Prueba Hyundai Kona Eléctrico 204 CV

La marca surcoreana ha sido de las primeras que ha movido la pelota en este partido electrizante que se juegan todos los fabricantes. Hace tiempo que ofrece una versión eléctrica de su Ioniq, un producto que se ofrece también en variantes híbridas. Pero dada la influencia del mercado un SUV eléctrico estaba por llegar, y no se demoró demasiado. En la prueba del Hyundai Kona Eléctrico de 204 CV vamos a analizar la alternativa más potente del SUV eléctrico que vende la compañía gracias a la unidad que nos cede Hyundai Maven Motor en su concesionario de Badajoz. Si estás pensando en comprar un eléctrico, ¿hay que tenerlo en cuenta?

El Hyundai Kona Eléctrico se vende actualmente en dos alternativas, una de 136 CV o 100 kW y otra de 204 CV o 150 kW. La primera y menos potente monta una batería de unos 39,2 kWh mientras que la segunda utiliza una de nada menos que 64 kWh. Con esta tecnología el SUV eléctrico anuncia una autonomía de unos 300 km. para la variante menos potente y de hasta 482 km. para la de mayor potencia. Todo medido en ciclo WLTP.

Un Hyundai Kona como otro cualquiera

El cliente que asegure que no compra coches eléctrico porque su diseño es demasiado futurista o poco atractivo se ha quedado sin ningún tipo de fundamento. El Hyundai Kona Eléctrico, al igual que otros modelos del segmento, se basa en un modelo con mecánicas de combustión interna. Esto hace que a simple vista la versión eléctrica sea una más, con diferencias “sutiles” como la ausencia de sonido de motor y detalles en el exterior e interior.

Con ello nos encontramos con la carrocería de un Kona, pero con matices. El SUV de la casa surcoreana, a mi juicio, no está entre los más atractivos del segmento en cuanto a diseño. Coches como el Seat Arona o el Kia Stonic me parecen más bonitos. En diseño el asiático es, por poneros un ejemplo, como el Nissan Juke, al menos en la primera generación del japonés. O te entra por los ojos o todo lo contrario.

Sea lo que sea lo que no podemos negar es que su estética no pasa desapercibida, y menos en el color “Acid Yellow” que enseña esta unidad de prueba. Su frontal cuenta con una importante dosis de músculo pese a que en la versión eléctrica su parrilla desparece y en su lugar encontramos el puerto de carga. Los ópticos que monta a ambos lados absorbidos por las protecciones del paso de rueda delantero consiguen darle anchura. Justo encima de ellos, ya en el capó, nos encontramos con un segundo grupo óptico de pequeño tamaño que busca darle carácter al frontal afilando la mirada.

Si seguimos paseando por su exterior y nos detenemos en el perfil confirmamos que es todo un SUV, siendo argumentos de peso sus abultadas protecciones, sus barras de techo y su altura elevada, con una distancia al suelo de 158 mm. Sus llantas de 17 pulgadas van en línea con su configuración, pues nos encontramos con un diseño aerodinámico que busca la mayor eficiencia. Estamos ante un SUV urbano de 4,16 metros de largo, longitud superior a la del Arona y menor que la de un Captur.

Y en su zaga, donde termina este paseo a su exterior, encontramos otra “sutil” diferencia con el resto de versiones. Por supuesto, aquí no hay tubo de escape, pero sí hay unos grandes ópticos que vuelven a envolverse en las protecciones de los pasos de rueda, unos finos pilotos que se adentran en el portón y un generoso paragolpes trasero. El Hyundai Kona quiere dar aspecto de rudo, de todo un SUV, pero con recursos que lo hacen único.

Interior poco vistoso pero muy práctico

El interior es también compartido con el resto de la gama. Si bien, es cierto que diferentes elementos han sido sustituidos o bien montado de serie en las versiones eléctricas. El salpicadero cuenta con un diseño limpio, básico, que queda bien adornado por la pantalla del sistema multimedia de hasta 8 pulgadas ubicado en situación ideal, justo en línea de visión. Más abajo encontramos los aireadores, punto de partida para señalar los cambios que encontramos en esta versión.

