Prueba Mercedes Clase A 200 Sedán (gasolina 163 CV) manual 6v

Prueba Mercedes Clase A Sedán 200

Aunque las marcas premium no paran de lanzar productos del estilo SUV y crossover, además de vehículos electrificados, por suerte tampoco se olvidan de segmentos más tradicionales. Desde el lanzamiento de la cuarta generación del Mercedes Clase A, en 2018, hemos probado este producto en multitud de ocasiones. Pero esta vez queríamos una versión diferente.

Así, nos hemos decantado por la carrocería de cuatro puertas y una mecánica gasolina con cambio manual. Sí, es la primera vez que conduzco para vosotros un Mercedes-Benz con transmisión manual. Y dicho lo anterior, bienvenidos a la prueba del Mercedes Clase A 200 Sedán.

Mercedes Clase A Sedán, tres volúmenes bien integrados

Prueba Mercedes Clase A Sedán 200 delantera

Como podéis ver, el Mercedes Clase A Sedán deriva directamente de su hermano de cinco puertas, siendo calcados en la mitad delantera. Nuestra unidad viene con el siempre atractivo paquete AMG Line, que aporta ese extra de deportividad visual. La estrella predomina en la bella calandra, introduciendo un paragolpes más agresivo y a los lados no faltan los faros en este caso los faros adaptativos Multibeam LED.

El lateral nos recuerda mucho a un Clase C, pues cuenta con tres volúmenes extendiendo la parte trasera. En cualquier caso, la integración de este tres cuartos trasero más largo es muy buena, no penalizando en absoluto a la estética. A mi juicio, bastante más logrado que en el BMW Serie 2 Gran Coupé que probamos semanas atrás. Las llantas son las opcionales de 18 pulgadas, que a mi modo de ver no son las que mejor le sientan.

Prueba Mercedes Clase A Sedán 200 perfil trasero

Si nos pasamos a la parte trasera nos recibe una tapa del maletero elegante pero no demasiada práctica, los pilotos LED divididos entre el citado maletero y la carrocería, así como un paragolpes también muy marcado. Una lástima que las salidas de escape ubicadas en el bello difusor no sean reales…

Las dimensiones de la carrocería son 4.549 mm de largo, 1.992 de ancho, 1.446 de alto y 2.729 mm de batalla.

Habitáculo tecnológico, pero con materiales mejorables

Prueba Mercedes Clase A interior

Mientras tanto, el habitáculo es sobradamente conocido. Tenemos la doble pantalla corrida del sistema MBUX, totalmente personalizable. Sin ser de lo más complicado, el control del cuadro y de la pantalla central (ambos de 10,25 pulgadas) requiere de cierto tiempo de adaptación para tener localizados todos los menús y funciones.

El volante tiene un diseño muy logrado y cuenta con una pequeña superficie táctil en cada radio horizontal para movernos entre el cuadro (el izquierdo) y entre la pantalla principal (el derecho). Te terminas adaptando, pero no es menos cierto que en más de una ocasión lo tocamos sin querer.

Todo el interior tiene una apariencia muy agradable, tecnológica y moderna. A nivel visual es realmente atractivo, aunque no todo son cosas buenas. Por ejemplo, hay materiales mullidos en las zonas altas del salpicadero, pero se abusa de plásticos duros, muchos de ellos en negro brillante.

El negro brillante siempre protagonista, para mal

Prueba Mercedes Clase A salpicadero

Es cierto que me ha dado una sensación de mayor solidez que en otras unidades similares probadas del Clase A (y GLA o GLB), pero sigue presentando algún que otro crujido al presionar. Tanto en el salpicadero como en las puertas. Por otro lado, al tener tanto acabado oscuro brillante, el polvo y las huellas son inevitables, y parece que prácticamente siempre tengamos el interior sucio. Considero que una marca como Mercedes tendría que tener más en cuenta esos detalles.

Por lo demás, tenemos correctos huecos para dejar objetos, unos asientos deportivos calefactables con ajuste eléctrico en múltiples direcciones, que además me han resultado cómodos para viajar, pedales de aluminio y un climatizador bizona intuitivo que se maneja muy bien al estar totalmente separado de la pantalla.

Algo que sí veo mejorable es que este Mercedes Clase A Sedán tiene varias tomas USB, pero el problema es que todas son de tipo C. Al no contar con conectividad para el smartphone inalámbrica, es algo engorroso, pues tenemos que buscar un cable específico o un adaptador.

¿Mejora en espacio al cinco puertas?

