Prueba Peugeot 508 1.6 e-HDi Allure CMP (IV): Conclusión

Después de conocer cómo es la gama del Peugeot 508, ver como es por dentro y por fuera y cómo se comporta con el motor 1.6 e-HDI y caja manual pilotada, ha llegado la hora de sacar las conclusiones tras una semana de convivencia.

Sin duda el 508 me ha parecido una berlina excepcional. Con buena habitabilidad interior, un confort intachable, buenos acabados, maletero generoso y una estética llamativa. Además puede llegar a equipar todo lo necesario y algunas opciones son realmente útiles y recomendables. En este aspecto la única pega reprochable puede ser la falta interior de huecos portaobjetos en el interior, que si me parece un tanto grave.

En cuanto a la versión probada, el 1.6 e-HDI de 112CV (ahora 115) con caja manual pilotada y nivel de acabado Allure he de decir que no me parece la versión más aconsejable. Si bien el acabado Allure sumado a los extras de esta unidad me parece de lo mejor, no opino lo mismo del conjunto motor-caja de cambios.

Indudablemente, en una mecánica diésel con cambio manual optaría por la de 140CV, que nos permitirá adelantar con más seguridad en carretera y tener un extra de potencia bajo el pie derecho sobre la de 112CV. Si quisiésemos un cambio automático (de verdad, no pilotado como el de esta unidad) tendríamos que ir a por el de 160CV o pasar ya de los 200CV. Aunque sin duda la motorización que mas tilín me hace es la 1.6 Turbo gasolina, disponible con caja automática o manual. Descarto por completo el 1.6 atmosférico de gasolina, por tener una caja de cambios manual pilotada y menos prestaciones que el diésel de 115CV, además de unos consumos homologados mayores, que al exigirle aumentarán en mayor proporción.

Con esto no quiero decir que la caja manual pilotada no la recomiende. Simplemente he conducido coches con mejores cajas automáticas, más suaves y rápidas. Conozco varias personas que tienen coches del grupo PSA con cajas pilotadas y están encantados, además de que tienen buena aceptación en el mercado. Cumplen su cometido a las mil maravillas siempre que no busquemos robar décimas en el crono o unas respuestas en “cero coma”. Lo que os comento más arriba es lo que a mi me gustaría, pero desde luego la versión probada cumple a las mil maravillas como berlina para un uso normal para una persona normal.

Con respecto a la gama de colores, aunque esto ya va para gustos, echo en falta algo más desenfadado como un rojo. Con la carta actual yo me decantaría sin duda por el blanco perlado, el mismo de la unidad de pruebas. Mira que no me gustan los coches blancos, porque en Vitoria los taxis son blancos sin más, pero este color le sienta al 508 como anillo al dedo.

Con respecto al equipamiento. Si yo me comprase un 508 equiparía dos cosas sí o sí. Una es el Head Up Display, que hace que no tengamos que apartar la vista de la carretera en ningún momento, y la otra son los faros bixenón autodireccionables con conmutación automática entre luces cortas y largas. Tampoco deberían de faltar los sensores de aparcamiento, hablamos de un coche bastante grande.

Con todo esto creo que la respuesta a la pregunta ¿Me lo compraría? es obvia. Si, si me compraría un Peugeot 508. Sería con carrocería berlina, en el acabado Allure y con el motor 1.6 Turbo gasolina con caja automática. De optar por un diésel sería el 160CV automático. En cualquier caso con Head Up Display, sensores de aparcamiento y luces autodireccionables bixenón.

Podéis leer el resto de la prueba de este Peugeot 508 en:

 

 

 

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

¿Tienes Telegram? Recibe cada día las noticias de coches

Suscríbete
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *