Prueba Mercedes Clase A 250 e 218 CV híbrido enchufable 8G-DCT

Prueba Mercedes A 250 e

Mercedes-Benz sigue expandiendo su oferta de coches con multitud de alternativas. La marca de la estrella dispone de vehículos diésel, de gasolina, híbridos enchufables diésel, híbridos enchufables de gasolina, microhíbridos y también eléctricos. Recientemente hemos estado conociendo parte de la familia EQ Power, es decir, los híbridos enchufables.

La compañía alemana nos citaba en la ciudad de Madrid para contarnos las últimas novedades en esta submarca EQ Power, así como para tener una toma de contacto con estos modelos. En esta ocasión nos hemos centrado en el que nosotros consideramos el más interesante de todos, el Mercedes Clase A 250 e.

En la actualidad, Mercedes cuenta con 22 versiones en 14 carrocerías de esta gama EQ Power; todos ellos con pegatina CERO emisiones.

Este Mercedes A 250e es la versión híbrida enchufable del modelo compacto. Puede ser una alternativa interesante para aquellos clientes que realicen trayectos urbanos a diario pero que, de vez en cuando, necesiten salir a carretera con garantías y suficiente espacio. Es totalmente apto como coche único en el hogar.

Sin cambios estéticos

Interior Mercedes Clase A

Los cambios visuales respecto a cualquier Clase A son mínimos. Más allá de la nomenclatura mecánica del portón trasero, prácticamente solo podemos saber que es un híbrido enchufable por la toma de carga, así como por lucir la etiqueta CERO de la DGT en el parabrisas. Pasa bastante desapercibido en ese sentido, lo cual me parece un acierto.

Exactamente lo mismo ocurre en el habitáculo. Salvo por las nuevas indicaciones en el cuadro de instrumentos digital, así como por los modos de funcionamiento del sistema híbrido seleccionables, no hay ninguna variación llamativa en el interior. El compacto de la estrella sigue siendo el mismo coche juvenil y de aspecto deportivo en todos los sentidos.

Dicho lo anterior, en esta prueba del Mercedes Clase A te contamos todos los detalles estéticos más a fondo.

Mecánica del Mercedes-Benz A 250 e híbrido enchufable

Lo más importante de esta toma de contacto que hemos llevado a cabo es, lógicamente, su sistema híbrido. A excepción del GLB, toda la gama compacta se puede vincular a esta motorización híbrida enchufable. Es decir, está disponible en los Clase A, Clase A Sedán, CLA, CLA Shooting Brake, GLA y Clase B.

Mercedes Clase A PHEV técnica

Para la parte térmica se utiliza un motor de gasolina con cuatro cilindros, 1,3 litros de cubicaje y sobrealimentación por turbo. Es el mismo propulsor que montan las versiones con denominación 180, aunque con algunos ajustes concretos para el correcto funcionamiento. Desarrolla 160 CV (por los 163 CV del A 180) a 5.500 rpm, así como 250 Nm disponibles desde 1.620 rpm.

El motor eléctrico va integrado en la caja de cambios de doble embrague con 8 velocidades 8G-DCT. Además, hace las veces de motor de arranque. Es un propulsor síncrono de 75 kW (102 CV) y 300 Nm de par. En conjunto, la energía máxima que este sistema propulsor híbrido es capaz de desarrollar es de 218 CV y 450 Nm.

Por su parte, la batería tiene una capacidad de 15,6 kWh y es de iones de litio. Como en todos los híbridos enchufables de Mercedes, tiene una garantía de 6 años o 100.000 kilómetros (al 70 % de su capacidad). En el caso del Mercedes A 250 e, la autonomía en modo eléctrico es de entre 60 y 68 kilómetros dependiendo del equipamiento según el ciclo WLTP.

Maletero Mercedes Clase A 250 e

Un detalle importante es que, pese a no restar espacio a los ocupantes, sí reduce el volumen de carga. La capacidad del maletero pasa de los 370 litros a 310 en esta variante. El depósito de gasolina también es más pequeño, con 35 litros.

Al volante: Empuje eléctrico más que suficiente

Y ahora sí, nos ponemos a conducir. Siendo sinceros, la toma de contacto ha sido demasiado breve; pero nos sirve para extraer unas primeras impresiones. Hemos realizado un recorrido corto con vías urbanas, algo de autopista y vías limitadas a 100 km/h. Tampoco nos ha acompañado demasiado la meteorología, con lluvia y viento.

Dinámica Mercedes A 250 e

El Mercedes A 250 e mantiene el buen tacto de dirección y suspensión del resto de versiones. Es más, incluso se percibe un mayor aplomo porque, aunque el coche pesa más, el centro de gravedad se reduce gracias a la posición baja de las baterías. Es un coche ágil, directo y con una suspensión firme, que no incómoda.

Respecto al nuevo sistema híbrido, debo decir que me ha gustado su funcionamiento. En los modos eléctrico e híbrido es capaz de acelerar fuerte a bajas velocidades sin que el motor de gasolina entre en acción, más de lo que me esperaba. A velocidades medias también acelera bien, aunque si indicamos que queremos mucha respuesta, el de combustión entra en funcionamiento para garantizar una enérgica aceleración.

Lógicamente, cuando aceleramos a fondo tenemos una respuesta considerable. Los 218 CV y 450 Nm llegan con contundencia y el coche gana velocidad muy rápido. Claro que, como la energía es elevada y la tracción es solo al eje delantero, en estas condiciones de lluvia entra en más de una ocasión la electrónica para evitar problemas de motricidad.

Prueba Mercedes-Benz Clase A híbrido enchufable

En el modo eléctrico podemos gestionar la retención en cuatro niveles utilizando las levas que tenemos tras el volante. Con el modo de retención mínimo el coche circula “a vela” cuando dejamos de acelerar, mientras que en el de mayor retención frena bastante, como es lógico. Por cierto, estas levas cambian de marcha la caja de cambios de doble embrague cuando el motor de gasolina está en marcha.

 

Tal vez el punto mejorable de este conjunto es el tacto de frenada, aunque ni mucho menos es tan crítico como en otros híbridos y eléctricos que hemos probado. Pero su tacto algo esponjoso lleva cierto tiempo de adaptación para medir bien la frenada. Por suerte, tampoco se nota tanto el paso de la frenada regenerativa a la frenada de las propias pastillas contra el disco de freno.

Precio Mercedes Clase A híbrido enchufable

Mercedes híbrido enchufable carga

El Mercedes Clase A 250 e tiene un precio de 39.350 euros sin descuentos. Su hermano el Clase A Sedán con idéntica mecánica cuesta 40.150 euros. Si lo comparamos con un A 200, que tiene mucha menos potencia y cuesta 32.500 euros, la diferencia de precio es notable, casi 7.000 euros.

Se tardará bastante tiempo en amortizar esos 6.850 euros, pero si realizas muchos kilómetros urbanos a lo largo del día y, sobre todo, si tienes la posibilidad de cargar en casa la batería es una opción interesante. Recuerda que también tienes las ventajas del distintivo CERO emisiones de la DGT.

Por otro lado, Mercedes-Benz España e Iberdrola han llegado a un acuerdo. La compañía eléctrica instala un Wallbox de forma gratuita sin límite de metros en casas unifamiliares como en garajes comunitarios hasta el 31 de diciembre de 2020. Ellos se ocupan de todo y ofrecen una garantía de 3 años.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.