Prueba Volkswagen Passat 2.0 TDI 150 CV DSG7 R-Line

Prueba Volkswagen Passat

El Volkswagen Passat presentaba un restyling durante el pasado año para introducir algunas mejoras tecnológicas a la actual generación, así como sutiles cambios estéticos con el fin de seguir manteniéndose fresco visualmente. Tratándose de uno de los referentes del segmento D, no hemos dudado en ponernos al volante de esta berlina alemana durante una semana.

Para ello, nos hemos decantado por una versión mecánica bastante habitual en el modelo. Durante estos días nos ha acompañado este Volkswagen Passat 2.0 TDI de 150 CV con el cambio de doble embrague DSG. Además, para realzar el conjunto, la unidad probada incorpora el acabado R-Line, que siempre aporta un importante toque dinámico estético.

Como toda berlina de Volkswagen, es conservador y elegante

Volkswagen Passat frontal

Sin más preámbulos, vamos echando un vistazo a su diseño exterior. Como decía, esta unidad utiliza el deportivo acabado R-Line, por lo que se ve mucho más dinámico y también elegante que una variante más accesible.

En el frontal destaca la nueva parrilla, que ahora se asemeja más a la del Volkswagen Arteon por utilizar una parrilla con lamas horizontales cromadas. Los faros de LED cambian tímidamente su forma, al igual que la zona inferior del paragolpes. En este caso llevamos los LED básicos, no los matriciales opcionales. Las luces de antiniebla, por cierto, también son de LED.

Mientras tanto, en el costado apenas se perciben cambios. Hay nuevos diseños de llantas, como estas de diseño dinámico que vienen de serie en la terminación R-Line, siendo de 18 pulgadas. Es una vista elegante y bien trabajada si tenemos en cuenta que se trata de una carrocería de tres volúmenes. A esa elegancia contribuyen los detalles cromados en las ventanillas y en la zona inferior de las puertas.

Prueba Volkswagen Passat perfil trasero

También cuesta encontrar las diferencias respecto al pre-restyling en la zona posterior. El paragolpes ha sido ligeramente retocado y utiliza una especie de difusor que simula cuatro salidas de escape. Desgraciadamente, son falsas. Otro detalle para identificar que estamos ante el restyling es que la inscripción Passat aparece en el centro de la tapa del maletero, justo debajo del logo de Volkswagen.

Por último, las dimensiones exteriores del Volkswagen Passat son 4.775 mm de longitud, 1.832 de anchura, 1.483 de altura y 2.786 mm de batalla.

Retocando el interior del Volkswagen Passat

Mientras tanto, en el habitáculo tenemos algunos cambios visibles, pero tampoco es que sea una revolución. Al menos, a nivel visual. El cuadro de instrumentos digital se ha actualizado para mejorar su fluidez y sencillez a la hora de manejarlo, siendo su pantalla de hasta de 11,7 pulgadas. Sigue siendo muy configurable y muestra las informaciones de forma precisa y fácilmente legibles en todo momento.

Prueba Volkswagen Passat salpicadero

Por otro lado, la pantalla central del salpicadero ha sido revisada. Se ha introducido un nuevo menú de navegación, un control por voz más inteligente (aunque sigue sin ser lo suficientemente preciso), así como nuevas aplicaciones y servicios. Para esta pantalla hay tres tamaños dependiendo del equipamiento, pudiendo ser de 6,5, de 8 o de 9,2 pulgadas en el caso del sistema Discover Pro.

Sencillamente, es agradable al tacto y muy fácil de utilizar. Además, se ve bien incluso cuando el sol incide de forma directa. Como ocurre con la gran mayoría de estas pantallas, el problema principal es que se quedan las huellas. Lo mismo sucede con todas las superficies en negro brillante, que además atrapan mucho polvo y se arañan. Precisamente, en este coche hay mucho Piano Black, por lo que será recomendable llevar siempre una gamuza en la guantera…

Otro punto positivo es que, a diferencia del nuevo Volkswagen Golf, el Passat sigue utilizando la clásica disposición de control para el sistema de climatización. Son tres ruletas sencillas y de buen tacto, junto con algún que otro botón. Espero que en la próxima generación no lo sustituyan por un control táctil. Como está ahora es muy práctico e intuitivo.

Asientos Volkswagen Passat R-Line

Por lo demás, como es norma en este coche desde hace muchas generaciones, la calidad de construcción es muy buena. Los materiales, sin ser lujosos, están muy bien escogidos y ajustados. En las zonas altas y medias tenemos materiales mullidos, siendo algo más duras en las partes inferiores. A mi modo de ver, la banda horizontal en efecto aluminio le sienta muy bien.

