Prueba de compresión de un motor

Prueba de compresión de un motor

Antes de la llegada de las computadoras, el procedimiento más común para determinar la condición de un motor era la prueba de compresión. La técnica lleva siendo usada cerca de 100 años y es bastante fácil de realizar, además de ser lo suficientemente precisa para decir casi todo lo que se necesita saber sobre la parte superior de un motor.

Antes de intentar esta prueba, es importante asegurarse de que el motor es compatible con la prueba y de que la batería está completamente cargada. De lo contrario, la lectura sobre la compresión del motor será defectuosa.

Cómo hacer la prueba de compresión de un motor

Herramientas necesarias para la prueba de compresión de un motor

Lo primero es hacerte con todo lo necesario para la prueba de compresión:

  • Comprobador de compresión: los hay muy económicos y con buenas capacidades. Por ejemplo, éste de LCCTool para motores gasolina y el de BGS Do it yourself para motores diésel.
  • Llave de vaso para bujías de la medida adecuada, en los turismos generalmente es de 16 mm. Son buenos ejemplos las de QISF, las de AED o las de Oakson.
  • Pinza para fusibles. Suelen venir en el propio coche o con los fusibles si has comprado unos.

Para la prueba de compresión de un motor hacen falta dos personas

Una vez que lo tengas todo, los pasos a seguir son:

  1. La compresión del motor siempre se debe revisar con el motor a su temperatura normal de funcionamiento, por lo tanto, es necesario poner a funcionar el coche por lo menos durante 20 minutos, para que todas las partes de metal se puedan calentar y expandir de manera correcta. Mejor no guiarse por el medidor de temperatura, porque éste sólo indica una temperatura localizada.
  2. A continuación, hay que apagar el motor, y desconectar los fusibles del sistema de inyección del coche (bomba e inyección). En el manual de usuario se indica a qué pertenece cada fusible.
  3. Luego debes quitar las bujías para dejar libre el acceso al comprobador de compresión.
  4. Coloca el comprobador en el hueco de las bujías. Va a rosca, pero no tienes que apretarlo fuerte.
  5. Es importante tener a alguien para girar la llave de contacto mientras tú revisas la compresión. No debe hacer funcionar el motor de arranque mucho más de 5 segundos y debe dejar descansar un mínimo de 30 segundos. Así la batería no sufrirá en exceso. Por tu parte, toma nota de la lectura de cada cilindro y lleva a cero el medidor antes de la prueba en el cilindro siguiente.

Qué compresión debe tener un motor

Comprobador de compresión de un motor

Aquí hay dos factores a tener en cuenta: la compresión mínima que debe tener un cilindro y la diferencia máxima que debe haber entre cada uno de los cilindros. En cuanto a la compresión que debe tener cada uno, depende mucho de cada modelo, pero por norma general no debería estar por debajo de los 130 PSI o 9 bar aproximadamente.

Como regla general, es aceptable tener una diferencia de hasta un 10% de un cilindro a otro para su uso normal. Si el motor presenta unos psi por debajo de ese límite, quiere decir que el motor tiene algún problema, que va desde desgaste natural hasta alguna avería.

Por qué pierde compresión un motor

Si el problema de la baja en la compresión es en algún cilindro, el problema podría ser por muchos motivos. Vamos a ver cada uno de ellos individualmente porque la gravedad varia mucho de uno a otro.

Partes del motor que causan la pérdida de compresión

Segmentos del pistón

Éste es uno de los motivos más comunes cuando el motor ha sufrido un desgaste grande. En concreto, el problema de compresión viene del anillo o segmento compresor, que es el que se encuentra en la parte alta del pistón.

Para determinar si están desgastados los segmentos, se puede aplicar un pequeño chorro de aceite de motor por el orificio de la bujía para lubricar el cilindro. Si al hacer de nuevo la prueba de compresión, se registran datos normales momentáneamente quiere decir que los anillos son el problema.

También puede deberse a un anillo atascado dentro de su ranura, lo que causa que deje holguras y no se apoye completamente contra las paredes del cilindro. En ambos casos uno de los síntomas más comunes es que el aceite huela a gasolina porque acaba bajando un poco hasta el cárter debido a que el cilindro no es estanco por la parte inferior.

