Prueba Toyota Camry Hybrid Luxury 220H e-CVT

Prueba Toyota Camry Hybrid

El segmento de las berlinas pasa por un momento muy complicado, más aún cuando hablamos de marcas generalistas. Sin embargo, esto no ha frenado a Toyota, que finalmente ha traído al mercado español una de sus berlinas medias más icónicas a nivel global. Su nombre es Toyota Camry y es un modelo híbrido que está disponible por 32.300 euros.

Aunque muchos podáis pensar que esta berlina híbrida llega para sustituir al descatalogado Toyota Avensis, lo cierto es que no es del todo así. El Toyota Camry quiere un paso más allá, especialmente en el apartado de calidad e imagen elegante a la par que tecnológica. En esta prueba os cuento todos los detalles de la octava generación del Toyota Camry. ¿Será suficiente para rivalizar contra los Volkswagen Passat, Peugeot 508 y compañía?

El Toyota Camry debutó en 1982. Desde entonces se han comercializado 8 generaciones, habiendo matriculado más de 19 millones de unidades. Eso sí, su mercado de mayor éxito es el estadounidense.

Diferenciado y elegante

Prueba Toyota Camry frontal

Como siempre, empezamos por un repaso a su diseño exterior. El Toyota Camry muestra una estética muy desvinculada de las habituales berlinas europeas. Apuesta por una imagen más asiática, con líneas rectas y angulosas, pero manteniendo un cierto nivel de elegancia. De serie tenemos faros de LED con lavafaros, añadiendo en esta terminación Luxury llantas de 18 pulgadas y luces posteriores de LED, entre otros.

Cuenta con un frontal muy distintivo, presumiendo de ecología con el logo de Toyota en color azul, como en todos los modelos híbridos de la compañía. Pero más destacable aún es la parrilla principal, acabada en gris y con múltiples lamas horizontales. Los focos de antiniebla son muy pequeños, pasando prácticamente desapercibidos.

También presume de ecología mediante la Etiqueta Eco de la DGT en el parabrisas, por lo que se beneficia de importantes ventajas fiscales.

La vista lateral, aún teniendo la típica silueta de berlina, con sus tres volúmenes bien marcados, es sencilla. Viendo así el coche nos percatamos de que tiene una carrocería bajita y unos largos voladizos, por lo que habrá que tener cuidado con los bordillos al aparcar en batería y con las rampas de garaje. Por otro lado, tanto los faros delanteros como los pilotos posteriores se alargan parcialmente por el costado. Ah, por supuesto, no faltan las inscripciones “hybrid” en las aletas delanteras.

Prueba Toyota Camry trasera

En la parte posterior tampoco se ha querido abusar de un diseño demasiado cargado. Tenemos una tapa del maletero que divide los pilotos traseros, los cuales llevan una carcasa en rojo y blanco, mientras que el paragolpes es bastante voluminoso. Como curiosidad, este modelo sí lleva una salida de escape visible, que se ubica en la esquina izquierda.

Para rematar con el exterior, hablemos de sus dimensiones. El Toyota Camry tienes unas medidas de 4.885 mm de largo, 1.840 de ancho y 1.445 de alto, mientras que su distancia entre ejes es de 2.825 mm. No quiero olvidarme de que, por sus formas, logra un Cx de 0,27, es decir, es un coche bastante aerodinámico.

Luces y sombras para el interior

Interior Toyota Camry 2020

Si nos movemos al habitáculo, encontramos un interior con luces y sombras. La apariencia general del salpicadero, paneles de puertas y consola central es buena. Tiene un diseño muy al estilo japonés, sin tanta estructura totalmente recta y horizontal como suelen presentar los fabricantes del viejo continente. Eso sí, en este Camry no vemos un interior muy novedoso y tecnológico, que es algo muy demandado últimamente.

Tenemos un diseño general algo anticuado, al menos a mi modo de ver. El cuadro de instrumentos tiene dos diales de agujas (energía y recarga de batería, así como velocímetro), mientras que entre ambos aparece una pantalla con diferentes submenús.

