–––

KTM X-Bow

Desde 74.025euros
  • Carrocería Roadster
  • Plazas 2
  • Potencia 240 cv
  • Consumo 7,9 l/100km
  • Valoración 4,8

KTM es una marca austriaca experta en la producción de motos. Suyas han sido las últimas victorias en el Rally Dakar, donde siempre han destacado por sus capacidades como motos de enduro. Pero he ahí la sorpresa cuando en 2009 decidieron lanzar al mercado un vehículo de cuatro ruedas y alto rendimiento al que denominaron KTM X-Bow. Uno de los coches más raros y difíciles de ver que hay.

La receta que la firma austriaca sigue es muy sencilla, dar prioridad a la ligereza antes que a la potencia. Todo se basa en la relación peso-potencia, donde el KTM X-Bow destaca por su peso inferior a los 900 kilogramos. Desde el año 2009 muchas han sido las ediciones que han pisado la calle, pero en ningún momento podemos hablar de actualización o restyling, porque no lo ha habido.

Según sus creadores la producción del KTM X-Bow constituye la interpretación de KTM del coche superdeportivo para el siglo XXI. Para ello tomaron la idea de Colin Chapman de un coche deportivo ligero y espartano, reducido a lo más esencial, y lo llevaron al nuevo milenio, con todas las innovaciones tecnológicas posibles. Su producción se lleva a cabo en la fábrica de la marca en la ciudad austriaca de Graz.

Características técnicas del KTM X-Bow

Consigue el mejor precio para el KTM X-Bow

El desarrollo del X-Bow tuvo como objetivo principal la entrega de las máximas sensaciones de conducción. Y para ello el roadster va asentado no sobre una plataforma convencional, si no sobre un chasis monocasco fabricado íntegramente en fibra de carbono. Dicha característica reduce el peso a la mínima expresión a la vez que aumentan las capacidades dinámicas.

Las medidas del KTM X-Bow son muy reducidas, podría integrarse perfectamente en el segmento de los vehículos urbanos. 3,74 metros de largo, 1,91 metros de ancho y 1,2 metros de alto. A esas cotas hay que añadir una distancia entre ejes de 2,43 metros. Una batalla muy corta que se traduce en un pequeño habitáculo para solo dos personas y ningún lujo. Incluso algunas versiones carecen de un parabrisas. Aunque KTM recomienda el uso de casco, no es obligatorio para circular.

Por supuesto el X-Bow no es un coche con el cual viajar o hacer una vida remotamente normal. El motor va ubicado en la parte central trasera. En la zona delantera se integran los componentes de una suspensión de carreras push-rod que también se emplea en el eje trasero. Eso quiere decir que no hay un maletero al que hacer referencia.

Gama mecánica y cajas de cambio del KTM X-Bow

Para transmitir unas sensaciones de alto rendimiento con tan poco peso no es necesario utilizar un gran motor. De hecho, el KTM X-Bow solo dispone de un motor para toda la gama, y aunque a lo largo de los años ha presentado varios niveles de potencia, hoy solo cuenta con una configuración única para varias versiones de carrocería diferentes.

A la hora de alimentar mecánicamente a este roadster deportivo, KTM ha optado por un motor de gasolina del Grupo Volkswagen. Se trata de un bloque 2.0 TSI que se ha usado en un amplio abanico de modelos, uno de ellos el SEAT León Cupra. Dispone de cuatro cilindros en línea con turbocompresor y 1.984 centímetros cúbicos de cilindrada.

Rinde 240 caballos a 6.000 revoluciones y 310 Nm de par motor entre las 2.000 y las 5.000 revoluciones. Acoplado al motor cuenta con una transmisión manual de seis velocidades que se encarga de enviar, sin ayudas de ningún tipo, toda la energía a las ruedas traseras. De 0 a 100 Km/h en 3,9 segundos y velocidad punta de 220 Km/h para un consumo combinado de 7,9 litros/100 Km en ciclo de homologación NEDC.

Equipamiento del KTM X-Bow

No se puede decir que el KTM X-Bow sea el deportivo mejor equipado del mercado. Su enfoque deportivo le hace prescindir de todas y cada una de las comodidades que hoy damos por sentadas. Su recogido interior queda expuesto a los elementos y al viento, aunque en algunas versiones sí se pueden equipar cristales con los que poder aislar a los ocupantes.

Como tal, la gama queda dividida en: Street, Clubsport, GT, R y Superlight. En cada uno de ellos se presenta la misma configuración mecánica, aunque se incrementa o reduce la cantidad de elementos de confort que podemos encontrar a bordo, como los ya mencionados cristales. Por no disponer no dispone ni de puertas ni de asientos, yendo piloto y copiloto sentados en unos espacios creados dentro del panel que separa habitáculo y motor.

En cuanto al equipamiento en sí, el KTM X-Bow incluye sistemas que mejoran las capacidades dinámicas y deportivas. A pesar de ello no dispone de elementos como el ABS o el control de estabilidad, por lo que es un vehículo de difícil manejo. El cuadro de instrumentos se integra en la consola central, y los asientos no recogen cinturones normales, si no que emplean arneses de cuatro o seis puntos para la sujeción.

El KTM X-Bow en vídeo

Rivales del KTM X-Bow

Como podrás imaginar, el KTM X-Bow no es un coche fácil de catalogar. Sus especificaciones y particularidades le hacen ser tremendamente extraño, pero eso no quita para que cuente con una pequeña colección de rivales, tanto por concepto como por precio. En esa exclusiva lista podemos incluir: Lotus Elise, Lotus Exige y Caterham Seven. Todos ellos presentan el mismo concepto de deportividad en tamaño reducido, pero más económicos que el austriaco. Y si hablamos de rivales por precio su enemigo más natural son los Porsche 718 Cayman y Porsche 718 Boxster.

A destacar

  • Sensaciones
  • Deportividad
  • Mecánica

A mejorar

  • Seguridad
  • Precio
  • Confort de marcha

Precio del KTM X-Bow

El desarrollo de un vehículo como el X-Bow es caro, pero también hablamos de un coche para un cliente muy particular y exclusivo. Su precio de venta no es lo que se dice accesible, menos si tenemos en cuenta todo de lo que prescinde. El precio de salida del KTM X-Bow es de 64.485 euros para la versión Street. El más caro de la familia es X-Bow Superlight, cuyo precio mínimo arranca en los 109.803 euros. Todo ello sin ofertas o promociones.

Galería de fotos del KTM X-Bow