Como curiosidad, el Passat ha dejado de lado su tradicional reloj analógico en la parte central y superior del salpicadero. Aunque conozco a muchos compañeros que no les terminaba de encajar, a mí me gustaba mucho. Una lástima que lo hayan quitado. En su lugar ahora tenemos un plástico con la inscripción Passat.

El Volkswagen Passat es un coche ideal para cuatro ocupantes

Plazas traseras Volkswagen Passat

Si nos centramos en la habitabilidad, el Volkswagen Passat es un coche con un claro enfoque para cuatro ocupantes. Las plazas delanteras son amplias y, como no hay un salpicadero o túnel central muy intrusivo, la sensación de espacio es aún mayor. Además, la visibilidad hacia el exterior es buena. Dos adultos de tallas relativamente normales viajarán muy bien aquí delante. Los asientos de cuero, por su parte, son muy cómodos y tienen calefacción en las plazas delanteras.

En las plazas traseras hay un buen espacio para rodillas y suficiente para colocar los pies. La distancia para la cabeza no es mala, sobrándome a mí varios centímetros hasta el techo (mido 1,76 metros). Sin embargo, si habitualmente van a viajar personas más altas será más recomendable la carrocería Variant, ya que el techo se encuentra en una posición bastante más elevada aquí detrás. Los asientos traseros también son muy cómodos y agradables, pero la plaza central es muy poco útil.

Maletero voluminoso, pero sin portón

Respecto al maletero, tenemos tapa por ser un coche de tres volúmenes; es decir, no se eleva el cristal. Tenemos 586 litros, que es una buena capacidad, pero su practicidad no es tan buena. Eso sí, siempre podemos optar por el Volkswagen Passat Variant, que además de ampliar el volumen hasta los 650 litros, permite aprovechar mucho más el espacio. Además, la carrocería familiar no incrementa la longitud total de la carrocería.

Maletero del Volkswagen Passat

Oferta mecánica

A fecha de esta prueba, las opciones mecánicas del Passat berlina son dos motores diésel, dos de gasolina y una variante GTE híbrida enchufable. Todas ellas son de tracción delantera. Pronto se incorporarán motorizaciones de mayor y menor potencia.

El motor diésel es el 2.0 TDI, que está disponible con 150 y 190 CV. En la versión de menos potencia puede llevar cambio manual de 6 marchas o el DSG de 7, siendo este último obligatorio en las variantes de 190 CV. Por su parte, en gasolina tenemos el bloque 1.5 TSI de 150 CV, así como el 2.0 TSI de 190. Igualmente, la variante menos potente puede ser manual o DSG, siendo el cambio de doble embrague obligatorio en la de mayores prestaciones.

Para rematar, el Volkswagen Passat GTE nos recibe con una mecánica híbrida enchufable. Tenemos un propulsor gasolina 1.4 TSI de 156 CV, que se combina con un sistema eléctrico de 115 CV. La potencia máxima conjunta es de 218 CV. Su autonomía en modo eléctrico supera los 50 kilómetros, por lo que cuenta con etiqueta CERO de la DGT.

Al volante: Bueno en todo, perfecto en nada

Diseño Volkswagen Passat lateral

El Volkswagen Passat, como ocurre con el Golf, es un coche completo en todos los sentidos sin ser perfecto en ninguno de ellos. Es un gran coche familiar. Tiene una gran amplitud, buena tecnología y no es excesivamente grande en su exterior, por lo que además de ser un buen coche para viajar, también se puede utilizar sin complicaciones en ciudad.

Por norma general, el Passat es un coche pensado para hacer bastantes kilómetros a lo largo del año. Es por ello que hemos querido probar el archiconocido 2.0 TDI de 150 CV, pese a que los diésel están bastante demonizados en los tiempos que corren. Se trata de un motor con una reputación muy buena. Además, las cajas de cambio DSG han vuelto a dar un buen salto en suavidad a muy baja velocidad.

La mayor y prácticamente única pega que puedo sacar a este bloque diésel es su sonoridad. El motor se deja notar en determinadas circunstancias, como en frío o a la hora de acelerar fuerte. Creo que el ruido podría estar algo mejor contenido, tanto en el exterior como en el interior, que es donde realmente importa.

Motor Volkswagen Passat 2.0 TDI 150 CV

Respecto a la respuesta, tenemos 150 CV a 3.000 vueltas, pero lo mejor de ello es que su par motor máximo de 360 Nm está disponible a solo 1.600 rpm. La respuesta de la mecánica es buena en todo momento, aunque vayamos cargados. Acelera con contundencia y la sensación es que tenemos más prestaciones de las que el fabricante declara. Recupera muy bien. A esto hay que añadir que la caja DSG de 7 marchas siempre tiene la velocidad adecuada, siendo suficientemente rápida y, a la vez, suave.

