El fabricante sueco Volvo es uno de los pocos que aún se encuentra nadando entre los segmentos generalista y premium. La propia idiosincrasia de la firma ha estado a punto de llevarla a la quiebra, pues sus diseños no acababan de enamorar a los clientes. Sin embargo, su venta al Holding Geely Group ha propiciado que viva una segunda oportunidad y se acerque más que nunca a la esfera premium.

El modelo que abre su catálogo es el compacto V40. Está desarrollado sobre una evolución de la plataforma que monta el actual Ford Focus. A partir de ahí todo cambia: su gama mecánica, diseño, equipamiento de seguridad y calidad interior. El V40 cuenta con una versión todo camino denominada V40 Cross Country (algunas versiones cuentan con tracción a las cuatro ruedas).

Para cubrir el segmento D, Volvo cuenta la berlina S60. Dentro de la gama está entre el V40 y el S90 pero por tamaño es de las más pequeñas de su segmento. El S60 destaca por un diseño deportivo y un avanzado equipamiento en materia de seguridad. Su gama mecánica es muy amplia, pues contempla versiones diésel y gasolina desde los 136 cv hasta los 367 cv de la más prestacional Polestar. La versión familiar del S60 se denomina V60; gana 42 litros de maletero frente a la berlina, un gran portor y mucha versatilidad.

En la parte superior de la gama Volvo tenemos a la berlina de representación S90. Este modelo da un salto de gigante en cuanto a calidad, diseño, equipamiento de seguridad y tecnológico y gama mecánica. Todos sus motores son cuatro cilindros y cuenta con versiones gasolina, diésel e híbrida enchufable con potencias hasta los 320 cv. Al igual que ocurre con el S60, la carrocería familiar del S90 se denomina V90 y como el sedán, comparten tecnología, calidad y seguridad.

El segmento de los todo camino en Volvo está cubierto por los XC60 y XC90. El primero es el más vendido en Europa por delante de los Audi Q3, BMW X1 o Mercedes-Benz GLA. La nueva generación es una referencia por calidad, diseño, tecnología y seguridad. Está desarrollado sobre la moderna y modulable plataforma SPA y cuenta con las mismas mecánicas (aunque con menor rango de potencia) que emplea el S90.

Cierra el portfolio SUV de Volvo el todo camino XC90. La segunda generación de este modelo ha supuesto un punto de inflexión para la firma sueca. Con él se ha estrenado la moderna plataforma modulable SPA y su gama de motorizaciones diésel y gasolina con cuatro cilindros y potencias que van desde los 190 cv hasta los 407 cv. Por calidad interior, seguridad, equipamiento tecnológico y cualidades dinámicas está posicionado como una de las referencias del segmento.