Prueba Mercedes Clase V 250 Bluetec, diseño exterior e interior

Prueba Mercedes Clase V 250 Bluetec

Las Mercedes Vito y Viano siempre han sido dos de las furgonetas más famosas de Mercedes. Se fabrican en Vitoria-Gasteiz (de ahí sus nombres) y son muchos los clientes que han optado por ellas, tanto para labores comerciales o de transporte o simplemente como turismo, ya sea en las versiones con múltiples asientos o en las apetecibles versiones camper Marco Polo.

Ahora en la nueva generación, los modelos más lujosos, las antes denominadas Viano, pasan a llamarse Mercedes Clase V. Mientras que las Vito siguen su camino con importantes diferencias, la Clase V adopta una denominación como la del resto de turismos, y es que por posibilidades de equipamiento, acabados y confort, esta furgoneta no tiene nada que temer a un turismo. Es como si fuese una cómoda berlina con una carrocería cuadrada. Con semejante revolución en el segmento de las furgonetas no queríamos pasar sin probarlo, y hemos convivido durante una semana con una Clase V 250 Bluetec diésel de 190 caballos.

Prueba Mercedes Clase V 250 Bluetec

Lo cierto es que para Mercedes la palabra furgoneta esta prohibida para referirse a este modelo. Prefieren llamarlo monovolumen o utilizar alguna otra triquiñuela de marketing. Pero seamos realistas, es una furgoneta, los más mayores incluso se atreven a decir que una DKW. Las cosas como son, y a cada cosa por su nombre. No obstante, estamos sin ninguna duda ante la mejor furgoneta que podamos encontrar en el mercado, aunque como todo, tiene un precio.

En cuanto a diseño la Mercedes Clase V resulta atractiva, dentro de las concesiones al estilo que permite una carrocería tan cuadrada. Comparte elementos con la anterior generación de las Vito y Viano, como su estructura principal, aunque a nivel de chasis, mecánicas y equipamiento casi todo resulta nueva y notablemente mejor que antes.

Prueba Mercedes Clase V 250 Bluetec

Nosotros estamos ante el modelo más alto de la gama, por motorización y terminación. La Clase V se ofrece como modelo base o con el nivel de terminación Avantgarde (el nuestro) que viene más equipado y es más caro. Además la unidad de pruebas está convenientemente vestida para la ocasión e incluye multitud de extras que la hacen más apetecible si cabe, a costa de una tarifa que ronda los 75.000 euros para esta unidad.

La nueva Mercedes Clase V sigue estando disponible en tres carrocerías, corta, larga y extralarga. Nosotros hemos probado la intermedia, la más equilibrada, la más proporcionada estéticamente y la única que ha estado a la venta hasta ahora. La larga mide 5,14 metros de largo y con respecto a la corta (4,89 m) se alarga el voladizo posterior. La extralarga alcanza los 5,37 metros a costa de extender también la batalla

Prueba Mercedes Clase V 250 Bluetec

Nuestra unidad se presenta muy elegante con su color azul, acompañada de los cromados propios de las versiones Avantgarde, así como las llantas de aleación de 18″ (opcionales). La estampa cambia por completo con la iluminación integral LED, que es de serie en esta versión pero opcional en el resto de versiones por unos 2.000 euros. El conjunto luce un diseño atractivo, aunque no ha sido una única persona la que ha comparado la luneta trasera con la de un coche fúnebre, demasiado baja. Razón no les falta.

¡Menudo interior!

Prueba Mercedes Clase V 250 Bluetec

Es la expresión más común entre todos los que se montan en la nueva Mercedes Clase V. Un salpicadero de excelente diseño, la tapicería de cuero, la iluminación ambiente LED de colores, el suelo enmoquetado y los colores claros hacen que la sensación de calidad sea altísima. La tapicería de cuero es de serie en el acabado Avantgarde, opcional en el resto. Por diseño es lo más parecido a las berlinas de la marca, algo que sin duda es todo un acierto y además aquí la pantalla del sistema multimedia parece estar más integrada, no parece un apaño de última hora.

Uno de los elementos que más llama la atención, sobre todo en los modelos automáticos, es el controlador del equipo multimedia, con superficie táctil y un dial giratorio, además de otros botones con funciones del vehículo situados alrededor. Al principio puede parecer complejo, pero la verdad es que tiene un funcionamiento muy sencillo, rápido y que acaba siendo intuitivo tras un breve periodo de adaptación. Al estar el selector del cambio automático situado tras el volante (donde en otro coche iría el mando de los limpias) mucha gente piensa que el joystick es la palanca de cambios y se extraña.

Prueba Mercedes Clase V 250 Bluetec

Del mando táctil cabe destacar que aunque funciona bien y es posible escribir o marcar números dibujando con el dedo en su superficie, me parece más intuitivo utilizar el dial giratorio, aunque la posición de la almohadilla táctil hace que manejar el dial no sea tan ergonómico. La funcionalidad táctil es prescindible, aunque no vamos a negar que como gadget no tiene precio y su diseño es espectacular. Sería interesante un botón directo para apagar la pantalla sin desactivar, por ejemplo la radio. A esta función se accede a través de un menú.

En cuanto a calidad de materiales y acabados, la parte superior del salpicadero y de las puertas es de plástico blando. Las inferiores son de plástico duro, pero parecen resistentes y son agradables al tacto. La plancha central del salpicadero es el talón de Aquiles del interior. Cruje si ejercemos fuerza sobre ella y hace que los botones de la radio y el climatizador no tengan un tacto de calidad suficiente. Este problema es extensivo a muchos otros modelos de Mercedes.