Solo cuando vamos algo cargados y nos enfrentamos a un adelantamiento en una cuesta podemos echar en falta algo más de prestaciones, pero ya os digo que para el 95 % de situaciones es más que suficiente. Por supuesto, en autopista permite llevar una velocidad de crucero elevada sin problemas. Sinceramente, creo que es la combinación de motor y caja de cambios que mejor casa con este coche.

La respuesta del chasis y de la dirección es más que correcta, aunque se echa de menos un poco más de feedback en el volante. No es un coche con un planteamiento deportivo o, por el contrario, excesivamente confortable. Tiene un punto equilibrado que permite viajar con mucha comodidad y, a su vez, no penaliza si en un momento dado queremos practicar una conducción algo más dinámica o agresiva.

Parte delantera Volkswagen Passat

El tacto general del coche es muy agradable, al igual que ocurre con los mandos del volante, con la palanca de cambios o con las levas para gestionar por nosotros mismos la gestión del cambio DSG. Eso sí, por norma general, el coche invita a llevarlo en modo automático, en D, solo haciendo uso de las levas en adelantamientos o en una conducción deportiva. Cuando he afrontado algún puerto de montaña a un ritmo normal, he preferido llevar el modo Sport de la caja para que el motor no caiga tanto de vueltas.

Respecto a aislamientos, además de la citada rumorosidad del motor, no deja pasar demasiados ruidos de rodadura o aerodinámicos, aunque tampoco llega al nivel de algunos otros rivales. Por su parte, la suspensión absorbe con muchas garantías prácticamente todas las irregularidades normales del asfalto, no notándose excesivamente el golpeteo de la misma al pasar sobre una tapa de alcantarilla, por ejemplo.

Un consumo y autonomía para cruzar España sin repostar

Y llega el momento de hablar de consumos. Durante el primer día de prueba hice varios puertos de montaña a un ritmo elevado y exprimiendo bastante el motor y el chasis. En los días posteriores, realizando algunos trayectos por autopista y ciudad a un ritmo normal, el consumo bajó y se estabilizó en alrededor de los 5,4 l/100 km, siendo este el combinado total de la prueba.

Prueba Volkswagen Passat trasera

Como dato, en un par de viajes de unos 100 kilómetros por autopista a 120 km/h y con algún que otro tramo a 100 km/h por circunvalaciones, el ordenador de viaje llegó a reflejar trayectos de 4,3 litros. Sin duda, un consumo muy, muy bajo e interesante si la mayoría de tus kilómetros van a ser por este tipo de vías.

Por otro lado, resulta llamativa la gran autonomía de este coche con el depósito lleno, que es de 66 litros según la ficha técnica. Se pueden superar los 1.200 kilómetros sin demasiados problemas con un solo depósito, más aún si los recorridos son por vías rápidas y a velocidades legales. Es decir, puedes hacer un viaje de La Junquera (Gerona) a Isla Canela (Huelva) sin necesidad de repostar.

Y ahora con Travel Assist

Algunas de las mejoras de este restyling más interesantes llegan de la mano de los asistentes a la conducción, que mejoran la seguridad activa del coche. Volkswagen agrupa a estos sistemas bajo el paraguas IQ.Drive. Ofrece el sistema Travel Assist hasta 210 km/h, que combina el control de crucero adaptativo con la ayuda en el mantenimiento de carril. Para mayor seguridad, estrena una nueva cámara frontal multifunción.

Conclusiones y resumen tras probar el Volkswagen Passat

Volante y cuadro digital Volkswagen Passat

El Volkswagen Passat es uno de esos coches que sin ser especialmente perfecto en ningún apartado, cumple sobradamente en la mayoría de ellos. No es un coche especial, pero sí es uno de esos modelos “para toda la vida”. Es cómodo, elegante, amplio y de buena calidad.

Pocos coches de precio similar o inferior son tan completos como este, aunque sí los hay más baratos que se aproximan a sus características. Y es que, el único aspecto que penaliza al Passat es su precio, que se aproxima al de algunas berlinas consideradas premium. Para que os hagáis una idea, arranca en 31.410 euros (TSI 150 CV manual). El R-Line TDI 150 CV DSG cuesta 42.800 euros según el configurador. No es un “coche del pueblo”.