Y es que en el Hyundai Kona Eléctrico el túnel de transmisión recibe un diseño específico. No encontramos palanca o selector de cambio en este espacio que gana limpieza gracias a una botonera con la que gobernaremos este SUV de pequeño tamaño. No soy partidario de este tipo de configuración, no me gusta por ejemplo la rueda que utiliza Jaguar y Land Rover en sus modelos para su caja de cambios. Pero admito que si no estamos en un coche de aspiraciones deportivas ganamos espacio y, por lógica, hacemos un uso más práctico del conjunto.

De la misma manera, y ubicados ahora en el puesto de conducción, nos encontramos con una instrumentación digital de siete pulgadas que estará presente de serie en las versiones eléctricas. Tanto desde ella, como desde la pantalla del sistema multimedia, recibimos información relevante del sistema eléctrico. Mediante los diferentes modos de conducción la manera de representar la información cambia, dándole más importante a ciertos apartados dependiendo de la situación.

Pese a que el interior no es demasiado vistoso  y en su mayoría nos encontramos con plástico duro, si es un punto a favor para el Hyundai Kona la cantidad de equipamiento disponible. Podemos montar, entre otros elementos, asientos de cuero con regulación eléctrica, unas butacas muy cómodas que nos sitúan en un puesto de conducción elevado. Las filas posteriores dejan espacio suficiente para dos adultos de aproximadamente 1,80 metros, pudiendo mejorar en el acceso y en la plaza central.

Si seguimos retrocediendo en su habitáculo y llegamos hasta el maletero nos encontraremos con otra diferencia en su versión eléctrica con el resto de la gama. El Hyundai Kona Eléctrico cuenta con un maletero de 332 litros, unos 29 litros menos que en las versiones con motor de combustión interna.  Es similar al de un Renault Zoe, pero mucho más pequeño que el de un Peugeot e-2008.

Cuidado, que te despeinas

El Hyundai Kona Eléctrico se vende tanto en versión de 136 CV como de 204 CV. A priori la acción más racional para ciudad es la más asequible, la de menor potencia, pero si ojeamos su autonomía y la poca diferencia de precio cobra poco sentido apostar por la inicial. Nuestra unidad monta el motor más potente, una versión que anuncia 395 Nm de par para un 0-100 km/h en 7,6 segundos y una velocidad máxima de unos 167 km/h. Su autonomía es de 482 en ciclo WLTP y su consumo combinado de 15,4 kWh/100 km. medido en mismo ciclo de homologación.

Y en marcha esta versión se puede conducir como otra cualquiera siempre que cambiemos en algunos puntos nuestro estilo de conducción. No emitimos ningún gramo de CO2 a la atmósfera pero sí algo de ruido, pues montamos un sistema de aviso acústico para alertar de nuestra presencia a peatones o ciclistas. Esto se hace necesario hasta al menos los 30 km/h de velocidad, cuando el vehículo comienza a emitir sonido de rozamiento que sea sensible al oído.

Con 395 Nm de par y una forma instantánea de entregarlos a las ruedas delanteras esta versión del SUV surcoreano impresiona cuando pisamos a fondo el pedal. Tanto es así que no es necesario que el asfalto esté resbaladizo para que las ruedas pierdan tracción con facilidad y demanden la acción de los sistemas de control de tracción. Para los más “frikis” esta sensación es sinónimo de sonrisa, aunque para el que no esté acostumbrado y salga de un semáforo con prisas puede dar más de un susto.

En ciudad, con modo de conducción ECO+, que desactiva funciones como el aire acondicionado o limita la velocidad a 90 km/h, y siendo muy comedido con el pedal, podemos mantener una buena autonomía, acercándonos a valores reales. En autovía, a 120 km/h, esta autonomía se desploma con la misma facilidad que lo hace un castillo de cartas a un leve soplido.

Confortable aunque limitado

Y todo en un coche que invita a hacer kilómetros. Vale, no es demasiado dinámico. Los balanceos son acusados dado su tarado y su alto peso, de 1.760 kg. comparado con los 1.308 kg. de un Hyundai Kona 1.0 T-GDI 120 CV. Pero sus asientos son cómodos y su rodar confortable a velocidades de crucero. Pero los coches eléctricos, al contrario que los de combustión interna, pierden de forma notable su autonomía en estas circunstancias.

Este modelo monta una batería de polímero de iones de litio. La misma está colocada bajo el habitáculo y tiene una capacidad de 64,0 kWh. Cuenta con toma de recarga de tipo CCS, un puerto de carga que encontramos en el frontal como hemos mencionado en las anteriores líneas. Si queremos cargar nuestro Kona Eléctrico de 204 CV en una toma de 7,2 kW el tiempo recarga es de 9 horas y 40 minutos, bajando a aproximadamente una hora para cargar el 80% en una toma de corriente continua de 50 kW.

Gran opción

Hyundai ofrece punto de recarga e instalación incluido de serie gratis en el modelo. Además, ofrece una promoción de unos 2.200 euros de descuento. Con todo ello el precio de partida del modelo, en versión de 100 kW, se quedaría en 32.850 euros, una cantidad que podemos comparar con la pedida por Peugeot para su e-2008, la cual es de 33.050 euros. Un SUV eléctrico que igualmente monta un motor de 100 kW.

El Hyundai Kona Eléctrico cuenta con un extenso equipamiento y en el mismo destacan ayudas a la conducción. Sumado a los asientos con regulación eléctrica mencionados, el volante calefactable o la conectividad de su sistema multimedia, contamos con cambio automático entre luces cortas y largas, la alerta por presencia de vehículos en el ángulo muerto, alerta de tráfico trasero cruzado o sistema de frenado de emergencia con detección de peatones.

Acabados Hyundai Kona Eléctrico

Klass

  • Llantas de aleación de 17 pulgadas
  • Sensor de luces automáticas
  • Luces de conducción diurna tipo LED
  • Asientos tela
  • Sistema de sonido Premium KRELL
  • Equipo audio con navegador
  • Pantalla multifunción del cuadro a color de 7 pulgadas
  • Climatizador automático con filtro de aire
  • Llave inteligente con botón de arranque y detector de proximidad
  • Retrovisores con ajustes eléctricos y calefactables
  • Control de crucero con mandos en el volante
  • Limitador de velocidad
  • Freno de estacionamiento eléctrico
  • Sistema activo de cambio involuntario de carril

Tecno

  • Asientos tela/cuero
  • Faros delanteros tipo LED con luz de alcance lateral
  • Retrovisores plegables eléctricos
  • Sensor de lluvia
  • Sensor de aparcamiento trasero
  • Modos de conducción
  • Sistema de asistencia a la frenada de emergencia FCA
  • Head Up Display para el conductor
  • Espejo retrovisor interior con oscurecimiento progresivo automático
  • Sistema de detección de ángulos muertos con alerta de tráfico trasero

Style

  • Asientos delanteros con reglajes eléctricos
  • Asientos de cuero sintético
  • Asientos delanteros calefactables
  • Control de crucero inteligente con STOP & GO con mandos en el volante
  • Sistema de reconocimiento de señales
  • Sistema activo de seguimiento de carril LFA

Style 2C

  • Carrocería bitono (techo en negro)

Precios Hyundai Kona Eléctrico

Motor Cambio Versión Precio
Motor Cambio Versión Precio
Kona Eléctrico 100 kW AT Klass 35.050€
Kona Eléctrico 100 kW AT Tecno 39.150€
Kona Eléctrico 150 kW AT Klass 40.050€
Kona Eléctrico 150 kW AT Tecno 44.150€
Kona Eléctrico 150 kW AT Style 46.450€
Kona Eléctrico 150 kW AT Style 2C 46.900€

Opinión del editor

Hyundai Kona Eléctrico
  • Valoración del editor
  • Puntuación 3.5 estrellas
35.050 a 46.900
  • 60%

  • Hyundai Kona Eléctrico
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación:
  • Diseño exterior
    Editor: 70%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 70%
  • Plazas delanteras
    Editor: 85%
  • Plazas traseras
    Editor: 80%
  • Maletero
    Editor: 70%
  • Mecánica
    Editor: 90%
  • Consumos
    Editor: 80%
  • Confort
    Editor: 90%
  • Precio
    Editor: 80%

Pros

  • Confort
  • Potencia
  • Equipamiento

Contras

  • Diseño
  • Calidad de materiales
  • Maletero

Galería de imágenes


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.