Prueba Mercedes Clase V 250 Bluetec

Por lo demás, en el resto de elementos del interior la calidad de ajuste es buena en todas las partes del vehículo. Eso sí, nuestra unidad presentaba en zonas bacheadas algunos pequeños grillos en la zona de las puertas correderas traseras. No sabemos si es algo concreto de esta unidad o que también sucede en otras. Con puertas tan grandes es normal que haya torsiones que puedan dar lugar a estos pequeños ruidos.

Amplitud y confort

Prueba Mercedes Clase V 250 Bluetec

Continuando con el interior, es el momento de analizar su confort, su amplitud y su versatilidad. Las plazas delanteras son amplísimas en todas sus cotas y los asientos tienen en su lado interior un apoyabrazos individual que se puede situar en diversas posiciones. Los asientos ofrecen múltiples reglajes, aunque el ajuste lumbar y los controles eléctricos son opcionales. La postura de conducción es erguida y el acceso es muy cómodo pese a la altura del vehículo. Es más parecido a subirse a un todoterreno alto que a una furgoneta.

El acceso a las plazas traseras es también muy cómodo. Las puertas correderas son muy grandes y ayudan. Los modelos Avantgarde incluyen dos puertas laterales (una a cada lado), pero en el resto de versiones la izquierda es opcional. Nuestra unidad montaba las puertas de accionamiento eléctrico. Son rápidas, suaves y silenciosas, pero el coste de las puertas correderas eléctricas es de 2.000 euros.

Prueba Mercedes Clase V 250 Bluetec

El habitáculo trasero puede estar configurado de distintas formas. De serie la Mercedes Clase V es de seis plazas, con dos filas de asientos individuales, prácticamente como los de delante y con sus respectivos apoyabrazos. Opcionalmente se pueden montar filas de tres asientos (hasta 8 plazas). Nuestra unidad tenía la segunda fila con dos plazas y la tercera con tres plazas, haciendo un total de siete. Todos los respaldos son reclinables de forma individual, hacia atrás y hacia delante, pudiendo abatirse para dejar una superficie más plana que no entorpezca la visibilidad trasera cuando viajamos sin ocupantes. Los asientos de la segunda fila son desplazables.

La versatilidad de la Clase V es tremenda, e incluso se pueden colocar los asientos en sentido contrario a la marcha (el cinturón va incorporado en los respaldos), pero es una labor tediosa, ya que supone desencajar los asientos de los railes y colocarlos de la otra forma. Las buatacas pesan y no es una tarea sencilla para una persona. Los asientos de conductor y pasajero pueden ser giratorios, con coste adicional.

Prueba Mercedes Clase V 250 Bluetec Avantgarde

Para acceder a la tercera fila de asientos es necesario mover los asientos de la segunda fila. Es sencillo gracias a un tirador, que los levanta por la parte trasera y los hace bascular. En las versiones de dos asientos el pasillo central es muy estrecho como para acceder a la tercera fila. Es obvio que con dos asientos por fila la sensación de anchura y amplitud es mayor.

En cuanto a huecos portaobjetos, no hay tantos como nos gustaría. Los bolsillos de las puertas no son muy grandes y en la guantera  a penas cabe la documentación. En el suelo, en el centro, hay un hueco portaobjetos generoso, con posavasos y una pequeña persiana para cerrarlo (esta última opcional). La iluminación interior es íntegramente LED en esta versión y es excepcional. La luz de ambiente en el salpicadero y puertas puede ser blanca, naranja y azul y se puede regular la intensidad.

Si hablamos de confort climático, los asientos delanteros pueden ser calefactados y ventilados (acertaste, es opcional), algo que no es posible en los traseros. El climatizador bizona es opcional, con un coste elevado de casi 800 euros, mientras que el climatizador para las plazas traseras tiene un coste adicional de 960 euros. Todas las filas de asientos tienen salidas de aireación. Las opciones son muchas, aunque todas requieren sacar la cartera.

mercedes-clase-v-maletero

El maletero tiene un tamaño considerable, en el que se podría acomodar sin problemas el equipaje de fin de semana de todos los pasajeros. Nuestra unidad equipaba una especie de bandeja cubremaletero bastante voluminosa y pesada, que puede retirarse. Se divide el maletero en dos partes, y en la parte superior, retirando una tapa, hay dos pequeñas cajas de plástico desmontables muy prácticas para llevar pequeños objetos sin que se muevan. La bandeja puede levantarse para aumentar el espacio del maletero.

El volumen del maletero puede ampliarse desmontando las distintas filas de asientos. El portón del maletero puede tener accionamiento eléctrico (opcional) y la luneta trasera puede abrirse por separado (también opcional). El portón eléctrico tiene un sistema antipinzamiento, pero lo cierto es que hace mucha fuerza hasta que detecta el objeto y recula en la maniobra.

Puedes encontrar más información sobre la Mercedes Clase V 250 Bluetec Avantgarde en la parte de comportamiento dinámico y consumos y en el análisis de precio y equipamiento.

 

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

¿Tienes Telegram? Recibe cada día las noticias de coches

Suscríbete
Te puede interesar

Un comentario

  1.   Mauricio dijo

    Esmuy bonita pero 140 caballos no esta nada
    230 cv me gusta mas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *