba Audi Q5 Sportback 40 tdi

Su vista lateral es la más significativa, con una caída del techo suave que empieza aproximadamente en el pilar B. Esa forma curvada del techo finaliza en los pilotos traseros, dejando la caída de la luneta característica en estos SUV Coupé, al igual que ocurre con las ventanillas posteriores. Por supuesto, no falta un spoiler de techo para dar ese toque de dinamismo.

También del lateral se puede destacar la línea de cintura que nace en los faros delanteros para morir en los traseros, así como los contornos en negro brillante de las ventanillas en este acabado Black Line, o las llantas con el sello Audi Sport en 20 pulgadas.

Prueba Audi Q5 Sportback trasera

Respecto a la retaguardia, el cambio principal está en la inclinación de la luneta, como ya hemos mencionado antes. Me atrevería a decir que los pilotos de LED (OLED personalizables en opción) son idénticos, estando también comunicados por un listón cromado, aunque en los Black Line lógicamente va en negro. Lo que sí es un punto a su favor es el paragolpes, más deportivo y sin salidas de escape falsas.

Dimensiones de la carrocería

Longitud Anchura Altura Batalla
Longitud Anchura Altura Batalla
4.689 mm (+7 mm Vs Q5) 2.140 mm 1.660 mm (-2 mm Vs Q5) 2.820 mm

Como veis en la tabla superior, las cotas exteriores son calcadas en anchura y distancia entre ejes, cambiando mínimamente en longitud y altura.

Un interior con calidad y de lo más intuitivo

Prueba Audi Q5 Sportback virtual cockpit

Si pasamos al habitáculo, el modelo alemán nos recibe con un estilo muy propio de Audi, pero diferente a recientes lanzamientos como el A3, A6, A8, o Q3 y Q8. Son líneas de estilo más antiguas, más similares a las de los A4 y A5. Y es que, a fin de cuentas, este Audi Q5 Sportback es un Q5 normal con cambios en la mitad de la carrocería, y recordamos que el Q5 normal de actual generación llegó al mercado en 2017.

Y dicho lo anterior, para mí no es ninguna pega. De hecho, creo que prefiero este estilo de diseño del salpicadero a las últimas novedades. Tenemos la pantalla central MMI Touch de 10,1 pulgadas en una posición bien alta y centrada para no despistarnos durante la conducción, y más abajo un climatizador con botones de muy alta calidad y con ruletas, como a nosotros nos gusta, para controlar la temperatura.

Tras el volante multifunción, que por cierto tiene un tacto agradable y es completamente redondo, aparece el ya famoso Audi Virtual Cockpit plus, con 12,3 pulgadas y una fantástica resolución. Bajo mi punto de vista, estos cuadros, compartidos con el resto de las marcas de VAG, son la referencia del mercado.

Prueba Audi Q5 Sportback salpicadero

A mi modo de ver solo hay un par de detalles a mejorar en este interior del Audi Q5 Sportback, y sin los mismos que en su hermano. Primero la gran superficie en Piano Black de la consola central, aunque afortunadamente no es de los coches que más recurren a este material. Y segundo, se echa en falta algún hueco específico para dejar el móvil que no sea bajo el reposabrazos central.

Por lo demás, el nivel de calidad en salpicadero, botones, mandos, pantallas, guarnecidos y asientos es intachable. El tacto es fantástico y los ajustes son simplemente perfectos en este coche, no habiendo crujidos ni apretando con fuerza en zonas muy sensibles a estos ruidos.

Plazas delanteras idénticas, y una leve pérdida para las traseras

Y pasando ya al apartado de habitabilidad, la verdad es que en las plazas delanteras no hemos notado ninguna diferencia respecto al Q5 normal, coche que probamos hace apenas seis meses y que tenemos relativamente reciente. Vaya, que en los asientos delanteros caben personas de cualquier talla sin complicaciones y con suficiente espacio en anchura y altura.

Prueba Audi Q5 Sportback plazas traseras

La segunda fila también es aprovechable, pero lógicamente hay algunos cambios respecto al Audi Q5 de carrocería convencional. El acceso en este Sportback es ligeramente distinto por la forma del marco superior, teniendo que agachar un poco la cabeza para no golpear. En cualquier caso, tampoco es algo exagerado, pero sí para tenerlo en cuenta si estas plazas posteriores serán utilizadas habitualmente (sobre todo si es por personas mayores).

Una vez dentro, el espacio para las piernas sigue siendo más que sobrado para que cuatro adultos de alrededor de 1,80 de altura viajen sin problema. Para la altura tenemos algunos centímetros menos de margen, pero creo que sólo lo notaremos si los ocupantes son muy altos.

Por otro lado, nuestra unidad llevaba el opcional de la banqueta trasera plus. Este sistema permite deslizar longitudinalmente los asientos posteriores para repartir el espacio entre el maletero y la segunda fila, pudiendo variar también el ángulo de inclinación del respaldo para viajar más erguidos o más recostados. Dice Audi que así se pueden ganar hasta 60 litros de maletero.