Aunque estéticamente no sea tan elegante, la carrocería familiar Volkswagen Passat Variant aporta un mayor espacio vertical en las plazas posteriores y, sobre todo, un plus en la capacidad de carga. Si habitualmente vas a viajar cargado, probablemente esta carrocería sea más aconsejable.

Para los más aventureros, sobre todo para quienes salgan de vez en cuando del negro asfalto, existe una tercera carrocería denominada AllTrack. Aporta una estética más campera e introduce protecciones inferiores y tracción 4Motion. Eso sí, su precio se incrementa considerablemente.

Equipamientos Volkswagen Passat berlina

Volkswagen R-Line

Passat

  • Llantas de aleación de 16 pulgadas
  • Faros y pilotos de LED
  • Molduras ventanillas en negro
  • Inserciones decorativas interiores
  • Pomo del cambio y volante en cuero
  • Faros antiniebla de LED con luz de curva
  • Front Assist con protección proactiva de ocupantes
  • 8 altavoces
  • App Connect
  • Climatizador
  • Detector de fatiga
  • Freno de estacionamiento eléctrico con Auto-Hold
  • Indicador multifunción Plus
  • Keyless Start
  • Piso del maletero elevable
  • Regulador y limitador de velocidad

Executive

  • Llantas de aleación de 17 pulgadas
  • Lunas traseras oscurecidas
  • Molduras de las ventanillas cromadas
  • Asiento del conductor con apoyo lumbar eléctrico
  • Asientos delanteros confort
  • Inserciones decorativas en Piano Black
  • Reposabrazos central delantero
  • Revestimiento interior del techo en gris
  • Luces de acceso LED
  • Retrovisor interior antideslumbramiento automático
  • Sensores de aparcamiento delanteros y traseros
  • App Connect con Apple CarPlay
  • Front Assist hasta 210 km/h
  • Control de crucero adaptativo
  • CLimatizador trizona
  • Indicador multifunción premium con pantalla multicolor
  • Carga inductiva para el móvil
  • Luces LED en la zona de los pies delantera
  • Sensor de lluvia
  • Retrovisores exteriores con ajuste eléctrico, térmicos y antideslumbramiento
  • Navegación Discover Media

R-Line

  • Llantas Bonneville en 18 pulgadas
  • Kit estético exterior R
  • Asiento conductor ergoComfort con ajuste eléctrico del respaldo
  • Asientos delanteros deportivos y térmicos
  • Inserciones decorativas en aluminio
  • Molduras de las estriberas delanteras y traseras en acero inoxidable
  • Revestimiento interior techo en negro
  • Volante deportivo
  • Digital Cockpit con distintos perfiles
  • Acceso y arranque Keyless
  • Navegación Discover Pro

Precios Volkswagen Passat berlina

Prueba Volkswagen Passat TDI 150 CV DSG

Motor Cambio Acabado Precio
Motor Cambio Acabado Precio
1.5 TSI 150 CV Manual 6v Passat 31.410 €
2.0 TDI 150 CV Manual 6v Passat 35.040 €
1.5 TSI 150 CV Manual 6v Executive 34.765 €
1.5 TSI 150 CV DSG 7v Executive 36.095 €
2.0 TDI 150 CV Manual 6v Executive 38.285 €
2.0 TDI 150 CV DSG 7v Executive 40.415 €
1.5 TSI 150 CV Manual 6v R-Line 37.260 €
1.5 TSI 150 CV DSG 7v R-Line 38.485 €
2.0 TSI 190 CV DSG 7v R-Line 40.540 €
2.0 TDI 150 CV Manual 6v R-Line 40.675 €
2.0 TDI 150 CV DSG 7v R-Line 42.805 €
2.0 TDI 190 CV DSG 7v R-Line 44.520 €
1.4 TSI e-Power 218 CV DSG 6v GTE 49.925 €

Opinión del editor

Volkswagen Passat 2.0 TDI 150 DSG R-Line
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4 estrellas
31.410 a 44.520
  • 80%

  • Volkswagen Passat 2.0 TDI 150 DSG R-Line
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 24 de agosto de 2020
  • Diseño exterior
    Editor: 60%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 70%
  • Plazas delanteras
    Editor: 80%
  • Plazas traseras
    Editor: 85%
  • Maletero
    Editor: 80%
  • Mecánica
    Editor: 80%
  • Consumos
    Editor: 90%
  • Confort
    Editor: 85%
  • Precio
    Editor: 60%

Pros

  • Bajo consumo y autonomía
  • Calidad general
  • Respuesta del motor y DSG

Contras

  • Diseño exterior algo soso
  • Sonoridad del motor diésel
  • Precio elevado

Galería Volkswagen Passat


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.