Prueba Mercedes Clase A Sedán plazas traseras

Y en cuanto al espacio, el Clase A no es de los compactos con mayor amplitud. En cualquier caso, dos ocupantes de talla relativamente grande viajarán de forma cómoda en las plazas delanteras, con suficiente espacio en todas las cotas.

El acceso a la segunda fila no es complicado, pero no es el más práctico para personas mayores o con baja movilidad, pues hay que doblar el tronco para evitar golpear con la cabeza. Una vez dentro, la altura para la cabeza es suficiente si medimos menos de 1,80 metros, pudiendo rozar con la cabeza en el techo si superamos esa talla. También hay que tener en cuenta que llevamos techo solar panorámico, que siempre reduce algo la altura.

Mientras, el espacio para las rodillas y pies es correcto, pero si el conductor es grande y viaja con el asiento retrasado reducirá nuestro confort y sensación de espacio. Por otro lado, la plaza central es poco práctica e incómoda, algo que tampoco sale de lo común en el segmento C. Y para rematar, tenemos huecos en las puertas, redes en los respaldos delanteros, salidas de aire centrales sin control de temperatura y otro par de tomas USB en la zona central.

El tercer volumen no termina de compensar en maletero por sus formas

Prueba Mercedes Clase A Sedán 200 maletero

Dejando ya el habitáculo y echando un vistazo al maletero, al abrir la tapa nos recibe 420 litros de capacidad de carga. Son 50 litros más que en la carrocería de cinco puertas, lo que puede marcar la diferencia para muchos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la boca de carga no es grande y las formas interiores no son regulares, por lo que perdemos mucha practicidad pese a la ganancia de volumen. Esto es algo bastante común en los coches de tres volúmenes, que llevan tapa de maletero y no portón.

En nuestra prueba, tres personas realizamos un viaje de fin de semana con nuestro equipaje, y aunque no hubo enormes problemas sí tuvimos que jugar un poco al Tetris para colocar algunos objetos grandes.

Lo que no me resulta agradable es que quede chapa y tornillos o remaches a simple vista cuando abrimos la tapa del maletero. Sé que para las marcas esto no es tan fácil de camuflar y que tienen que ajustar los presupuestos, pero no queda nada bien en un coche de esta marca dejar esos detalles tan a la vista.

Cinco opciones mecánicas, incluyendo el A 35 AMG

Prueba Mercedes Clase A Sedán 200

El Mercedes Clase A Sedán toma la arquitectura y mecánicas de toda la gama compacta de la firma de la estrella. Así, en lo que a motores se refiere, podemos optar por tres opciones de gasolina y dos diésel.

Las variantes de gasolina son el A 180 (136 CV), el A 200 (163 CV) y el deportivo A 35 AMG (306 CV). Los dos primeros comparten el bloque motor de 1.332 cc, cuatro cilindros y sobrealimentación por turbo, y actualmente solo están disponibles con transmisión manual.

Si preferimos las mecánicas diésel, sólo tenemos la variante A 200 d Sedán, que es un 2 litros de 150 CV. Es obligatoria la transmisión automática 8G-DCT, aunque podemos optar por la tracción simple al tren delantero o bien optar por el sistema de tracción total 4Matic.

Mercedes Clase A 200 Sedán: Prestaciones

Motor gasolina Mercedes A 200

Echando un vistazo a la ficha técnica vemos que esta versión probada desarrolla 163 CV a 5.500 rpm, además de un par motor de 250 Nm disponibles desde solo 1.620 vueltas. La tracción es delantera y lleva cambio manual de seis marchas, declarando un 0 a 100 en 8,3 segundos y una velocidad máxima de 230 kilómetros por hora.

Por su parte, el consumo combinado homologado es de 5,9 l/100 km, con unas emisiones de 133 g/km. Como no lleva ningún tipo de hibridación, a este Clase A le corresponde el distintivo medioambiental C de la DGT. Con lo que sí cuenta es con una eficaz desconexión de cilindros para reducir los consumos, sistema que pasa totalmente desapercibido para el conductor durante la marcha.

Al volante del A 200 Sedán

Mercedes Clase A Sedán AMG line

Arrancamos el Mercedes Clase A Sedán en su versión 200 y, como curiosidad, se muestra algo más ruidoso de lo que me había parecido esta misma mecánica en otras ocasiones. No transmite vibración alguna al interior, pero en frío sí llega algo más de sonido de lo habitual. En cualquier caso, cuando toma temperatura y las revoluciones bajan al régimen de ralentí normal, ya prácticamente pasa desapercibido.