Prueba Audi Q5 Sportback tamaño maletero

Y ya que hemos citado el maletero, en el Audi Q5 Sportback tenemos una capacidad de carga de 510 litros, que son 40 menos que en la carrocería hermana. Las formas son relativamente regulares, hay un espacio oculto bajo el piso y los asientos posteriores se pueden tumbar desde esta misma parte. La bandeja cubre equipaje es enrollable.

Por cierto, en las versiones híbridas enchufables TFSIe baja hasta los 455 litros.

Oferta mecánica del Audi Q5 Sportback

Ahora mismo, en su lanzamiento, el Audi Q5 Sportback está disponible con dos motores diésel y uno de gasolina, así como dos variantes híbridas enchufables TFSIe. También hay un Audi SQ5 Sportback con un diésel de 3 litros y 341 CV con cambio Tiptronic y tracción Quattro situándose como el tope de gama.

Audi Q5 Sportback 40 TDI 204 CV quattro

Los diésel -sin contar el SQ5- responden a las denominaciones 35 TDI y 40 TDI, equipando ambos el bloque 2.0 turbodiésel. En el primer caso rinde 163 CV y 370 Nm, que son enviados a las ruedas delanteras. Mientras, en el segundo hablamos de 204 CV y 400 Nm con la tracción quattro-ultra. Este sistema de tracción manda en condiciones normales la energía al tren delantero, pero en caso de acelerón brusco o pérdida de tracción pasa par a las ruedas traseras.

El Audi Q5 Sportback 45 TFSI quattro, la variante 2.0 de gasolina, ofrece un rendimiento de 265 CV y 370 Nm, lo que le permite cubrir el 0 a 100 en solo 6,1 segundos. Y antes de pasar a los híbridos enchufables, es importante recordar que esta mecánica y las dos diésel son Mild Hybrid a 12 voltios, es decir, microhíbridos. Por ello, llevan la pegatina Eco de la DGT.

Y respecto a los modelos PHEV, tenemos los Q5 Sportback 50 TFSIe y 55 TFSIe. Ambos llevan una batería de 14,4 kWh netos (17,9 kWh brutos) y llevan como motor térmico el 45 TFSI, es decir, el 2.0 litros de gasolina con 265 CV. El motor eléctrico va integrado en la caja de cambios S tronic de siete marchas, combinado con la tracción quattro ultra. La potencia resultante es de 299 CV en el PHEV menos potente, y de 367 CV en la variante más prestacional. En ambos casos, la autonomía eléctrica homologada es cercana a los 62 kilómetros.

Al volante: Comodidad, suavidad y calidad ante todo

Prueba Audi Q5 Sportback

Para esta primera prueba nos hemos decantado por el que probablemente será el más demandado, el Audi Q5 Sportback 40 TDI. Como citábamos en el apartado anterior, es un diésel 2.0 TDI de 204 CV con cambio S tronic de 7 marchas y la tracción quattro-ultra con microhibridación. Da los 204 CV a 3.800 vueltas y el par máximo de 400 Nm se ofrece entre 1.750 y 3.250 rpm. Su consumo homologado WLTP es de entre 6,3 y 6,9 l/100 km.

Se trata de una mecánica muy equilibrada e ideal para este modelo. ¿Por qué? Porque su potencia es suficiente para viajar con solvencia con toda la familia y el maletero cargado. No es un motor que te vaya a dejar pegado al asiento (hace el 0 a 100 en 7,6 segundos), pero tiene un gran compromiso entre prestaciones y consumos.

Además, y a diferencia de lo que suele ocurrir en muchos modelos con motor TDI, en el interior no se percibe tan rumoroso. A revoluciones normales, el aislamiento acústico está muy bien logrado, aunque en el exterior se deja notar. Esto se logra gracias, entre otros detalles, al doble cristal en las ventanillas. Del mismo modo, tampoco se perciben grandes ruidos aerodinámicos o de rodadura salvo a velocidades muy altas.

Prueba Audi Q5 Sportback dinámica

Por lo demás, al volante pocas diferencias reales hemos percibido respecto al Q5 normal. Es uno de esos coches que lo hace todo bien. Es cómodo, suave y silencioso en todas las circunstancias, ofreciendo una suspensión confortable pero que no permite excesivos balanceos. Además, con el drive select tenemos varios modos de conducción para ajustar la respuesta del coche.

Nuestra unidad viene con la suspensión adaptativa, pero para todos aquellos que busquéis el máximo confort el Audi Q5 Sportback se puede configurar con una neumática adaptativa opcional. En tal caso, además de variar la dureza, permite variar la altura de la carrocería en 6 centímetros dependiendo del modo seleccionado. Con el modo Offroad se eleva 45 mm respecto a la posición de reposo, mientras que a alta velocidad baja 15 mm para dar mayor aplomo y mejorar la resistencia aerodinámica.

Artículo relacionado:
Prueba Audi Q5 S line 40 TDI 204 CV S tronic quattro
Artículo relacionado:
Prueba Audi Q3 Sportback 35 TDI 150 CV S tronic (con vídeo)

Siguiendo con el apartado dinámico, lo más habitual a la hora de conducir este modelo es llevar el modo de conducción Auto, pasando a Dynamic en los momentos en que llevemos algo más de prisa por carreteras viradas y optando por el Comfort para largos viajes. En cualquier caso, la sincronización entre el cambio S tronic de 7 marchas y el motor TDI es muy buena.