Dicha pantalla, aunque hace su función, no se aprecia demasiado moderna. En ella podemos consultar datos de viaje, ver las informaciones de navegación, el funcionamiento instantáneo del sistema híbrido o modificar algunos parámetros del coche, como los asistentes a la conducción.

Pantalla infotainment Toyota

Respecto a la pantalla principal de infoentretenimiento, no es lo que se espera en un coche lanzado en el año 2019. Toyota -al igual que muchas marcas japonesas- debería trabajar más en este sentido. El sistema de infoentretenimiento no es rápido y sus caracteres están anticuados. Bajo mi punto de vista, no es lo que se espera en una berlina con una estética elegante y cierta “imagen tecnológica”. Ojo, que tampoco es que me encanten los habitáculos plagados de pantallas y superficies táctiles.

En cuanto a calidades, materiales e impresiones, la apariencia que presenta es bastante correcta. Si tocamos la parte alta del salpicadero encontramos un material acolchado y agradable, como también en los reposacodos central y de las puertas. Es cierto que hay mucho acabado de plástico duro en partes más bajas, pero su aspecto es bueno y no se aprecia ningún crujido extraño, lo que es un punto positivo. Al final, para ofrecer un precio bajo, hay que ahorrar en algunos detalles.

¿Es el Toyota Camry un coche espacioso?

Dejando la estética y centrándonos en la habitabilidad, el Toyota Camry tiene unas buenas plazas delanteras. Lo asientos son amplios y cuentan con regulación eléctrica aunque, eso sí, tal vez pequen de ser demasiado blandos y no sujetar del todo en las curvas. En cualquier caso, tampoco es un gran problema porque no es un coche pensado para una conducción dinámica. Los ajustes del volante también son eléctricos y es muy sencillo encontrar una postura cómoda.

Plazas traseras Toyota Camry

Mientras tanto, las plazas posteriores tienen una clara configuración para utilizar solo las dos laterales. Hay plaza central, pero es muy estrecha e incómoda, siendo las laterales bastante amplias. El espacio para las piernas es muy bueno y a no ser que superemos el 1,90 de altura no tendremos problemas con rozar en el techo.

Un detalle es que en este acabado Luxury tenemos una pantalla en el reposabrazos central. Con ella podemos manejar el equipo de audio, la climatización de estas plazas posteriores, plegar o desplegar la cortinilla eléctrica trasera y variar la inclinación de los respaldos traseros de forma independiente y totalmente eléctrica. Un buen punto. Además, la parte del reposabrazos es muy acolchada y podemos desplegar dos portavasos. En el túnel central aparecen dos prácticas tomas USB para recargar nuestro smartphone.

Generosa capacidad de maletero

Prueba maletero toyota camry

Encontrar el botón de apertura del maletero, que va junto a los plafones para la luz de la matrícula no es sencillo para las primeras veces. Tras unos días, conocerás su ubicación exacta y no será un problema, pero no es menos cierto que podría estar más a mano. Ya puestos, tampoco hubiera estado mal que tuviera apertura y cierre automático.

Una vez abierto, el maletero presenta el problema habitual de las berlinas, y es que no permite cargar objetos muy altos. En cualquier caso, las formas son correctas teniendo en cuenta que es una berlina. El volumen del maletero es de 524 litros, que está bastante bien. Esta unidad tiene un protector de goma para el suelo, evitando así manchar la tapicería. Y ahora, cerramos el maletero y abrimos el capó.

Motor 2.5 híbrido de 218 CV

Prueba Toyota Camry Hybrid

En el plano técnico, el Toyota Camry está diseñado sobre la plataforma TNGA-K. Esta variante de la TNGA permite a la berlina ofrecer una larga distancia entre ejes y, además, adoptar el motor híbrido 2.5 Dynamic Force de 218 CV y 221 Nm. Por si te lo preguntas, sí, es el mismo que monta que el RAV4 y también el Lexus ES, con el que comparte también la citada plataforma.

El motor eléctrico es un síncrono de imán permanente alimentado por una batería de 6,5 Ah. No es híbrido enchufable, sino que recarga dicha batería durante las frenadas y utilizando la energía del motor térmico.

Este propulsor híbrido trabaja en ciclo Atkinson para garantizar una alta eficiencia de combustible. En teoría, según Toyota, tiene una eficiencia térmica del 41 %. La energía generada se envía exclusivamente al tren delantero, pasando antes por la caja de cambios de variador continuo e-CVT.

Las prestaciones homologadas son un 0 a 100 km/h en 8,3 segundos, además de una velocidad máxima limitada de 180 km/h. Puede parecer una velocidad punta reducida, pero en España -y en la gran mayoría de países- no creo que sea algo que importe demasiado. En cuanto al consumo combinado en WLTP, se cifra en 5,3 l/100 km.

Al volante: Con tranquilidad, cómodamente y gastando poco

Prueba Toyota Camry dinámica

Dejando ya a un lado toooda la teoría, nos disponemos a conducir. Lo primero que debo citar es que el nuevo Toyota Camry, pese a tener 218 CV, no es un coche que pida ir a ritmos alegres. Más bien todo lo contrario. Es una berlina que se siente a gusto circulando a una velocidad normal, a la recomendada para cada vía.

De hecho, en pocas ocasiones aprovecharemos todo el recorrido del pedal del acelerador. No invita a ello. El lado positivo es que para determinadas circunstancias, como un adelantamiento o una incorporación, podemos acelerar a fondo y sabemos que tenemos una buena reserva de energía. Eso sí, no es menos cierto que los casi 220 CV declarados parecen ser menos, algo común en los coches híbridos y más todavía con cambio de variador continuo, pero acelera bien.

Todo el conjunto del coche transmite suavidad. La entrega de energía es suave y progresiva, destacando un rodar muy placentero a bajas y medias velocidades, como en ciudad y circunvalaciones. Pese a que no se defiende mal, este motor híbrido tiene el típico resbalamiento del cambio e-CVT cuando aceleramos fuerte o cuando afrontamos una pendiente pronunciada en autopista, algo que no gusta demasiado a los conductores europeos por norma general.

Prueba Toyota Camry trasera

Sí me ha gustado la puesta a punto de la suspensión, que casa con todo el planteamiento del coche. Es una suspensión que, sin permitir unos grandes balanceos, absorbe muy bien los baches para que conductor y ocupantes viajen con un alto nivel de confort. Además, tampoco tiene un rebote exagerado, lo que siempre es positivo. Esto lo han logrado en buena parte por la posición de las baterías y por la poca altura libre de la carrocería, dado que se reduce el centro de gravedad.

Otro aspecto que me ha gustado mucho es que tiene una correcta insonorización, reduciendo bien los ruidos aerodinámicos, de los neumáticos y del trabajo de la suspensión. No llega al nivel de un Mercedes Clase E, por ejemplo, pero a velocidades legales se viaja sin apenas ruidos. Ni que decir tiene que las vibraciones del motor están perfectamente contenidas.

Toyota Camry Luxury pantalla trasera reglaje asientos

Por contra, donde peor se desenvuelve es en ciudad, calles estrechas y parkings. Algo lógico dado su tamaño. Es un coche de una longitud considerable (4,88 metros) y con largos voladizos, lo que no ayuda al maniobrar o al aparcar en batería con un bordillo en la parte delantera. Aunque tiene cámara trasera, que siempre vienen bien, no es menos cierto que su calidad de imagen es bastante mejorable.

Consumos Toyota Camry

Y llega el momento de hablar de consumos, algo que todos miramos mucho hoy en día a la hora de comprar un coche. Tras más de 600 kilómetros de prueba, haciendo una conducción variada y sin preocuparme de gastar poco, el consumo de gasolina ha sido muy contenido.

Este Camry ha gastado de media en toda la prueba 6 litros exactos cada 100 kilómetros recorridos. Además, como es habitual en los híbridos no enchufables, el consumo de gasolina apenas varía entre conducción urbana y carretera.

