Prueba Skoda Scala 1.6 TDI 115 CV Manual 6v. Style

Prueba Skoda Scala 1.6 TDI 115 CV Style

Bienvenidos a Actualidad Motor y bienvenidos, una vez más, a nuestra sección de pruebas. Hoy tenemos con nosotros a un modelo más que interesante llegado al mercado hace apenas unos meses. Se llama Skoda Scala, es el sustituto del anterior Spaceback y es un coche totalmente racional, una de esas compras lógicas. Buen espacio interior, calidades correctas, motorizaciones lógicas y ahorradoras y buena relación precio-producto.

En este caso lo estamos probando en acabado Style y con el motor diésel 1.6 TDI de 115 CV; aunque hay tres alternativas de gasolina y otra de Gas Natural con pegatina Eco. En los siguientes minutos te cuento todo sobre él; pero ya te anticipo que, aunque se trate de un modelo compacto con buena habitabilidad y gran maletero, está construido sobre la plataforma MQB A0 del Grupo Volkswagen, la misma que, por ejemplo, el Volkswagen Polo. ¡Empezamos!

No es especialmente llamativo, pero sí agradable

El Skoda Scala no es -ni quiere ser- un coche emocional a nivel de diseño. Utiliza el nuevo estilo exterior de la compañía checa. No tiene una estética especialmente llamativa, pero sí resulta agradable y utiliza ciertos tintes dinámicos para llegar a los gustos de los clientes europeos.

Prueba Skoda Scala frontal

En la parte delantera toma protagonismo la ancha parrilla principal de formas poligonales, la cual se comunica con los faros de formas casi triangulares, que en esta unidad son de LED. En la parte inferior del paragolpes se ubica una segunda entrada de aire que recuerda a la forma de una sonrisa y en sus extremos aparecen los antinieblas delanteros.

Sus medidas exteriores son las siguientes: 4.362 mm largo, 1.793 ancho, 1.471 alto y 2.649 mm batalla

Mientras tanto, en el costado encontramos una carrocería que viene a ser una mezcla entre un tradicional compacto y un familiar, pues la parte trasera parece algo alargada. Destacan las carcasas de los espejos en negro brillante, las llantas de aleación de cinco radios triples en 18 pulgadas (que son opcionales) y la amplia superficie acristalada.

Prueba Skoda Scala perfil trasero

En su parte trasera se ha sustituido el logo de la marca por la inscripción SKODA entre los pilotos de LED. Toda la zona superior del portón va en negro brillante, al igual que el techo, dando la sensación de que la luneta trasera es mucho más grande. Por debajo de los pilotos, que personalmente me parece que toman cierta inspiración de diseño japonés, volvemos a tener el color de la carrocería. Por último, creo que la parte inferior del paragolpes podía estar algo más trabajada. Y no, no hay salidas de escape a la vista. Vamos con el interior.

Calidades correctas en el interior del Skoda Scala

Ya estamos en el asiento del conductor. Como siempre, vamos a acomodarnos. Esta unidad lleva el opcional del ajuste eléctrico para el asiento del conductor, teniendo también reglaje del apoyo lumbar. El volante se ajusta en altura y profundidad, por lo que es sencillo encontrar una buena posición al volante. Importante, el cinturón también es ajustable.

Sin embargo, también es cierto que durante la conducción mi rodilla derecha roza con el plástico duro de la consola central, casi a la altura del climatizador, y me resulta incómodo. No estaría demás que esa parte fuera tapizada con algún material mullido.

Prueba Skoda Scala diseño salpicadero

Como ya es habitual en varios modelos de Skoda, en el borde de la puerta del conductor tenemos un compartimento bien aprovechado donde aparece un paraguas. Muy del estilo Rolls-Royce. ¡Buen punto!

¿Qué más tenemos? Bueno, pues esta unidad viene con asientos de cuero mixto en blanco. Son muy cómodos y bonitos, pero mucho me temo que serán algo sucios y que no envejecerán tan bien como si fueran de color negro. Los tapizados de las puertas y del reposabrazos también son blancos. Con este acabado Style recibimos el techo panorámico de serie, aunque no se abre, y tapizado de los guarnecidos superiores en negro.

Opcionalmente podemos adquirir el cuadro de instrumentos digital, aunque esta unidad no lo lleva. En este caso es un cuadro tradicional, con relojes de aguja, y una pequeña pantalla monocromática en la parte central para informarnos de los datos de viaje y algunos otros datos del coche.

