Volkswagen Golf R, con más novedades de las que aparenta

Volkswagen Golf R

El día ha llegado y el Volkswagen Golf R por fin ha sido desvelado al completo. Ya tenemos varias imágenes exteriores e interiores, así como los principales datos generales del compacto deportivo de Volkswagen. Lo primero a tener en cuenta es que llegará al mercado durante los próximos meses, desconociéndose todavía sus precios.

Esta quinta generación del Volkswagen Golf R se presenta como el Golf más potente jamás producido en serie. Estamos hablando que su mecánica 2.0 TSI de 1.984 cc desarrolla nada menos que 320 CV. El par motor máximo es de 420 Nm, y está disponible desde las 2.100 rpm hasta las 5.350; por lo que es un motor muy elástico.

Más eficiencia, más eficacia

Volkswagen Golf R interior

Comenta la marca en su nota de prensa que el motor tiene un nuevo sistema de gestión térmica para permitir un rápido calentamiento. Esto reduce las pérdidas por fricción en frío y, por tanto, los consumos.

Además, esta mecánica EA888 evo4 tiene distribución variable en admisión y escape, pudiendo variar la alzada en las válvulas de escape. Con ello se mejora el rendimiento el todo el régimen de giro y se permite un mejor control de los gases, reduciendo las emisiones contaminantes.

Como en las últimas generaciones, el Golf R solo va a estar disponible en nuestro mercado con una caja de cambios de doble embrague DSG con 7 marchas. Tras pasar toda la energía por la caja de cambios se envía a las cuatro ruedas mediante un nuevo sistema de tracción integral 4Motion orientado al rendimiento.

Por cierto, entre sus prestaciones nos encontramos un 0 a 100 km/h en 4,6 segundos y una velocidad máxima de 250 km/h limitada, la cual se puede ampliar hasta los 270 km/h.

Control selectivo de par, modos de conducción y suspensión específica

Volkswagen Golf R volante

Este sistema viene con control selectivo de par en el eje trasero, lo que debería traducirse en una mayor agilidad a la salida de las curvas y menos subviraje. Lo normal es que envíe más par a la rueda trasera del exterior de la curva para ayudar a que el coche gire y salga más rápido de los virajes lentos. Dicho sistema trabaja en conjunto con el XDS del tren delantero y el chasis adaptativo.

Como es habitual en este tipo de coches, no faltan varios modos de conducción seleccionables. Dichos modos son Confort, Sport, Race e Individual, seleccionándose directamente desde el botón R en la parte inferior del volante.

Por si esto fuera poco, el paquete R-Performance del Volkswagen Golf R añade otros dos modos se denominan Special y Drift. El primero tiene los parámetros ajustados para ser lo más efectivo posible en el circuito de Nürburgring, donde este coche fue puesto a punto. De hecho, para que os hagáis una idea, la suspensión es más suave que en modo Race.

Por su parte, el modo Drift -solo para uso en pista- facilita los derrapes desactivando parcialmente el ESC y enviando más potencia a las ruedas exteriores. Y es que, entre otras cosas, el control de estabilidad se puede seleccionar en dos etapas de intervención, que son normal y Sport. También puede desconectarse por completo.

Dichos modos de conducción alteran la reactividad de la dirección, la respuesta del acelerador y de la caja de cambios, la gestión de la tracción y la dureza de la suspensión, pudiendo cambiar también el sonido del motor. Por cierto, el tarado de la suspensión es un 10 % más rígido que en el Golf R anterior. Además de esto, las cotas han sido modificadas para mejorar la estabilidad en curvas rápidas.

Diseño exterior e interior específico

Volkswagen Golf R trasera

Por último, repasemos rápidamente el diseño. El Volkswagen Golf R cuenta con paragolpes específicos y pasos de rueda ligeramente más voluminosos que cualquier Golf o que los deportivos GTI. Como se puede ver, no faltan las inscripciones R (que, por cierto, son nuevas), así como las famosas cuatro salidas de escape que pueden venir firmadas por Akrapovic opcionalmente.

Artículo relacionado:
¡El nuevo Volkswagen Golf GTI ya está a la venta en España!

El habitáculo es más dinámico. No faltan los habituales detalles en azul, como costuras en el volante deportivo o en los asientos. La moldura que recorre el salpicadero también es más atractiva, con un efecto diferente.

Sin embargo, los dos puntos que más me gustan del habitáculo es que la instrumentación nos permite ver datos precisos interesantes en conducción deportiva, como la temperatura del aceite, fuerzas G o presión del turbo, entre otros. El otro punto muy de agradecer es que las levas para el cambio son considerablemente más grandes que en el resto de Volkswagen Golf automáticos, lo que siempre es muy de agradecer.

Fuente – Volkswagen


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.