Prueba Audi Q5 Sportback interiores

Como es habitual en los coches modernos, tal vez la dirección es el único apartado que se encuentra demasiado filtrado. Es suficientemente rápida y directa teniendo en cuenta el coche que conducimos, pero se echa en falta un mayor feedback. De todos modos, ese detalle pasará totalmente desapercibido para el cliente habitual de un Audi Q5 Sportback.

Conclusiones

Tras rodar unos 140 kilómetros con este Q5 Sportback 40 TDI hemos comprobado que en cuanto a conducción se refiere no hay apenas diferencias con el Q5 convencional. A nivel de diseño no podemos negar que esta carrocería CUV (SUV Coupé) resulta bastante más llamativa y atractiva, mientras que la pérdida en habitabilidad trasera y maletero es muy contenida.

Dicho lo anterior, no es de extrañar que ese aspecto más deportivo esté gustando mucho a los clientes de la marca y que una gran parte de ellos se decanten por los Q8 en lugar de Q7, y Q3 Sportback en lugar de Q3 normal. Por lo tanto, la lógica nos hace pensar que con el Q5 Sportback ocurrirá exactamente lo mismo.

Más abajo tenéis los listados de equipamientos, paquetes extra y la tabla de precios. Hay que destacar que el Q5 Sportback inicia sus comercializaciones con un nivel de acabado de acceso que se equipara al segundo del Audi Q5. Así, la diferencia de precio entre un Q5 Advanced y un Q5 Sportback Advanced es de apenas 3.000 euros. Ya puestos en más de 50.000 euros, no creo que a nadie se le haga mucho esa distancia económica entre el normal y el coupé.

Equipamientos destacados del Audi Q5 Sportback

Prueba Audi Q5 Sportback 40 tdi

Advanced

  • Línea Advanced
  • Llantas de aleación de 18 pulgadas
  • Marcos de las ventanas cromadas
  • MMN Navegación plus
  • Audi Virtual Cockpit plus
  • Connect Navegación & Infotainment
  • Volante de cuero multifunción plus
  • Climatizador trizona
  • Retrovisores calefactables abatibles eléctricamente y antideslumbrantes
  • Audi Smartphone Interface
  • Faros y pilotos en tecnología LED
  • Audi phone box light
  • Audi Drive Select
  • Portón del maletero eléctrico
  • Audi parking system plus
  • Control de crucero
  • Audi Connect Safety & Service

S line (añade a Advanced por 2.500 euros)

  • Línea S line
  • Parrilla Sigleframe con estructura de panal
  • Inserciones cromadas dentro de la parrilla frontal
  • Difusor deportivo específico
  • Faros Audi Matrix LED
  • Llantas de aleación de 19 pulgadas
  • Asientos delanteros deportivos
  • Revestimiento interior del techo en negro

Black Line (añade a S Line por 3.200 euros)

  • Llantas de aleación de 20 pulgadas
  • S line interior
  • Paquete estilo negro
  • Tapicería tela/cuero
  • Cristales traseros oscurecidos
  • Barras longitudinales en color negro
  • Insignias de la marca y modelo en negro brillante

A esto hay que añadir que la marca alemana nos ofrece otros paquetes extra, siendo dos de ellos para asistencia a la conducción. Audi los divide en Paquete Tour y Paquete City, en incorporan los siguiente:

Paquete Tour

  • Control de crucero adaptativo con Stop & Go
  • Asistente de conducción en atascos
  • Audi active lane assist
  • Pre sense front
  • Asistente de giro
  • Reconocimiento de señales de velocidad
  • Asistente predictivo de eficiencia
  • Ayuda a la esquiva
  • Luces largas automáticas

Paquete City

  • Cámara trasera
  • Audi side assist
  • Pre sense basic
  • Alerta de tráfico trasero cruzado
  • Exit Warning (alerta a abrir las puertas)

Paquete Confort (por 2.195 euros)

  • Iluminación ambiental
  • Llave confort
  • Cámara trasera
  • Paquete portaobjetos
  • Regulación lumbar eléctrica
  • Banqueta trasera plus

Precios Audi Q5 Sportback

Prueba Audi Q5 Sportback parrilla black line

Versión Motor Cambio Tracción Precio
Versión Motor Cambio Tracción Precio
35 TDI 2.0 diésel 163 CV S tronic Delantera 55.810 €
40 TDI 2.0 diésel 204 CV S tronic Quattro Ultra 60.320 €
45 TFSI 2.0 gasolina 265 CV S tronic Quattro Ultra 67.500 €
50 TFSIe Híbrido enchufable 299 CV S tronic Quattro Ultra 66.810 €
55 TFSIe Híbrido enchufable 367 CV S tronic Quattro Ultra 73.210 €
SQ5 3.0 diésel 341 CV Tiptronic Quattro 83.300 €

Galería Audi Q5 Sportback


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.