Prueba Skoda Scala asientos delanteros

Por lo demás, nos encontramos en un coche con un interior bueno para su precio y categoría. La parte superior tiene tapizados gomosos con un buen mullido, siendo también blandas las zonas de los apoyacodos de las puertas y el reposabrazos central. Lógicamente, la zona media y baja del salpicadero no está tan bien rematada, pero la sensación es buena. Sí es cierto que si presionamos en algunos puntos aparece algún que otro ruidito, pero no los hemos percibido durante la marcha.

Otros detalles a destacar son el buen número de huecos para dejar pequeños objetos o la superficie de carga inalámbrica (también opcional). La pantalla principal tiene un fácil manejo y se ve bastante bien, aunque es cierto que en un par de ocasiones se ha quedado “pillada” y no siempre ha sido fácil que reconozca mi teléfono móvil al vincularlo por bluetooth. Supongo que habrán sido errores puntuales de esta unidad concreta sin más importancia. Ahora, pasemos a las plazas traseras.

Gran amplitud para nuestros acompañantes

Prueba Skoda Scala plazas traseras

Bueno, ya estamos en las plazas posteriores del nuevo Skoda Scala. Antes de nada, quería deciros que pese a ser un modelo compacto, este coche no toma la plataforma de los Seat León y Volkswagen Golf, sino que utiliza la MQB A0, que es la de los Ibiza y Polo. Pese a ello, hay mucho espacio aquí detrás.

Tanto que cuatro adultos de 1,90 de altura podrán viajar de forma cómoda. Destaca especialmente el espacio para las rodillas y pies, pudiendo acomodarnos fácilmente. Como es lógico, por anchura y configuración de la plaza central, un quinto ocupante hará que todos vayamos más apretados.

Por otro lado, en las plazas traseras de esta unidad tenemos elevalunas eléctricos que bajan hasta el borde de la puerta, salidas de aire sin regulación de temperatura, asientos laterales calefactables, bolsas en los respaldos para guardar algunos objetos finos y doble salida de USB tipo C en la zona del túnel central. Por cierto, también en las plazas delanteras estas tomas son de tipo C.

Maletero líder en la categoría

Maletero del Skoda Scala

Si unas líneas más arriba destacaba el enorme espacio en las plazas traseras, en el maletero también hay mucho hueco. Cuando abrimos el portón (de apertura y cierre automático) nos recibe un espacio de nada menos que 467 litros, dato que lo transporta directamente en este apartado al primer puesto entre sus rivales. Como veis, hay espacio más que de sobra. Si tumbamos los asientos traseros el volumen asciende hasta los 1.410 litros, aunque para tener suelo a doble altura y que quede enrasado hay que pagar por ello…

Una gama mecánica muy lógica y con la posibilidad de pegatina Eco

El Scala no ofrece una oferta mecánica demasiado amplia, pero la verdad es que no echamos de menos más posibilidades. Tenemos un motor diésel, que es este 1.6 TDI de 115 CV que hoy probamos, tres motorizaciones de gasolina apoyándose en el bloque 1.0 TSI para las versiones de 95 y 115 CV, y el 1.5 TSI con 150 CV y desconexión de cilindros.

Para aquellos que busquen la etiqueta Eco y todas sus ventajas en las grandes ciudades, el 1.0 G-TEC tiene un depósito de gasolina y otro de GNC y desarrolla 90 CV.

Artículo relacionado:
La DGT clasifica los coches en función de la contaminación con etiquetas de colores
Todos los Skoda Scala son de tracción delantera, habiendo cajas de cambios manuales de 5 y 6 velocidades, así como la transmisión DSG de 7 marchas.

Skoda Scala 1.6 TDI 115 CV: Sus prestaciones

Motor 1.6 TDI 115 CV diésel Skoda Scala

En este caso, como decía, estamos probando un Skoda Scala diésel. Recurre al conocido 1.6 TDI de 115 CV. Tiene un par motor máximo de 250 Nm entre 1.500 y 3.250 rpm, declara un a 0 a 100 en 10,1 segundos y una velocidad máxima de 200 km/h. Su consumo mixto homologado es de 5,2 l/100 km. Y ahora, como siempre, vamos a conducirlo.

Al volante: Tamaño del segmento C, con dinámica de segmento B

Ya al volante del nuevo Scala. ¿Qué nos encontramos? Pues un coche muy lógico y razonable. Como citaba más arriba, toma la plataforma MQB A0, que es la que utilizan otros modelos del grupo como el Polo o el Ibiza. Por cotas exteriores, este coche se sitúa en el segmento superior, el de los compactos como el León o el Golf, pero la sensación al volante es más cercana a la de un Seat Ibiza. Pero ojo, no hay que darle mucha importancia porque la verdad es que estos coches se muestran ya muy bien asentados en la carretera, muy cerca de la categoría superior.