Resumiendo

Toyota Camry híbrido 220H

Sin duda, el Toyota Camry demuestra que puede ser un coche muy válido para aquellos clientes que estén interesados en una berlina amplia y de contenido consumo. Además, es mucho más económico que otros modelos como el Volkswagen Passat, el Peugeot 508 o un Audi A4 incluso ofreciendo más equipamiento, desmarcándose también de su estética.

Pero frente a estos tiene varias contras, varios puntos mejorables. Por ejemplo, el sistema de infoentretenimiento de Toyota sigue sin estar a la altura en comparación con estos modelos citados. En algunos aspectos, el nivel de calidad interior o el tacto de conducción, aunque es más que correcto, también queda en un peldaño por debajo.

A esto hay que sumar la “marquitis” y, por supuesto, que el segmento de las berlinas hoy en día se tiene en cuenta como un estilo demasiado clásico; aunque hay muchos conductores -como un servidor- que siguen prefiriendo una buena berlina antes que un SUV.

Equipamientos Toyota Camry

Palanca cambio automático Camry

Business

  • Llantas de aleación de 17 pulgadas
  • Kit de reparación de pinchazos
  • Cristales traseros oscurecidos
  • Parrilla delantera inferior negra
  • Volante de cuero
  • Iluminación en puertas delanteras y traseras
  • Entrada y arranque sin llave
  • Sensor de luz y lluvia
  • Retrovisores exteriores con ajuste, calefacción y plegado eléctrico
  • Climatizador bizona
  • Cámara de marcha atrás
  • Sensores de aparcamiento delanteros y traseros
  • Asiento del conductor con ajuste eléctrico
  • Asientos traseros plegables
  • Cuatro elevalunas eléctricos
  • Toma de 12 voltios en la parte delantera
  • Pantalla TFT de 7 pulgadas en cuadro de instrumentos
  • Sistema multimedia Toyota Touch 2 de 8 pulgadas
  • Volante multifunción
  • Aviso de cambio involuntario de carril
  • Reconocimiento de señales
  • Luces largas automáticas
  • Detector de fatiga
  • Modos de conducción

Advance (añade a Business)

  • Llantas de aleación de 18 pulgadas
  • Pasos de puerta en aluminio
  • Faros antiniebla delanteros de LED
  • Navegador Toyota Touch 2 & Go
  • Pantalla multimedia de 8 pulgadas

Luxury (añade a Advance)

  • Parrilla delantera inferior gris oscura
  • Luz delantera de LED
  • Embellecedor de tubo de escape cromado
  • Climatizador trizona
  • Ajuste eléctrico de altura y profundidad del volante
  • Asiento del pasajero con ajuste eléctrico
  • Asientos delanteros calefactables
  • Asientos traseros reclinables eléctricamente
  • Ventanillas traseras y luneta posterior con cortinillas
  • Cargador inalámbrico para el móvil
  • Head Up Display
  • Detector de ángulo muerto
  • Alerta de tráfico trasero con frenado
  • Equipo de sonido premium JBL con 9 altavoces

Precios Toyota Camry

Tapa maletero Toyota Camry 220H

Motor Acabado Precio
Motor Acabado Precio
220H Business 32.300 euros
220H Advance 32.500 euros
220H Luxury 38.000 euros

Opinión del editor

Toyota Camry 220H Luxury
  • Valoración del editor
  • Puntuación 3 estrellas
32.300 a 38.000
  • 60%

  • Toyota Camry 220H Luxury
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 30 de junio de 2020
  • Diseño exterior
    Editor: 70%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 55%
  • Plazas delanteras
    Editor: 80%
  • Plazas traseras
    Editor: 85%
  • Maletero
    Editor: 80%
  • Mecánica
    Editor: 65%
  • Consumos
    Editor: 80%
  • Confort
    Editor: 80%
  • Precio
    Editor: 80%

Pros

  • Diseño diferenciado
  • Suavidad de conducción
  • Comodidad de marcha

Contras

  • Sistema de infoentretenimiento
  • Resbalamiento del CVT al acelerar fuerte
  • Calidad de algunos detalles mejorable

Galería Toyota Camry


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.