Pie izquierdo al embrague, metemos primera y salimos. Este motor no destaca por ofrecer unas prestaciones fulgurantes pese a los datos de rendimiento declarados, pero lo compensa con una grata suavidad de funcionamiento. No es brusco ni tosco, dejando una respuesta a baja velocidad más habitual de los motores atmosféricos, algo muy agradable.

Como decía, una vez en marcha y a velocidades medias o de vías rápidas, no es tan feroz como pudiera parecer. La ficha técnica nos dice que desde apenas 1.600 revoluciones por minutos ya tenemos disponible todo el par, pero en la realidad no es hasta las 2.000 aproximadamente cuando ya se muestra solvente.

Los desarrollos del cambio son «un pelín» largos

Prueba Mercedes Clase A Sedán 200 manual

Sinceramente, creo que esto se debe a unos desarrollos del cambio algo largos. Un escalonamiento ligeramente más cerrado de las marchas permitiría circular con mayor soltura en marchas largas y con el motor a bajas vueltas. Pero claro, el consumo (y las emisiones) podría verse sensiblemente afectado y las marcas tienen que hacer todo lo que esté en sus manos para bajarlos todo lo que sea posible.

De este modo, nos obliga a reducir marchas de vez en cuando para subir el régimen de giro a la zona buena del cuentavueltas. Si queremos una gran respuesta, tenemos que estirar el motor y no dejarlo caer mucho de revoluciones, siendo ideal para dichas situaciones moverse entre las 3.000 y 5.000 rpm.

Respecto a la transmisión, es la primera vez que conduzco un Mercedes con transmisión manual y el tacto del cambio me ha parecido acertado para un coche de estas características. El pomo es agradable al tacto y visualmente, aunque no es menos cierto que la colocación de la marcha atrás me sigue pareciendo algo extraña.

Prueba Mercedes Clase A Sedán 200 frontal

Hay que tirar de toda la palanca hacia arriba, desplazarla hacia la izquierda y luego hacia abajo. En más de una ocasión he fallado e insertado segunda, situación comprometida si estamos aparcando en cuesta abajo, por ejemplo.

Sin complicaciones y enfocándose bien al consumidor principal

Por lo demás, tiene una suspensión ligeramente firme, pero que cuida muy bien a los ocupantes. De hecho, para viajar solo es perfecta, aunque lógicamente se muestra algo blanda si viajamos con varios ocupantes y el maletero cargado. En cualquier caso, es algo que ocurre en prácticamente todos los coches, como es lógico.

El tacto de la dirección es agradable para conducir tranquilo y callejear. Gana algo de peso en el modo de conducción deportivo, pero tampoco hay una diferencia enorme. Creo que un poquito más dureza -al menos en el modo deportivo- hubiera estado mejor, y tampoco es que informe demasiado del límite de adherencia, como es habitual en los coches modernos. Está demasiado filtrada.

Prueba Mercedes Clase A Sedán 200 trasera

De todos modos, recordamos que es una versión convencional y racional de un Mercedes Clase A Sedán. Por mucho que tengamos un paquete estético exterior e interior deportivo, no es un verdadero AMG, por lo que tiene sentido que no sea el coche más emocional de la categoría. Esa no es su intención y cumple sobradamente con el cometido para el que está pensado.

Consumos envidiables

La mayor sorpresa ha llegado de la mano de los consumos. Hicimos un viaje de unos 860 kilómetros entre ida y vuelta con él, siendo tres ocupantes en el habitáculo y el maletero cargado de equipaje. Prácticamente todo por autovía y con poco tráfico. El trayecto de ida lo hicimos a ritmo alegre durante una parte del mismo y según el ordenador de viaje gastamos una media de 6,3 litros a los 100.

Mercedes Clase A Sedán interior

Para la vuelta realizamos una conducción más relajada, pero siempre al máximo legal. En este caso el cuadro de instrumentos reflejó un consumo de tan solo 5,9 litros cada 100 kilómetros recorridos. Sin duda alguna, me parece una cifra realmente baja para un motor de gasolina y las condiciones de carga que llevábamos.

Al final de nuestra prueba, con unos 1.200 kilómetros recorridos, la cifra total se ha situado en solo 6,3 litros. En ciudad nos moveremos entre los 6,5 y los 7 litros, aunque, como siempre decimos, dependerá mucho nuestro estilo de conducción y del tráfico y orografía que nos encontremos.