Prueba Skoda Scala 1.6 TDI Style

Artículo relacionado:
Prueba Volkswagen Polo 1.0 TSI 95 CV DSG Sport (con vídeo)
Artículo relacionado:
Prueba Seat Ibiza FR Plus 1.6 TDI 95 CV DSG7

El Skoda Scala es un coche fácil de conducir, tanto en ciudad como en carretera abierta. En autopista permite mantener velocidades de crucero relativamente altas con confianza, mostrando una buena pisada. Además, al ser tan espacioso y por tener un maletero grande, es polivalente. Vamos, que puede ser el único coche de la casa sin problema, sirviéndonos tanto para los recorridos urbanos típicos del día a día como para viajar con toda la familia.

A nivel de conducción, no es un coche que emocione, sinceramente. Es un coche para ir de un punto a otro, sin más, no busques sensaciones deportivas. Esto no significa que si realizamos una conducción relativamente ágil se vaya a comportar mal, pero no es para lo que está diseñado.

Prueba Skoda Scala perfil trasero

En este caso tenemos varios modos de conducción, los cuales modifican la respuesta del acelerador, el peso de la dirección y también el tarado de las suspensiones, aunque la verdad es que tampoco se nota demasiado y yo, personalmente, prescindiría de ese extra.

Es el consumo de combustible más bajo que he obtenido en una semana de pruebas con un coche no híbrido desde que me dedico a ello. ¡Solo 4,3 l/100 km practicando una conducción totalmente normal!

Si te preguntas por el motor, la gran virtud de este 1.6 TDI de 115 CV son los consumos. Es muy fácil moverse alrededor de los 4 l/100 km realizando una conducción tranquila pero sin buscar ahorrar cada gota de combustible. De hecho, el ordenador nunca ha marcado más de 5 litros durante toda esta prueba, y tras casi 800 kilómetros con él, el ordenador ha reflejado un consumo medio de solo 4,3 l/100 km. Sin duda, un 10 en el apartado de los consumos, y eso que homologa 5,2 litros.

Pero hay cosas que no me han gustado tanto de esta mecánica. La primera es que se nota cierto retardo del turbo al acelerar, especialmente cuando pisamos el pedal derecho por debajo de 2.000 vueltas, aunque luego empuja lo suficiente para movernos con solvencia aunque vayamos cargados.

Cuadro de instrumentos del Skoda Scala

Lo segundo que no me ha gustado es la insonorización. El motor diésel es ruidoso, especialmente cuando aceleramos relativamente fuerte, y transmite alguna que otra vibración al ralentí. Tampoco está tan bien aislado como nos gustaría en cuanto a rodadura y aerodinámica, lo que en un viaje largo puede acabar siendo algo molesto.

Respecto a la suspensión, al pasar por baches suaves los absorbe francamente bien, aunque no digiere de la misma manera las irregularidades más bruscas y repentinas, como algunos resaltos que nos encontramos en las poblaciones. En cualquier caso, no es ni mucho menos un coche incómodo, solo que ciertos movimientos rápidos podrían ser absorbidos algo mejor. De todos modos, no es ni mucho menos nada preocupante.

Creo que esto se debe principalmente al uso de llantas de 18 pulgadas con neumáticos de perfil bajo, que si bien incrementan el agarre cuando el asfalto está perfecto, perjudican ligeramente en el confort en estas situaciones, en los baches más secos. La sensación es que con llantas de 16 o 17 pulgadas sería aún más cómodo. Y ahora, toca sacar conclusiones

Vamos concluyendo

Prueba Skoda Scala Style parte trasera

Sinceramente, el Skoda Scala me ha parecido un coche muy honesto y bastante recomendable para aquellos que quieran un coche polivalente, espacioso y de precio ajustado. Es cierto que no es un coche pasional, sino que simplemente es más bien un vehículo para ir de un punto a otro.

Decía que es un producto de precio ajustado. En comparación con modelos del segmento C, el de los compactos, es bastante más económico; pero también hay que reconocer que no está tan logrado en apartados como el aislamiento, por ejemplo. Por explicarlo de forma sencilla y que me entendáis mejor, es un coche tan práctico como un Seat León, pero con calidades y precio similares a las de un Seat Ibiza.

Tiene un precio de partida de 13.990 euros en su versión de acceso. El acabado Style, que este que probamos, junto con el motor diésel de 115 CV tiene una tarifa según configurador de 25.630 euros. Esta unidad, con todos los extras que lleva, que son muchos y algunos de ellos prescindibles, tiene un precio de unos 29.000 euros incluyendo ya los descuentos. Probablemente, este modelo sea más recomendable si no buscas una dotación tan elevada.

