Volkswagen Sharan

Desde 35.250euros
  • Carrocería Monovolumen
  • Puertas 5
  • Plazas 5 - 7
  • Potencia 150 - 177 cv
  • Consumo 8,3 - 8,8 l/100km
  • Maletero 711 litros
  • Valoración 4

Cuando una familia busca un vehículo para cumplir con todo lo que se propongan, pocas son las unidades disponibles en el mercado, o al menos pocas eran las unidades disponibles. El Volkswagen Sharan es uno de los modelos más reconocidos del segmento de los grandes monovolúmenes clásicos, un mercado en vías de extinción por la aparición de nuevos formatos y segmentos.

El Volkswagen Sharan apareció por primera vez en el mercado en el año 1995. Con su llegada Volkswagen se introducía en el segmento más familiar de todos, dando así respuesta a rivales con más experiencia acumulada. Su nombre deriva del persa, y significa «carruaje de los reyes». Esa primera generación estuvo en el mercado hasta el año 2010, sufriendo por el camino dos importantes actualizaciones.

Finalmente, en 2010, los alemanes presentan al mundo la segunda iteración. Es la misma que ha llegado a nuestros días, aunque en 2015 se aplicó una importante actualización. A pesar de ello hablamos de un modelo con excesiva longevidad. El Sharan se posiciona como el monovolumen más grande de la casa, por encima de sus hermanos pequeños, el Volkswagen Golf Sportsvan y el Volkswagen Touran.

Características técnicas del Volkswagen Sharan

Volkswagen Sharan 2016

El actual Volkswagen Sharan es un desarrollo compartido entre Volkswagen y SEAT, que dispone de una versión gemela del modelo en cuestión, el SEAT Alhambra. Para la concepción de esta segunda generación se emplea la archiconocida arquitectura escalar MQB del Grupo Volkswagen. Una plataforma multidisciplinar con motor delantero transversal que es ampliamente utilizada dentro del conglomerado.

Por sus medidas el Volkswagen Sharan queda perfectamente ubicado dentro del segmento D. 4,85 metros de largo, 1,9 metros de ancho y 1,72 metros de alto. A esas cotas exteriores hay que sumar una distancia entre ejes que se extiende hasta los 2,92 metros de largo. Gracias a ello el gran monovolumen siempre disfruta de una capacidad máxima de siete pasajeros. La última fila queda oculta bajo el suelo del maletero.

Una de las cualidades mejor valoradas dentro de un gran coche familiar como es el Sharan es la capacidad de carga. En este caso se presenta con 300 litros de capacidad mínima con las tres filas de asientos desplegadas. 711 litros con dos de sus filas disponibles, y 2.297 litros de capacidad máxima que se obtienen al abatir la segunda fila de asientos en su proporción 40:20:40.

Gama mecánica y cajas de cambios del Volkswagen Sharan

Volkswagen Sharan 2016

La excesiva longevidad del Sharan se deja notar principalmente en aspectos como las mecánicas. Aunque siempre ha disfrutado de una amplia oferta, actualmente está limitado a un solo bloque de gasolina. Las exigentes normativas europeas de emisiones y la baja demanda del producto no invitan a la marca a desarrollar nuevos motores para un modelo de tan baja producción.

El único motor disponible actualmente en la gama es un bloque de cuatro cilindros turbo alimentado con 1.395 centímetros cúbicos de cilindrada. Desarrolla 150 caballos entre las 5.000 y las 6.000 revoluciones y cuenta con un par máximo de 250 Nm entre las 1.500 y las 3.500 vueltas. Acoplado al bloque encontramos una caja de cambios manual de seis velocidades u, opcionalmente, una transmisión automática de doble embrague DSG de seis marchas.

Sin importar del tipo de transmisión seleccionada, el Volkswagen Sharan envía toda la fuera del motor 1.4 TSI a las ruedas delanteras. No existen soluciones de tracción total 4MOTION. Al no disponer de bloques diésel los consumos son elevados. Entre 8,3 y 8,8 litros por cada 100 kilómetros recorridos, variando en función del tipo de cambio seleccionado, ya sea manual o automático respectivamente.

Equipamiento del Volkswagen Sharan

Volkswagen Sharan Ficha

A la hora de saltar al interior del Volkswagen Sharan cabe mencionar que hablamos de uno de los grandes monovolúmenes mejor terminados del mercado, algo que eleva la factura de venta final con respecto a modelos más generalistas. Se emplea una correcta mezcla de materiales. Superficies blandas de agradable tacto y superficies duras en plástico pensadas para un uso más familiar y duradero.

Como ya es habitual en la casa, el Sharan dispone de varias líneas de equipamiento que permiten al cliente optar por diferentes acabados y cargas de equipamiento. La oferta está escalonada en varios niveles: Advance, 1Million y Sport. En ellos no solo se altera la cantidad de elementos y sistemas, también se modifica el aspecto exterior, pasando de un acabado más sobrio a uno más vistoso o deportivo.

En lo que a equipamiento se refiere, el Sharan achaca una clara y excesiva longevidad. Se deja notar principalmente en apartados como las ayudas y los asistentes a la conducción, motivo por el cual no acaba por exponer los mejores datos de seguridad. Aun así caben destacar elementos como: faros Bi-Xenon, control de crucero adaptativo, techo solar panorámico, tapicería de cuero, asientos delanteros eléctricos, cámara de marcha atrás, navegador y sistema multimedia con pantalla de siete pulgadas.

El Volkswagen Sharan según Euro NCAP

Como es de obligado cumplimiento, el Volkswagen Sharan se ha sometido a las exigentes pruebas de Euro NCAP. El organismo evaluador encargado de medir la seguridad de los automóviles lo certifica como un vehículo de cuatro estrellas. Una nota algo decepcionante para un modelo familiar. Si resultados arrojan las siguientes puntuaciones: 89 sobre 100 en protección de pasajeros adultos, 78 sobre 100 en protección de pasajeros infantiles, 59 sobre 100 en protección de peatones y 62 sobre 100 en funcionamiento de asistentes a la conducción.

El Volkswagen Sharan de Km 0 y segunda mano

Aunque en su momento fueron un segmento razonablemente popular, actualmente el mercado de los grandes monovolúmenes como el del Sharan es muy limitado. A pesar de ello en estos 20 años de comercialización el alemán se ha ganado una merecida reputación de durabilidad y fiabilidad. Los mercados de venta secundarios muestran un porcentaje de depreciación elevado, acelerado en los últimos años donde pocos compradores optan por este tipo de soluciones.

Si echamos un vistazo al mercado de ocasión o segunda mano vemos como las unidades más económicas datan de la primera generación (1995 – 2000). El precio de salida se sitúa en torno a los 1.000 euros para modelos con más de 250 mil kilómetros y mecánicas diésel. Al no tener éxito comercial los concesionarios no acumulan stock en sus almacenes, y por lo tanto el canal de Km 0 es prácticamente inexistente.

Rivales del Volkswagen Sharan

Volkswagen Sharan 2016

Poco a poco el Volkswagen Sharan se ha ido quedando sin rivales comerciales. Como ya hemos dicho, el mercado prefiere SUV de gran tamaño o monovolúmenes de tamaño superior para resolver los mismos problemas que resolvía el Sharan. Se puede decir claramente que se ha quedado sin la mayoría de sus contrincantes. A día de hoy caben destacar unas pocas figuras como por ejemplo el BMW Serie 2 Gran Active Tourer, el Renault Espace, el Ford Galaxy, y por supuesto su hermano gemelo, el SEAT Alhambra. Todos ellos son rivales por concepto familiar, forma y precio de venta similar.

A destacar

  • Modularidad interior
  • Capacidad de carga
  • Opciones de equipamiento

A mejorar

  • Precio elevado
  • Gama mecánica corta
  • Longevidad del modelo

Precio del Volkswagen Sharan

Uno de los factores decisivos para la baja comercialización del Sharan es su alto precio. Un coste superior al de sus más inmediatos rivales y muy similar al de unidades más grandes, capaces y modernas. En el más asequible de los casos, el precio de salida del Volkswagen Sharan es de 45.785 euros, sin ofertas o promociones. Ese valor corresponde a una unidad con acabado Edition y motor 1.4 TSI de 150 caballos con cambio manual. La versión más cara es el Sharan 1Million con motor de gasolina y cambio DSG con un coste mínimo de 54.945 euros.

Galería de fotos del Volkswagen Sharan

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.