Artículo relacionado:
Aros, anillos o segmentos del pistón: tipos, funciones y colocación

La compresión de un motor puede escaparse por unas válvulas en mal estado

Válvulas

Si los segmentos del pistón sellan el cilindro por abajo, las válvulas son lo que lo hacen por arriba. Así que, si descartas los primeros, es muy posible que el problema esté en ellas. Normalmente porque ya estén desgastadas o que lo estén sus sellos.

Esto también puede ocurrir cuando se ha rectificado mal una culata, ya que las válvulas asientan mal y no permiten una correcta compresión de los cilindros. Aunque en estos casos el problema no suele limitarse a uno solo.

Junta de la culata

Como ya os explicamos en el artículo sobre la culata del motor, la junta no solo mantiene separados los conductos de aceite y de anticongelante. También sella el cilindro al unir el bloque con la culata. Si el motor ha sufrido un sobrecalentamiento, la cula y su junta pueden dañarse dejando salir la presión.

Si la prueba de compresión muestra valores malos pueden ser los cilindros

Cilindros

También puede ocurrir que el sellado de los cilindros no sea bueno, no por los segmentos de compresión sino porque el propio cilindro está desgastado. Aunque esto solo ocurre con motores viejos que ya han llegado a un kilometraje muy alto. Antiguamente esto se solucionaba en los coches sustituyendo las camisas, pero los motores actuales son de camisa directa. Es decir, el cilindro va al desnudo.

Bujías

Unas bujías mal instaladas también pueden ser la causa de la falta de compresión. Si no se han enroscado bien y se han desviado ligeramente, la presión se perderá por la rosca. Para entender esto, solo tienes que recordar lo fácil que es enroscar mal una cafetera italiana o el tapón de una botella. Lo mismo puede ocurrir con una bujía del motor si no se hace con cuidado.

Otros motivos que afectan a la prueba de compresión

Hasta ahora hemos mencionado averías del motor que afectan a la compresión. Sin embargo, hay algunos problemas que pueden engañarnos y hacernos pensar que el motor está mal cuando no es así.

Un aceite en mal estado puede causar resultados malos en la prueba de compresión

Un posible motivo a tener en cuenta es un aceite inadecuado o en mal estado. Como te hemos explicado antes, los segmentos mantienen la compresión en los cilindros si no hay holgura. Sin embargo, tampoco lo harán si el aceite no crea una película adecuada entre ellos y los cilindros. Un aceite demasiado fluido no mantendrá la compresión ya sea porque no es el adecuado para el motor o porque ya ha perdido propiedades.

Además, algo tan sencillo y barato como un mal filtro de aire puede hacer que creamos que el motor ha pedido compresión. Esto ocurre porque no deja entrar todo el aire que debería a los cilindros y crea una depresión en su interior que cuando el pistón comprime el aire muestra valores inferiores en la medición.

Compresión en motores diésel y gasolina

Conviene diferenciar entre la compresión que tienen los motores diésel y los de gasolina porque en los primeros en mayor. Se puede apreciar en la relación de compresión de ambos. Los comprobadores de presión que se usan en unos y otros no tienen por qué ser los mismos, salvo excepciones que sí sirven para cualquier motor térmico.

Hay herramientas para hacer la prueba de compresión de motores diésel y gasolina

Mejorar la compresión de un motor gasolina

Como ves hay una serie de averías que son la causa de que un motor pierda compresión, así que para que vuelva a ser lo que era hay que reparar lo que esté dañado: segmentos, válvulas, bujías, etc. Aun con todo, si el motivo es un desgaste del motor por kilometrajes muy altos poco se puede hacer por él.

Sin embargo, hay un truco que han aplicado algunos mecánicos con mucha experiencia en un modelo tras realizar la prueba de compresión. Consiste en poner un aceite ligeramente más denso para compensar la mayor holgura que queda entre los cilindros y los segmentos del pistón. Por ejemplo usar 5w40 en lugar de 5w30.

Sin embargo, esto no se debe hacer a la ligera en cualquier coche, ya que un aceite más denso puede causar problemas en el turbo u otros componentes del coche que estaban pensados para otro aceite. Por eso, nosotros lo desaconsejamos salvo que se conozcan bien los límites de tolerancia del modelo en cuestión. Algo que suele estar reservado a profesionales con mucha experiencia.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Antonio Jimenez dijo

    PERDIDA DE POTENCIA

    Cualquier lectura superior a la normal indica..
    ;que el escape de carbono se ha acumulado en la parte superior de los pistones…

    . La causa probable es malos sellos de válvulas y guías.