Conclusiones

Mercedes Clase A Sedán 200 AMG

El Mercedes Clase A Sedán lucha contra el Audi A3 Sedán, el BMW Serie 2 Gran Coupé y también contra el Mazda3 Sedán. Los tres son similares en cuanto a habitabilidad interior, contando su competencia con un aprovechamiento más fácil del maletero. Este modelo de la estrella tiene el interior más tecnológico, pero la calidad de materiales es inferior.

Artículo relacionado:
Prueba Audi A3 Sportback 30 TDI 116 CV Black Line (con vídeo)
Artículo relacionado:
Prueba BMW Serie 2 Gran Coupé 218d M Sport 150 CV automático
Artículo relacionado:
Prueba del motor Mazda e-Skyactiv X 186 CV. ¿Qué novedades trae?

Respecto al precio, el Clase A Sedán parte de los 31.174 euros en su versión más económica. Claro que nuestra unidad, por llevar el motor de 163 CV y multitud de extras eleva la cifra hasta aproximadamente 43.000 euros según el configurador. Con un equipamiento parejo y el motor Skyactiv-X de 186 CV (con etiqueta Eco), el Mazda sería considerablemente más barato que sus rivales.

Equipamiento de serie Mercedes Clase A Sedán

Prueba Mercedes Clase A Sedán llantas 18 pulgadas

  • Terminación Progressive
  • Llantas de aleación de 17 pulgadas
  • Asientos confort
  • Paquete de alumbrado y visibilidad
  • Asientos traseros abatibles
  • Red portaobjetos en respaldos delanteros
  • Techo interior de tela en negro
  • Volante deportivo multifunción
  • Airbag de rodillas
  • Asistente de frenado activo
  • Desconexión de cilindros
  • Detector activo de cambio de cambio de carril
  • Cámara de marcha atrás
  • Tren de rodaje confort
  • Sistema MBUX
  • Sensor de lluvia
  • Climatizador automático
  • Faros LED High Performance
  • Tempomat

Precios Mercedes Clase A Sedán

Mercedes Clase A Sedán 200 precios

Motor Cambio Tracción Precio
Motor Cambio Tracción Precio
A 180 Sedán Manual 6v Delantera 31.174 €
A 200 Sedán Manual 6v Delantera 33.875 €
AMG 35 Sedán 7G-DCT 4Matic 60.574 €
A 200 d Sedán 8G-DCT Delantera 38.075 €
A 200 d Sedán 8G-DCT 4Matic 40.525 €

Precios según el configurador de Mercedes.

Opinión del editor

Mercedes Clase A Sedán
  • Valoración del editor
  • Puntuación 3.5 estrellas
31.174 a 60.574
  • 60%

  • Mercedes Clase A Sedán
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 7 de agosto de 2021
  • Diseño exterior
    Editor: 80%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 65%
  • Plazas delanteras
    Editor: 75%
  • Plazas traseras
    Editor: 70%
  • Maletero
    Editor: 55%
  • Mecánica
    Editor: 70%
  • Consumos
    Editor: 85%
  • Confort
    Editor: 80%
  • Precio
    Editor: 55%

Pros

  • Suavidad de funcionamiento general
  • Consumos muy ajustados
  • Tecnología

Contras

  • Poco aprovechamiento del espacio del maletero
  • Precio final con los opcionales
  • Materiales rígidos en interior y mucho Piano Black

Galería Mercedes Clase A Sedán


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   CART dijo

    Como siempre da gusto leer una prueba totalmente objetiva, con la verdadera opinión del probador, no sólo destacando virtudes sino también los defectos. De qué sirve leer propaganda, para eso tenemos la publicidad de las marcas, hay que informar de la realidad para que el lector se enteré de los pros y contras. Es evidente que el clase A, además de bonito es un buen coche, pero hay que decir todo, al igual que está pasando con audi, los últimos interiores de Mercedes dejan mucho que desear en calidad de materiales y en este caso también en ajustes, siempre claro en relación a su precio y pretensiones.

    1.    Diego Ávila dijo

      Muchísimas gracias por valorar el trabajo. Reconforta muchísimo que vosotros, los lectores, lo tengáis en cuenta.

      Y respecto a las calidades de Mercedes, pues sí, no tienen nada que ver con los coches que hacían hace 15 o 20 años. De entre las marcas «premium» ahora mismo ese apartado está encabezado por BMW y Volvo, aunque personalmente creo que la estética más lograda y la que más llama la atención de los clientes es la de Mercedes (siempre hablando del interior).

      ¡Un saludo!