Equipamiento Skoda Scala

Skoda Scala pantalla principal

Active

  • Limitador de velocidad
  • Luces diurnas con función Coming Home y Leaving Home
  • Pantalla central de 6,5 pulgadas radio Swing con 4 altavoces
  • Retrovisores exteriores térmicos y con ajuste eléctrico
  • Retrovisor interior antideslumbrante
  • Dos tomas USB tipo C delante
  • Aire acondicionado
  • Sensores de aparcamiento traseros
  • Sensor de luz
  • Elevalunas eléctricos
  • Alfombrillas
  • Volante y pomo del cambio en cuero
  • Pilotos traseros “LED básico”
  • Llantas de aleación de 16 pulgadas (neumáticos 205/55 R16)
  • Parachoques, retrovisores y manillas de las puertas en color de la carrocería

Ambition (añade)

  • Enchufe de 12 voltios en el maletero
  • Faros antiniebla
  • Función Smart Link
  • Guantera refrigerada
  • Portaobjetos en el maletero
  • Radio Bolero con pantalla de 8 pulgadas y 8 altavoces
  • Reposabrazos central delantero
  • Reglaje de apoyo lumbar en los asientos delanteros
  • Bluetooth
  • Cajones portaobjetos bajo los asientos delanteros
  • Climatizador
  • Paraguas con hueco para colocarlo en la puerta del conductor
  • Portagafas
  • Respaldos de los asientos traseros abatibles por separado
  • Detalles interiores en piano black
  • Inserciones decorativas
  • Volante multifunción

Style (añade)

  • Regulador de velocidad
  • Techo panorámico
  • Cierre centralizado Keyless-Entry
  • Sensores de aparcamiento delantero y trasero
  • Inserciones decorativas Copper Brushed
  • Acabado en tela para parte de los guarnecidos de las puertas
  • Pilotos traseros de LED
  • Llantas de aleación de 17 pulgadas (neumáticos 205/50 R17)

Sport

  • Virtual Cockpit
  • Asientos deportivos tela/Suedia
  • Inserciones decorativas Silver Haptic
  • Pedales en aluminio
  • Volante multifunción deportivo en cuero
  • Llantas de aleación de 18 pulgadas Vega Aero (neumáticos 205/45 R18)

Precios Skoda Scala

Prueba Skoda Scala diésel perfil

Motor Cambio Acabado Precio
Motor Cambio Acabado Precio
1.0 TSI 95 CV Manual 5v Active 13.990 €
1.0 TSI 115 CV Manual 6v Active 14.000 €
1.6 TDI 115 CV Manual 6v Active 15.000 €
1.0 TSI 95 CV Manual 5v Ambition 21.330 €
1.0 TSI 115 CV Manual 6v Ambition 22.230 €
1.0 TSI 115 CV DSG 7v Ambition 23.830 €
1.6 TDI 115 CV Manual 6v Ambition 24.230 €
1.6 TDI 115 CV DSG 7v Ambition 25.930 €
1.0 TSI 115 CV Manual 6v Style 23.630 €
1.0 TSI 115 CV DSG 7v Style 25.230 €
1.6 TDI 115 CV Manual 6v Style 25.630 €
1.6 TDI 115 CV DSG 7v Style 27.330 €
1.0 TSI 115 CV Manual 6v Sport 23.630 €
1.0 TSI 115 CV DSG 7v Sport 25.230 €
1.6 TDI 115 CV Manual 6v Sport 25.630 €
1.6 TDI 115 CV DSG 7v Sport 27.330 €

Opinión del editor

Skoda Scala 1.6 TDI 115 CV Style
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4.5 estrellas
13.990 a 27.330
  • 80%

  • Skoda Scala 1.6 TDI 115 CV Style
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 4 de octubre de 2019
  • Diseño exterior
    Editor: 65%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 70%
  • Plazas delanteras
    Editor: 80%
  • Plazas traseras
    Editor: 90%
  • Maletero
    Editor: 90%
  • Mecánica
    Editor: 65%
  • Consumos
    Editor: 95%
  • Confort
    Editor: 75%
  • Precio
    Editor: 80%

Pros

  • Consumo muy bajo
  • Espacio interior y maletero
  • Relación precio-producto

Contras

  • Diseño algo sobrio
  • Rumorosidad del motor diésel
  • Aislamiento acústico

Galería Skoda Scala

Te puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche