publicidad

La tendencia a convertir vehículos tradicionales en coches cabriolet no es para nada novedosa aunque no siempre quienes se aventuran en la transformación logran resultados de excelencia. En primer lugar esto se debe a la complejidad y fama del modelo original lo que provoca que las diferencias con el vehiculo tunning se encuentran excesivamente marcadas cómo en el caso de los techos rígidos electrónicos tan famosos en marcas cómo Peugeot y Mercedez Benz Para aquellos aventureros que bien por gustos personales o entregándole una segunda oportunidad aquel viejo vehiculo que se encuentra en nuestro garaje deciden convertirlo en cabriolet les demarcaremos los principales puntos en los cuales deberá hacer hincapié para convertir su capota en un accesorio que disponga su valor agregado a nuestro vehiculo y no caiga en desmedro del mismo.

El universo del tuning nos propone un gran número de modificaciones que pretenden potenciar las características estéticas y disponer gracias a las mismas de un valor agregado en nuestro vehículo. Pero al desarrollar las modificaciones los usuarios se ven limitados por la morfología y características propias de cada coche, haciendo no que cada proyecto sea diferente porque de hecho en vehículos idénticos lo es, sino que las modificaciones que se propongan desde su propia particularidad sea diferenciales.